Etiquetas

EL CLAN TEODORO-PALACIOS

SEGUNDA PARTE

EL CLAN TEODORO-PALACIOS

TERCERA PARTE

jueves, 16 de marzo de 2017

EL CLAN TEODORO-PALACIOS Capítulo 133


















 CAPÍTULO 133

EL AMOR SIGUE SIENDO EL REY


J
aime Palacios volvió a la habitación donde estaba ingresada su hija. Vio la cama vacía pero escuchó voces que procedían del cuarto de baño.
Con los nudillos, llamó a la puerta.
            ¿Estás ahí, Helena? preguntó.
            Sí, papá. Salgo enseguida.
            De acuerdo. No hay prisa.
El señor Palacios, debido a su nerviosismo y preocupación, comenzó a dar pasos por la habitación que no era muy espaciosa. Por lo tanto, caminar en aquel habitáculo, le resultó harto engorroso e incómodo.

Matilde había ayudado a Helena a vestirse y, en aquel momento, entrelazaba tres mechones de su cabello para formar una trenza con su melena.
            Debes hablar con tu padre le dijo a Helena. A ti te escuchará. Eres la única que puede convencerle para que pare una guerra que nunca debe iniciarse.
            Se te olvida que Arturo Corona mató a mi madre respondió Helena.
            Y a ti se te olvida que Arturo Corona es el padre del hombre que amas.
            ¿Qué estás diciendo?
            Digo la verdad, Helena. Digo la verdad que tú has intentado ocultar durante doce años. ¡Basta de mentiras! Me temo que es más fuerte el amor que sientes por Blas que el odio que sientes por su padre. ¿Cómo vas a acabar con el padre del hombre que amas? ¡No podrás hacerlo! ¡Es el padre de Blas!
                                                                               ∎∎∎
Blas Teodoro, sentado en una silla de ruedas que empujaba uno de los cardiólogos que lo había atendido, salió al pasillo donde se encontraban Arturo Corona y Emilia Sales.
La señora Sales se levantó en el acto, y se acercó a su “hijo”.
            ¿Cómo te encuentras? preguntó, ansiosa.
            Estoy bien, mamá. No te preocupes, te aseguro que estoy bien. Llama a Matías y dile que me traiga ropa, la mía está manchada.
Blas evitó decir, no quiso decir que estaba manchada de la sangre de Nicolás.
            Lo llamaré enseguida, cariño. Doctor, ¿es cierto que está bien? interrogó la mujer dirigiéndose al cardiólogo.
            Sí y no contestó el médico sin meditación alguna. Tenía muy clara la respuesta. Me explico. Es verdad que su corazón ahora está bien, pero no le conviene alterarse. Tenga esta caja, ante cualquier alteración debe ponerse una pastilla debajo de la lengua. Como máximo tres pastillas al día, tampoco es bueno abusar de este medicamento.
La señora Sales cogió la caja y la guardó en su bolso.
            También insisto en que no me parece prudente que el señor Teodoro se marche a su casa continuó hablando el médico. Debería quedarse unos días en el hospital para observar su evolución.
            Así será entonces afirmó la señora Sales.
            Mamá…
            No, Blas, no llamaré a Matías. Sería una imprudencia terrible que abandonaras el hospital tan pronto. Haremos caso a los médicos.
            Mamá, no voy a ir a ninguna parte mientras Nico esté aquí. ¡Dile a Matías que me traiga ropa!
            Está bien, no te alteres. Se lo diré.


