Etiquetas

EL CLAN TEODORO-PALACIOS

SEGUNDA PARTE

EL CLAN TEODORO-PALACIOS

TERCERA PARTE

miércoles, 10 de octubre de 2012

EL CLAN TEODORO-PALACIOS_Capítulo 9




Maleta de Recortes






CAPÍTULO 9

LAS CINCO DE LA MADRUGADA


E
l viento continuaba aullando y bramando a la par que azotaba sin piedad los árboles de la sierra. En villa de Luna la calefacción mantenía en un ambiente cálido cada rincón.
Las niñas dormían plácidamente, metidas en sus camas, ajenas a la inclemencia del tiempo. Natalia comenzó a moverse, agitada. Su agitación fue en aumento hasta que se despertó asustada y sobresaltada. Buscó, con mano temblorosa, la lámpara de su mesilla. Halló el interruptor y encendió la luz; miró el despertador, eran casi las cinco. Había tenido un sueño terrible, una pesadilla, y el miedo se había apoderado de ella. “Nicolás había huido del internado. Alguien perseguía al chico y él corría sin descanso. Se perdió en un bosque y caía en un pozo. Nicolás pedía ayuda pero nadie le oía…”
Natalia no quiso seguir recordando el sueño, deseaba olvidarlo y volver a dormirse. De pronto, fue consciente de los aullidos del viento. Miró hacia la puerta acristalada y se sintió todavía más atemorizada.
          “No puedo seguir así, pensó alterada, no voy a poder disfrutar de estas vacaciones si continuo tan preocupada por Nico. Tengo que hablar con Blas.”
Se levantó, decidida, se calzó las zapatillas y bajó las escaleras hasta llegar al cuarto del hombre. El señor Teodoro dormía desde hacía un rato. Natalia se acercó y le dio varios golpes en un brazo para despertarle. Lo consiguió de inmediato, el joven abrió los ojos y encendió la luz. Se quedó atónito al ver a la chiquilla vestida con un camisón. Se frotó los ojos intentando espabilarse, estaba muerto de sueño.
          —¿Qué pasa, Nat? —preguntó en voz baja.
          —Tengo que hablar contigo, es urgente —contestó la niña.
El señor Teodoro miró el reloj, eran las cinco de la madrugada.
          —¿Te encuentras mal? —volvió a preguntar.
La pequeña negó con un movimiento de cabeza.
          —Necesito hablar contigo. No puedo esperar a mañana o me voy a volver loca.
          —Está bien —aceptó el hombre—. Vamos a mi despacho.
          —Podemos hablar aquí —dijo Natalia.
          —Muy bien, siéntate y hablemos —concedió el señor Teodoro.
La muchacha se sentó encima de una suave colcha mientras el hombre mantenía su espalda apoyada en la cabecera de la cama. Natalia quería ordenar sus ideas porque no sabía por dónde empezar. El señor Teodoro la observaba, perplejo. ¿Qué rayos le ocurría?
          —Primero tienes que prometerme algo —comenzó diciendo la niña—. Nico nunca debe enterarse de lo que voy a contarte. Voy a traicionarlo y si él se entera me odiará, y yo me moriré si él me odia.
El señor Teodoro estaba, si cabe, más desconcertado.
          —De acuerdo —accedió—. Te prometo que Nico no se enterará nunca de lo que tú me cuentes. Quedará entre tú y yo, será nuestro secreto.
          —Tampoco te puedes enfadar con Nico —agregó Natalia.
          —De acuerdo —volvió a acceder el señor Teodoro con suma paciencia—. No me enfadaré con Nico.
Súbitamente llegaron a la mente del joven el paquete de tabaco y la palabra “anorexia”. Ansió con todas sus fuerzas que no se tratara de nada de eso. Natalia estaba más relajada después de haber conseguido las promesas del señor Teodoro.
          —Verás —comenzó a hablar. El señor Teodoro la miraba atentamente—, Nico no quiere volver al internado y tampoco quiere saber nada de su padre. Piensa escaparse.
Los negros ojos del hombre se oscurecieron peligrosamente.
          —¿Cuándo piensa escaparse? —preguntó, muy interesado.
          —Cuando vuelva al internado —respondió la pequeña—. Blas, tú eres su tutor legal, sácalo de ese internado y no permitas que se escape.
El joven se quedó muy sorprendido.
          —¿Cómo sabes que soy su tutor?
          —La abuela Julieta se lo dijo a Nico —aclaró Natalia.
El hombre asintió, entendiendo.
          —Nico no quiere que su padre gaste dinero con él —siguió explicando Natalia—. No quiere que mi tío Bruno pague el internado pero, lo peor, es que tampoco quiere que te pague a ti por ser su tutor. ¡Por favor, Blas, no le cobres a mi tío Bruno por ser tutor de Nico! —suplicó la niña casi al borde del llanto.
