Etiquetas

EL CLAN TEODORO-PALACIOS

SEGUNDA PARTE

EL CLAN TEODORO-PALACIOS

TERCERA PARTE

martes, 30 de octubre de 2012

EL CLAN TEODORO-PALACIOS Capítulo 20




Maleta de Recortes







CAPÍTULO 20

UN BUEN ALTERCADO


N
atalia y sus amigas estaban desconcertadas, no entendían qué había podido suceder entre Nicolás y el marido de Gabriela.
        —No hagas ninguna tontería —le recomendó su prima, juiciosamente—. Si le tirases una botella a ese hombre, tiemblo al imaginarme lo que Blas te haría a ti.
Nicolás miró a su tutor. Parecía haberse relajado; estaba hablando con Elisa y con la señora Emilia, y los tres sonreían.
          —¡Ya entiendo lo que ha pasado! —exclamó Natalia, sin levantar la voz—. No has querido bajar al pueblo con nosotras y, sin embargo, has salido de la terraza. Ese hombre ha debido verte y, ahora, tienes miedo de que se lo comenté a Blas. ¿Me equivoco?
          —Te equivocas de cabo a rabo y déjame en paz —contestó su primo, enfadado.   No obstante, no le pareció raro que aquel individuo dijera que le había visto paseando por la urbanización. Recordó haberle dicho que no podía salir porque estaba castigado, seguramente a aquel salvaje le encantaría situarle en un serio apuro con su tutor. El muchacho apretó sus puños con fuerza. Ese hombre debía tener la cara muy dura para presentarse en su casa después de la paliza que le había asestado.
Tras probar diferentes tartas, Elisa preguntó a los niños si no tenían curiosidad por abrir sus regalos. Las chiquillas corrieron hacia el árbol, los adultos las siguieron. Nicolás no se movió de la silla. El señor Teodoro se percató de ello, se acercó al chaval y se sentó a su lado. El niño permanecía muy serio, mirando fijamente hacia delante.
          —¿No vas a abrir tus regalos? —inquirió el hombre con suavidad.
          —No quiero ningún regalo —respondió Nicolás, contrito. 
          —Nico, ¿qué es lo que te pasa? —indagó su tutor, pacientemente—. No tiene ningún sentido que te hayas puesto de tan mal humor porque vaya a venir el marido de Gabriela. ¿No comprendes que Estela y Gabriela son nuestras vecinas y amigas?
El niño siguió mirando hacia delante, para terminar declarando:
              —Quiero irme a la cama.
         —¡Te irás a la cama cuando yo lo diga! — se enojó su tutor—. No te atrevas a moverte de tu silla o te pongo la oreja derecha tan roja como la izquierda.
El señor Teodoro se levantó y fue a reunirse con las niñas y las mujeres.
             —¿Qué le pasa a Nico? —preguntó la señora Emilia, desazonada.
          —Tiene ganas de darme la noche —repuso su hijo, disgustado—. No vayas a mimarlo, está en un plan muy tonto. Lo mejor es no hacerle caso, ya se le pasará.
Sin embargo, el señor Teodoro no pudo disfrutar de sus regalos; ver a Nicolás en aquel estado extraño no le permitía gozar de la fiesta. Los regalos del chiquillo se quedaron solitarios alrededor del árbol. Todos volvieron a sus asientos; las niñas estaban alegres y entusiasmadas. Nicolás continuaba hosco y no prestaba atención a los comentarios de las muchachas.
          —¿Sabes una cosa? —dijo Bibiana, queriendo animarle—. Antes, cuando dormías en el sofá, Blas se ha arrimado a ti y te ha dado un beso en la cabeza.
Nicolás la miró, incrédulo.
          —Tú has debido soñar eso —declaró.
          —¡Claro que no! —prorrumpió la chiquilla—. Nat y Paddy también lo han visto.
Las aludidas asintieron.
          —Blas te adora, Nico —terció Patricia—. ¿Cómo puedes ser tan borrico y no darte cuenta? Estoy segura de que el tajo que se ha hecho en la mano es porque está muerto de preocupación por ti.
Nicolás miró a su tutor que, en aquel instante, también lo estaba mirando. Los ojos oscuros de ambos se encontraron. El señor Teodoro seguía inquieto por la actitud insociable del niño. A continuación, el chiquillo reparó en su mano vendada y se dejó llevar por un impulso que no pudo dominar. Se levantó de la silla y se acercó a su tutor.