            Con su permiso, Excelencia, me retiro a descansar. Si nos necesitan no tienen más que llamarnos.
Las palabras del facultativo hicieron que Blas reparara en la presencia de Arturo Corona.
            ¿Sigue usted aquí? preguntó, extrañado.
            Sí, por supuesto que sigo aquí contestó el dictador de Kavana cuya mirada ya no era tan feroz. Su fiereza se aplacaba contemplando a su único hijo. ¡Y cuánto deseaba decirle que era su padre!
Había ido a Aránzazu tras enterarse de su grave operación de apendicitis, necesitaba verle.
Se acercaban unas elecciones históricas y él, su hijo, debía ocupar el lugar que le correspondía por derecho. Pero no podía contarle nada, no podía sincerarse con él, no era el momento idóneo. Me siento responsable de lo que ha ocurrido en el salón de actos.
            No es usted responsable, Excelencia replicó Blas. El único responsable soy yo. Un compañero de mi hijo me advirtió de que Lucas no era una buena compañía para él, y no hice nada. Consentí que siguieran siendo amigos. Yo soy el responsable, el culpable de lo que ha ocurrido.
            No te tortures, Blas intervino la señora Sales. No podías sospechar que algo así fuese a ocurrir.
            Su madre tiene razón apoyó Arturo Corona. No debe culparse de nada. El único culpable es Lucas Soriano y está como merece… muerto.
Blas pensó que preferiría que Lucas estuviera vivo, preferiría poder hablar con él, pero nada dijo. Tampoco dijo nada cuando escuchó decir al dictador de Kavana que iba a prohibir y a perseguir la homosexualidad en el país, a pesar de que pensaba que el problema no era la inclinación sexual de una persona, pensaba que una chica despechada podía haber actuado del mismo modo que Lucas.
Creía que el problema era el convencimiento errado de posesión, de propiedad, que tenían unas personas sobre otras. O eran de ellas y para ellas o para nadie.
Pero Blas guardó silencio, no se sentía con ánimos para debatir con Arturo Corona, y sorprendió a este y a la señora Sales dando un giro total a la conversación al preguntar dónde estaba Helena.
            ¡Hijo, ya te estás alterando! exclamó Emilia, disgustada ¿Cómo se te ocurre preguntar por esa mujer cuando Nico está en un quirófano Dios sabe en qué estado?
            ¡Mamá, estoy muy preocupado por Nico! se excitó Blas Pero es hora de que entiendas y aceptes que amo a Helena más que a mi vida. Esta mañana la besé, sentí y supe lo que es el cielo. Y quiero volver a sentirlo, quiero volver a saberlo. ¿Dónde está?
Emilia Sales miró a Arturo Corona. El dictador de Kavana estaba mirando a su hijo y estaba entendiendo, muy a su pesar, que ese amor al que él mismo, Emilia Sales y Jaime Palacios pretendían destronar continuaba siendo el rey.
            Jaime Palacios ha ido a buscarla informó Arturo Corona. No creo que tarden en estar aquí.
Blas suspiró, aliviado.
            Esa mujer te trastorna el pensamiento manifestó Emilia, muy molesta.
Arturo Corona le lanzó una mirada instándola a que no volviera a hablar. Y carraspeó antes de hablar él.
            Me pareció entender que llevan muchos años sin verse. Lo más seguro es que, durante estos años, usted haya idealizado a esta mujer. Lo más lógico es que, el amor que cree sentir, no sea un amor real. Es lo que suele ocurrirle a las personas que aman en la distancia.
            Se equivoca, Excelencia En esta ocasión, Blas sí estaba dispuesto a contradecir a Arturo Corona por muy dictador de Kavana que fuese. No he idealizado a Helena. Sé muy bien como es... una inmadura lunática. Pero es la única mujer que consigue que me sienta completo, que me sienta vivo, que me sienta especial, el más grande de los hombres. Helena es real, yo soy real. No somos fantasía. Yo sé que existe, ella sabe que existo. Nuestro amor es real y existe. Y lo que opinen otras personas no me importa e interesa en absoluto. No es mi intención ofenderle, Excelencia, pero si de algo estoy seguro es que el amor es un asunto entre dos.
Arturo Corona, tras escuchar a su hijo, maldijo mentalmente a ese rey tan difícil de destronar. Y recordó esos diques que, según Jaime Palacios, no se debían poner al mar.
                                                                                      ∎∎∎
Helena y Matilde salieron del cuarto de baño cuando Jaime Palacios ya estaba tan impaciente que creía iba a tener que echar la puerta abajo.
            Jamás dos mujeres deberían entrar en un cuarto de baño a la vez comentó, exasperado.
            ¿Cómo están Blas y Nico? le preguntó Helena.
Su padre la miró arqueando una ceja.
            ¿He escuchado bien? indagó Porque tu segunda pregunta la entiendo, la primera no. No creo que te interese como está Blas, ¿o me equivoco?
Helena se sintió algo descubierta, y de inmediato intentó excusarse.
            Si te he preguntado por Blas es porque es el padre de Nico, y me he dado cuenta de que Nico lo quiere mucho, y Matilde me ha dicho que Blas sufrió…
