Etiquetas

EL CLAN TEODORO-PALACIOS

SEGUNDA PARTE

EL CLAN TEODORO-PALACIOS

TERCERA PARTE

jueves, 5 de septiembre de 2013

EL CLAN TEODORO-PALACIOS Capitulo 77




















CAPÍTULO 77

PADRE E HIJO

—Y
a llevan un cuarto de hora revisando mi documentación se quejó el conductor del autobús, mosqueado. Hace veinte años que hago esta misma ruta, conozco muy bien mi trabajo y, por supuesto, todos mis papeles son legales. ¡Esto es humillante, un abuso de autoridad!
El hombre se lamentaba hablando a solas; los viajeros le escuchaban sin hacer comentarios. No así Nicolás, que se hallaba sumido en sus propias preocupaciones.
            “Dentro de tres años todo estará cambiado”, pensaba con exagerado pesimismo. “A lo mejor Blas se casa con Elisa o con Gabriela y tienen hijos. Emilia estará feliz con sus nietos. Y Nat puede conocer a otro chico y puede enamorarse. Nadie se acordará de mí, no me estarán esperando ni se alegrarán con mi regreso. Me habrán olvidado y no tendrá sentido que yo vuelva”.
El muchacho se hundió en un pozo de tristeza y, contemplando la foto de sus seres queridos, volvió a llorar quedamente. No se enteró del sonido de la sirena de un coche patrulla, que adelantó al autobús para frenar inmediatamente después. Del vehículo descendieron el señor Tobías y el señor Teodoro.
           —Este es el autobús que buscamos declaró el policía sintiendo que perdía un gran peso. Fíjate en su cartel: Villa Hermosa, San Fernando y Tres picos señaló.
            Buenas noches saludó uno de los guardias civiles  —¿Podemos ayudarles?
            —Buenas noches —respondió Tobías—. Hay un crío en este autobús, que se ha escapado de casa.
            —Entonces han tenido suerte de que lo hayamos detenido para revisar la documentación —sonrió el motorista. Seguidamente se acercó a la ventanilla del conductor y le devolvió una carpeta.
            —Todo en orden —le dijo—. Pero, haga el favor de abrir la puerta de ascenso. Lleva a un chico que se ha fugado de casa.
El hombre obedeció en el acto, pensando en el muchacho alto y moreno  a quien había dado una bolsa de plástico. Obviamente tenía que tratarse de él.
El señor Teodoro subió al autobús con premura, seguido del señor Tobías. Con el corazón desbocado, miró a derecha y a izquierda buscando el rostro de Nicolás. Oyó unos ruidos procedentes de uno de los asientos de la parte izquierda. Se acercó hasta allí y vio al niño, agachado, escupiendo en una bolsa de plástico. El muchacho no había visto al que él creía su tutor. El señor Teodoro le sujetó la cabeza y el chiquillo sintió un estremecimiento que le recorrió todo el cuerpo. Inmediatamente llegó a su olfato el aroma de la colonia que utilizaba su tutor. Dejó de escupir y levantó la cabeza, lentamente, como si tuviera miedo de estar equivocándose. Pero no se equivocaba, ¡su tutor estaba allí, Blas había venido a buscarle! El niño tenía los ojos enrojecidos y llenos de lágrimas, y fue incapaz de decir nada.
            ¿Cómo va la excursión, Nico? preguntó el señor Teodoro con suavidad, pero muy serio.
            Bien.
            ¿Bien? Pues lo siento muchísimo porque tu excursión se ha acabado aquí. Ahora mismo vas a bajar de este autobús conmigo y vas a hacerlo por las buenas o por las malas. Tú decides.
Nicolás estaba muy feliz viendo a su tutor tan cerquita de él. Sin embargo, no estaba dispuesto a tirarse en sus brazos así como así. Él tenía su orgullo y su orgullo estaba muy herido.
            ¿Y para qué quieres que vaya contigo? indagó, dolido ¿Para entregarme a un cerdo mañana o pasado mañana?
El señor Teodoro suspiró antes de contestar.
            Nico, escúchame bien. Estela se ha equivocado. Escuchó una conversación entre Bruno y yo, y no entendió bien lo que dijimos. Sacó conclusiones precipitadas. ¡Yo no voy a entregarte a nadie nunca! Vas a vivir con mi madre y conmigo en Aránzazu y vas a estudiar en el instituto de Nat.
