Etiquetas

EL CLAN TEODORO-PALACIOS

SEGUNDA PARTE

EL CLAN TEODORO-PALACIOS

TERCERA PARTE

jueves, 4 de octubre de 2012

EL CLAN TEODORO-PALACIOS_Capítulo 4



Maleta de Recortes






CAPÍTULO 4

NICOLÁS, BRUNO, ROMEO Y JULIETA


  —S
andra está en la cocina —comentó Elisa—. Estamos preparando una cena que, espero, os guste.
Sandra Blasco era una joven de veinticinco años que vivía en Luna, en casa de sus padres. En época de vacaciones iba casi todos los días a villa de Luna para ayudar a Emilia y a Elisa en sus quehaceres. Era una muchacha delgada y coqueta. A su melena castaña le había añadido unas mechas rubias y solía llevar el rostro maquillado en exceso.
          —Supongo que esperaremos a Nico para cenar —dijo Natalia.
        —Por supuesto —contestó su tía—. No creo que tarden mucho en llegar. Por cierto —agregó en tono temeroso—, también se quedarán a cenar tío Bruno y tus abuelos.
          —¿Qué? —gritó Natalia, espantada—. ¡No me digas que vienen tus padresQué horror!¿A qué santo?
          —Cariño, ten paciencia —intentó apaciguarla Elisa—, se trata sólo de una cena. No creo que se queden a dormir. Prométeme que procurarás…
          —¡No prometo nada! —atajó Natalia, furiosa. Sus ojos almendrados   chispeaban, rebeldes.
Elisa suspiró, preocupada. No se había equivocado cuando temió que la reacción de su sobrina, ante la noticia, no iba a ser buena.
Blas Teodoro creyó llegado el momento de intervenir.
          —Nat, acompaña a tus amigas a la habitación—dijo con suavidad—. Así, podrán ir deshaciendo su equipaje.
La niña le lanzó una mirada relampagueante y salió del salón, seguida por Patricia y Bibiana que no acababan de entender qué estaba sucediendo. Lo que parecía muy claro era que a Natalia no le gustaban sus abuelos. ¿Sería ésta una rabieta más de su amiga o en esta ocasión tendría razón para obrar de aquel modo?
Subieron las escaleras y llegaron a la primera planta, allí vieron seis puertas cerradas. Tuvieron que ascender otro tramo de escaleras para alcanzar el segundo piso; tres puertas más permanecían cerradas. Natalia se dirigió a la del fondo del rellano y la abrió. Encendió la luz; era una habitación grande con una decoración agradable. Las paredes estaban pintadas de un color rosa vivo, en el techo gris brillaban cinco ojos de buey. Unas colchas con tonos rosas y grises cubrían tres camas donde cabían dos personas, por lo menos. Al lado de cada cama había una mesita con tres cajones. Encima de las mesillas descansaban unas atractivas lámparas de diseño juvenil. El suelo estaba completamente alfombrado, como el resto de la casa. Una de las paredes del cuarto estaba ocupada por las puertas de un monumental armario empotrado. Sobre las cabeceras de las camas colgaban cuadros de paisajes, tan reales, que producía el efecto de que parte de la montaña que rodeaba la vivienda estuviese dentro de la alcoba.
          —¿Es ésta tu habitación? —preguntó Patricia a Natalia.
        —No —negó la niña—, la mía está abajo, en la primera planta. Elisa se ha encargado de prepararnos ésta para que podamos dormir las tres juntas. Nico dormirá en el cuarto de al lado.
       —Tu tía es encantadora —declaró Bibiana—. ¿Por qué te has enfadado tanto al saber que vienen tus abuelos?  —preguntó, curiosa.
Natalia se sentó sobre una de las camas antes de contestar.
          —Son unos asquerosos —aseguró, dolida—, creo que me odian porque mi madre murió cuando yo nací. ¡Como si a mí me hiciese gracia que mi madre hubiese muerto!¡Cerdos! Los he visto pocas veces y mejor no verlos nunca, siempre me miran con desprecio y evitan dirigirse a mí, a no ser para hacer comentarios que puedan herirme o molestarme. Su hijo, mi tío Bruno, no es mejor que ellos. Tiene a Nico metido en ese maldito internado y, en vacaciones, siempre lo envía con nosotras y él se larga.
Hubo un momento de silencio que rompió Patricia.
          —Aun así, eres afortunada —aseguró—, tienes una gran suerte de tener a Elisa y a Blas.
          —¿Blas? —se sorprendió Natalia.
       —Sí, Blas —repitió Patricia—. Me parece que, además de guapo, es muy buena persona.
          —A ti te ha gustado Blas —sonrió Natalia—, un poco mayor para ti, ¿no?
        —A mí también me gusta mucho Blas —declaró Bibiana—. Me encantaría que fuese mi padre.
          —No tiene hijos ni está casado —afirmó Natalia—, y os aseguro que Blas es un martirio.Ya lo comprobaréis.