            ¡Matilde! declamó el señor Palacios gesticulando, con ambas manos, e interrumpiendo a su hija Matilde tiene el defecto que adorna a muchas mujeres, habla demasiado.
            Supongo que ese es un defecto que también adornará a muchos hombres replicó Helena.
            Seguramente sí aceptó el señor Palacios, pero no es momento de discutir quienes hablan más o quienes hablan menos. Blas está bien, solo ha tenido un amago de infarto. O sea, el inicio de algo que no ha llegado a consumarse. O sea, nada.
            Bien, pues me alegro mucho por Nico dijo Helena, pero sus palabras no convencieron a su padre puesto que la conocía muy bien, además de haber presenciado el beso del salón de actos. Y Nico, ¿cómo está Nico? Helena vio como su padre se pasaba una mano por la cabeza y como mordía su labio inferior. Aquello no le pareció una buena señal, sospechó que nada bueno le iba a decir, y temió escucharle.
            Nico está en un quirófano respondió Jaime Palacios. Todavía no han dicho nada los médicos. No debemos pensar ni ponernos en lo peor. Mientras hay vida hay esperanza, y Nico está vivo.
            Pero está grave, ¿verdad?
El señor Palacios se aproximó a su hija, puso una mano en su barbilla hasta hacer que lo mirara fijamente.
            Te he dicho que está vivo. Piensa solo en eso.
Helena asintió, y se abrazó con fuerza a su padre. El señor Palacios también la abrazó, y acarició la trenza que Matilde le había peinado.
                                                                                         ∎∎∎
Pedro Porcar era un policía joven e ilusionado, particularmente ilusionado esa mañana fría de enero.
Iba solo en el coche patrulla y, de vez en cuando, echaba una mirada acompañada de una media sonrisa a la guantera del vehículo. Allí había guardado un paquete, motivo de su ilusión. Dentro del paquete, un pequeño cofre forrado con terciopelo de color rojo escondía un gran tesoro. Un anillo que le había costado la friolera de la mitad del sueldo que ganaba al mes. Todavía vivía con sus padres, podía permitirse ese dispendio. Y la causa lo merecía.
Ese mismo día, cuando acabara el servicio, iba a ver a su novia desde hacía cinco años, decidido a pedirle matrimonio. Estaba convencido de que aceptaría, probablemente hacía tiempo que ella lo deseaba.
Con sus alegres pensamientos pasó por una calle, y de repente se vio forzado a frenar en seco. No era nada normal lo que había visto, ¿qué significaba aquello?
Una muchacha, con los ojos vendados, quieta y temblorosa, permanecía apoyada en la pared de una de las aceras de la calle.
El policía bajó del coche sin parar el motor, y dejando su puerta abierta.
            ¿Qué haces aquí con esa venda en los ojos? preguntó cuando estuvo al lado de la muchacha. La chica no le contestó, y su temblor aumentó.
Pedro Porcar le quitó la gasa con cuidado. La muchacha siguió temblando sin abrir los ojos, y sin hablar. Su rostro le resultó familiar al agente y pronto dilucidó porqué. ¡Era la chica desaparecida en una discoteca!
            Tranquilízate. Soy policía, estás a salvo le dijo. Te llamas Patricia, ¿verdad?
No obtuvo ninguna respuesta. La niña continuó temblando, en silencio, y sin abrir los ojos.
Pedro Porcar decidió llevarla al hospital para que la viera un médico. De poco serviría llevarla a comisaría en aquel estado enajenado en el que aparentaba hallarse. Seguramente podrían hablar con ella después de estar unas horas hospitalizada.
                                                                                       ∎∎∎
Al mismo tiempo que Jaime Palacios, Helena y Matilde salían de la habitación, Elisa Rey llegaba al hospital. Y pocos minutos después llegaría Patricia.
El señor Palacios guiaba a Helena y a Matilde por unos laberínticos pasillos anchos, largos, asépticos y desiertos.
A ningún paciente debía apetecerle salir a pasear, tampoco se veía a familiares. Solo algún soldado y personal del hospital se cruzaba con ellos.
Quizás les habían aconsejado no salir de sus habitaciones, pensó Matilde.
También pensó en las últimas instrucciones que les había dado Jaime Palacios. Algo de esas instrucciones le chirriaba, algo no le cuadraba.
Tenían que seguir fingiendo no saber que Blas era hijo de Arturo Corona, y el mismo Jaime Palacios fingiría ser primo del padre de Helena.
Según Jaime Palacios, los médicos habían exagerado el ataque sufrido por Blas. Y él y Arturo Corona habían llegado a ese acuerdo para evitar discusiones que alterasen en demasía a Blas.
No, algo de todo aquello le rechinaba demasiado a Matilde, alguna pieza de ese puzle no encajaba, y la razón no podía ser otra que les estaban entregando piezas falsas.
            Ya estamos llegando dijo Jaime Palacios. Detrás de aquella puerta señaló al fondo del pasillo, están Arturo Corona y Emilia Sales.
Pero se equivocaba, detrás de aquella puerta acristalada cuyas dos hojas se juntaban en el centro también estaba Blas Teodoro, muy preocupado por Nicolás, y ansioso por volver a ver a Helena.

