Etiquetas

EL CLAN TEODORO-PALACIOS

SEGUNDA PARTE

EL CLAN TEODORO-PALACIOS

TERCERA PARTE

miércoles, 17 de octubre de 2012

EL CLAN TEODORO-PALACIOS CAPÍTULO 14




Maleta de Recortes






CAPÍTULO 14

BIBIANA SE ASUSTA Y NATALIA SIENTE CELOS


E
milia y Elisa se encargaron de terminar de preparar la cena y el señor Teodoro colocó servilletas, cubiertos, platos y vasos sobre la mesa del salón. Las niñas, sentadas encima de la alfombra, apoyaban sus cabezas en el sofá donde estaba recostado Nicolás. El señor Teodoro se acercó al abeto y encendió sus luces. A continuación, encendió las luces del Belén y puso en marcha la tele. Las chiquillas contemplaron, deleitadas, el juego de luces. Mientras unas se encendían, otras se apagaban, y cambiaban de color. Aquella visión les mejoró el ánimo; se trataba de un auténtico baile y festival de tonalidades. El señor Teodoro se inclinó hacia Nicolás y examinó la protuberancia de su frente. La hinchazón era más pequeña y tenía mejor aspecto.
Cuando la cena estuvo servida, la señora Emilia espabiló a Nicolás y el niño, después de lavarse las manos, se sentó a la mesa. Como plato principal había salmón. Generalmente, Nicolás y Natalia protestaban cuando tenían que comer pescado pero, en esta ocasión, ninguno se quejó. Los mayores conversaban sobre temas triviales; los niños se mantenían en silencio, muy formales.
De pronto, Elisa se dirigió a Patricia y a Bibiana.
         —¿Habéis llamado a vuestros familiares para decirles que estáis bien? —les preguntó.        Las niñas asintieron y ambas estaban mintiendo.
          —Hemos llamado con el móvil de Nat—se inventó Patricia.
          —Podéis llamar cuando queráis —concedió Elisa—. Y, por supuesto, ellos también pueden llamar aquí. Será todo un placer felicitarles las navidades.
Al cabo de un rato sonó el teléfono fijo, la señora Emilia se levantó para atender la llamada. Era su vieja amiga Estela, preguntando qué tal se encontraba Nicolás.
          —Está terminando de cenar —respondió la madre del señor Teodoro—, está bastante bien. Sólo ha sido un susto, gracias a Dios.
La conversación se alargó diez minutos y al final de ella, la señora Emilia invitó a la señora Estela y a su hija Gabriela a pasar la Nochebuena con ellos. Colgó el teléfono, sonriendo.
          —La buena de Estela estaba muy preocupada por Nico —comentó.
Nicolás había terminado de cenar y llevó sus platos, vaso y cubiertos a la cocina. Después de enjuagarlo todo en el fregadero, lo metió en el lavavajillas. Volvió al salón sin saber bien qué hacer; dudaba sobre si sentarse de nuevo en su silla o en una butaca. Faltaba poco para que empezara en la tele una serie que le gustaba, pero no creía tener la suerte de poder verla. Y tenía razón, el señor Teodoro lo envió a su cuarto, le dijo que se lavara los dientes, se pusiera el pijama y se acostara. También le dijo  que, a la mañana siguiente, quería verlo en su despacho a las diez. Nicolás dio un beso a las mujeres y a las niñas antes de marcharse del salón.
          —No se te ocurra amargarle el día al chiquillo, mañana —avisó la señora Emilia a su hijo—. Por la noche quiero celebrar, con tranquilidad, la Nochebuena.
          —Voy a castigarlo, mamá —afirmó el señor Teodoro, rotundo—. Pero, tranquila, por la noche celebraremos en paz la Nochebuena.
          —Gracias a Dios no ha pasado nada irremediable y el niño no va a volver a hacerlo —argumentó la señora Emilia.
El señor Teodoro se levantó sin decir nada y comenzó a aflojar la hebilla de su cinturón. Patricia y Bibiana lo miraron, angustiadas. Bibiana se puso en pie de un salto. Sus ojos, color esmeralda, estaban llorosos. En un acto de valentía, se aproximó al joven y sus pequeñas manos pretendieron sujetar las de éste. El señor Teodoro se quedó inmóvil, sin entender qué le ocurría a la niña.