          —Nat, tranquilízate —pidió el hombre con voz suave—, yo no estoy cobrando absolutamente nada a tu tío, te lo aseguro. Hoy por la mañana, hablaré con Nico.
          —Acuérdate de no decirle que yo te he contado nada   —insistió Natalia, temerosa—. Diría que soy una traidora y me odiaría.
          —No sabrá que tú has hablado conmigo —la calmó el señor Teodoro—. Sin embargo, te diré que no considero que estés traicionando a Nico. Escúchame, Nat, has hecho lo correcto. Si pensamos que alguien a quien queremos va a hacer algo que le puede perjudicar, lo mejor que podemos hacer es procurar evitarlo. Eso es lo que tú has hecho y me siento orgulloso de ti. Vuelve a tu habitación e intenta dormir.
          —¿Estás enfadado con Nico? —indagó la chiquilla.
          —Te he prometido que no iba a enfadarme —fue la respuesta del señor Teodoro.
La muchacha sonrió y abrazó al hombre con fuerza.
          —Gracias, Blas. Me he quitado un gran peso de encima.
Natalia se marchó de la habitación sintiéndose feliz y satisfecha. El señor Teodoro apagó la luz pero le resultó imposible volver a conciliar el sueño. Le preocupaba bastante y no le gustaba nada que por la cabeza de Nicolás hubiese pasado la idea de escaparse. Fuera, el viento seguía rugiendo, irritado. El joven lo escuchaba, cogitabundo. Su preocupación hubiese aumentado sobremanera si hubiera sabido que un individuo desconocido rondaba muy cerca y estaba vigilando las tres casas ubicadas en la urbanización de Luna. 
Se levantó de la cama y entró en el cuarto de baño en busca de una caja de aspirinas. Se tomó dos, acompañándolas con un trago de agua. La cabeza le dolía vivamente. A continuación, bajó al garaje y trasladó al salón un tiesto de barro donde colocó un alto y frondoso abeto. Después trajo cuatro cajas de cartón que depositó sobre el suelo. Por último, colocó unas patas de madera y puso encima de ellas una tabla rectangular. Ya estaba todo listo para que los niños pudieran decorar el salón con detalles navideños. Los calmantes aún no le habían hecho efecto, sus sienes parecían querer estallar. Pensando en dormir, volvió a su habitación.
                                                                  ⍵⍵⍵
Por la mañana, sonó el timbre del despertador en el cuarto de Nicolás. El niño bostezó y lo paró al momento. Se giró hacia la derecha y se llevó una agradable sorpresa al ver a Natalia acostada a su lado. La niña dormía y el chico la contempló durante unos instantes dibujando en sus labios una sonrisa. La zarandeó con suavidad y la chiquilla abrió los ojos.
          —¿Qué haces aquí? —cuchicheó Nicolás.
Natalia sonrió con travesura.
          —Se levantó un viento insoportable anoche —le contestó al oído—. Me desperté y sentí miedo. Tú estabas durmiendo y me metí en tu cama. No quise despertarte. Mientras dormías, estabas muy guapo, Nico. Se me pasó el miedo.
Los dos jóvenes estaban ladeados, mirándose fijamente.
          —Lamento no haberme dado cuenta de que un ángel estaba junto a mí —murmuró Nicolás.
          —¿Qué hubieras hecho de haberlo sabido? —preguntó Natalia mientras sus ojos castaños refulgían.
          —Te hubiera abrazado hasta dejarte sin respiración.
Natalia se levantó, contenta. Recordaba su conversación con el señor Teodoro y estaba segura de que todo se iba a arreglar. Se encaminó a su habitación, Patricia y Bibiana aún soñaban. Las despertó golpeándolas con un cojín.
          —¡Arriba, holgazanas! —gritó, entusiasmada—. ¡Nos espera un día maravilloso y no hay tiempo que perder!
          —¿Qué mosca te ha picado, Nat? —indagó Patricia, bostezando.
          —He tenido dulces sueños y he descansado fenomenal —respondió Natalia, guiñándole un ojo.
Cuando estuvo preparado, Nicolás fue hasta la puerta de las niñas y llamó con los nudillos. Obtuvo permiso para entrar. Patricia aprovechó el momento para disculparse por el comentario que hizo la noche anterior y que tan mal le sentó al muchacho.
          —No te preocupes, Paddy—dijo el niño, sonriendo—, creo que me comporté como un idiota. Perdóname tú a mí.
Patricia quedó encantada con esta respuesta. Nicolás se había vestido con un chándal verde claro y unas deportivas blancas; a juzgar de la niña estaba muy atractivo. El cuarteto se dirigió a la cocina y allí se encontraron con Elisa y Emilia que estaban atareadas preparando el desayuno.