Créeme, Nico, confía en mí. Levántate y bajemos civilizadamente de este autobús; no me obligues a bajarte a la fuerza. No vas a ir a ninguna parte, excepto a casa, y lo sabes muy bien.
La luz, de nuevo habitó en los ojos apagados de Nicolás. Y el color pálido de su tez fue desapareciendo.
            ¡Estela se ha equivocado! exclamó con vehemencia ¡Yo lo sabía! Perdóname por haberme escapado, Blas.
Debería haber hablado contigo pero, te aseguro, que lo he pasado muy mal. Creo que nunca lo he pasado tan mal en toda mi vida.
El señor Teodoro le entregó un pañuelo y Nicolás se limpió la cara y se sonó la nariz. Luego tiró el pañuelo de papel en la bolsa de plástico. A continuación, su “tutor” cogió la bolsa y le ofreció su mano diestra y, sin titubear, el niño se aferró a ella y se puso de pie.
El señor Tobías se apeó del autobús en cuanto vio aproximarse a padre e hijo. El señor Teodoro tiró la bolsa a la cuneta y condujo a Nicolás al coche de Tobías, subiendo, ambos, en la parte posterior.
El conductor del autobús y sus ocupantes comenzaron a hacer todo tipo de comentarios cuando la puerta se cerró y reanudaron su viaje.
Los guardiaciviles pararon el escaso tráfico que circulaba para facilitar que el señor Tobías diera la vuelta.
            Me alegro de verte, Nicolás dijo el señor Tobías, mirando al muchacho por el espejo retrovisor. ¡Menuda tardecita nos has dado! ¿Sabes que escaparse de casa es un delito? Podía ficharte por esto... tomar tus huellas dactilares y hacerte fotos de frente y de ambos perfiles.
El muchacho se acurrucó en el asiento, frunciendo el ceño, preocupado. El señor Teodoro, ya más relajado, sonrió levemente. Minutos después llamó a su madre para hacerle saber que estaban de regreso y que el chiquillo iba con ellos. Finalizada la llamada, se fijó en la foto que Nicolás llevaba en su mano izquierda. Desabrochó el cinturón de seguridad del chaval y lo atrajo hacia sí. Nicolás descansó la cabeza en el pecho de su "tutor", sintiéndose a salvo y plenamente feliz. Empezaba a parecerle irreal el mal rato que había pasado.
            ¿Cuándo has cogido esta foto? le preguntó el señor Teodoro.
            Le pedí a Bibi que me la trajera explicó Nicolás; quería poder veros todos los días. He tenido mucho miedo.
El hombre besó suavemente el cabello de su hijo y le acarició, con el dedo índice, la nariz.
            Nico, ¿te encuentras mejor, ya no estás mareado?
            Me encuentro bien, Blas, no te preocupes. He vomitado porque estaba muy asustado. Creía que no me querías y que querías deshacerte de mí.
            Nico, hay una cosa que debo decirte.
            ¿Qué cosa?
El señor Tobías se mordió los labios, inquieto. ¿Iría Blas a confesarle a Nicolás que él era su padre? No tenía nada claro cómo podía reaccionar el jovencito.
            Verás, Nico era evidente que al señor Teodoro le costaba esfuerzo explicarse, hay una cosa que te dijo Estela que sí es cierta. Bruno Rey no es tu padre. Mañana sabrás quién es tu padre y lo conocerás.
Nicolás se sobresaltó de inmediato.
            ¡NO! chilló, dando una tremenda patada en el suelo del automóvil ¡Me alegro de que Bruno no sea mi padre porque es un cerdo, pero no quiero conocer al otro, PORQUE TAMBIÉN ES OTRO CERDO! ¡NO QUIERO CONOCERLO!
            Oye, Nico medió Tobías—, ¿qué forma de hablar es esa? ¡Eres un mal criado!
            —Nico —volvió a hablar el señor Teodoro, intentando mantener la serenidad—, tienes derecho a saber quién es tu padre y a conocerlo. Te prometo que podrás elegir entre él o yo. Está en tus manos decidir si quieres estar con tu padre o con tu tutor.
            —¡Te elijo a ti! —afirmó Nicolás, vehemente— ¡No quiero ver a ese cerdo! ¡No me obligues a verlo! ¡Ese cerdo no ha dado la cara en quince años! ¿Qué quiere ahora? ¡Que me deje en paz!
