Etiquetas

EL CLAN TEODORO-PALACIOS

SEGUNDA PARTE

EL CLAN TEODORO-PALACIOS

TERCERA PARTE

jueves, 24 de noviembre de 2016

EL CLAN TEODORO-PALACIOS Capítulo 130






Ginger sigue siendo la imagen de La Estación... entonces, es con él, con quien voy a despedir la segunda parte de El Clan Teodoro-Palacios
Aquí tenéis el último capítulo, titulado... "Gritos desgarradores"








CAPÍTULO 130

GRITOS DESGARRADORES



E
l Destino despiadado y cruel se encrespó, se irritó embravecido, erizó su plumaje oscuro con el propósito de aterrorizar. Su empeño fue vano, olvidó que nadie podía verle. Su soberbia no le dejó recordar que era invisible.
El Amor, tragando lágrimas amargas, sonrió. Sabía lo que iba a pasar, pero antes tenía que suceder algo que aquel Destino infame no iba a poder evitar.
            ¿Qué es lo que has dicho? preguntó Helena solo por ganar tiempo. Demasiado bien escuchó las últimas palabras de Blas mas necesitaba serenarse, recuperar la calma que se le estaba escapando tan rápida como viaja la luz, organizar las ideas que andaban revueltas en su mente sin permitir que pensara con claridad.
            Te lo repito con mucho gusto. He dicho que quiero un beso de amor.

Una sombra mudó los semblantes de Arturo Corona y Jaime Palacios.
            Blas no ha olvidado a Helena. Tenía razón Emilia murmuró el dictador.
            Mi hija no es fácil de olvidar, pero tu hijo sí. Mi hija lo ha olvidado respondió Jaime Palacios con orgullo paterno.

            —El señor Teodoro dijo que no era un hombre cabal y que estaba desquiciado. Lo dijo delante de todos, todos le escuchamos, todos somos testigos de su locura —susurró Eduardo Cardo asomando un poco la cabeza por encima del respaldo de la butaca que tenía delante. Su curiosidad comenzó a ser más fuerte que su miedo, como les sucede a los gatos tantas veces.
            Yo no veo a un hombre desquiciado, solo veo a un hombre enamorado replicó Hipólito Sastre. Profesor, compositor y amante de la música, era un admirador de la belleza en cualquiera de sus manifestaciones. Y lo que todos sabemos, aunque muchos no lo quieran admitir, es que es el mejor director que ha pasado por este instituto.

            ¿Qué quieres un beso de amor? interpeló Helena sin entender por qué no se abría el suelo y la engullía la tierra Has perdido el oremus, de eso no hay duda.
            Sí, lo he perdido reconoció Blas. Te dije que un hombre enamorado era un hombre peligroso. Lo que no te dije es que un hombre enamorado no se cansa de esperar, pero cuando llega el momento ya no aguarda ni un segundo más. ¡Doce años, Helena! ¿Quieres que te cuente cuántos meses, días, horas, minutos y segundos hay en doce años? ¿Quieres que te cuente lo lentos que pasan los días?
            No preciso de esa información, muchas gracias Hubo una tregua de silencio.
Blas tenía sus ojos clavados en el rostro de Helena; ella no podía mirarle, le faltaba valor y seguía preguntándose por qué no se abría el suelo. Retrocedió dos pasos y Blas avanzó dos pasos.
            No vas a poder huir, Helena. Esta vez no. ¿Por qué quieres escapar de mí? ¿Tan difícil es que entiendas que te amo?
            ¿De qué amor hablas? Debo recordarte que ayer no reconociste el vestido que me regalaste, y que te fuiste cogido de la mano de Soraya.

La aludida profesora de inglés sonrió, satisfecha y halagada.
            
            —¡Por Dios! ¡Por Dios bendito! exclamó Blas, alterado ¿Me has visto muy sorprendido cuando acabo de descubrir que no eres Mikaela? ¡Por supuesto que reconocí el vestido! ¿Te fijaste en que cogí de la mano a Soraya? ¿Celosa?
            ¿De qué celos hablas? Debes saber que quemé el vestido en cuanto llegué a casa.

