Etiquetas

EL CLAN TEODORO-PALACIOS

SEGUNDA PARTE

EL CLAN TEODORO-PALACIOS

TERCERA PARTE

jueves, 15 de noviembre de 2012

EL CLAN TEODORO-PALACIOS Capítulo 27






Lloviendo Historias










CAPÍTULO 27

NICOLÁS DESOBEDECE


A
las cuatro en punto, los adultos estaban preparados para  acudir al funeral del señor Jeremías.
Patricia y Bibiana veían una película navideña; Nicolás y Natalia permanecían sentados en diferentes sofás con caras hurañas y hostiles.
          —Nat, recuerda que no puedes salir, al igual que tu primo, hasta que regresemos —dijo Elisa a su sobrina.
La niña frunció el ceño, muy enfadada.
          —Nico, mantente calladito. No quiero que discutas con tu prima en cuanto nos vayamos —le advirtió el señor Teodoro.
La señora Emilia se acercó al chiquillo y le dio un sonoro beso en una mejilla.
          —No pongas esa carita —lo animó—. Volveremos pronto y, entonces, podrás salir. Pórtate bien.
Los mayores se marcharon del salón, y en cuanto Nicolás estuvo seguro de que ya se habían ido de la villa, se levantó y saltó sobre Natalia. La cogió de una de muñeca y la obligó a entrar en el despacho del señor Teodoro. Cerró la puerta dando un fuerte portazo.
                —¿Se puede saber qué te pasa? —le gritó, excitado.
La niña miró a su primo con sus ojos almendrados, llorosos.
          —Te has empeñado en que Blas me castigue y no has parado hasta conseguirlo. ¿Por qué?
          —Yo sólo quería protegerte —contestó Natalia con voz quebrada—. Además, yo también estoy castigada, y tú te has castigado solito por hablar más de la cuenta.
Los dos muchachos se hallaban de pie, uno frente al otro, cerca de la mesa del señor Teodoro.
          —Me alegro mucho de que estés castigada —declaró Nicolás, colérico—, es lo menos que te mereces. ¿Se puede saber de qué quieres protegerme?
          —De Salvador —afirmó su prima sin dudar.
El chico no esperaba una respuesta semejante; se quedó callado durante unos instantes mirando a Natalia, fijamente.
          —Te dije que no fueras a casa de Estela sin mí —recriminó a la niña—. ¡No has hecho ni caso! ¿Qué ha pasado en casa de Estela? ¿Os ha amenazado ese individuo?
La chiquilla hizo un movimiento negativo con la cabeza.
          —Sólo hemos visto a Estela. Él no estaba —aseguró, nerviosa.
Nicolás se dirigió a la silla de su tutor y se sentó. Natalia tomó asiento al otro lado de la mesa, en una silla de piel negra. El chiquillo observó el escritorio; los objetos, dispuestos sobre él, estaban muy ordenados. De pronto, sus ojos se detuvieron en un marco. Blas tenía sobre su mesa una foto suya. Había estado muchas veces en ese despacho y nunca había reparado en aquel detalle. Recordó el álbum de fotos que encontró cuando limpiaba las estanterías.
          —¿En qué piensas? —indagó Natalia, notando a su primo muy reflexivo.
Nicolás abandonó su meditación y volvió a encararse con la muchachita.
          —¡En que eres tonta, Nat! —declaró con firmeza— ¡Ese Salvador no puede hacerme ningún daño! ¡Soy más fuerte que él! Si ayer me pegó fue porque me atacó por la espalda, usando una cadena muy gorda. Intenté levantarme del suelo, pero no pude. Hércules me ayudó.
          “Hércules”, pensó Natalia, “Y ahora el pobrecito está herido y sin comer ni beber. Si le ocurre algo al perro, Nico nunca me perdonará no habérselo dicho”
          —Esta mañana también hemos visto a Hércules —comenzó a decir,  insegura.
Nicolás la miró, muy atento.
          —Hércules está herido —siguió diciendo Natalia con miedo—. Tampoco tenía comida ni agua.
          —¿Por qué Gabriela no lo atiende? —indagó el chiquillo, extrañado.
          —Está muy ocupada cuidando de Estela —mintió la niña. Temía que si le decía la verdad a su primo, éste saliera en busca de Salvador—. Gabriela tampoco se encuentra muy bien, creo que se ha contagiado.
Nicolás se levantó de la silla.
          —Voy a ir a curar a Hércules —dijo, decidido—. También le llevaré comida y agua.
Natalia se sobresaltó de inmediato.
            —¿Te has vuelto loco? —preguntó— Blas te ha castigado. Se enfadará mucho si lo desobedeces y sales.                                                                                          
          —Tengo tiempo de sobra antes de que vuelva —respondió el muchacho—. Y es mejor que lo haga ahora, que él no está. Me prohibió ir a casa de Estela y si me ve entrar en su terraza, me mata. Hércules me ayudó y yo tengo que ayudarlo a él.
          —Espera un momento —dijo Natalia, preocupada—. Tengo que distraer a Paddy. Si se da cuenta de que sales, es muy capaz de contárselo a Blas.
Nicolás suspiró, fastidiado.
          —Tienes razón —admitió—. Esa chica está chiflada. Distráela, y me iré.
Los dos primos salieron del despacho; Patricia y Bibiana los observaron con curiosidad.