Págs. 59-64                                                                                                             

28 comentarios:

  1. Noche ventosa, de las que a mi me gustan.
    ¿Qué hará Blas ahora? ¿Acabará descubriendo a Nat?
    No sé quién será el tipo que anda vigilando, ni qué pretende. ¿Robar?
    Continuaré leyendo para enterarme.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que te hagas preguntas y me emociona verte por la estación. Mis personajes, contentos, de verte también. Un besazo y vuelve pronto.

      Eliminar
  2. La verdad que Nat es una chiquilla encantadora, es imposible no cogerle cariño!

    ResponderEliminar
  3. Veo que te gusta Nat, me alegro. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Me encanta la relación entre los cuatro jóvenes, ahora habrá que ir viendo como se solucionan las cosas porque en verdad por un lado parece que será fácil y por otro ya me has dejado pensando es ese "Alguien" que anda rondando una noche así por las casas de Luna.... Veremos.
    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola FG!! Un capítulo más. ¡Cualquier día me alcanzas! Sí, alguien ronda por luna...
      Y las cosas, me temo, que no serán tan fáciles como puedan parecer.
      Poco a poco, irás descubriendo y desentrañando.
      Ya me he enterado que has publicado, en cuanto pueda paso a verte. Te confieso que me muero de ganas. Ahora estoy un poco liada con la paella. ¡Dichosa paella!
      Un beso muy muy muy enorme!!!

      Eliminar
  5. jajajajajaj tú liada con la paella y yo también, pero yo lo reparto, lo hago y preparo todo y luego cuando echo el arroz sigue mi marido... jajajaja por eso ahora he visto tu comentario. Yo sólo media paella, así si sale mal culpables todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajjajaj Lo tienes todo muy bien pensado.
      ¡¡Ya hemos comido la paella!!
      Luego iré a arreglar la cocina. Me voy para tu blog!!!

      Eliminar
  6. Primero que nada te comento lo que salee de mi parte romántica,pienso que Nico y Nat no son parientes en realidad y que se llevan tan bien que me encantaría que en el futuro tengan un romance.Pues me ha parecido genial que Naty cuente a Blas sobre los planes de Nico así este pueda hacer algo para ayudarlo.Tu descripción de la noche me encantó me hacías sentir en ese lugar.Lo que me deja afligida es ese señor que ronda las tres casas,con que intención lo hace,será un asesino? un ladrón? quien es? y porque está ahí,que estará por suceder.algo malo pasará,hay que seguir leyendo! un abrazo Mela que tengas buen fin de semanaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Hada Isol!! Pues me parece muy bien que tengas una parte romántica, ya veremos qué ocurre con Nico y Nat. Tal vez haya romance, tal vez no... jajajajaj
      El hombre que ronda por la sierra... también acabaremos viendo quién es.
      Lo que yo sí veo es que eres una fenomenal lectora y que te atrae el Clan; mis personajes y yo te adoramos y esperamos no decepcionarte.
      Un abrazo, y muy feliz fin de semana!!

      Eliminar
  7. Qué tal Mela? Ya estoy aquí. Después de la jornada de hoy me ha ido bien leerte. En este libro hay unos personajes encantadores. Nos vemos en el 12!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Oskar, me alegro que te vaya bien leer El Clan y que te gusten los personajes.
      ¡Ojalá sea así hasta el final!
      Nos vemos en el 12!