            —Lo siento, Nico —manifestó el señor Teodoro, firmemente—. Aquí mando yo y no tú. Mañana, a las once, quiero verte en mi despacho, conocerás a tu padre y elegirás entre él y yo.
Nicolás se enfureció  y le asestó una patada en un tobillo. El hombre le propinó un manotazo en una pierna, dejándole, a buen seguro, la mano marcada.
Después del altercado hubo un rato de silencio. Tanto Nicolás como el señor Teodoro estaban malhumorados y preocupados.
            —¿Me prometes que no me traicionarás y acabarás entregándome a ese cerdo? —se decidió a preguntar el chaval.
            —Te lo prometo, Nico, confía en mí —respondió el señor Teodoro, desesperado—. Yo mismo, voy a decirle a ese hombre que es un cerdo.
            —¡Y yo le escupiré en la cara y le daré un puñetazo! —exclamó el chiquillo, arrebatado— ¡Va a arrepentirse mucho de aparecer!
            Estela ya me ha escupido y tú ya me has dado un puñetazo”, pensó el joven, abatido.
El señor Tobías miró, por el espejo retrovisor, el semblante de su amigo y le apenó ver su expresión. Tenía los ojos vidriosos y un gesto de derrota. Luego miró a Nicolás; los ojos del niño refulgían con una furia incontrolable.
El policía no lograba entender por qué el señor Teodoro se había hecho pasar por el tutor del muchacho y había permitido que Bruno Rey pasara por su padre. Sin duda, tenía que existir alguna muy buena razón. Pero, en aquel momento, se sentía incapaz de dilucidarla.
            —¿Y desde cuándo sabes que Bruno no es mi padre?  —preguntó, súbitamente, Nicolás, que había permanecido rumiando el asunto.
El señor Teodoro tragó saliva antes de responder.
            —Desde que tenías tres años.
            —¿Y por qué no me lo dijiste? —se encolerizó el crío, pateando, nuevamente, el tobillo de su padre. Esta vez, el señor Teodoro no se defendió. Comenzaban los reproches que él tanto había temido— ¿Por qué me lo ocultaste? ¿Por qué me mentiste? ¡Tú nunca me dejas mentirte ni ocultarte nada!
            ¡Basta, Nico! gritó el señor Tobías ¡Deja de acorralar a Blas! No se encuentra bien, tiene fiebre.
            ¡Usted se calla y no se meta! chilló el niño, golpeando, con el pie, el respaldo del asiento del policía.
En esta ocasión, el señor Teodoro sí reaccionó y castigó al niño con un tirón de oreja.
            ¡No vuelvas a faltarle al respeto a Tobías! le reprendió Una sola patada más y llegas con una oreja menos a casa. ¡Si quieres dar patadas, dámelas a mí!
Nicolás agachó la cabeza y se frotó el enrojecido oído. Instantes después volvió a enfurecerse y volvió a la carga, estirando una oreja a su tutor y agarrándolo del pelo.
            ¡Blas, por Dios! exclamó el señor Tobías, muy contrariado ¡No consientas que un mal criado te ponga la mano encima! ¡Este muchacho está necesitando unos buenos azotes!
El señor Teodoro comprendió que el policía tenía razón y, muy a su pesar, ladeó a Nicolás y le palmeó el trasero.
            ¿Te vas a estar quieto de una vez? interrogó.
El chiquillo asintió y su padre le abrochó el cinturón de seguridad. El niño se pasó una mano por los ojos para secarlos y el señor Teodoro giró la cabeza para, también secar, con disimulo, unas lagrimas que mojaban su rostro.
Miró el cristal de su ventanilla, fuera reinaba la oscuridad... De pronto vio, con absoluta nitidez, la picara sonrisa de una hermosa mujer morena. 
El señor Teodoro quiso bajar la ventanilla, pero quedó paralizado observando los hoyuelos nacientes muy cerca de la comisura de los labios de aquella mujer... la imagen desapareció y comprendió que era imposible que Helena estuviese allí. Solo la estaba soñando, quizás la causa era su fiebre... y si esta era la causa de esa visión maravillosa, deseó tener fiebre el resto de su vida.

