Etiquetas

EL CLAN TEODORO-PALACIOS

SEGUNDA PARTE

EL CLAN TEODORO-PALACIOS

TERCERA PARTE

viernes, 9 de noviembre de 2012

EL CLAN TEODORO-PALACIOS Capítulo 25






VINTAGE EL Glamour de Antaño










CAPÍTULO 25

ANTES DE LA COMIDA DE NAVIDAD


L
a señora Emilia estaba en la cocina preparando la comida. Tenía en el fuego dos variedades de paellas, ya que a Nicolás y a Natalia no les gustaban las típicas pelotas  navideñas, elaboradas con carne picada, pan, huevos y piñones.
Blas y Elisa entraron en la estancia a ayudarla. La madre del joven se percató del semblante preocupado de su hijo.
          —¿Qué pasa, cariño? —le preguntó.
          —Es Nico —respondió Blas—. Paddy le ha enredado su avión en un árbol y el niño ha saltado por el muro de la pista de tenis. Se ha tirado a la carretera sin ni siquiera mirar si venía algún coche. Y tenía la intención de trepar al árbol. ¡Y eso, que esta mañana le avisé de que tuviese cuidado con su espalda!
Emilia meditó un momento antes de hablar.
          —A ti, lo que realmente te inquieta es el marido de Gabriela —afirmó, con seguridad—. No permitas salir a Nico hasta que ese hombre se marche mañana, y verás como te tranquilizas.
          —Eso no me parece justo —intervino Elisa—. No podéis meter a Nico en una urna para estar vosotros tranquilos. Yo también quiero mucho a Nat y también me preocupa. Tampoco me gusta Salvador pero, no por eso, voy a encerrar a la niña en casa.
     —Sí, tienes razón —reconoció el señor Teodoro—. Pero, te aseguro que tengo un mal presentimiento. Tengo la sensación de que algo muy malo va a suceder.
          —Mañana, ese hombre se irá. Cálmate, por favor —le recomendó Elisa.
                                                                   ⍵⍵⍵
Natalia y Bibiana accedieron a la terraza de la casa de Estela; vieron a Hércules, atado y tumbado, en el suelo. El perro llevaba el bozal puesto y tenía heridas en el lomo; parecía meláncolico, y no se movió cuando vio a las niñas. Natalia se acercó al can, se agachó y le acarició la testa. Hércules gimió.
          —Vamos a ver a Estela —decidió la niña.
Subieron unas escaleras y llamaron a la puerta de la cocina. Nadie contestó y Natalia volvió a insistir.
          —¿Quién es? —oyeron preguntar a la señora.
          —Somos Bibi y Nat—contestó Natalia—. Abre, Estela.
          —¡Marcharos a casa! —dijo la mujer con firmeza—. No me encuentro bien y no quiero ver a nadie.
Las niñas se miraron, extrañadas. Aquello no era normal.
          —No nos vamos a ir sin verte —rebatió Natalia—. Hércules está herido y parece enfermo. Si no nos abres, le contaré a Blas lo que Salvador le hizo a Nico. Blas vendrá y le tendrás que abrir o echará la puerta abajo.
La mujer abrió, y las muchachas se horrorizaron al verla. Su cabello, siempre bien peinado y recogido en un moño, estaba enmarañado y alborotado. Debía haber llorado bastante, a juzgar por sus ojos enrojecidos, y el pómulo de una de sus mejillas se hallaba hinchado y amoratado.
          —¿Qué te ha pasado? —indagó Natalia, angustiada—. ¡No hace falta que me lo digas! ¡Ese cerdo pegó a Nico y a Hércules, también te ha pegado a ti! ¡Voy a decírselo a Blas!
          —¡NO HARÁS NADA DE ESO! —exclamó Estela, vehemente—. Iréis a casa y le diréis a todo el mundo que sigo acatarrada y con fiebre.
          —Pero... ¿por qué, Estela? —interrogó Natalia sin entender la actitud de la señora.
Unas lágrimas se deslizaron por el rostro marchito de Estela Miranda. Se las secó con un pañuelo, que extrajo de uno de los bolsillos de su delantal.
          —Salvador Márquez es un hombre peligroso y muy perverso —comenzó a explicar a las chiquillas—. Gabriela se divorció de él, es su ex marido. Mañana por la mañana iremos al banco, le daré una gran cantidad de dinero y se irá.
