Etiquetas

EL CLAN TEODORO-PALACIOS

SEGUNDA PARTE

EL CLAN TEODORO-PALACIOS

TERCERA PARTE

domingo, 14 de octubre de 2012

EL CLAN TEODORO-PALACIOS Capítulo 11






Maleta de Recortes






CAPÍTULO 11

GABRIELA Y HÉRCULES


L
os niños, muy distraídos, continuaron adornando el árbol, pronto le llegaría el turno al Belén. Súbitamente, apareció Sandra en el salón y se acercó a los chicos con cara de pocos amigos.
          —¡Nico! —exclamó de mal talante—. ¡No has hecho tu cama! Y tu cuarto de baño está asqueroso. En el espejo no caben más gotas y el suelo está encharcado. Has debido ducharte sin cerrar la mampara.
          —¡Déjame en paz! —espetó el niño, molesto—. Luego subiré a arreglarlo, ¿vale? Ahora estoy ocupado.
Sandra no estaba dispuesta a darse por vencida.
          —¡De ninguna manera! —gritó—. ¡Vas a arreglarlo ya!     Todavía estaba enfadada por las risas de los críos en el desayuno.
          —¡Te he dicho que lo haré luego! —insistió Nicolás, exasperado—. ¿Por qué no me dejas tranquilo? Mi tía Elisa te paga para que trabajes; ve a cumplir con tus obligaciones, ¡chacha de mierda!
En cuanto se le escapó este insulto, Nicolás se arrepintió. Cerró los ojos, abatido. Cuando los abrió, vio la mirada triunfal de Sandra.
          —Siento lo que he dicho —se disculpó el muchacho, precipitadamente—, no era mi intención. Subiré ahora mismo…
Pero a Sandra le tenían sin cuidado sus excusas; se dirigió, rápida, hacia el despacho del señor Teodoro y entró sin llamar.
Nicolás resopló, preocupado.
          —¡Chivata asquerosa! —despreció Natalia, enojada.
Transcurridos unos minutos salieron del despacho, Sandra con carita de haber llorado y el señor Teodoro con cara de enfado supremo. Se aproximaron a los niños.
          —Nico —dijo el hombre en tono muy severo—, ¿quieres repetirle a Sandra lo que le has dicho, delante de mí?
Por supuesto, Nicolás no repitió nada.
          —Bien —dijo el señor Teodoro empleando el mismo tono severo—. Vas a acompañar a Sandra y vas a hacer todas las tareas que te encargue —seguidamente se dirigió a la chica—. Si protesta, se queja o rechista, vienes y me lo dices.
Sandra abandonó el salón, muy satisfecha, seguida de un apabullado Nicolás.
          —Ven un momento a mi despacho, Nat—ordenó el señor Teodoro a la niña.
En el estudio, le preguntó si Nicolás había hecho algún comentario después de hablar con él.
          —Está muy contento y ya no piensa escaparse  —informó la pequeña.
El señor Teodoro se sintió aliviado oyendo esta respuesta.
          —Puedes volver con tus amigas —dijo a Natalia.
          —Blas, Sandra es muy pesada y se divierte pinchándonos. Nico no quería…
              —No vayas a defenderlo ahora —atajó el hombre—. Todos los trabajos son igual de dignos y nadie merece ser insultado por realizarlos. Vete con tus amigas, Nat.
Natalia se reunió con Patricia y Bibiana; el señor Teodoro salió a la calle para empezar a instalar las luces alrededor de la casa. Elisa y la señora Emilia se encontraban en la terraza de la barbacoa. La joven se entretenía pintando un cuadro; pintar era su afición favorita. La madre del señor Teodoro reposaba en una hamaca disfrutando del calor de los beneficiosos rayos de un sol invernal.
Las niñas decidieron salir a despejarse, una vez terminaron de decorar el árbol y el Belén. Fueron a casa de la señora Estela, llevando consigo una caja de adornos para darle un aspecto navideño al salón de la mujer. Comieron deliciosos bollitos rellenos de crema que les supieron a gloria bendita y la señora Estela lamentó que Nicolás no estuviera.
          —Blas es demasiado recto con Nico —criticó, disgustada—. Y esa Sandra es una descarada espabilada.
Bibiana aprovechó un momento que se encontró a solas con la señora Estela para relatarle lo que Nicolás les había contado después de hablar con el señor Teodoro. La mujer hizo una mueca desaprobadora.
          —No te preocupes, Bibi. Nico sabrá toda la verdad el cinco de enero. Dejemos que disfrute los días que le quedan.
Las chiquillas fueron a dar un paseo por la urbanización, el sol lucía esplendoroso en el cielo y el frío no era tan intenso. Patricia y Bibiana miraban maravilladas el bosque frondoso que las rodeaba con árboles de distintas especies y edades, un paisaje verde con poderosas ramas extendidas entrelazando sus hojas. Pinos, alcornoques, madroños,castaños, tejos... inundaban la tierra creando un espectáculo deleitoso. Las niñas se sintieron en el paraíso. Entre tanta belleza divisaron una casa detrás de la piscina.
          —¿Quién vive ahí? —preguntó Patricia.
      —Un matrimonio; el señor Francisco y su mujer, la señora Marina —respondió Natalia—. Y los pesados de sus hijos; Jaime y Julián. Tienen ocho y diez años y son unos críos insoportables como su padre. Seguro que acabaréis conociéndolos. El señor Francisco es un hombre gordo y calvo; tiene los ojos tan saltones que parece un sapo. La mujer también es gorda y muy nerviosa. Jaime y Julián nos han metido en más de un lio a Nico y a mí, por ser unos bocazas chivatos.