Los dos soldados, los dos policías, y todos los profesores, exceptuando a Paula Morales, no entendían como don Arturo Corona no daba la orden de detener al director de Llave de Honor. Era lógica su extrañeza ya que todos ignoraban, salvo Paula Morales, que Blas Teodoro era el hijo del dictador de Kavana. Y Arturo Corona sospechaba, con absoluto acierto, que Blas no se dejaría detener por las buenas ni por las malas.
E impotentes, Arturo Corona y Jaime Palacios, los hombres más poderosos del país, observaban y escuchaban a sus respectivos hijos.
            Ese vestido te lo compré con mucha ilusión Los ojos de Blas llameaban. Pero no importa, dejémonos de palabras y pasemos a la acción.
Blas avanzó, y Helena retrocedió. ¿Por qué no se abría el suelo, por qué no podía atravesar la gruesa pared de ese maldito salón de actos?
             No te atrevas a dar un paso más, Blas dijo, muy agitada. Debes saber que te odio con todas mis fuerzas.

A Nicolás le disgustaron estas palabras.

            Que me odies no me supone un problema para besarte declaró Blas.
            Debes saber que estoy casada.
            
El intento desesperado de Helena por evitar un beso para el que no se sentía preparada hizo mucho daño a Nicolás, y también a Blas.
El muchacho pensó que su padre iba a rendirse, pero la rendición no era la salida de un hombre valiente ni era la salida de un hombre que amaba a una mujer más que a su vida, y nada ni nadie podía cambiar este sentimiento.
            Eres un poco descuidada manifestó Blas, deberías llevar alianza agregó tras mirar las manos de Helena, y sus dedos desnudos de anillos. Pero tampoco es un problema que estés casada para que yo te bese. No creo en el matrimonio. Hablaré con tu marido pacíficamente, y le haré entender que se ha casado con la mujer equivocada.

            No cree en el matrimonio murmuró Jaime Palacios, airado. Tu hijo es un alterador del orden y de la estabilidad social... un subversivo, en definitiva.
            La culpa de todo lo que está sucediendo la tiene tu hija. ¿Qué hace aquí? ¿Qué diablos hace aquí? respondió Arturo Corona, colérico.


            ¿Puedes hacerme el favor de mirarme a los ojos? estalló Blas Algo ocultas cuando no me miras. ¡Mírame te digo! O me miras o te beso, tú eliges.
Ante semejante amenaza, Helena se arriesgó y le miró a los ojos.
Todo riesgo conlleva consecuencias. El Amor estaba aguardando la ocasión, el momento oportuno, muy seguro de que llegaría, y aprovechó este contacto visual para envolverlos a ambos pero, sobre todo, para desarmarla a ella.

Helena quería hablar, decirle a Blas que aquello era un espectáculo vergonzoso, que no volviera a gritarle, y que no se atreviera a amenazarla.
Quería decirle muchas cosas mas ningún sonido salió de su garganta. Temió que iba a tartamudear, que iba a ser incapaz de unir sus palabras, ya no era propietaria de ellas.
Y de repente sucedió, Blas acarició muy suavemente, con excelso cuidado, las huellas del golpe que Ismael Cuesta le había asestado.
Sentir las yemas de los dedos de Blas, en su mejilla, hizo estremecer a Helena;  una corriente recorrió y circuló por su cuerpo inmóvil. No podía moverse, una fuerza poderosa la mantenía sujeta al suelo. Y la marea subía, el rumor de las olas se elevaba, llegaba la tempestad.
¿Y cómo huir, cómo echar a correr si no podía moverse? Iba a caerse, iba a desmayarse, tal vez iba a morir. Lo que era seguro es que iba a hacer el mayor de los ridículos que ninguna mujer hubiese hecho antes.
Y de repente volvió a suceder, una lágrima fue la culpable, la responsable, de que el miedo y el ataque de ansiedad de Helena desaparecieran. Una lágrima que se deslizaba por el rostro de Blas, esta lágrima hechizó a Helena.
  “No, te equivocaste, Blas. Dios no me hizo para llenar tu vida  de sonrisas y también de dolor. Dios me hizo para llenar tu vida de sonrisas y eliminar tu dolor. No soporto verte llorar, es lo único que no soporto”.
Y pensando esto, acercó su mano a la cara de Blas y, con delicadeza y dulzura, secó y borró la lágrima.
Ya no había marcha atrás, tampoco frenos, solo imanes. Era inevitable que unos labios que ardían de deseo y pasión no se aproximaran hasta juntarse. Y la tempestad les alcanzó.
La noria comenzó a girar sin cesar, daba vueltas vertiginosas, sentían que se mareaban y les apasionaba ese mareo.
La adrenalina del descenso de la montaña rusa, de la caída al vacío... una experiencia maravillosa.
Los rayos del sol quemaban sus cuerpos, la lluvia les mojaba, los colores del arcoíris brillaban allá en lo alto de un cielo muy azul.
Sus almas se unieron para formar una sola, se contaron tantos secretos escondidos y guardados durante tantos años. Eran felices besándose y solo querían seguir así, seguir besándose, solo querían amarse un poco más, solo un poco más, si es que eso era posible.
Una vieja guitarra, un violín desgastado, y un piano olvidado comenzaron a sonar. Y ellos bailaban muy pegados en un valle cuya hierba, fresca y mojada, cosquilleaba a sus pies descalzos. Ambos reían, eran tan libres, estaban tan vivos, se amaban tanto…