Págs. 1069-1077

El próximo domingo es el día del padre, aprovecho este momento para felicitar a todos los padres... Muchas Felicidades
Y en honor a mi padre, hoy os dejo una canción que le he escuchado cantar muchas veces... también puede servir para el capítulo ya que en el capítulo se menciona a un rey
La canción es la siguiente... "Sigo siendo el rey" 

Próxima publicación... jueves, 20 de abril



                                                             

44 comentarios:

  1. Oye que mi padre también canta la misma canción que el tuyo. Cómo es posible???:)))))) Cómo es posible que hayas adelantado la publi una semana??? No estarás acelerada o no sabes en qué día andas???
    Anda con Pedrito, tan contento con el anillo y encuentra a Patricia que por cierto la he visto muy mal. Tengo serias dudas de que entre Arturo, Jaime y Emilia puedan destronar a ese amor que sigue siendo el rey. Oye y Blas que se calme, cómo se pone, pues no dice que el amor es un asunto entre dos. Qué será de los santos cotillas???

    Besotes!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Merck... Cuando me hacen tantas preguntas, suelo no contestar a ninguna
      No lo llames Pedrito porque se llama Pedro... y la verdad es que Patricia no lo ha pasado bien, es normal que la veas mal
      El amor es un rey difícil de destronar... pero ya veremos
      Pues lo cierto es que yo también pienso que es un asunto entre dos... y no estoy segura de que los cotillas sean tan santos
      Besotes

      Eliminar
    2. Jajajaa qué salidas tienes!!! Pobres periodistas, ya pueden prejubilarse si te hacen más de una pregunta.
      Ya veremos qué??? Este amor no lo destronan, a mí no me engañas. Asunto entre dos no puede ser, para qué están entonces las familias y las amistades???

      Eliminar
    3. Bueno, pues ya veremos si lo destronan o no
      Las familias y las amistades se pueden ir a freír espárragos, por ejemplo

      Eliminar
    4. Cambiemos de tercio que te noto alterada. No creo que Lucas esté como merece, discrepo con Arturo Corona y ese tema no puede estar zanjado.

      Eliminar
    5. No, por supuesto que no... Lucas no merece estar muerto
      Sí, es muy posible que este asunto no esté zanjado... pero no te lo puedo decir

      Eliminar
  2. Ay Mela cariño qué sorpresa!!!! Mi madre me ha llamado al gimnasio para avisarme de que habías publicado. Te hemos leído antes que nada mis amigas y yo. Todavía no se sabe nada de Nico. Ay qué preocupada tienes a mi madre. Qué simpático es tu papá!!!! Ay qué lío hay en este hospital y la que se va a armar con Elisa!!!! Se tiene que enterar de que Helena está allí, Ay sí que se entere!!!! Ay qué gracia con los padres de Blas y de Helena!!!! Qué interesante está todo!!!
    Besitos bonita mía!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Julia... Pues lamento que tu madre esté preocupada... es cierto que, en este capítulo, todavía no se sabe nada nuevo sobre Nico... ya veremos en el próximo
      Sí, es simpático... aunque no siempre
      Bueno, lo más lógico será que Elisa se entere
      Me alegra que te parezca que está interesante
      Besitos