En Kavana, en Europa, y en todo el mundo, están matando a muchas mujeres... Raro es el día que no se hable de una mujer fallecida en las noticias, cuyo asesino es alguien como Salvador. De nada sirve denunciarles; si los detienen, los sueltan pronto, y van en busca de sus victimas  y las matan.
Por favor, Nat, no le cuentes nada de esto a Blas ni a Nico. Salvador podría matar a Gabriela. Mañana se irá, curaremos a Hércules, y le daremos comida y agua. Ese malvado no nos permite hacerlo ahora. Tenéis que marcharos; él se ha ido al pueblo, pero puede volver en cualquier momento. ¡No quiero que os encuentre aquí! ¡Niñas, os lo ruego, ayudadme y no contéis nada!
Natalia abrazó a Estela con mucha fuerza.
          —No diremos nada —prometió a la mujer.
          —¿Cómo está Nico? —se interesó Estela, desolada.
          —Está muy bien —la tranquilizó Natalia—. Blas le cura la espalda a todas horas.
          —Me alegro mucho —murmuró la señora Miranda—. ¡Pobre criatura! ¡Por poco esa mala bestia lo mata! Hércules le salvó la vida. Marcharos, tengo miedo de que venga y os vea. En cuanto se vaya mañana volveremos a estar bien, volveremos a ser felices. Hércules es fuerte, puede aguantar hasta mañana. Todos podemos aguantar hasta mañana, es lo único que podemos hacer.
Natalia y Bibiana se fueron de casa de Estela con el ánimo roto. Caminaron despacio hacia villa de Luna.
          —Esas cosas ocurren —susurró Bibiana como si hablara consigo misma—. Hay muchos hombres como Salvador Márquez y muchas mujeres mueren. Mi padrastro también es un maltratador. Nadie soluciona el problema, a nadie parece importarle. Mi madre dice que siempre paga el pato poca ropa, que a la gente importante no le suceden estas desgracias…, que otro gallo cantaría si así fuera. Nico y tú tenéis suerte de tener a Blas, a Elisa y a Emilia.
          —¡Deberían encerrar en la cárcel a los maltratadores y no dejarlos salir nunca! —exclamó Natalia dolida, impotente y enfadada.
Las dos niñas llegaron a la terraza de villa de Luna y se sentaron en el suelo, apoyando sus espaldas en el muro. No tenían prisa por entrar en casa, ambas miraban hacia el camino donde se encontraba  aparcado el coche de Salvador Márquez.
                                                                    ⍵⍵⍵
El señor Teodoro resolvió ir en busca de Nicolás para hacerle otra cura antes de la comida. Subió a la primera planta y vio la puerta de la habitación de los juegos, abierta.
Se asomó, allí estaba el muchacho sentado, muy serio y pensativo. El avión se hallaba en la estantería roja; Blas se acercó al chiquillo y se agachó.
          —Nico, siento lo ocurrido —declaró—. Tenías razón —admitió a continuación—, Paddy debía haber entrenado para manejar tu avión. Pero no ha pasado nada y si se hubiese roto, te hubiera comprado otro, ¿vale? También siento haberte pegado esta mañana, creí que la aspirina te la habías tomado tú. Debí preguntar primero, ¿puedes perdonarme?
El niño tardó unos segundos en contestar.
          —Sí que te perdono, Blas —afirmó—. Pero tú nunca me perdonas a mí. Cuando hago algo que no te parece bien, por mucho que te diga que lo siento, siempre me castigas.
          —Eso no es del todo cierto —contradijo su tutor—. No te he castigado después de repetir curso adrede y de suspender el primer trimestre, también adrede. Todo lo contrario, voy a sacarte del internado y voy a llevarte al instituto de Nat. Tampoco te he castigado después de que ayer me desobedecieras saliendo de la terraza, empujaras a un hombre y le echaras un perro encima. Porque según ese hombre y según tú, eso es lo que pasó.
Nicolás tuvo que admitir que aquello era verdad, se había librado de castigos muy merecidos. Asintió con un movimiento de cabeza y no volvió a hablar.