El señor Teodoro terminó de instalar las luces y las probó. Funcionaban perfectamente. Contento, comenzó a provocar a su madre y a Elisa, hasta tal punto que acabó perseguido por ambas. Cuando consiguieron acorralarlo, Elisa le pintó la cara con un pincel y Emilia le asestó dos buenos escobazos con una escoba que había cogido de la barbacoa.
          —Vale, vale —rió el hombre—, me rindo. ¡Sois unas tramposas! ¡Dos contra uno, no es justo!

Nicolás, por su parte, no lo pasó bien aquella mañana. Tuvo que hacer su cama y la de Natalia. Limpió el espejo de su cuarto de baño y recogió el agua del suelo. También tuvo que quitar el polvo, pasar la aspiradora y dejar muy brillantes los cristales de cinco ventanas. No complacida con este trabajo, Sandra le mandó planchar un montón de ropa. Esta última tarea fue la que le resultó más complicada al chaval. La joven lo miraba, gozosa, mientras el chico bregaba para no dejar ninguna arruga.
          “Lástima que Nico tenga diez años menos que yo", meditó, "es guapísimo y más alto que mi novio. También debe ser más fuerte. Algún día, Nico será tan apuesto como Blas. ¿Quién sabe? A lo mejor, ese día, puedo ligármelo”. La chica sonrió.
Si Nicolás hubiera sospechado lo que pensaba Sandra hubiese huido de allí, despavorido.