      Eliminar
    2. Mela cariño mío, cómo has pasado el día del padre?? Ay son fiestas en Castellón!!! Te estás divirtiendo?? Seguro que sí. Mis amigas están contentísimas de que Elisa y Helena se vean. Ay la que se puede liar!!!! Mi madre sigue preocupada por Nico y te manda muchos cariños.
      Besitos!!!

      Eliminar
    3. Julia, con mi padre siempre lo paso bien... ayer también
      No, todavía no tengo ganas de fiestas
      Muy bien, pues me alegra que estén tan contentas
      Bueno, de Nico ya se sabrá algo en el próximo capítulo
      Besitos para tu madre, y para ti

      Eliminar
    4. Qué son fiestas en Castellón??? Y yo sin enterarme!!!! Que haya paz que ha empezado la primavera y estamos muuuyyy alterados de que tengas a los protagonistas metidos en un hospital!!!!

      Eliminar
    5. Y yo me altero de leer tus comentarios... mira que bien

      Eliminar
  3. Tengo la sensación de ver buitres en las personas de A. Corona, la señora Sales y J. Palacios. Sí, hay interés sincero por sus respectivos, pero también en seguir entorpeciendo la relación entre Blas y Helena y eso es algo que no entiendo, o si lo entiendo, me irrita. Tanto Blas como Helena son personas adultas que toman, o deben tomar, sus propias decisiones sin satélites a su alrededor mangoneando por sus propios prejuicios o chanchullos.
    Pobre Patricia, parece que está en shock, quizá ha recibido demasiado escarmiento por su mala cabeza, solo es una cría. Veremos qué cuenta, o si cuenta algo. Será un placer volver a saber de Elisa, está bastante desaparecida (recuerdo los motivos), pero creo que es alguien a tener en cuenta.
    Y vamos a ver trae este nuevo encuentro "inesperado" entre Blas, Helena y todos sus satélites.
    Me ha gustado mucho el capítulo y espero saber pronto de Nico. Me mojo y te digo que no va a morir, también tiene sus cuentas pendientes a medio-largo plazo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Nena... Sí, Arturo Corona y Emilia Sales quieren a Blas y a Nico... Jaime Palacios quiere a Helena y a Nico... Pero ni Arturo, ni Emilia ni Jaime quieren a Blas y a Helena juntos
      Pues sí, son personas adultas que deben tomar sus propias decisiones... pero, muchas veces, las cosas no son tan sencillas
      Sí, Patricia está mal... lo ha pasado muy mal
      Sí, a Elisa ya le toca volver a salir a escena
      En el próximo capítulo verás ese encuentro
      Me alegra que te haya gustado, en el próximo capítulo ya sabrás de Nico también
      Me parece muy bien que los lectores se mojen... incluso que se duchen... me gusta saber lo que piensan que va a ocurrir
      Tú piensas que Nico no va a morir... ya veremos si aciertas
      Besos

      Eliminar
    2. Con un remojillo es más que suficiente, no te pases.

      Eliminar
    3. En este comentario se nota bastante que tienes gatos ;-)

      Eliminar
  4. Pobre Helena está entre la espada y la pared. El asesino de su madre es su propio suegro, digo si decide quedarse con Blas. Estoy ansiosa de saber cuando se lo van a confesar.
    Pero que tanto les cuesta asimilar, entre ambas familias el amor de Helena y Blas.
    Que bien, apareció a la niña, ahora será una testiga contra quienes la raptaron.
    Patricia en el mismo hospital? Y Blas a punto de encontrarse con Blas, Que bonita coincidencia! Muy bonito capitulo, y nos dejas en esa ansiosa espera por la continuación. Esa cancion no la conocia, es muy bonita.
    Beso y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Yessy... No te preocupes por eso, siempre podrá coger la espada y atravesar la pared ;-)
      Sí, Helena está convencida de que Arturo Corona mató a su madre... No, por ahora nadie le va a decir nada a Blas... De todos modos, Helena piensa que Blas ya lo sabe A estas familias les cuesta asimilarlo porque han pasado cosas que, los lectores, todavía desconocemos
      Sí, es una buena noticia que por fin Patricia haya aparecido... ya veremos lo que cuenta
      Sí, Patricia llegará al mismo hospital, y supongo que has querido decir que Blas está a punto de volver a encontrarse con Helena ;-)
      Me alegra que te haya gustado el capítulo
      Yo, la canción la conozco desde muy pequeña... siempre cantada por mi padre
      Muchas gracias
      Beso, y feliz finde