            ¿Decías que tu hija había olvidado a mi hijo? preguntó Arturo Corona con manifiesta ironía.
Silencio. Jaime Palacios no le respondió.

Hipólito Sastre pensó que nunca podría componer una melodía que expresara lo que estaba viendo, tampoco recordaba ningún lienzo donde viera reflejado ese beso, y no conocía a poeta que lo hubiese plasmado en uno de sus versos.
No era un beso más, era un beso diferente, distinto, distinguido, único. Poseía la magia de ser un beso de amor entre un hombre y una mujer que habían nacido para encontrarse y amarse. Dos seres que se pertenecían sin pretender ser dueños el uno del otro. El milagro de las dos mitades.

Las muchachas soñaron con ser Helena, los muchachos desearon ser Blas.
Natalia miró a Nicolás que sonreía con la cara empapada de lágrimas. La niña suspiró, embelesada, imaginando qué sentiría al ser besada por él. Sonrió, convencida de que un día Nicolás mataría y moriría por besarla.

Ismael Cuesta rumiaba cómo explicarle a Álvaro Artiach que Mikaela Melero era Helena Palacios. Su socio le tacharía de monicaco e incompetente. Una ráfaga de furia le invadió, y comenzó a toser estentóreamente.
El Destino cruel y despiadado iniciaba su andadura.
Lucas Soriano, el muchacho de cabello rubio, de cuerpo delgado, de cara alargada y mirada alicaída, era la única persona de aquel salón de actos que, con sus ojos marrones, solo había seguido y perseguido cada movimiento de Nicolás.
La tos exagerada del profesor de matemáticas era la señal que estaba esperando. Se levantó de su asiento y todo se desencadenó muy rápido.
Nicolás llegó a verle delante de él, Natalia también le vio. Ambos vieron la navaja, el filo. No hubo tiempo de reacción, era demasiado inverosímil, y la cuchilla cortante se empotró en el pecho de Nicolás.
            ¡NICOOOOOOOOOOO! El grito desgarrador de Natalia obligó a Blas y a Helena a regresar del país de las maravillas, de los sueños realizados, de la aventura más divina, de las ilusiones posibles.
Regresaron, aturdidos y temblorosos, a un salón donde se había desatado el horror.
            ¿Qué has hecho, Lucas? gritaba Natalia, destrozada ¿Por qué, por qué? ¡Nicoooooo! ¡Nicooooo!
Bibiana lloraba desconsolada y se oían voces de muchachos asustados.
            No te muevas de aquí pidió Blas a Helena. Y corrió, inquieto, hasta llegar junto a su hijo. Creyó enloquecer cuando vio su camisa manchada de sangre, y la empuñadura del estilete.
            ¡Un médico, un médico, por el amor de Dios! chilló, angustiado.
Arturo Corona y Jaime Palacios, con rostros desencajados, ya habían pedido ayuda por medio de sus teléfonos portátiles
Nicolás yacía en el suelo, Blas se agachó.
            Aguanta, hijo, enseguida viene un médico. Nico, tu madre está aquí. La has visto, ¿verdad? Perdóname por no decirte quién era. Es una lunática, estaba disfrazada, ya lo has visto. Pero la he besado. ¿Lo has visto, hijo? Nico, no puedes hacer del día más feliz de mi vida… el día más desgraciado al mismo tiempo.