          —¿Te has hecho daño? —le preguntó, muy amable.
Durante unos segundos el señor Teodoro no supo qué responder.
          —No ha sido nada —manifestó, finalmente—. Un simple corte.
          —¿Ha sido por culpa mía?
          —No, Nico —negó el hombre de inmediato—. No ha sido por tu culpa. Tenía la cabeza en otro sitio y no me he fijado en lo que hacía.
          —No volveré a tomarme ningún medicamento sin pedirte permiso —le  aseguró el chaval.
          —Me alegra oírte decir eso. ¿Ya se te ha pasado la rabieta?
          —¿Puedo abrir mis regalos ahora? —interrogó el crío sin contestar.
          —Por supuesto —concedió su tutor, muy aliviado, por el repentino cambio en el comportamiento del niño.
Sin embargo, Nicolás no tuvo tiempo para abrir sus llamativos paquetes. El momento temido por el muchacho llegó.
Alguien golpeó la puerta de la cocina, escandalosamente. El señor Teodoro se levantó para recibir a las visitas y no advirtió la crispación que se retrató en el rostro del jovenzuelo.
Nicolás se situó en un lugar del salón, desde el cual podía ver la entrada a la cocina. El primero en pasar fue el señor Francisco con la cara muy colorada. Debía haber comido y bebido bastante; le seguía su mujer, la señora Marina, que parecía tan nerviosa como de costumbre. Jaime y Julián saludaron al señor Teodoro y le entregaron una hoja, que el joven dobló y guardó en uno de sus bolsillos.
Nicolás vio a una Gabriela angustiada y, por fin, vio al salvaje que lo había maltratado. Observó cómo Blas estrechaba su mano y sintió una infinita rabia. Su tutor estaba dándole la mano a una bestia que le había golpeado brutalmente. No quiso reconocer que el señor Teodoro no sabía nada de lo sucedido. Se encaminó a su silla y se sentó, muy irritado.
          —Blas es idiota —insultó, furioso.
Las tres niñas lo miraron, alertadas.
          —¡Haz el favor de calmarte y no volver a empezar!—le previno Natalia—. Hasta ahora has tenido mucha suerte. Si sigues así, te la vas a acabar ganando esta noche. Cierra la bocaza o te la cerrará Blas de un sopapo.
Nicolás, muy obstinado y hostil, cogió la botella de sidra y llenó su vaso. Comenzó a beber el zumo de manzanas de baja graduación atropelladamente.
El señor Francisco entró en el salón y se fijó en el muchacho.
          —Bebe con más calma, Nico —rió el hombre—, o te acabarás emborrachando.
El señor Teodoro, que entraba en el salón detrás del señor Francisco, lanzó a Nicolás una mirada fulminante. Vertiginosamente se presentó ante el chiquillo y le arrebató el vaso.
          —Te he dicho que no bebas sidra —le reprendió en voz queda, pero muy soliviantado—. No me hagas montar una escenita delante de nuestros invitados. Luego hablaremos tú y yo.
Dicho esto se llevó el vaso de Nicolás y dos botellas de sidra que se hallaban sobre la mesa de los niños. Vaso y botellas quedaron ubicados en la mesa de los mayores.
          —Esta noche vas a dormir calentito por gilipollas  —vaticinó Natalia, encrespada.
Jaime y Julián se sentaron con los muchachos. Estaban deseando que el señor Teodoro leyera el informe que habían elaborado sobre la investigación llevada a cabo por la tarde.
La señora Emilia y Elisa se alegraron de conocer al señor Salvador Márquez, el marido de Gabriela, y le dieron un par de besos. Nicolás sintió que se le revolvía el estómago.
         —Ese tipo es feísimo —criticó Patricia, refiriéndose a Salvador—. Es un narizotas.
             —Es un cerdo —declaró Nicolás con acritud.
          —Cállate —le avisó Natalia—. Blas no te quita la vista de encima desde hace rato.
Así era, el señor Teodoro vigilaba a Nicolás y se dio perfecta cuenta de que el niño miraba, con auténtica repulsión, al marido de Gabriela. El joven no podía saber el motivo pero, no cabía duda, de que tenía que existir un motivo.