      Eliminar
  5. Hola Mela dices que publicas el 23 y es 16,publicabas de noche ahora de dia,no das explicacion nadie sabe si pasa algo nadie sabe pero todos hablaran.El padre de Helena dice que las mujeres hablan y Helena dice que los hombres también jojojojojo es de armas tomar pero es verdad lo que dice Helena, hablamos todos.El padre de Helena ha explicado las cosas como son,a Blas no le ha pasado nada,de ataque nada.Elisa esta en el hospital,el padre de Helena que le diga a Blas que vaya a besar a Elisa,sisi que vaya a besar a Elisa.Me gusta la cancion que canta tu padre,yo tambien la canto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carlos... Si me retraso en publicar,mal... si me adelanto, también mal... Pues bueno, publico cuando me da la real gana... vamos a ver si esto se entiende
      Pues sí, creo que todos hablamos
      Bueno, pues ya veremos si al padre de Helena se le ocurre decirle a Blas que vaya a besar a Elisa
      Pues si también la cantas... pues muy bien
      Saludos

      Eliminar
  6. Uy ojala Blas y Helena puedan vencer los obstáculos y seguir juntos. Porque ambos aun se quieren . Me gustaría saber que pasa con Nico y Blas genial capítulo A mi padre también le gustaba e sa canción Te mando un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, JP... Sí, es un buen deseo el tuyo y sería estupendo que se cumpliera... algún día lo sabremos
      En el próximo capítulo ya vamos a saber sobre Nico
      Bueno, pues espero que esta canción te haya traído buenos recuerdos
      Yo te mando otro beso

      Eliminar
  7. No me extrañaría mucho que tu padre cante esta canción pasado mañana:)
    A Matilde la veo muy sensata, confío en su criterio, y opino que les están dando piezas falsas.
    Helena debería haberle hecho caso y hablar con su padre cuando estaban en la habitación, decirle la verdad, que ama a Blas.
    Me ha gustado la contestación de Blas a Arturo. Arturo Corona ha utilizado una artimaña de lo más vulgar para ridiculizar el amor que Blas siente por Helena. Estoy con Blas, el amor es un asunto entre dos. No le hagas caso a la santa cotilla Merche:)
    Me sigue dando pena la muerte de Lucas y mucha pena el estado en que se encuentra Patricia.
    Pienso que Nico se va a recuperar. ¡Elisa en el hospital! ¿No se llamará Hospital Polvorín?:)

    Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pilar... Pues la verdad es que no sería muy extraño
      Sí, hay algo que Matilde no termina de entender... por esta razón sospecha que les están entregando piezas falsas y, de este modo, nunca van a poder construir ningún puzle
      Bueno, a Helena le cuesta reconocer esto ante su amiga... más complicado decírselo a su padre
      Puedes estar tranquila, no suelo hacerle mucho caso
      Lamentablemente lo ocurrido con Lucas ya no tiene remedio... lo ocurrido con Patricia es muy grave, pero aún puede tener remedio
      Ya veremos si aciertas, y Nico se recupera
      Sí, Elisa ha llegado al hospital
      No, se llama General
      Besos

      Eliminar
    2. Anda qué cachondeo tiene Pilar. Que ha llamado al hospital Polvorín y encima te dice que no me hagas caso. Querrá que le hagas caso a ella!!!!

      Eliminar
    3. Bueno, a veces es muy graciosa también
      Para no discutir... pues no haré caso a ninguna de las dos

      Eliminar
    4. Que Merche se entere que mejor te iría si me hicieras caso a mí.

      Pilar.