Poco a poco, Helena se acercaba.
Blas se arrancó la ropa y, con su camisa, taponó la sangre que manaba del pecho de Nicolás.
            ¡Quítale la navaja, quítasela! chilló Natalia, histérica.
            No puede ser, saldría más sangre, y podría hacerle más daño respondió Blas, temblando. Aguanta, Nico, te lo ruego.
            Papá… no… qui-e-ro ir-me… Papá…
            No te vas a ninguna parte. Aguanta, Nico. ¿Dónde hay un médico?

Helena ya entendía que algo grave estaba ocurriendo. Intentó avanzar más deprisa, pero tenía miedo de llegar. Aún así, se armó de valor, y aceleró sus pasos.
Estaba muy cerca cuando los gritos desgarradores de Blas la paralizaron.
             ¡NO! ¡NO! ¡NO! ¡DIABLO, SI EXISTES, SI ESTO ES OBRA TUYA, EMPIEZA A TENERME MIEDO!
Natalia lloraba a mares; Bibiana se tapaba la cara con las manos, aterrada.
Helena vio a su hijo, vio sangre; luego sombras, solo sombras. Y oscuridad. ¡Se estaba quedando ciega!
El ruido de un disparo retumbó en el salón de actos, y enmudeció a todos. Dos cuerpos cayeron.
Blas vio a Helena en el suelo, y más sangre.
              —¡Helena! ¡HELENA!
Quiso levantarse, acudir a su lado. Un agudo dolor en el pecho, una aguja al rojo vivo que traspasó su corazón sin piedad se lo impidió.

El Destino sonrió, complacido. El Amor, abatido, le miró con rencor.

Nadie de los que allí estaban olvidaría jamás lo vivido, en el salón de actos, aquella mañana de enero, en invierno.

Págs. 1040-1049

                          CONTINUARÁ

Hoy, para cerrar la segunda parte de la novela, he pensado que es mejor repetir canción... y os dejo la canción que, sin duda, Blas cantaría a Helena... "Por ella", interpretada por Roberto Carlos

La próxima publicación será en enero... lo que no tengo claro es si será jueves, 12... o jueves, 19




                                     



Queridos lectores de El Clan Teodoro-Palacios, cometí el error de deciros que esta segunda parte no acababa bien, ya habéis visto que así ha sido
No volveré a cometer este mismo error, nunca os diré como acaba la tercera parte... y, mucho menos, la cuarta... porque, cuando lleguemos al final de la cuarta parte, pondré un punto final a esta novela
Hoy, 24 de noviembre de 2016, vuelve a ser un día de celebración, y de agradecimiento
Hoy celebramos haber llegado a la segunda meta de esta historia... por lo tanto, ya mi copa tiene champán para brindar con vosotros
También es un día de agradecimiento, claro que sí
Os doy las gracias por vuestra compañía
Y por último, un abrazo
Mela

71 comentarios:

  1. Mela cariño mío!!!! Qué beso tan fantástico, tengo que dibujar esa escena!!!! Ay qué gracia, no podía ser que no hubiera beso!!! Ay qué beso que romántica eres bonita mía!!!! El milagro de las dos mitades, ay es verdad que es un milagro. Ay mi madre con lo que quiere a Nico, no puede morir Nico. Ay qué desastre!!! Han disparado a Helena y a Blas le ha dado un ataque!!! Ay qué final, tienes que arreglarlo bonita mía no puede morir ninguno. Blas es el hijo de Arturo Corona, ay qué lío!!! Ay era de esperar que no publicaras en Diciembre, ay qué desastre cariño!!! No sé lo que dirán mis amigas, ay qué gracia tienes!!!! Sí cariño la canción es preciosa.
    Besitos!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Julia... Pues vas a dibujar una escena preciosa
      Me alegra que te haya gustado el beso porque sé que lo deseabas... y no estaba segura de satisfacer tus expectativas
      A veces suceden milagros
      Sí, sé que tu madre quiere a Nico... pero hay que recordar que esto es una novela... ya veremos qué ocurre con Nico
      Vamos a ver... se oye un disparo, pero caen dos cuerpos... Tal vez, el disparo, no lo haya recibido Helena
      Helena solo veía sombras... y luego, oscuridad, porque se estaba mareando... Tal vez se ha desmayado
      Bueno, Blas oye el disparo, y ve a Helena en el suelo, y sangre... Creo que es normal que le dé un ataque
      Sí, parece ser que Blas es hijo del dictador de Kavana
      Me alegra que te haya gustado la canción
      Besitos

      Eliminar
    2. Ay Mela cariño, no lo parece. Blas es el hijo de Arturo Corona, lo has dicho tú bonita mía. Mi madre está muy disgustada con el final y dice que las lágrimas de Blas son de cocodrilo. Ay qué hombre este!!! El beso ha gustado a todas mis amigas, ay qué éxito con el beso, lo has descrito muy bien. Ay qué romántica cariño mío!!!! He leído que te llaman la romántica del siglo XXI. Ay qué gracia!!! Mi madre está preocupada por ti, dice que eres demasiado romántica.
      Besitos!!!!