A la hora de comer, todos acudieron al salón. Había lentejas con chorizo de pueblo, pollo asado con patatas fritas y fruta variada. Elisa también puso sobre la mesa un gran y suculento flan casero. Nicolás se sentó, agotado y malhumorado.
          —¿Cómo ha ido todo? —preguntó el señor Teodoro a Sandra.
          —¡Bueno! —profirió ella, despectivamente—. Nico no tiene mucha idea de trabajos domésticos pero, por lo menos, no ha protestado.
          —¡Venga, Sandra! —exclamó Nicolás, enfadado—. Te has pasado cien pueblos conmigo. Me has tratado toda la mañana como a un esclavo. Ni siquiera me has dejado descansar un par de minutos.
          —Nico, a ti no te quiero oír —dijo el señor Teodoro con firmeza.
El niño no replicó y miró a las lentejas de su plato como si quisiera asesinarlas. Elisa y la señora Emilia ya estaban enteradas del castigo de Nicolás; a las dos les daba pena el chiquillo, pero entendían que el muchacho había hablado muy mal a Sandra. Por lo tanto, tenían que admitir que el correctivo había sido necesario. Natalia dio un bollo con crema a su primo.
          —Me lo ha dado Estela para ti —le dijo, intentando animarle—. ¿Y sabes otra cosa? Esta tarde va a venir  Gabriela, viene a pasar las vacaciones de Navidad. Y viene con su perro, Hércules.
Nicolás asintió en silencio y siguió comiendo cucharadas de lentejas, enfurruñado.
      —Eso es estupendo —se alegró la señora Emilia—, mi vieja amiga Estela estará encantada con la visita de su hija.
          —¿Va a seguir castigado Nico esta tarde? —preguntó Natalia mirando al señor Teodoro.
El joven se encogió de hombros.
          —Eso no depende de mí —contestó—, depende de lo que diga Sandra.
Todos miraron a la aludida, excepto Nicolás.
          —Lo dejaré libre a las cinco de la tarde —decidió la chica sintiéndose importante—. Hay que limpiar un poco la cocina.
          —Me parece que hoy estás muy trabajadora—intervino la señora Emilia que creía, a ciencia cierta, que Sandra se estaba pasando de la raya.
A Nicolás le hubiese gustado zarandear a la joven pero procuró, por su propio bien, mantenerse muy quieto en su asiento.
Sudó a mares limpiando los electrodomésticos. Por fin, llegó la hora anhelada. A las cinco se vio liberado, fue directo al garaje y cogió su querido monopatín. Salió veloz de la casa. Vio un coche de color verde aparcado, junto a la verja de la señora Estela.
          “Debe haber llegado su hija”, pensó el niño.
Natalia, Patricia y Bibiana se asomaron al balcón y lo llamaron.
          —¡Ven, Nico! —gritó Natalia—. ¡Gabriela ya está aquí! ¡Y verás qué guapo está Hércules! ¡Está grande y fuerte! ¡Y muy juguetón!

Págs. 71-76

30 comentarios:

  1. Aix que ya me acerco a los últimos capítulos que has colgado!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Es que eres una lectora empedernida y a mí me encanta que lo seas. Besos.

    ResponderEliminar
  3. La cosa marcha bien, me gusta; además, ahora llegan nuevos personajes, siento curiosidad por el papel que van a jugar en la historia.
    Sandra una puerca, sí.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. ¡Ay qué gracia! Me recuerdas a Natalia. Me alegra que te guste y me alegra verte por la estación. Sé que estás muy ocupada con la preparación de tu nuevo blog que estoy segura de que va a ser un éxito pero no tardes demasiado en volver. Besos a ti.

    ResponderEliminar
  5. Cada uno en su sitio, ubicaditos y listos para la acción. Estoy deseando que sea 5 de enero...
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Todo llegará, Silvia. Me gusta que estés intrigada y deseando saber qué va a pasar. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  7. Me encanta la forma como vas incorporando nuevos personajes, vamos conociendo un poco más a los primeros y zas! llegan otros que de una u otra forma nos sorprenden también. Me da rabia esa Sandra, pero bueno algún día se le torcerá el asunto y la pillarán a ella (eso espero!!)

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mí me encantan tus comentarios!! Es posible que tengas razón y, en algún momento, pillen a Sandra en alguna falta. Me alegra que lo estés deseando porque demuestras estar viviendo la trama.
      Un abrazo!!

      Eliminar
    2. Precisamente por ese motivo estamos aquí todas tus lectoras... Por que tal como nos vas adentrando en la historia, nos atrapas a todas en ella. jajajajaja

      Eliminar
    3. jajajajajaja ¡Esto es super divertido! La faena de un escritor es atrapar a sus lectores.... jajajajjaja
      Y mis personajes están satisfechos. Y yo también.
      Besos!!

      Eliminar
  8. Primero que nada : que significa chivato o chivata?aqui en mi provincia significa cornudo o sea que le son infieles,pero en este contexto parece significar otra cosa.
    Gabriela! LLEGA OTRO PERSONAJE!buenissimo! esa Sandra siempre me cae mal,será tan mala como la veo? la creo incluso capaz de participar con alguien más para secuestrar o lo que sea con tal de obtener dinero.La imagino robando con su novio en la casa o lo que sea!Habrá que seguirleyendo para ver si la prejuzgué o no,un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Hada Isol!! Aquí chivato significa una persona que acusa a otra o cuenta algo de otra a una tercera persona. Por ejemplo, imagina que tú y yo somos hermanas, tú rompes un jarrón de casa y yo se lo cuento a los papás.
      Sí, llega otro personaje, Gabriela. Y Sandra es de lo que no hay.
      Un abrazo muy fuerte!!!