      Eliminar
  8. Pues Blas Teodoro,tiene un problemilla con Nicolas (bueno...¿solo uno?).
    ¿Como habla con Nico sin desenmascarar a Natalia?.
    Y otra pregunta,me acabo de dar cuenta...(este año empiezo con buen pie...jaja)¿porque confían en Blas, para contar sus cosas y no en su tía?
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Susana, veremos cómo se las ingenia Blas con Nico.
      Natalia sabe a ciencia cierta que si le cuenta a su tía Elisa algo relacionado con Nicolás, esta va a hablar con Blas.
      Por otra parte, siempre es Blas quien se ha ocupado del niño y Natalia no lo ve como un ogro ni muchísimo menos.
      Un abrazo fuerte!!

      Eliminar
  9. Adolescentes durmiendo juntos.....
    Esto promete sexo light
    ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja ¿Quieres revolucionarme antes de comer la paellita del domingo? ¿Qué tal por París? Espero que bien.

      Eliminar
  10. Yo creo que estos dos chicos acabarán enamorados ;) a pesar de las rabietas y del genio que vimos al principio, Nat nos va demostrando que es dulce y que tiene buen corazón ^^ seguiré leyendo a ver que pasa con ese hombre que ronda por los jardines :/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Siwan, me alegra verte.
      Posiblemente tengas razón y acaben muy enamorados.
      Besos

      Eliminar
  11. Así que, durmiendo en la misma cama. Ah...claro, el miedo al viento ;)
    Eso de que no te voy a traicionar, no le diré nada de lo que me contaste, no me voy a enfadar....Bueno, pues al final, todo papel mojado, y donde dije "digo", ahora digo "Diego". Y el tío que ronda por el exterior, no creo que sea el mago "Ghandalf" buscando a Bilbo. A ver lo que nos cuentas en el siguiente capítulo.

    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso de "papel mojado" y donde dije "digo"... ahora digo "Diego", me parece que es una gran verdad.
      Pues me parece que aciertas... no será ese mago ;-)
      Besos

      Eliminar
  12. más arriba veo comentarios sobre sexo light, me he perdido algo :-D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no... no te has perdido nada.
      Por cierto, JaaC, he estado en tu blog. Me gusta corresponder a las visitas... pero no he podido dejarte comentario. Dice que debo ser miembro, yo soy seguidora.
      ¿Debo clicar donde se lee "ya eres miembro?
      También salía un "software malicioso" que no me permitía entrar... eso ya no sucede.

      Eliminar
  13. Mela, cariño, creo que Natalia está enamorada de Nico. ¡¡¡Ay bonita, a ver cuándo publicas y contestas!!!!
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, ya veremos si Natalia está enamorada... es una posibilidad
      Ya te estoy publicando y contestando ;-)
      Besos

      Eliminar
  14. Por lo menos, al final los críos tuvieron una velada acogedora (en el otro capítulo) claro que luego llega la noche y el viento...y ya no hay quien duerma si los malos presentimientos siguen rondando por la cabeza! Natalia pudo desahogarse contándole a Blas lo que sabe, ahora está la duda de ¿qué hará él con esa información?...
    Un beso
    P.D: En cuanto esté de vacaciones cogeré carrerilla y me verás más seguido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María... Pues sí, finalmente la velada no estuvo mal
      Pues ya veremos que hace Blas con esa información ;-)
      Será un placer verte más seguido
      Un beso

      Eliminar
  15. Un capitulo de vértigo, lo digo por la velocidad de la prosa
    un ritmo preciso, una secuencia a cámara lenta y rápida
    como una cordillera.

    Una cosita y perdona por lo que voy a decir,
    cuando estaban en la cama los chicos
    pensé, aquí habrá tema, sorry
    es mi mente calenturienta.

    mañana más
    besotes puros y castos por si acaso, jijiji

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cielo... jajaja... No te preocupes, creo que es lógico que lo pensaras
      Besotes puros y castos... sí, por si acaso... jajaja

      Eliminar

Puedes dejarme un comentario sin ofender a otras personas que comentan... Gracias

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License. Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.