El señor Francisco hablaba y hablaba, mientras bebía cava y comía trozos de turrón. Marina, su esposa, se abanicaba ya que se sentía un poco sofocada. Gabriela se mantenía callada y mohína. Su marido, por el contrario, reía continuamente ante los comentarios y declaraciones del señor Francisco e iba atiborrándose de champán.
Repentinamente se giró y miró directamente a Nicolás, como si hubiese notado los ojos del niño clavados en su perfil. La mirada del muchacho se tornó desafiante y, en ningún momento, la apartó del hombre. Salvador Márquez se puso en pie y fue avanzando hacia la mesa que ocupaban los chavales. El señor Teodoro no pudo evitar ponerse en guardia y siguió cada uno de los movimientos del adulto. El señor Márquez manoseó la cabeza de los hermanos pelirrojos y seguidamente se dirigió a las niñas.
          —Las tres sois muy guapas —dijo sonriendo, pretendiendo caer bien. Pero, a ninguna de las pequeñas les gustó aquel hombre. Apreciaron que en las mejillas y en la frente tenía rasguños que parecían ser recientes—. Aquí tienes todo un harén —añadió, mirando a Nicolás—, seguro que te gusta alguna de estas  preciosidades. ¿O te gustan las tres?
El niño no contestó y le miró con rencor. El señor Teodoro no perdía detalle de lo que estaba sucediendo. El señor Márquez se acercó más a Nicolás.
          —¿Qué pasa, zagal? —preguntó en tono sardónico—. No pareces muy contento. ¿Te has portado mal y Papá Noel se ha olvidado de ti?
El hombre levantó la mano con el propósito claro de dar una palmada en la espalda del chico. Nicolás, con un movimiento rápido, le sujetó la muñeca y se la retorció.
          —¡NO ME TOQUE, CABRÓN! —le gritó con fiereza.
Por descontado, todos le oyeron. El señor Francisco se atragantó y escupió champán que salpicó, gran parte, sobre los dulces que había en la mesa. Después tuvo un acceso de tos, estentórea. ¡Aquel chico del demonio se había emborrachado sin duda! ¡Tal vez tenía la intención de atacarles!
La señora Marina, mucho más sofocada, buscó en su bolso un tranquilizante. El señor Teodoro, pasmado, se levantó lentamente de su silla. La señora Emilia le sujetó un brazo.
          —¡Hijo, por Dios! —le rogó—. No pierdas los estribos. Envía al niño a la cama y asunto concluido. Mañana será otro día.
          —¡NICO! ¡Suelta enseguida la mano de ese señor!—le ordenó, altamente desconcertado y trastornado.
El chiquillo obedeció y Salvador se masajeó la articulación dañada. ¡Ese maldito muchacho tenía una fuerza increíble!
          —No ha pasado nada —dijo al señor Teodoro—. A esta edad, los chicos están muy rebeldes. Hay que quitarle hierro al asunto y seguir con la fiesta.
          —¡No estoy de acuerdo! —aulló el señor Francisco—. ¡Esto ha sido una agresión contra la persona de usted! ¡Este muchacho es un peligro!
Natalia, Patricia y Bibiana estaban muy nerviosas y preocupadas por Nicolás. El niño, lejos de estar acobardado, miraba a Salvador Márquez con repugnancia.
          —¿Me puedes explicar qué te pasa? —indagó el señor Teodoro yendo sin prisa hacia el menor.
El marido de Gabriela hizo un amago de detenerlo, pero el señor Teodoro lo apartó a un lado.
          —¡Te he dicho que me expliques qué te pasa! —exigió el joven a Nicolás.
El niño miró a su tutor, lo notó confundido y desorientado.
          —¡ESE CERDO IBA A PEGARME EN LA ESPALDA! — fue la única y simple explicación que dio.
El señor Teodoro no podía, de ninguna manera, dar crédito a lo que estaba escuchando.
          —¿Qué tonterías estás diciendo, Nico? —exclamó, empleando un tono estremecedor—. Este señor iba a darte una palmada amistosa y, ahora, yo voy a darte una palmada nada amistosa. ¿Comprendes la diferencia?
Nicolás se asustó, sabía que no podría resistir un golpe en su magullada espalda.
          —¡No, Blas, por favor! —le pidió, muy alterado—. ¡Pégame donde quieras, en la espalda no! ¡Me he caído y me he hecho daño, me duele mucho!
El señor Teodoro ya había alzado la mano para propinarle un buen manotazo. Detuvo su mano en el aire y no llegó a rozar la espalda del crío.