      Eliminar
    5. Yo creo que mejor me irá si me hago caso a mí misma

      Eliminar
    6. Muchas gracias... lo mismo te deseamos Pilar y yo

      Eliminar
    7. Besos desde Logroño para las dos y para el Clan:)

      Pilar.

      Eliminar
    8. Pues los protagonistas de El Clan y nosotras también te mandamos besos

      Eliminar
  8. Hola Mela, tu padre tiene que ser un gran cantante:) Seguro que mañana lo agasajas como el rey que es:)
    Tienes a los personajes principales, a todos los protagonistas en el hospital. Y a muchos padres: Blas, Arturo y Jaime. Felicidades a los tres.
    Impresionante como está Patricia, temo que poco quedará de la Patricia de antes. Entiendo que Arturo Corona no quiera decirle a Blas que es su padre, me cuesta más entender que Jaime Palacios diga que es el primo del padre de Helena. Doy la razón a Matilde, hay piezas que no encajan.
    Disfruta mañana con tu padre.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Juan... Desde luego te puedo asegurar que esta canción la canta mejor que Vicente Fernández, y no lo digo por ser su hija... Dentro de un rato tendrá de mi parte todos los honores que merece un rey ;-)
      Es cierto, los protagonistas de la novela... los que le dan su nombre, están todos en el hospital
      Sí, los tres son padres... y los tres te agradecen tu felicitación ;-)
      Patricia ha debido pasarlo muy mal... y sí, tal vez ya no sea la que era
      Es que no es fácil de entender... pero llegarás a entenderlo
      Sí, parece que hay piezas que no van a encajar
      Muchas gracias, seguro que así será
      Un beso

      Eliminar
  9. Tengo la impresión de que nadie juega limpio aquí, la única persona que habla claro es el Sr. Blas Teodoro, quiere a Helena y ya no está dispuesto a ocultarlo más, el amor se abre paso siempre. Temo por la vida de Nico, sería muy injusto que muriese.
    La pobre Patricia tiene un buen trauma nada fácil de quitar.

    Bonito recuerdo para tu padre, eres una persona muy emotiva que sabes taransmitirnos a todos tus emociones.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Julia... Entiendo tu impresión... sí, parece que todos ocultan algo o cuentan "sus" verdades, y no las verdades
      Sí, de momento, Blas está hablando muy claro... ya veremos si continúa en esa línea
      Sí, estoy de acuerdo contigo... la muerte de Nico sería muy injusta
      Tienes razón, Patricia lo ha pasado demasiado mal... no puede ser fácil recuperarla
      Es una de las canciones que le encanta cantar a mi padre
      Otro beso grande para ti

      Eliminar
  10. Estoy intrigada con lo que le ha pasado a Patricia, y también con las piezas del puzle falsas. Pero sobre todo, me intriga el nuevo encuentro de Blas y Helena.

    .Estelle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Estelle... Muy intrigada te veo ;-)
      Bueno, creo que ya se percibe que Patricia lo ha debido pasar muy mal
      A Matilde le extrañan las instrucciones que les ha dado Jaime Palacios... es por eso que piensa en esas piezas falsas
      Pues a ese nuevo encuentro ya solo les separa caminar unos pasos más, y una puerta de cristal... a ver si no se abre la puerta ;-)
      Besos

      Eliminar
  11. Hola, Mela. El cariño del Sr.Palacios por su hija queda patente cuando conversan, reflejaste muy bien ese tímido rayo de humanidad.
    Excelente consejo el de Matilde, desde luego quiere lo mejor para Helena. Matilde me enternece por su sensatez, generosidad y nobleza. Perdonar y olvidar... A veces, es el único camino y Helena lo hace por amor. Y el amor es el antídoto del odio... Bellísimo.
    Pobre Blas, está tan preocupado por Nico que casi se olvida de sí mismo pero no, calibra sus opciones y no permite que la desesperación le nuble el juicio por consejo de su madre. Y es que su hijo le necesita vivo, también Helena. Así que habrá de cuidarse por y para ellos, a veces quererles pasa por querernos.
    Asímismo, me encanta que Blas descargue de culpa a Arturo Corona respecto a lo ocurrido, es muestra de bondad y raciocinio. Me gusta la gente que sabe templar el ánimo en los momentos críticos, para mí son verdaderos héroes.
    También me alegra comprobar que Blas excusa a Lucas y aligera el peso de su culpa, al fin y al cabo no es más que un chiquillo manipulado y resentido.