Págs. 599-606

Este jueves, dejo en el lateral del blog una canción de Cristian Castro... "Qué me van a hablar de amor"

46 comentarios:

  1. ¡¡SORPRESA!! No me esperabas por la mañana ¿A qué no? Pues aquí tienes a la Pirata del Caribe,esta tarde vuelvo con más tranquilidad.Me ha gustado el encuentro entre Blas y Nico y que Blas se imagine a Helena.A mí lo que digan por ahí tampoco me deja cicatrices.Y cada día estoy un poco más orgullosa de que seas mi hermana.

    Un besazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Merck... no te esperaba por la mañana, la verdad
      Me alegra que te haya gustado
      Haces bien
      Yo también
      Un besazo

      Eliminar
    2. He vuelto más tarde de lo que pensaba,tampoco sé si Nico va a entender lo que le ha ocultado Blas durante años pero cuando existe el cariño es posible llegar a un entendimiento y aquí sobra cariño por las dos partes.

      Besos.

      Eliminar
    3. Estoy de acuerdo en que sobra cariño... veremos si son capaces de llegar a un entendimiento
      Besos

      Eliminar
  2. Y ahora que pasará? Despreciará Nico a Blas por ser su padre y no decírselo? Se pondrá contento cuándo se entere y que puede quedarse con él? Tchan, tchan... la emoción está servida!
    Besos, y gracias por otro emocionante capítulo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Laura... pues no te puedo decir exactamente lo que va a pasar, tendrás que esperar
      Me alegra que la emoción esté servida
      Besos... y gracias por tu comentario

      Eliminar
  3. Madre mía el Nico.
    Pues sí que es hiperactivo...
    Jejeje, llamemos a súper nany.

    Va interesante la cosa.
    Un saludo Mela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dany... la verdad es que Nico, en este capítulo, ha dado unas cuantas patadas
      Me parece que SuperNany trata casos de niños más pequeños que Nico
      Me alegra que te parezca interesante
      Un saludo

      Eliminar
  4. ¡Ay Mela cariño,no publicaste anoche y yo esperando!¡Pobre Blas,la de patadas que le ha dado el niño hay que ver! Mi madre está contenta de que se hayan encontrado,me ha gustado mucho que imaginara a Helena. ¡Qué hombre este!Tendrá que explicarle al niño la situación y algo tendrá que decirle de Helena.¡Qué emoción!La canción es fabulosa,mi madre te manda cariños,tu malestar debe ser que te sentó mal la cena. Hay un detalle que mis amigas se han dado cuenta y yo también pero no vale la pena comentar.Recuperate cariño.
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julia... anoche me acosté pronto, pero creo que sigue siendo jueves
      Me alegro por tu madre y por ti
      Ya veremos qué le explica a Nico
      Me alegra que te haya gustado la canción... sí, no me sentó bien la cena
      Besos para tu madre y para ti

      Eliminar
  5. Patadas, puñetazos arrancamiento de orejas y todo en un espacio reducido; no hay mejor forma de entrar en calor, ya que están en invierno. O sí, pero aquí no sería el caso. A mi me van a regalar una colcha para taparme de los fríos, que espero se avecinen pronto, porque ya estoy harta de sudar. Voy a dormir la mar de abrigadita este otoño-invierno.

    Nico es un caso y Blas, como siempre, sacando la mano a airearse a pesar de la fiebre. Que se haga mirar los grados, que algo tiene.

    ¡Ay esa hermosa mujer morena qué puñetera! ¿qué hace en el cristal del coche? La fiebre causa estragos.

    Sí, conocía la canción, es preciosa y coincido con Castro y con Merck, "lo que digan por ahí no me casa cicatrices" Ya estoy curada de espanto. Esta mañana me he reído un montón, y eso que no suelo reír a primera hora del día, por eso de que me levanto ligeramente agriada, ya te contaré.

    Snif, snif. Nos acercamos al final de la primera parte. Lo bueno es que llegará la segunda, en otro marco y con nuevas intrigas.

    Besitos de lagarta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nena... puede que sea una buena forma de entrar en calor
      Bueno... pues cuando se avecine el frío o haga frío... disfruta de la colcha
      Sí, algo tiene Blas, eso lo puedo decir
      No ha sido ella "la puñetera"... ha sido la fiebre
      ¿No te casa o no te causa?
      Me alegro que te hayas levantado de tan buen humor
      Sí, nos acercamos al final... y, sí, la segunda será en otro marco
      Vamos a dejarlo en besos

      Eliminar
  6. Hola Mela, me ha gustado mucho el capítulo de hoy, y estoy super intrigada !!!!
    Espero el próximo jueves con impaciencia.
    Un beso!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lidia... me alegra que te haya gustado y que estés intrigada
      Falta una semana... siete días
      Un beso

      Eliminar
  7. Ay, "causa, causa", del verbo causar y no casar que no estoy yo para casorios. Picajosilla estás, de todas formas, qué "farfaridad".