      Eliminar
    3. Vale, es verdad... Blas es hijo de Arturo Corona
      El final no ha sido feliz, pero es lo que hay... es que la vida no siempre es de color rosa
      Bueno, solo hay una lágrima... y yo digo que es una lágrima sincera
      Pues me alegra que haya gustado, porque esa escena me encantó escribirla
      Bueno, dile a tu madre que no se preocupe... ser romántica no es padecer una enfermedad grave ni leve
      Besitos

      Eliminar
    4. Mela bonita mía has cambiado la canción!!! Ay es verdad que esta canción le va como anillo al dedo a Helena. Ay como anillo al dedo que no llevaba, ay qué gracia!!! Almudena dice que Helena le ha demostrado a Blas tener celos de Soraya al decirle que quemó el vestido, ay qué gracia!!! Eso no se lo tenía que haber dicho. He empezado con el dibujo, ya te contaré cómo va.
      Muchos besitos bonita mía!!!!

      Eliminar
    5. Pues sí, he cambiado la canción porque considero que esta es la que le dedicaría Blas a Helena... bueno, como se acaba una parte, pues pongo la canción que más se identifica con El Clan
      Muy cierto, Helena no llevaba anillo
      Bueno, pues si no se lo tenía que haber dicho... se lo ha dicho, y no voy a cambiar el capítulo
      De todos modos, puedes decirle a Almudena que Helena quemó el vestido porque le dolió que Blas no lo reconociera
      Nada tiene que ver que algo te duela con celos... Y ya puedo asegurarte que Helena no es celosa
      De acuerdo, ya me contarás
      Muchos besitos

      Eliminar
    6. Mela bonita mía!!! Mi madre quiere felicitarte la navidad, nos hemos dado cuenta de que no has adornado el blog. No vas a poner algún detalle?? Ay cariño a ver si te animas un poco aunque estas fechas son pésimas para animarte cuando te falta un ser querido. Ay no me gusta la navidad nada, qué fiestas más pesadas!!! Que pasen pronto cariño mío!!! Muchas felicidades bonita!!!!
      Besitos!!!1

      Eliminar
    7. No, Julia, no voy a poner ningún detalle
      Feliz Navidad

      Eliminar
    8. Mela bonita mía, feliz año!!!! Cómo lo has pasado??
      Muchos besitos!!!!

      Eliminar
    9. Feliz Año, Julia
      Muchos besitos

      Eliminar
  2. Hola Mela,ha habido beso porque te influenció la gente.El padre de Helena no consiente el beso,el padre no deja que besen a la hija ni que la mire nadie.Lo unico que quiero saber es que la ha pasado a Helena QUIEN ha disparado a Helena,lo demas no me importa quiero saber que ha pasado con Helena.Vaya caos por culpa del beso y el padre de Helena lo ha dicho bien dicho Blas es un subversivo,dime que ha pasado con Helena por culpa del beso de Blas.
    Saludos mios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carlos... Tú puedes decir lo que quieras, pero es absolutamente falso que me haya dejado influenciar para que haya beso
      Lo que le ha pasado a Helena lo sabrás en el capítulo 131... y no voy a publicarlo hasta enero
      Y también te digo a ti que se oye un disparo, y caen dos cuerpos... No es seguro que hayan disparado a Helena... a lo mejor, sí... pero no es seguro
      Saludos

      Eliminar
    2. Hola Mela,está entendido que Helena se ha desmayado tampoco me gusta eso.
      Saludos mios.

      Eliminar
    3. Voy a ser muy sincera... me es indiferente si te gusta o no
      Saludos ajenos

      Eliminar
    4. Hola Mela espero que hayas tenido buen puente y que tengas buena semana.
      Saludos y te digo saludos mios porque otro tambien te ha dicho saludos y los saludos son mios.