Págs. 139-146                                                                                                             

28 comentarios:

  1. Aix vaya Nochebuena !!!!! Se me hacen cortos los capítulos Mela, pero bueno voy a esperar a mis compañeras de lectura y yo creo que ya deberías ir perfilandio tu próxima novela para lectoras tan exigentes como nosotras!!!!! jejejjejeje
    Un super besoooooooooooooo

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola,campeona! Si se te hacen cortos los capítulos es porque estás enganchada y eso me entusiasma. Tranquila, que el segundo libro del Clan está muy perfilado.
    Un super besooooooooooooo a ti!

    ResponderEliminar
  3. ÇYa he llegado, Lidia... y ya estoy esperando al próximo capítulo.
    Y le miró la espalda....
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Muy bienvenida, lo antes que pueda cuelgo el siguiente capítulo. Supongo que el jueves.
    ¿Crees que Blas le va a mirar la espalda a Nico o deseas que se la mire? Muchos besos.

    ResponderEliminar
  5. Creo que se la va a mirar, vamos, es el Blas que yo he terminado de dibujar en mi mente el que mira, no puede no hacerlo!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, Silvia! ¡No te puedes imaginar lo que he disfrutado con tu comentario!
      Quizás tengas razón y se la mire, o quizás no. Mañana vas a saberlo sin falta.
      Feliz Halloween!!

      Eliminar
  6. Me han gustado los diálogos, coloquiales, naturales y con tantísimos personajes :) Sigue así, un beso

    ResponderEliminar
  7. Mis personajes y yo agradecemos tus palabras. Voy a acercarme a tu blog para coger tu banner. Será un honor tenerla en mi blog. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué escenas tan buenas y qué nochebuena tan agitada!
      Cabrón es lo mínimo que se merece que le llamen a ese tipejo.
      Un beso.

      Eliminar
    2. Hola, Nena, encantada de leerte. jajajajajaja Me alegra que Salvador Márquez haya conseguido soliviantarte. Un beso!!

      Eliminar
  8. Menos mal que se detuvo a tiempo!!!!! Es que me habría sentado muy mal que hubiera recibido otro porrazo más el pobre Nico! Uffff...He devorado el capítulo completo en un plis plas, si es que iba subiendo mi curiosidad para ver qué pasaba. Me encanta como vas enlazando los personajes, los vecinos histéricos Francisco y su mujer,junto con los niños que tengo fe en sus chivatazos.. Y el jeta del marido de Gabriela...