    He disfrutado mucho este capítulo, Mela, por lo humano y conciliador. Se respira paz en torno a la habitación de Nico y augura nuevos sentimientos encontrados :)
    Y como colofón, tenemos a Helena y Blas aproximándose. Muy cerca el uno del otro, tanto que sólo les separa una puerta... Se masca un momento delicioso, Mela. Y has sabido provocar la expectación que merece.
    Lo dicho, este capítulo es alentador, liberador, hermoso y reconstituyente. Conlleva una experiencia vital, actúa como un verdadero bálsamo. Mantienes una actitud sabia y benefactora que me conmueve y resulta admirable.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mere... Pues te has fijado muy bien en ese tímido rayo porque es muy cierto que Jaime Palacios quiere mucho a su hija
      Matilde es una gran amiga, un gran tesoro que tiene Helena... Matilde siempre le aconsejará bien... y ella cree que Helena nunca podrá hacer algo en contra de Arturo Corona, porque es el padre de Blas
      Pues sí, tienes razón... Blas tiene que estar muy entero porque Helena y Nico pueden necesitarle
      Blas piensa que lo ocurrido con Nico es solo culpa de él... pero desde luego piensa que lo que ha hecho Lucas lo podría haber hecho también una chica
      Sobre Lucas te puedo decir que un día sabremos por qué hizo lo que hizo
      Me alegra mucho que lo hayas disfrutado
      Sí, solo les separa una puerta... ya veremos si se abre ;-)
      Te cuento un secreto... los momentos en los que Blas y Helena están juntos o cerca son los que más me encantan ;-)
      Tu comentario sí que es admirable... muchas gracias
      Al final va a ser más bonito tu comentario que mi capítulo ;-)
      Un beso

      Eliminar
  12. ¡Hola Mela! Hermoso capítulo. El amor entre padre e hija se palpa y tengo esperanza que eso juegue a favor, veremos. Blas es un caballero digno y sensible ante los problemas, lo digo por lo de Lucas que me ha parecido excelente su razonamiento y sentimientos. Hablando de sentimientos esta pareja es adorable. Causa muchas sensaciones amenas al pensar en ese amor que creo se tienen más allá del tiempo y vicisitudes.
    Por lo pronto espero la recuperación de Nico al que sabes siempre me ha caído muy bien.
    Es una trama maravillosa que ha gestado tu pluma sabia. Te felicito, eres genial. Un beso grande amiga mía. Y feliz día del padre para tu país, aunque mi saludo es atrasado. Tengo problemas con mi madre de salud. Veremos como resuelvo todo. Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Lou... Un placer leer tu comentario, y me alegra verte por aquí
      Sí, Jaime Palacios quiere a su hija... y Helena quiere a su padre... como tú bien dices, veremos si esto juega a su favor
      A Blas le hubiera gustado poder hablar con Lucas... y desde luego piensa que una chica podía haber actuado del mismo modo que Lucas
      Bueno, la verdad es que lo que más me gusta de esta novela es cuando salen Blas y Helena... me lo paso bien con ellos
      Es que el amor se ríe del tiempo y de los problemas... el amor lo ve todo de color rosa incluso en los peores momentos
      Nico es un personaje encantador... creo que todos los lectores esperan y desean que se recupere
      Muchas gracias por tus cariñosas palabras
      Nunca es tarde para felicitar a estos maravillosos hombres que son nuestros padres, y te lo agradezco en nombre de ellos
      Lamento que tu madre tenga problemas de salud... ojalá se ponga muy bien pronto
      Besotes

      Eliminar
  13. Hola cielo! Pase a dejarte muchos besotes y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, querida Lou... Pues ha sido una sorpresa muy agradable tu visita
      Estaba escuchando canciones para decidir cual pongo en la próxima publicación
      Yo también te deseo muy buen fin de semana
      Muchos besotes

      Eliminar

Puedes dejarme un comentario sin ofender a otras personas que comentan... Gracias

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License. Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.