      Eliminar
    5. Hola Mela la navidad ha pasado mejor asi. Ten muy feliz 2017.

      Eliminar
  3. Uy por fin Blas y Helena se besaron y terminas así. Uy que final pobre Helena y Nicolás ojala se salven. Me encanto volverte a leer te mando un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, JP... Pues sí... a veces suceden cosas buenas, y Blas y Helena se han besado
      Bueno, ya avisé que esta segunda parte acababa muy mal... pero no volveré a avisar de nada
      Ya veremos qué ocurre con Nicolás y Helena... También con Blas
      Me alegra que te haya encantado volver a leerme
      También te mando un beso

      Eliminar
  4. PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS(Aplausos)
    De verdad Helena pensaba que se iba a abrir el suelo o que podía atravesar la pared?? Jaaaaaaaaaaaaa. Blas avanzaba, Helena retrocedía, jaaaaaaaaaaa. Helena celosa de Soraya??? Noooooooooooo, la que estoy celosa soy yo. Pobre del que me bese y no me haga sentir lo que he leído!!! Qué beso, qué besazo!!!! Qué has hecho con los protagonistas??? Que te los has cargado a todos!!!!! Tengo que hablar con los coleccionistas, deben estar sudando:))))))))))))) Cuando les explique que has suavizado el final dirán "pues menos mal" o sudarán más:))))))))))
    La canción es preciosa, Mela, sin salirte de tu estilo. Brindo contigo por el capitulazo que has publicado para cerrar la segunda parte. Chinchín, chinchín!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Merck... Muchas gracias por tu aplauso
      Bueno, Helena estaba muy nerviosa como es lógico dada la situación... En un momento así puedes desear que se abra la tierra... o poder atravesar un muro
      Te aviso de que ese "ja" o ese "no" tan largos me ponen nerviosa... Y es muy normal que ella retroceda si él avanza
      Pues sí, ya sabes lo que debes sentir con un beso
      Pues es muy cierto... sí, he suavizado el final... eso lo reconozco... me ponía enferma tanta sangre, y tantos gritos
      En cuanto la escuché, pensé que era una preciosa canción para El Clan
      Pues brindemos... Chinchín

      Eliminar
    2. Traigo noticias de los coleccionistas, exigen que Blas, Helena y Nico no mueran.
      Les ha encantado el eslogan que he maquinado para El Clan Teodoro-Palacios.
      "La novela que enloqueció a todo el que la leyó":))))))))))))))))))))))))

      Eliminar
    3. Bueno, no tengo ganas de ponerme nerviosa
      Tus coleccionistas pueden irse a freír espárragos
      Y sepas que jamás toleraría ese eslogan necio

      Eliminar
    4. Calma, calma, que tu calma también se va con la rapidez de la luz. No puedes tratar así a los coleccionistas, estamos hablando de 15 millones. Me cuentas a quién han disparado???

      Eliminar
    5. Desde luego qué trasto eres Merche.
      Mela, ya pensaré en un eslogan que le vaya bien a tu novela.

      Pilar.

      Eliminar
    6. Merck, no cuento nada
      Pilar, ya lo pensaré yo... si es necesario, que no creo que lo sea

      Eliminar
    7. Mela, los coleccionistas quieren saber si publicas el 12 o el 19. Son muy curiosos!!!!

      Eliminar
  5. Sabes que no soy partidaria de que publiques la novela en el blog pero te felicito por este fabuloso capítulo y por llegar a la segunda meta.
    ¡Qué sensaciones tan maravillosas las que han tenido Blas y Helena al besarse!¡Qué maravilla lo que ha pensado el profesor de música! Un beso digno de una romántica del siglo XXI:)
    El final, una verdadera catástrofe. No me esperaba que Lucas llegara a hacer algo tan brutal. También me ha sorprendido que Arturo Corona sea el padre de Blas.
    Un gran capítulo.¡Felicidades!
    Adivina quién te ha llamado "La romántica del siglo XXI":)

    Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pilar... Pues muchas gracias por tu felicitación, aunque no seas partidaria
      Tendrás que aguantarte un poquito, y ver toda la novela publicada... es que la novela es mía, y hago con ella lo que quiero
      Sí, un beso de amor siempre será un beso maravilloso
      Sí, me encantó escribir lo que pensaba Hipólito Sastre
      Creo que nadie esperaba que Lucas hiciera algo así
      Bueno, que Arturo Corona sea el padre de Blas era algo que ningún lector sabía
      Muchas gracias por tu felicitación
      No tengo ganas de adivinar nada... ignoro quién lo ha dicho
      Besos

      Eliminar
    2. Sí, la novela es tuya pero recuerda quién te enseñó a leer porque eras una pesada que no me dejaba leer en paz. Un poquito de agradecimiento.
      Por cierto, no te dije que me gustó el detalle de que Blas amenazara al diablo.
      También brindo contigo por esta segunda parte. Quién dijo que nunca segundas partes fueron buenas? Alguien que no te conocía:)

      Pilar.