    Me encanta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola querida FG!! Siento que lo hayas pasado mal pero, no, Blas no le roza la espalda.
      Me alegro que te guste tanto y que disfrutes con la lectura. Yo, desde luego, disfruto con tus comentarios.
      Un abrazo fuerte!!

      Eliminar
  9. Por suerte Blas no le pegó otra más para Nico,este muchacho podría tomar de cisiones que todos lamentarían,ahora bien me parece que Gabriela debió defender de algun modo a Nico a mantener al cerdo de su marido lejos!
    Querida Mela es muy agradable leerte,como va tu día? aqui hace muchissimo calor!paso al capitulo siguiente si me deja mi hija que está haciendo berrinche porque quiere el pc,un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí también hace calor hoy, más en la calle que en casa. Un enero muy atípico.
      ¡Ay las hijas! jajajaja
      Un abrazo!!!

      Eliminar
  10. Ah y espero que los pequeños detectives pasen un minucioso informe así Blas entienda un poco más a Nico!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veremos los pequeños detectives qué trabajo han llevado a cabo. A ver si Blas puede entender lo que ha sucedido.
      Un beso.

      Eliminar
  11. ¿No te da pena Nico?... ya ,ya sé que es un relato.... uff, desde luego trasmites tan bien, que haces que nos pongamos en la piel de Nico. Tendré que seguir en otro momento.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Susana, aunque te parezca mentira a veces lo paso muy mal. Pero hay que contar una historia y cuando ya te la has imaginado, no se puede cambiar.
      Muchos besos, reina!!

      Eliminar
  12. Aqui va a aparecer el fiscal de menores de un momento a otro....
    Y si no al tiempo.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es posible que aparezca un fiscal, un juez y varios abogados. Y que todos terminen con camisa de fuerza jajajaja

      Eliminar
  13. "¡NO ME TOQUE, CABRÓN!"
    Pero qué bien habla este chico siempre... XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja ¡Pobre Nico! Es que ese tipejo, encima, se está guaseando.

      Eliminar
  14. Nene malo. Va a pasar las navidades calentitas, por mucho que lo mire con ternura el Teodoro ese. Lo meterán en un saco, lo colgarán en el techo, y practicarán boxeo, golpeándolo.

    Por cierto ¿No hay mensaje navideño por la tele? ¿Y si lo hubiera, quién lo daría, el generalísimo, o el rey? ;)

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonio... no creo que le hagan semejante barbaridad.
      No, no hay mensaje navideño. Y de haberlo... lo daría un dictador porque en Kavana hay dictadura. Ya lo iremos viendo.
      Saludos

      Eliminar
  15. Blas es listo pero no sé si mirará la espalda de Nico ahora o se habrá detenido por otra cosa (que ni me imagino)
    Imposible dejar la lectura, cómo me has enganchado!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja... Son los personajes de esta historia los que enganchan... yo soy inocente ;-)
      Besos

      Eliminar
  16. mmmm se descubrió el pastel,

    Y Salvador solo se delata, pero mañana seguro
    que Nico e cuenta toda la verdad, la cosa es que luego
    Blas le crea, supongo que sí, se le ve un hombre muy ecuánime.

    Seguro que no me equivoco mucho o sí?

    jajajaja, mañana veremos.


    PD: Gracias por tu bondad Mela con mi concurso.
    Comprendo que no te gusten los concursos
    pero como una forma de colaborar es una idea genial
    y seguro que te va a gustar. Gracias mil.


    dejo besos intensos pero castos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cielo... En algo te equivocas... mañana veremos en qué ;-)
      Gracias a ti por organizarlo
      Sí, yo creo que me gustará ;-)
      jajaja... Yo también dejo besos intensos y castos

      Eliminar

Puedes dejarme un comentario sin ofender a otras personas que comentan... Gracias

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License. Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.