Las niñas se dedicaron durante un rato a colocar su ropa en el armario y en los cajones, sobraba espacio por todas partes. Natalia les comunicó que la puerta blanca que estaba próxima a una de las camas conducía al baño. Había una puerta acristalada que facilitaba el paso a una terraza ancha y alargada. Las jovencitas salieron y contemplaron la silueta de la solemne montaña que las circunvalaba. Más abajo, en la profundidad de la montaña, se veía el pueblito que con sus lucecitas encendidas, parecía un Belén en las entrañas de la vegetación.
Respiraron bocanadas de aire puro, tan helado, que casi les cortó el aliento. Olisquearon el aroma a pino fresco y a naturaleza salvaje y libre.
        —Será mejor que entremos o nos vamos a congelar —aconsejó Natalia. 
          —¡Mirad! —gritó Patricia, señalando el camino—, ¡se acerca un coche!
          —¡Debe ser Nico! —exclamó Natalia, radiante—, ¡bajemos enseguida!
  Salieron de la habitación y bajaron las escaleras precipitadamente y, de este modo, entraron en el salón.
          ¡Nico ya está aquí! —anunció Natalia, vociferando.
Elisa se dirigió a recibir a los recién llegados, y poco después estaban todos reunidos al calor del hogar. Natalia se estrechó a su primo en un largo y afectuoso abrazo. Éste le correspondió con el mismo cariño. Era obvio que ambos chiquillos tenían una relación estupenda.
          —Basta, basta —dijo Emilia con voz emocionada—. Ven, Nico, y agáchate un poco para que esta vieja enana pueda besarte.
Natalia se apartó y Nicolás besó a Emilia, la madre de Blas. Ésta casi se lo comió a besos.
          —¡Qué alto estás tesoro y qué guapo! —exclamó—. Pero también estás muy delgado. ¿No comes bien? ¡Y ojeroso! ¿No has dormido bien?
Nicolás Rey era un muchacho de quince años, alto, moreno y de ojos oscuros, como la noche más cerrada que alguien pueda imaginar. Su cabello corto y ondulado estaba alborotado. Tenía la nariz menos respingona que su prima Natalia, y algunas pecas salpicaban su bello rostro.
Patricia y Bibiana pensaron que era el chico más guapo que habían visto nunca.
          —¡Si no come será porque no le da la gana! —tronó el señor Bruno Rey, padre de Nicolás, de un modo desagradable— ¡Y si está ojeroso por no dormir, él sabrá por qué! ¡Desde luego por estudiar, no! ¡Le han cateado cinco y eso que está repitiendo! ¡Una vergüenza!
Patricia y Bibiana se fijaron en el hombre que acababa de hablar. Era más bajo que Nicolás; en su cabeza no quedaba  un pelo: ni de tonto, ni de listo. Su nariz era espantosamente ancha. Su hijo, que después de oír sus comentarios, había enrojecido violentamente, no se parecía en absoluto a él.
El señor Teodoro se acercó al chico y le extendió su mano derecha, Nicolás le brindó la suya.
          —Bienvenido a casa —dijo el hombre con amabilidad.
          —Gracias —contestó el chaval, sucintamente.
            Nico se parece a Blas”, pensó Patricia, “Blas sí que sería un digno padre para él. No ese besugo grosero que tiene como progenitor”.
  Natalia hizo las presentaciones entre Nicolás y sus amigas. Las niñas se sintieron un poco intimidadas, pero la sonrisa sincera del chico las tranquilizó.
          —¿Quiénes son estas niñas? —preguntó el abuelo de Natalia a su hija Elisa. Éste era un hombre de cabello muy gris y exageradamente obeso.
          —Son compañeras de instituto de Nat—explicó Elisa intentando aparentar normalidad, porque lo cierto era que no estaba nada tranquila—, van a pasar las navidades con nosotros.
         —¡Qué cosa más ex traña! —opinó la abuela de Natalia que, al igual que su esposo, era muy obesa—. ¿No se supone que la Navidad es para que las familias estén reunidas? Estas niñas deben tener familias raras, poco recomendables.
          —¡Por Dios, madre! —se impacientó Elisa, enojada—. Hay comentarios que deberías tragártelos sin escupirlos. Tampoco nosotros pasamos las navidades muy reunidos, qué digamos. Porque supongo que después de cenar os iréis, ¿no es así?
          —Por supuesto que nos iremos —aseguró el señor Bruno Rey, hermano de Elisa—. Y nos iríamos, incluso antes de cenar, si no fuera que hay algunas cositas que tenemos que aclarar. ¿Está clarito, hermanita?
          —Está todo cristalino —respondió Blas Teodoro en lugar de Elisa. Miró al hombre como si quisiera fulminarlo. Bruno Rey guardó silencio; aquel gigante que tenía frente a él parecía tener ojos de loco. Tal vez fuera prudente no provocarle.