      Eliminar
    3. Sí, tendré que agradecerte que me enseñaras a leer mal... haciéndome creer que la "a" era la "e", por ejemplo
      En un momento así, nadie puede creer que, si Dios existe, sea obra suya algo tan malo... tiene que ser obra de un demonio
      Pues me alegra que te haya gustado esta segunda parte
      Y brindo contigo

      Eliminar
    4. Hermanita, fue nuestro padre quien te llamó "La romántica del siglo XXI".
      Mañana es Nochebuena y pasado Navidad, quiero abrazarte muy fuerte.
      Era divertido enseñarte a leer mal, escribías "memé" y "pepé" y leías "mamá" y "papá":))

      Pilar.

      Eliminar
    5. Papá es muy gracioso
      Bueno, pues ya falta menos para ese abrazo
      Sí, muy divertido para ti

      Eliminar
  6. Vamos a ver, no sé si he entendido bien ¿se han cargado a Blas? Comprendo que Helena cae porque se ha desmayado al ver a Nico malherido, la explicación es clara. Suena un disparo y caen dos cuerpos el de ella al desmayarse y el de Blas ¿porque le alcanza el disparo? ¿En el pecho? ¿En el corazón? Más sangre, ¿es la suya? Es lo que yo entiendo al leer, por lo que el cubo de agua ha sido helado. La escena del beso, cómo la has descrito, el momento cargado de magia, de sentimientos difíciles de expresar con palabras, me ha llegado, creo que lo has plasmado de un modo muy hermoso. El capítulo es genial. Como lectora de la historia, no puedo decir que me guste, ya digo, si lo he entendido bien.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Nena... No, no lo has entendido bien
      Es verdad que Helena se marea al ver a Nico... Luego, suena un disparo... Caen dos cuerpos, uno es el de Helena
      Blas ve a Helena tendida en el suelo, y ve más sangre... es Helena quien tiene sangre
      Blas estaba agachado junto a Nico... Blas no se cae... quiere levantarse, pero tantas emociones diferentes provocan que su corazón se lo impida
      Sí, la escena del beso es maravillosa... fue un placer escribirla... me alegra que te haya gustado
      El final del capítulo es horrible y terrible... no me gustó escribirlo
      Besos

      Eliminar
    2. Pues no me quedaba nada claro, pensé que Helena se desmayaba al tiempo que sonaba el disparo, y que éste hería a Blas. Entendí que Blas estaba agachado junto a Nico, pero pensé que el disparo le iba destinado y le hacía caer herido. Bueno, en este caso no hay nada perdido, o eso espero, las heridas pueden sanar, aunque la escena ha sido impactante. Con el sofoco, no te dije que no había imaginado que Corona fuera el padre de Blas... vaya vaya, hijo de un dictador...
      La canción la conocía, tiene ya unos añitos, me parece preciosa.

      Eliminar
    3. Efectivamente, Helena cae al suelo en cuanto suena el disparo... pero alguien más cae
      Es más lógico que pensemos que Helena se ha desmayado por los síntomas que estaba teniendo... Blas no cae, estaba agachado... pero él ve a Helena en el suelo, y ve sangre... piensa, por tanto, que han disparado a Helena
      Sí, el final del capítulo casi puede conmigo... y tuve que quitar cosas
      Creo que no lo había imaginado ningún lector... nadie me lo ha comentado nunca... y ahora no vale decir "yo lo sabía"
      Eso parece, que es hijo de un dictador
      Cuando la escuché me encantó... creo que seguirá siendo preciosa dentro de mil años

      Eliminar
    4. Ok. Pues ahora falta saber quién más cae.
      Ya ves, al final no ha podido contigo. Quitar y poner, tachar y reescribir, es mi pan de cada día, no pasa nada.
      No, yo ni lo había pensado, así que no seré quien diga que lo sabía.
      La belleza de una melodía y una bonita letra no se marchita con los años, es verdad.