          —Vamos al baño —dijo el señor Teodoro, levantándose—, quiero curar tu espalda antes de comer.
Nicolás sopló con actitud molesta.
          —Estás obsesionado con mi espalda —manifestó—, me encuentro perfectamente. Ya no me duele.
          —¡Al baño, Nico! —ordenó el señor Teodoro en un tono que no daba lugar a replica alguna.
El chiquillo se levantó del orejero y siguió a su tutor hasta el cuarto de aseo. Una vez Blas le curó la espalda, salió a la terraza y vio a Natalia y a Bibiana, sentadas en el suelo.          
           —¿Qué os pasa? —preguntó, acercándose a ellas, notándolas malhumoradas—. ¿Habéis discutido?
          —¿A ti qué te importa? —respondió Natalia de malas maneras.
Por unos instantes, Nicolás se quedó perplejo.
          —No tienes porqué hablarme así… —comenzó a decir.
Su prima le interrumpió de inmediato.
          —¿Te ha castigado Blas? —quiso saber.
          —¿Y a ti qué te importa? —le contestó el muchacho, enfadado.
Natalia se levantó del suelo, como si le hubiese picado un bicho, y miró a su primo, con furia.
          —Ahora mismo voy a hablar con Blas y le voy a decir que no te deje salir hasta que le cuentes lo que pasó, ayer por la tarde, con el marido de Gabriela —declaró la niña, decidida.
Nicolás comprendió que la chiquilla no estaba bromeando. La sujetó por un brazo.
          —¡No vas a ir a ninguna parte! —exclamó, nervioso—. ¿Se puede saber qué mal aire te ha dado?
La muchacha intentó desasirse del chico, tentativa que le resultó vana. Por consiguiente, comenzó a gritar, desaforada, llamando a Blas. Bibiana se levantó del suelo, desconcertada. El señor Teodoro oyó los gritos de Natalia y salió a la terraza. Inmediatamente vio la trifulca.
          —¡Nico! —increpó, enojado—. ¡Suelta a Nat enseguida y venid aquí!
Nicolás dejó libre a Natalia y los tres muchachos se aproximaron a Blas.
          —¿Alguien me puede explicar a qué es debido tanto alboroto? —preguntó el joven, impaciente.
          —Nico me ha hecho daño en el brazo —acusó Natalia, veloz—. Se aprovecha de ser más mayor y de tener más fuerza que yo.
El señor Teodoro miró a Nicolás, con dureza.
          —Está claro que te has propuesto terminar con mi paciencia —dijo, severo.
Acto seguido, cogió al chiquillo por un brazo y lo arrastró hacia la casa. Emilia y Elisa los vieron pasar por la cocina; las niñas los seguían. Natalia estaba al borde de la desesperación, rezaba para que Blas no pegase a su primo. Ella sólo había pretendido que lo castigara, sin dejarle salir, para protegerlo de Salvador.
El señor Teodoro llevó al muchacho a un rincón del comedor y lo dejó frente a la pared, de espaldas a todos. Patricia que continuaba acostada en un sofá, miraba intrigada.
          —Te quedas aquí, hasta que la comida esté servida —castigó el hombre al chiquillo—. No te muevas, y no quiero oírte. A ver si pasas suficiente vergüenza y no se te ocurre volverle a poner un dedo encima a ninguna niña. ¡A las mujeres se las respeta!
Dicho esto, remató la faena dando un sonoro cachete al chaval. El niño se tambaleó y tapó su cabeza, con ambas manos, en un impulso de protegerla. El señor Teodoro tuvo que sostenerlo para que no perdiera el equilibrio y temió haberse pasado de la raya.
Se marchó hacia la cocina blasfemando, interiormente, contra sí mismo, y sintiendo un gran desasosiego. Tenía que controlarse como fuera, estaba demasiado agitado e inquieto. 
Se preparó un gigantesco tazón de tila. 
       —Mamá, haz el favor de ir a palparle la cabeza a Nico   —pidió a Emilia, desazonado—. Es posible que le haya hecho un chichón. 
La señora Sales salió y volvió al cabo de un rato. Blas se estaba tomando la tila. Miró a su madre, afligido.
         —El niño no tiene nada en la cabeza —comunicó la mujer—. Haz el favor de sosegarte.