          —No vayas a pegar a Nico, por favor —suplicó Bibiana, llorando—. Eso duele mucho.
El señor Teodoro se dio cuenta de que la muchacha miraba, con terror, su cinto.
          —¿Crees que voy a pegarle a Nico con la correa? —indagó, perplejo—. Yo no sería capaz de hacer tal cosa, Bibi. Cálmate, te lo ruego. Nunca haría daño a Nico. ¿Cómo has podido pensar algo tan feo?
La niña no contestó; soltó las manos del hombre, sintiéndose ridícula, y salió corriendo hacia su habitación.
La señora Emilia, Elisa y el señor Teodoro se miraron, confusos.
          —¡Es que pareces un bruto! —acabó diciendo la señora Emilia, enfadada—. ¡Ya has visto lo que has conseguido, asustar a la pobre Bibi!
          —Vamos con ella —decidió Natalia—, nosotras la calmaremos.     Natalia y Patricia se marcharon para reunirse con su amiga.
          —Creo que a esa niña le pegan en casa —manifestó Elisa con semblante grave—. Ha dicho que eso duele mucho, como si lo supiera por experiencia propia.
          —¿Qué clase de animal podría pegar a una niña con un cinturón? —preguntó el señor Teodoro, escandalizado.
No obstante, en Kavana, no era extraño encontrar actos brutales contra menores ya que estaba permitido el correctivo físico "prudente" aunque, en muchos casos, la imprudencia era desmesurada.
                                                                                          ⍵⍵⍵
Natalia y Patricia no encontraron a Bibiana en la habitación que compartían, por lo tanto, fueron al cuarto de Nicolás. Y allí se hallaba su amiga, llorando, abrazada al chiquillo.
          —¿Qué ha pasado? —preguntó el chico, alarmado—. No he conseguido que me diga nada y no para de llorar.
Natalia explicó a su primo lo sucedido. Nicolás secó con un pañuelo la cara húmeda de Bibiana.
          —Has sido muy valiente —le dijo con cariño—, pero no era necesario. Deja de llorar. Blas nunca me ha pegado violentamente. Me ha dado algún cachete, algún tirón de orejas o algunas palmadas en el trasero pero nunca me ha dado una paliza y, mucho menos, con una correa. ¿Te quieres tranquilizar de una vez?
Poco a poco, Bibiana se fue serenando.
          —Lo siento —murmuró, hipando—. Estoy avergonzada, debes pensar que soy imbécil.
          —Nada de eso —la contradijo el muchacho—. Me pareces muy valiente, te has enfrentado a Blas por defenderme. Muchas gracias —el niño sonrió.
              —Es que a nosotras sí que nos pegan —confesó Patricia con rencor—, tienes mucha suerte de que Blas no lo haga.
               —Me vais a tener que contar quiénes os pegan —exigió el chiquillo—, y os aseguro que, yo mismo, les daré tal paliza que jamás se les ocurrirá volver a tocaros.
Nicolás sospechó que a Bibiana debía pegarle su padrastro y, a Patricia, algún cliente de su madre.
Paulatinamente fueron cambiando de tema. Todos se preguntaban quién podría ser la persona que atacó a Sandra y a Nicolás.
          —Me gustaría pillar a ese cafre —aseguró el chaval—. Me temo que mañana no podrá ser. No creo que Blas me deje salir. Y vosotras, no vayáis a la montaña. Ese tipo puede ser peligroso.
          —Nosotras haremos lo que queramos hacer —declaró Natalia queriendo chinchar a su primo—. Nosotras no estamos castigadas.   La niña se rió y Nicolás le lanzó una mirada negra.
          —Puedo contárselo todo a Elisa —amenazó el muchacho.
          —¿Y qué? —desafió su prima—. Elisa no nos va a mantener encerradas en casa. Sin embargo, si Blas se entera, a ti se te cae el pelo.
Natalia consiguió encolerizar a Nicolás, que cogió su almohada y la arrojó contra la chiquilla. En aquel preciso momento se abrió la puerta de la habitación y apareció el señor Teodoro en el umbral. Natalia esquivó el almohadón que fue a chocar contra el cuerpo del joven. Los niños lo miraron, intranquilos. El señor Teodoro llevaba puesto el pijama; había subido para comprobar si Nicolás dormía.