      Eliminar
  9. Me parece justo que se castigue a Nicolas por la falta de respeto que ha tenido, pero dos cositas:
    1- Noooooooooooooo que el castigo no le elija Sandra......jooo(cara enfurruñada, como los ñiños chicos).
    2- Mi parte diablilla dice que Sandra es un poco bruja y terminará pagando por lo que esta haciendo a Nico.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Susana, probablemente tengas razón y Sandra acabe pagando. Es un poco bruja, estoy muy de acuerdo.
      Besitos.

      Eliminar
  10. Lentejas con chorizo en visperas de navidad...
    Gore, gore....
    ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, un plato muy rico y nutritivo jajaja Pero, ¿cómo que gore, gore? ¿Asco, sangre? ¡No te gustan las lentejas! No pasa nada, si las quieres las tomas y si no las dejas.
      Besos

      Eliminar
  11. Me gustan mucho...ese es el problema
    ¡A ver qué ceno en nochebuena como me dejen un perolo a mediodía!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, Kikas! La expresión "gore" no debo entenderla muy bien. Entonces te gustan, si se cocinan bien están muy ricas.
      =Perolo" tampoco lo había oído. Perola, sí. Deben ser expresiones utilizadas en otros lares.
      ¡Mira, ayer comí lentejas suculentas!
      Un beso

      Eliminar
  12. Mis felicitaciones guapa, muy buena historia, he llegado hasta aquí por ahora pero me haré tiempo para seguirla sin dudas.
    Tienes mucha claridad al escribir me encanta. Un beso enorme, Lou

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lou!! Me alegra mucho verte por aquí. Muchísimas gracias por tus agradables palabras. Me has hecho sonreír de buena mañana y comenzando semana.
      Un beso enorme!!!

      Eliminar
  13. Vaya con Sandra, menuda pieza, hay que ir con pies de plomo con esta chica. Y además pensando en Nico, como has dicho, si él llega a saber lo que está pensando el pobre huiría jejejej

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja Seguro que saldría corriendo y no pararía...
      Besos!!

      Eliminar
  14. Pero qué repekentes tiranos se vuelven los "pringaos" de la casa, cuando les conceden un poco de autoridad ¿He entendido mal, o a Nico no le gustan las lentejas? A mí, me encantan ;)

    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja... Vamos a ver, Nico tiene quince años... a mí, a esa edad, tampoco me gustaban mucho.
      Ahora me gustan bastante, con chorizo de pueblo... estupendas.
      No entiendo cómo a los 15 años no me gustaban. En realidad no me gustaba comer de cuchara... ¡menudos alborotos formaba!
      Besos

      Eliminar
  15. ¡¡¡¡Ay, Mela cariño!!!! Menos mal que ya me contestas. Sólo faltan 2 semanas. ¡¡¡¡Qué ganas de que publiques!!!! En este capítulo ya sale Gabriela. ¡¡¡¡Ay que gracia!!!
    Besitos, bonita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julia... sí, ya falta menos
      Y sí, en este capítulo sale Gabriela
      Siento haber tardado en contestarte... te he explicado el motivo
      Besos

      Eliminar
  16. Cómo se ha aprovechado Sandra de la situación! no me extraña que Nico haya salido disparado en su monopatín...
    Sigo leyendo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón... Sandra se ha aprovechado demasiado ;-)
      Besos

      Eliminar
  17. Estos niños, no salen de una para meterse en otra
    y, desde mi punto de vista, el castigo se quedó corto
    no se puede tratar o llamar a nadie así.

    El que la hace la paga, dicen en mi pueblo, jijiji

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes bastante razón... estos niños van de lío en lío ;-)
      Es cierto que Nico le ha dicho algo muy feo a Sandra... pero, a veces, cuando alguien nos desquicia perdemos los papeles
      Tu risa me parece un poco malvada ;-)
      Un beso

      Eliminar

Puedes dejarme un comentario sin ofender a otras personas que comentan... Gracias

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License. Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.