          —¿Ya habéis terminado de discutir? —indagó Patricia.
          —Sí —sonrió Natalia, haciendo un sublime esfuerzo—. Creo que voy a aburrirme como una ostra. Oye, Paddy, ¿no te apetece probarte modelitos míos? También puedo maquillarte. Elisa tiene pinturas muy buenas. Parecerás una reina esta noche. Blas se quedará atontado cuando te vea.
A Patricia se le iluminaron sus ojos negros. Ésa era una idea estupenda.
          —Elisa se va a arrepentir de haberme castigado —siguió diciendo Natalia para disimular—. Blas se dará cuenta de que tú eres mucho más guapa que ella.
No hizo falta hablar más; Patricia, muy emocionada, salió del salón con Natalia dejando solos a Nicolás y a Bibiana.
Las luces del abeto se reflejaban en el cabello dorado de la muchacha, dándole diferentes y atractivas tonalidades.
         —Bibi, voy a salir a curar a Hércules —le confió Nicolás—. Por favor, no vayas a delatarme.
          —Claro que no voy a delatarte —le aseguró Bibiana. Sus ojos verdes eran sinceros.
          —Gracias —murmuró el chaval.
          —Nico, deja que te acompañe.
          —No es necesario.
          —Por favor.
          —Está bien —aceptó Nicolás.
El muchacho cogió el botiquín del cuarto de baño; en la cocina buscó una fiambrera que llenó de carne sobrante de las paellas. Por último, se apropió de un cuenco y de una botella de agua de dos litros. Bibiana se encargó de llevar el botiquín, y ambos muchachos salieron de villa de Luna.
Eran las cinco menos veinte de la tarde; el sol ya no era el mismo sol intenso de la mañana y se iba alejando, anhelando esconderse tras las montañas. Hacía mucho frío y los pinos, altos y quietos, con algún pájaro guarecido entre sus hojas, parecían sus únicos espectadores. Les envolvía un gran silencio y una sigilosa  paz.
Los niños corrieron por el camino, llegaron a casa de Estela y entraron en la terraza. Muy cerca del garaje estaba la caseta de Hércules. El can permanecía tumbado, atado, y con el bozal puesto. Bibiana giró la cabeza y miró los dos coches aparcados, el rojo era el de Salvador Márquez. Rezó para que el hombre no apareciera. Nicolás se agachó y acarició, con mucho cariño, la cabeza de Hércules. El perro abrió los ojos y gimió. El chiquillo le quitó el bozal.
          —Dame el botiquín, Bibi—pidió a la niña.
Ésta se lo entregó. Nicolás curó las heridas de Hércules de la misma manera que su tutor había curado su espalda. Cuando acabó, vació la botella de agua en el cuenco. Hércules comenzó a beber, desaforado. El pobre animal estaba muerto de sed. El muchacho abrió la fiambrera y el perro devoró la carne.
          —Buen chico —sonrió Nicolás. Le dio un beso en la cabeza y el can le lamió la cara—. Tengo que irme, Hércules. Mañana volveré, te lo prometo.
Recogió el bozal del suelo, y salieron de la terraza. Nicolás se dirigió a la alambrada situada en el borde del camino, y arrojó el bozal al barranco.
          —Ese asqueroso no se atreverá a acercarse a Hércules para pegarle, cuando vea que no tiene bozal —dijo el muchacho, refiriéndose a Salvador.
Bibiana pensó que aquel chico era el mejor de los chicos. No podía existir otro igual. A la niña le pareció oír un ruido, que procedía de detrás de uno de los coches aparcados. Miró, atentamente, el de color verde. Jaime y Julián, los hijos del señor Francisco y la señora Marina, estaban allí. Los niños se sintieron descubiertos y echaron a correr, muy veloces. Nicolás los vio.
          —¡Oh, no! —exclamó, desesperado—Bibi, vete a casa y deja el botiquín en el cuarto de baño. Si baja Paddy al salón, dile que estoy en mi habitación. Tengo que alcanzar a esos mocosos, y darles un buen susto para que no vayan a chivarse a Blas. Si Blas se entera de que he salido y he venido a la terraza de Estela, me va a pegar, seguro.
La niña lo miró, asustada. 
             —No va a pegarme con una correa —quiso tranquilizarla Nicolás, viendo su expresión de miedo—, ya te dije que Blas no hace esas cosas. Pero te atiza unas palmadas que es imposible sentarte, sin acordarte de él, durante días.
          —Ten cuidado, Nico, y vuelve pronto a casa —le rogó Bibiana.
El muchacho asintió, y se fue corriendo en busca de Jaime y Julián. Dio la vuelta al recinto de la piscina y no los vio. Bajó hacia la pista de tenis. ¿Dónde se habían metido aquéllos chiquillos? ¡Tenía que encontrarlos! Miró su reloj con nerviosismo; eran las cinco y media. De repente, atisbó que unos arbustos se movían en la parte izquierda de la montaña. ¡Menos mal! Tenían que estar escondidos detrás de ellos. ¡Ya los tenía atrapados!
En aquel momento, vio subir por la cuesta a Salvador Márquez, y distinguió que llevaba su monopatín.¡Su querido monopatín, el mismo que Blas había lanzado al bosque! 
Se olvidó de los niños y se dirigió hacia el hombre, cortándole el paso.