          —Id a vuestro cuarto y acostaros —ordenó a las niñas, esforzándose por que el tono de su voz no sonara duro. No quería volver a asustar a la dulce Bibiana. Se alegró de que la pequeña pareciera haberse recuperado. Las muchachas se fueron de inmediato. Entonces, se aproximó a la cama del chiquillo y dejó la almohada en su lugar.
          —Duérmete ya —dijo a Nicolás en un tono completamente diferente al empleado segundos antes.
El niño se acostó y se tapó con la sábana hasta el cuello y hubiese querido cubrirse la cabeza también. Cerró los ojos, y el señor Teodoro se marchó.
Aquella noche, cuando todos dormían, estalló una fuerte tormenta en Luna. El cielo se llenó de nubarrones negros, los relámpagos iluminaban la montaña, los truenos explotaban y retumbaban, feroces. El agua caía del cielo como si el mar se estuviera desbordando. Un trueno bestial despertó a Natalia, oyó la tempestad que se había desencadenado y vio el reflejo de los relámpagos a través de la puerta acristalada. Sonrió, con travesura, y pensó ir al cuarto de Nicolás. Salió de su habitación y encendió la luz del rellano.
La sorpresa que le aguardaba no le gustó nada. Sus amigas, Patricia y Bibiana, estaban acostadas en la cama de su primo, que se hallaba en medio de ambas. Unos celos coléricos se adueñaron de la jovencita.
          —¡SOIS UNAS TRAIDORAS! —gritó a pleno pulmón.
Los chiquillos durmientes se despertaron muy sobresaltados. Nicolás se sorprendió sobremanera, al ver metidas en su cama a Patricia y a Bibiana.
          —¡Nat! —dijo, furioso, pero sin levantar la voz—. ¡No grites de esa forma! ¿Estás loca? ¡Vas a despertar a Blas!
Los ojos marrones de su prima despedían fuego.
          —¡Me trae sin cuidado despertar a Blas!—siguió gritando—. ¡Paddy y Bibi, sois unas cerdas! ¡ME HABÉIS DEJADO SOLA, SIN AVISARME!
          —Nos ha despertado la tormenta —explicó Patricia—, tú estabas durmiendo tranquilamente, no quisimos molestarte.
          —¡TODO EXCUSAS! —vociferó Natalia—. ¡ME HABÉIS TRAICIONADO Y OS HABÉIS METIDO EN LA CAMA DE MI PRIMO! ¡SOIS UNAS COBARDES! ¡LE TENÉIS MIEDO A UNA ESTÚPIDA TORMENTA! ¿Y A TI, QUÉ? —increpó a Nicolás, rabiosa—, ¿TE GUSTA QUE LAS CHICAS SE METAN EN TU CAMA?
El chiquillo perdió la paciencia, se levantó y cogió a Natalia por los brazos, zarandeándola, sin excesiva brusquedad.
          —¡Haz el favor de callarte! —susurró, nervioso—. ¡Deja ya de gritar!
Pero era un poco tarde para remediar la situación, los estridentes chillidos de Natalia habían despertado al señor Teodoro que entró en la habitación con cara de sueño y de pocos amigos. Nicolás soltó enseguida a su prima. El señor Teodoro miró a los cuatro niños, seriamente, y se cruzó de brazos esperando a que alguien le diera una explicación.
Sin embargo, ninguno de los niños parecía dispuesto a despegar los labios.
        —Paddy y Bibi, por favor, ¿os queréis levantar e ir a vuestras camas?—pidió el hombre con buenos modales.   Patricia y Bibiana obedecieron; sus semblantes estaban de color bermellón.
          —Los truenos nos han despertado —quiso excusarse Patricia—, teníamos miedo y hemos venido a dormir con Nico. Él no se ha enterado de nada. Nat se ha enfadado porque no la hemos avisado.        El señor Teodoro asintió sin hacer ningún  comentario.
          —Mañana deberías castigar bastante a Nico —dijo Natalia, que continuaba muy enojada. Todos la miraron—. Yo le avisé de que la pendiente era muy peligrosa y no me hizo caso. Pasó de mí y se lanzó con el monopatín.
          —Nat, está muy mal lo que acabas de hacer —le reprochó Bibiana, disgustada.
          —Me da igual —contestó la niña, desafiante.       Miró a Nicolás; el chaval le dedicó una mirada gélida. A continuación, apartó su vista de ella.
          —¡Marcharos a vuestra habitación, ya!—ordenó el señor Teodoro que empezaba a perder la calma.