    Creo que es una colcha de patchwork, con lo que me gustan; ya sabes de esas de retales dispares, cada retal con un diseño, creo que los hay muy variados y me voy a tenerlos de todos los colores, jajaja.

    No me he levantado de buen humor, me he levantado normalita, agriadita, más bien pero la carcajada me ha despejado el día.

    Tú puedes dar los besos como te plazca, si eres tan pijilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que para casarte... tendrías que divorciarte
      Sí, ya veo que estás ilusionada con la colcha... ya me la enseñarás
      Pues esa carcajada ha sido oportuna
      No soy pija... pero doy los besos como los doy

      Eliminar
  8. No se yo si Nico le perdonará haberle tenido engañado tanto tiempo.
    .
    Besos

    Raquel
    .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Raquel... entiendo tu duda, pero Blas tiene algo a su favor... Nico lo quiere
      Cuando quieres a alguien... puede resultar más sencillo perdonar
      Besos

      Eliminar
  9. Nico se va a cabrear un montón. Como si lo viera.
    Pobre Blas, hasta que entre en razón lo que le va a tocar aguantar...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Silvia... puede ser que hayas acertado mucho con tu comentario
      Es posible que Nico se enfade muchísimo y, Blas, tenga que aguantar lo suyo
      Besos

      Eliminar
  10. Creo que Nico en lugar de un disgusto va a tener una alegría enorme cuando se entere de la verdadera indentidad de su padre, aunque tal vez con su carácter no quiera mostrarlo pero me da a mí que si, porque lo tachamos de super travieso ya al pobre, y en realidad es que recibe por todos lados... jajajaja. Pero esperaremos los desenlaces. Y a Blas la fiebre le juega malas pasadas pero, tendremos que esperar un poco más (estoy convencida) para desentrañar ese otro lado misterioso.

    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola FG... Nico quiere a Blas, por lo tanto, enterarse de que es su padre tiene que emocionarlo por fuerza
      Otra cosa será que lo demuestre
      Bueno, en este capítulo, él también ha dado
      A Blas no le ha parecido una mala pasada... ha deseado tener fiebre siempre
      Sí... habrá que esperar un poco más
      Besos

      Eliminar
  11. Hola Mela, tu capítulo rompe la rutina de mi día. Gracias por darme tanto, me está costando adaptarme después de las vacaciones. Leerte a ti ayuda mucho.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan... pues me alegra que así sea
      Gracias a ti por tu aprecio y apoyo
      Otro beso para ti

      Eliminar
  12. Creo Mela... que entre todos han malcriado un poco a Nico, a veces por proteger excesivamente ocurren estas pequeñas cosas. A ver como reacciona cuando le den la verdadera noticia. Feliz fin de semana, besos Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pilar... estoy muy de acuerdo en que proteger en exceso no es aconsejable ni recomendable pero, a veces, sucede
      Bueno, Blas, tiene a su favor que Nico lo quiere... aún así, veremos cómo reacciona
      Feliz fin de semana
      Besos

      Eliminar
  13. Bueno, una vez más he tenido razón, Nico vuelve a casa jaja.
    Poco a poco se van aclarando los misterios que envuelven a esta familia tan pintoresca. Y no sé por qué estoy empezando a suponer que al final terminarán viviendo juntos los tres: Nico, Teodoro y Helena. Pero ahí está el encanto, que ni lo sé seguro, ni tú me lo vas a decir XD

    .Estelle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Estelle... sí, tenías razón, Nico vuelve a casa
      Falta bastante para que se aclaren los misterios... el final que tú planteas es muy bonito, pero esta historia es dura... y, con esto, no quiero decir que acabe mal.... tampoco digo que acabe bien
      La segunda parte tiene un final muy duro... y en la tercera parte empieza la verdadera historia del Clan... esto lo he avisado varias veces
      Besos

      Eliminar
    2. Pues estoy ansiosa por saberlo todo :P

      Eliminar
    3. Tú estás ansiosa por saberlo todo... eso es señal de que esta historia te gusta y me alegro
      Yo, hoy, daría mucho, mucho... por estar publicando los últimos capítulos de la cuarta parte
      Yo también estoy ansiosa por ponerle punto final a esta historia

      Eliminar
  14. Pues veremos a ver lo que dice cuando se entere, porque lo mismo no se lo toma nada nada bien... pero al menos ya esta en casa. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tamara... yo creo que, Blas, es el mejor padre que Nico pueda desear
      El problema puede que sea... enterarse a los 15 años
      Pero tienes razón, por lo menos, ya está en casa
      Un besazo