Págs. 197-203                                                                                           

26 comentarios:

  1. ¡Huy, va a haber lío gordo!
    Ya me quedo más tranquila sabiendo que el pobre Hércules ha recibido atenciones, pero la cosa no va a traer consigo nada bueno, me temo.
    Un abrazo, Mela, hasta el próximo capítulo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Nena, encantada de verte!!!
      ¡Ay, pobre Hércules! Pero, sí, Nico lo ha atendido. Me has hecho gracia con el lío gordo. jajajajaja En el próximo capítulo veremos si hay lío o no hay lío (gordo).
      Qué pases un buen día, madrugadora!!!

      Eliminar
  2. Aix mira que me acabas de dejar a medias jajajajajaj eres un poco mala eh??? jajajajajaja
    A ver que pasa con el maltratador compulsivo.
    Un beso Mela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajaj Es que tú quieres saber demasiado, Lidia!!!
      Tienes razón, soy un poco mala, no lo puedo evitar.
      No tardarás en seguir sabiendo. Un besazo!!!

      Eliminar
  3. En cuanto le dices a un niño que no haga algo se le enciende una bombillita y comienza la cuenta atrás... demasiada tentación ¿no crees? De veras, Mela, los críos de tu historia rebosan naturalidad ¿lo sabías?
    *Por cierto, con mi banner de portada haces que me sienta importante :) Gracias, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mere, gracias a ti por tu bonito y cariñoso comentario.
      Y que sepas que eres importante, y mucho!!!
      Un abrazo fortísimo!!