Págs. 91-98

22 comentarios:

  1. Mela, gracias por poner el siguiente capítulo, que ya parezco las yayas esperando la novela de la sobremesa jajajajajjaja
    Me encanta de la manera tan natural en que está escrito, me siento muy identificada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Un beso a ti, preciosa, y muchas gracias por seguir la historia. Fuiste mi segunda seguidora y nunca te olvidaré. En cuanto pueda publico el siguiente capítulo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un capítulo muy entretenido. Me da pena Bibiana, pobre criatura.
      Natalia tiene rabietas, propias de la niña malcriada que es.

      Eliminar
  3. Hola, Nena!! Me alegra verte por aquí. Y me encanta que los personajes te motiven para tener impresiones. Me alegra que te haya gustado el capítulo. Un besazo!!

    ResponderEliminar
  4. Vaya!!! Solo faltaban los dichosos celos por medio, son precisamente los peores aliados de nadie, porque no dejan pensar ni razonar. Seguro que mañana Natalia estará de lo más arrepentida.

    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy muy de acuerdo contigo, pero ¡qué difícil es no padecer de celos en alguna ocasión! Y es verdad, con celos, no se puede pensar ni razonar con claridad.
      Besitos a ti!!

      Eliminar
  5. Uys los celos nunca son buenos! Nat que habrá soportado menos? que sus amigas fueran con Nico porque son sus amigas o ver a Nico con otras chicas recostado???? Muy buen capitulo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Hada Isol, yo creo que todavía le ha sentado peor, precisamente, porque son sus amigas. ¡Ay, los celos!
      Un beso!!

      Eliminar
  6. Los celos..... no puede ser, un chico, tres chicas.... esto puede acabar en batalla campal.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja Me parece que la balanza no está compensada, no.
      Besos

      Eliminar
  7. Con amigos como estos, ¿para qué tener enemigos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Kikas, vengo del blog de Silvia(Mientrasleo), me has hecho perder la seriedad y la compostura.
      Respecto a los amigos... ¡cuántas decepciones y desengaños en ocasiones! ¡Y cómo duele hasta que lo aceptas!
      Besos

      Eliminar
  8. No seas tan seria y tan compuesta y no perderás entonces nada...y verás que todo es mucho más divertido
    ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creas que soy tan seria, tengo momentos. A veces soy la más seria, otras la más alocada.
      Esta historia sí que es seria, lo acabarás comprobando. Cuesta bastante averiguar su tema central.
      ¡Feliz finde!

      Eliminar
  9. Vaya con los celos, nunca traen nada bueno! Ya hemos vuelto a ver a la Nat del mal genio xD Y me ha dado mucha pena por Bibiana, pobre chica, lo que debe sufrir en casa :(

    Continuo un par de capítulos más :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Siwan, tienes mucha razón, los celos no traen nada bueno.
      Sí, Bibiana, no tiene una familia normal.
      Me parece estupendo que continúes.
      Besos

      Eliminar
  10. Sí que son malos los celos. Menudo numerito montó esa chiquilla. Llevo unos cuantos capítulos preguntándome si existen las video consolas en ese país donde se desarrolla la acción. Nadie las menciona para nada. :)

    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonio... los celos siempre son malos, pero muchas veces, algo inevitables.
      Sí existen las vídeo consolas, ordenadores, móviles.
      La época en la que se desarrolla la historia es muy actual.
      Besos

      Eliminar
  11. Nico va a tener que cerrar la puerta con llave para dormir, que puede haber tormentas de todo tipo... claro que de día y en la calle nadie le echa un cable sino que todo se alía contra él, debe ser gafe el pobre!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María... Me alegra leerte ;-)
      Nico no es gafe exactamente... pero sí parece tener un imán que atrae los problemas ;-)
      Besos

      Eliminar
  12. Vaya tela, estos niños ni dormidos dejan de liarla
    tremendo Mela. Eso es un no parar y me encanta que pasen cosas
    que todo suba y baje, así es muy entretenido y la historia
    gana en emoción, enhorabuena.


    Gracias por la lectura
    mañana más guapetona.
    Besos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cielo... jajaja... Bueno, dormidos lo que se entiende por dormidos, no estaban cuando la liaron ;-)
      Gracias a ti por ser un estupendo lector
      Pues hasta mañana
      Besos!!

      Eliminar

Puedes dejarme un comentario sin ofender a otras personas que comentan... Gracias

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License. Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.