      Eliminar
  15. hola Mela,blas tiene fiebre y se ha imaginado a helena pero helena no estaba fuera del coche y helena tiene mas fiebre que blas,de eso estoy seguro,esa chica se pone enferma y a mi lo que digan no me cicatriza,
    saludos guapa,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carlos... Blas tiene fiebre y se ha imaginado a Helena... y Helena no está fuera del coche... estoy muy de acuerdo
      Y tú te has imaginado que Helena tiene más fiebre que Blas... la imaginación es libre
      Si lo que dicen no te cicatriza... allá tú con tus cicatrices
      Piensa detenidamente los comentarios que me haces... no vaya a contestarte como mereces y te cause cicatrices

      Eliminar
  16. ¡Hola Mela! Que placer leerte. Este capítulo me ha emocionado. Leer la tristeza de Nico, después la emoción ha sido fantástico. Eres muy buena escritora. Blas por supuesto debe tener los miedos propios de alguien que ha mantenido un secreto tan importante por varios años. Creo que Nico quizás se haga el duro cuando sepa la verdad, pero imagino que enterarse que es Blas su padre será una felicidad para él. Después... Vendrán las explicaciones.
    Felicitaciones por el capítulo como siempre. Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lou... para mí también es un placer leerte
      Nico estaba muy triste... su tristeza ha desaparecido cuando Blas ha llegado al autobús y le ha comunicado que Estela se equivocó
      Yo me defino más como contadora de historias
      Por supuesto que Blas tiene miedo a la reacción de Nico
      Puede ser que aciertes bastante cuando dices que Nico se hará el "duro"... pero que se alegrará
      Sí... explicaciones habrá
      Muchas gracias por tu comentario
      Un beso grande

      Eliminar
  17. Bueno, por fin me pongo al día, espero que Blas tenga el suficiente coraje como para decirle a Nico que es su padre. No tengo ni idea de que va a hacer Helena, pido disculpas por lo de predecible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nuño... me alegra que te pongas al día
      La intención de Blas es decírselo el día de Reyes... veremos si es capaz
      Es normal que no tengas ni idea sobre Helena, ha salido muy poco
      No voy a aceptar tus disculpas porque no hay motivo para que te disculpes... tú diste tu opinión y, creo, que fui yo quien no estuvo a la altura
      Por lo tanto, soy yo quien se disculpa
      Bueno... creo que pronto empezarás el nuevo curso, espero que te vaya muy bien

      Eliminar
  18. Hola Mela... me uno a tu grupo de lectores. aunque no lo pueda hacer cada día, será interesante perderse entre estas páginas.
    Un beso,

    Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosa... también será muy interesante, para mí, ver cómo te pierdes entre mis páginas
      Tranquila, si esto sucede, te ayudaré a encontrar salidas
      Otro beso para ti

      Eliminar
  19. Hola preciosa!!

    Primero decirte que espero que tanto tú como tu familia estéis bien y ya recuperados (tu mami).

    El capitulo de hoy es muy bonito, por fin, aunque sea poco a poco las cosas se van enderezando (aunque aún quede por saber la verdad a Nico) y además Blas cada vez esta más sentimental.......... no puedo evitarlo, soy muy romántica y cuando veo un pequeño matiz de romanticismo.......me encanta.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Susana... te lo agradezco, mi madre está muy bien, gracias
      Yo, la verdad, es que estoy un poco mareada... creo que me está pasando factura no haber hecho vacaciones este verano
      Me alegra que te haya gustado el capítulo
      Pues en esta historia verás romanticismo... pero también verás muchas otras cosas que no serán tan bonitas
      Muchos besos

      Eliminar
  20. Que bueno que lo encontró y bien ,siempre me da susto cuando Nico hace de las suyas,pobre es comprensible que se fuera,ojalá cuandos epa todo perdone a Blas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que lo perdonará... no es difícil perdonar a quien quieres
      Besos

      Eliminar
  21. Bien, ya llegó Blas!! He estado todo el rato leyendo en tensión, es un capítulo muy intenso!!...y me parece que cuando le diga a Nico que él es su padre habrá que tener la tila a mano.
    Besos!

    ResponderEliminar
  22. jajaja... Creo que sí, será recomendable tener la tila a mano ;-)
    Lo importante, por el momento, es que ya está con Blas... con su padre
    Besos!

    ResponderEliminar

Puedes dejarme un comentario sin ofender a otras personas que comentan... Gracias

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License. Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.