Págs. 29-34                                                                                                                                                                                                                                                                             

32 comentarios:

  1. La familia de Elisa parece ser gentuza y, seguramente, lo sean.
    Voy a quinto. ¿Ya hay alguien que se quiere fugar? ¡Pero si acaban de llegar!
    Muaccs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Nena, tienes razón al decir que son gentuza. En la viña del Señor tiene que haber de todo... Encantada de tenerte por aquí. Hasta cuando tú quieras. Muaccs

      Eliminar
  2. Aix mela, cuanto más leo, más me gusta y más me engancho. Encima hay cosas que me parecen tan cercanas. Mi abuela se llamaba Carmen Blasco.
    Bueno voy a por el otro capítulo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Me emociona que te guste, sigue enganchada. Nicolás, Natalia, Bibiana y Patricia ya te adoran.

    ResponderEliminar
  4. ¡Navidad! ¡Navidad! Dulce Navidad.... Madre mía!!! Menudo panorama familiar, y eso que en la mayoría de casas se cuecen habas pero vaya... me estás intrigando ya y eso no se vale!! porque me entrará la curiosidad y no puede ser.

    Creo que nos tienes a todas enganchadas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es precisamente lo que me interesa, querida FG, que estéis bien enganchadas y no podáis pasar sin El Clan Teodoro-Palacios. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Natalia tien su caracter aunque ante la comentario de la abuela hacia sus amigas pues me parece que tien rrazón,que querrán hablar los ancianos conn Elisa? he pensado lo mismo que Patricia que Blas se asemeja más a Nico que su padre.Me encanta la lectura,la descripción del pueblo,de la montaña etc ess bella y la habitación que divertida parece para un grupo de niñas! me encantó!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo, encantada de tenerte por aquí. Me gusta leer vuestras impresiones y deducciones.
      ¡Hasta me divierto! Un abrazo, Hada Isol.

      Eliminar
  6. Esto se va poniendo interesante, se avecina una Navidad "clásica", en esta familia. Pena no tener mas tiempo para seguir leyendo, pero bueno, poco a poco.
    Besos

    Raquel

    http://raqueljimenezbisuteria.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Raquel!!! Contentísima de verte en la estación!!
      Lo dices muy bien, poco a poco, lo importante es llegar al final. Espero que los personajes y la historia te atrapen bien.
      Un abrazo muy fuerte!!