      Eliminar
  4. Huy qué cortito se me ha hecho.
    Son geniales tus niños, Mela. Me encantan
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Silvia, te estaba esperando!!
      Los capítulos no son largos, pero creo que es buena señal que se te hagan cortitos.
      Eso puede significar que tengas ganas de más y eso es magnifico.
      Un gran beso!!

      Eliminar
  5. Hola Mela! Son estupendos los sentimientos que transmiten estos niños. Nico y Nat formarán muy buena pareja algún día. ¿Y Blas, con quién lo emparejamos?
    Nos vemos en el 30!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Oskar, te veo con muchas ganas de formar parejas. Ya veremos... todo puede ser.
      Nos vemos en el 30!! Y mil gracias por seguir al Clan.

      Eliminar
  6. Nico Nico...!! Es bueno querer hacer lo que él ha hecho, porque demuestra su buen corazón, pero de alguna manera está desobedeciendo demasiado y lo que es peor no sé yo si estaría muy tranquila cruzándome con Salvador...

    En fin, seré paciente y continuaré con el próximo capítulo a ver qué has hecho, jajaja.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola FG!! Sí, Nico tiene muy buenos sentimientos y es un crío. ¡Y los críos desobedecen! Desde luego, Nico desobedece bastante.
      Tiene muy poco conocimiento y muy poco miedo de encontrarse con Salvador.
      La inconsciencia de los pocos años...
      Besos!!

      Eliminar
  7. Este chaval es un especialista en meterse en lios. Cada uno mayor que el anterior...
    Va a recibir en la vida del tamaño que quiera...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que por primera vez estoy totalmente de acuerdo contigo, lo has definido muy bien. Nico es especialista en meterse en lios, y cada uno mayor que el anterior.
      El niño atrae los problemas como un imán atrae los metales.
      Feliz domingo!!!

      Eliminar
  8. Ten cuidado, a una primera vez le puede suceder una segunda
    Y los vecinos son mala gente...al final acabaran hablando mal de ti....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que bien o mal, la cuestión es que hablen.
      Las habladurías me traen sin cuidado, quien no se atreve a decir las cosas de frente poco valor tiene lo que dice.

      Eliminar
  9. Esto empieza a ponerse tenso otra vez.....
    ¡Que suerte tiene Salvador al encontrar el monopatín!me temo que en el siguiente capitulo se va volver a armar.
    Gracias por tanta intriga y dejarnos expectantes.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Susana!! Me alegra que estés expectante, a mí también me mantienes muy expectante, esta semana, con tantas historias bellas relacionadas con el amor.
      Besos

      Eliminar
  10. Pobre simiopatín. Pronto será leña para el fuego. Más líos para Nico. Ya lo único que falta, es que el muerto resucite, y cuente que ha visto a Nico haciendo alguna travesura. El pobre tiene tanta mala suerte, que no me extrañaría nada que ocurriera.

    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonio... desde luego sería el colmo de los colmos que eso ocurriese ;-)
      Besitos

      Eliminar
  11. Es lo único bueno de haberme incorporado tarde a tu novela, que puedo seguir leyendo todo lo que quiera sin tener que esperar una semana entera! y es que tienes el don de cortar la historia en el punto más apropiado para mantener en vilo, jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja... Creo que un día me alcanzarás y tendrás que esperar
      Besos

      Eliminar
  12. Tremendo capitulo. Esto es un no parar, muy bien hilada
    cada secuencia Mikaela. Muy visual en todos los sentidos
    y logras atrapar al lector con cada entresijo.

    Veremos que pasa con el monopatín, si lo recupera Nico
    le dará igual ya que no lo puede usar, le castigaron de por vida
    si mal no recuerdo.

    Bellos lluviosos desde Madrid.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cielo... Recuerdas muy bien, tienes buena memoria ;-)
      Es cierto que Nico fue castigado, pero el monopatín sigue siendo suyo... veremos que pasa ;-)
      En este momento, me alegro de que esta historia te esté atrapando a ti
      Aquí también llueve... Besos lluviosos

      Eliminar

Puedes dejarme un comentario sin ofender a otras personas que comentan... Gracias

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License. Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.