                                                                         ⍵⍵⍵

Natalia y Bibiana se habían sentado en un sofá, sin hablar, y las dos pensaban lo mismo. Si Blas había perdido los estribos con Nicolás por una tontería, ¿qué haría con Salvador Márquez si supiera lo que, este hombre, le había hecho a Estela?
Las dos muchachas llegaron a la conclusión que, de saberlo, Blas mataría de una paliza a Salvador.
Natalia contemplaba la espalda de su primo, no se atrevía a decirle nada. Debía estar muy enfadado con ella.
El muchacho permanecía inmóvil, había metido las manos en los bolsillos del chándal. Lo único que movía era la cabeza, a veces la agachaba, y a veces la levantaba mirando hacia delante. Y delante sólo tenía la pared.



Págs. 181-188                                                                              

28 comentarios:

  1. jajajaj lo que esta claro es que las chicas somos muy ingeniosas y vamos tres pasos por delante de los "chicos" jajajajajja
    Un beso, a la espera del próximo capítulo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Lidia!! Me alegra que hayas llegado. ¡Estoy contigo, las chicas somos más espabiladas! Un besazo!!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Hola, Ruska!! Pues mucho ojo y no te quemes, eh!!
      Besos.

      Eliminar
  3. Fijate que hoy, con todo, hasta me he tenido que sonreir!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho que hayas sonreído. Pásalo bien este fin de semana.
      Besos muy grandes.

      Eliminar
  4. Natalia y Bibiana son entrañables, me encanta su vitalidad :) Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mere!! Estoy muy de acuerdo contigo. Te mando otro beso.

      Eliminar
  5. ¡Vaya por Dios, ese tipejo da asco! ¡Pobres Estela y Gabriela, están a merced de una mala bestia! Y Hércules sin comprender qué pasa.
    Blas vuelve a pasarse, pide disculpas y otra vez a las andadas... Que tome tila, si, y que oiga todas las versiones, ya debe conocer un poquito a Natalia, digo yo.
    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, Nena, que ya casi me alcanzas! Salvador Márquez, una mala pieza. Estela, Gabriela, y Hércules, sufriendo. Natalia y Bibiana también sufren porque ya son conscientes de lo que está ocurriendo. Pero son sólo unas niñas...
      Tranquila, Blas va a tener que tomar mucha tila.
      Hasta yo me la voy a tomar!! jajajajajaja!! Besines a ti.

      Eliminar
  6. Lo cierto es que ver la realidad desde el punto de vista de adolescentes recién salidos de la infancia es complicado, son todavía inocentes y aunque las dos niñas han sufrido en sus propias casas lo que es un hogar desestructurado, verlo y vivirlo entre mentiras y engaños que propician y aconsejan (muy pero que muy mal) los mayores por mantener en secreto es peor.

    Y en cuanto a lo de Estela... Ufff Creo que cuando alguien llega a ese punto, teme tanto por sí mismo y por los que tienen alrededor que callando tan sólo van haciendo una capa más de miedo sobre otra. Complicado saber qué hacer cuando se da la situación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola FG, es cierto que las niñas son inocentes todavía y seguramente Estela no actúa como debiera. El miedo es generalmente muy mal consejero.
      Has razonado muy bien el capítulo.
      Un abrazo!!!

      Eliminar
  7. ...si naciste para martillo, del cielo te caen los clavos...
    El saco de las host.....pobre chaval...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Kikas, termino de salir de la ducha y creo que estoy despejada.
      ¿Qué ibas a decir? Voy a desayunar tila.
      Comprendo que te apene el chaval.
      Besos

      Eliminar
  8. Otra vez castigado Nico...Uff ....uff... que Blas ésta cambiando.... ¡no,no!, ¿que pasará cuando se entere de todo?.
    Seguiremos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa, estoy deseando ir a tu blog.
      Besos!!

      Eliminar
  9. Hala, castigado al rincón de pensar XD
    Madre mía, con 15 años en los tiempos que corren nadie te castiga así. Te quitan la play, que es peor (uuuuuuuuh).

    .Estelle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, posiblemente tengas mucha razón.
      Pero esta historia se desarrolla en Kavana, no en España, y en este país existe un régimen dictatorial y se rigen por otras costumbres.

      Eliminar
    2. Es que no conozco ese país si te digo la verdad... (llámame analfabeta si quieres xD) y como utilizas nombres tan ibéricos me he perdido XDDD

      Eliminar
    3. Estelle, en esta Estación y en esta historia si alguna vez hay alguna analfabeta... seré yo.
      Kavana es un país que me he inventado, no existe realmente. ;-)

      Eliminar
    4. Vale, entonces no soy analfabeta, soy gilipollas XDDDDDDDDDDDD

      Eliminar
    5. jajajaja Si te empeñas en insultarte... pero creo que tampoco.

      Eliminar
  10. Otra vez. aquí. ;)

    Bueno, aquí no se para. Guantazos van, empujomes vienen. Gritos de niñas mimadas....Vaya numerito.
    Y el Salvador parece el "machote" ese de la tele que decía en un anuncio "Yo soy tu "marío" y me tienes que "obedeser".

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonio... me alegra verte.
      No, no se puede parar.
      Sí, Salvador Márquez, puede ser lo que tú dices.
      Saludos

      Eliminar
  11. Me voy a tener que preparar una tila yo también y así me leo el siguiente capítulo relajada...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja... Esta novela no se puede leer sin tila
      Besos

      Eliminar
  12. Espectacular capitulo Mikaela.

    Sigues sorprendiéndome. La historia va viento en popa
    y no sé sabe en que momento aparecen las marejadas... eso es vital
    para atrapar al lector... enhorabuena!!!!

    Dejo besos intrigantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cielo... Me alegra que lo veas así y me alegra sorprenderte
      Pues los recojo... y también los dejo intrigantes ;-)

      Eliminar

Puedes dejarme un comentario sin ofender a otras personas que comentan... Gracias

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License. Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.