      Eliminar
  7. Esta claro Mela, ¡confiesa! Elisa es adoptada...... ¿como puede ser tan diferente a su familia?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja Confieso que Elisa no es adoptada. En su familia, ella debe ser el garbanzo negro.
      Un beso, Susana!!

      Eliminar
  8. ¿Y que tal las Navidades? ¿Bien o en familia?
    Que buen rollito.....

    ResponderEliminar
  9. jajajaja Toda la razón. Estas personas no están muy bien avenidas. Se nota un poco, ¿no?
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Pobre Natalia, que abuelos más desagradables que tiene :( A ver como acaba la cena de Navidad, seguro que es todo lo contrario a tranquila ;)

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Siwan, me alegra verte por la Estación. Hacía tiempo, espero que los estudios vayan bien.
      Creo que la cena de Navidad no será muy agradable, no. Los abuelos de Natalia, detestables.
      Besos!!!

      Eliminar
    2. Gracias Mela, ya estaré más por aquí. Terminé todos los exámenes y ahora solo queda conocer las notas ^^

      Eliminar
    3. Pues espero que las notas sean excelentes, ya me contarás.
      Un beso!!

      Eliminar
  11. Cinco suspensos...indudablemente, ese Nico, es también pariente mío ;)

    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me puedo creer que suspendieras tanto... bueno, de todos modos, has mejorado ;-)
      Besos

      Eliminar
  12. hola, estoy de visita y leyendote...capitulo IV, me gusta...
    veremos como acaba, seguro que bien...hasta luego, Mela...:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola JaaC... bienvenido a la Estación.
      Me alegra que te guste.
      Si va a acabar mal o bien, no te lo puedo decir ;-)
      Me gustará conocer tu opinión, para lo que desees... estoy en todos los capítulos.
      Hasta luego

      Eliminar
  13. ¡Qué lujazo de casa que tienen! Me la pido jaja Aunque bueno, si los abuelos y el tío vienen en el pack... me lo pienso, porque ya no compensa xDD

    Se pone muy interesante, Mela. Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Irial... es cierto, si tienes que vivir con los abuelos y el tío... casi mejor una casita más sencilla.
      Me alegra que te lo parezca ;-)
      Un besito

      Eliminar
  14. Vaya vaya Mela, esto se va poniendo muy interesante. Me encantan las descripciones que haces. En cuanto a la personalidad de Natalia va perfilándose, y cada vez me gusta más. Parece una chica inteligente. En cambio los abuelos se la traen. Ya vermos lo que tienen que decir....

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José... me alegra que te parezca interesante y que te gusten las descripciones
      Sí... Natalia es una chica inteligente
      Ya veremos lo que tienen que decir Romeo, Julieta y Bruno ;-)
      Un abrazo

      Eliminar
  15. Mela, cariño, no me cayeron nada bien ni Bruno ni sus padres. ¡¡¡¡Qué gracia tuviste al llamarlos Romeo y Julieta!!!!
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es normal que no te cayeran bien
      jajaja... Sí, me reí con estos nombres
      Besos

      Eliminar
  16. Uff, se avecina una Navidad "movidita" por ahí, ya me imagino qué tipo de cena pueden tener, jeje
    Menos mal que ya ha llegado Nico y que los primos se llevan fenomenal.
    Hasta muy pronto, Mela...tu novela engancha!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María E... Pues la verdad es que aciertas... la Navidad va a ser "movidita"... y ya veremos la cena ;-)
      Sí, Nicolás y Natalia se quieren mucho
      Me alegro mucho de que te enganche ;-)
      Hasta muy pronto

      Eliminar
  17. Este capítulo recreas muy bien el conflicto que hay entre
    ellos, se siente un dolor profundo que seguramente desatará
    las peores tormentas.

    Muy bien para el lector.
    Un besote Mela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Un dolor profundo que desatará las peores tormentas"... me ha encantado esta frase
      Un besote

      Eliminar

Puedes dejarme un comentario sin ofender a otras personas que comentan... Gracias

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License. Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.