      .

      Eliminar
    5. Eso ya no lo puedo decir... habrá que esperar al próximo capítulo
      Sí ha podido, tuve que quitar porque no soportaba leerlo
      Vale, no serás tú... ni nadie, porque ningún lector me lo comentó
      Totalmente de acuerdo

      Eliminar
  7. Hola Mela, no te voy a decir que sabía que Arturo Corona era el padre de Blas. Toda una sorpresa. Ahora sí que sospecho de que Arturo Corona es el hombre que hablaba con Emilia.
    Sabe Helena de quién es hijo Blas?
    Magnifica la intervención de Eduardo Cardo, un toque de humor.
    Helena estaba muerta de miedo, ansiedad e inseguridad. La lágrima de Blas ha conseguido que describas un beso maravilloso.
    La tos de Cuesta, la señal que Lucas esperaba, una tragedia muy planeada. No se me olvida el llanto de Lucas y su pie vendado.
    Creo que Helena se ha desmayado, lo que no sé es quién más ha caído.
    Un capítulo extraordinario. Plas, plas, plas, plas. También te aplaudo. Felicidades por tu segunda meta lograda, son muchos capítulos y esta historia está que quema.
    A la canción sólo le falta nombrar a Helena, preciosa.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Juan... Si me lo hubieras dicho no hubiese valido, hay que decirlo antes de que se publique el capítulo
      Entiendo tu sospecha, y es posible que estés en lo cierto
      Paula Morales lo sabe... entonces es muy probable que lo sepa Helena, y también Matilde
      Con Eduardo Cardo siempre me lo paso bien
      Pues sí, la verdad es que Helena estaba muerta por todas esas cosas
      Me alegra que te haya gustado el beso... esa parte me encantó escribirla
      Sí, estaba todo planeado... y, Lucas, quizás solo ha sido una víctima en manos de gente malvada
      Lo más lógico es pensar que Helena ha sufrido un desmayo... lo siento, pero no te puedo decir quién es la otra persona que ha caído al suelo
      Muchas gracias por tu aplauso... bueno, ya solo quedan dos metas
      Bueno, quizás ya es pedirle demasiado a la canción
      De todos modos, solo hay que imaginar que, en lugar de Yolanda, dice Helena
      Un beso

      Eliminar
    2. Yo imaginé que nombraba a Helena, la canción que pusiste luego también es preciosa y estoy contigo, creo que es la que más le va a Helena y a Blas.
      Tengo buenos amigos que como yo leen bastante y están enganchadísimos a tu novela.
      Pero hoy a lo que vengo es a desearte que estos días tan señalados te sean lo más llevaderos posible.
      Un beso, guapísima.

      Eliminar
    3. Gracias, Juan
      Feliz Navidad, y felices fiestas
      Un beso

      Eliminar
    4. ¡Feliz Año Nuevo, Mela!
      Un beso.

      Eliminar
  8. ¡Hola! Acabo de descubrir tu blog y me quedo por aquí ^^
    Espero que puedas pasarte por el mío (: Un beso (-:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,y bienvenida
      Sí, claro que me pasaré
      Un beso

      Eliminar
  9. No me esperaba que acabase tan mal. ¡Ese médico por Dios!
    Esperaré impaciente a que vuelvas a publicar.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Julia... Pues la verdad es que acababa mucho peor... pero, bueno, ya es suficiente
      Bueno, Arturo Corona y Jaime Palacios han pedido ayuda... algún médico vendrá
      Espero poder publicar en enero
      Muchos besos

      Eliminar
  10. Recordaba que avisaste de que esta 2ª parte no terminaría bien, pero no me esperaba un final así... Creo que nadie se lo esperaba, pero en fin... las historias bonitas no siempre terminan bien, ¿verdad?
    Enhorabuena por esta primera mitad de la historia. Espero impaciente la 3ª parte ;)

    .Estelle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Estelle... Es cierto que lo avisé, y creo que fue un error por mi parte
      Es el lector quien debe descubrir como acaba una novela, o una de sus partes
      Pues el final ha sido menos terrible de lo que era... la sangre, los gritos, ese destino tan malvado me han puesto nerviosa
      Pues sí, lamentablemente no siempre terminan bien... creo que, para que una historia bonita termine bien, es imprescindible ser muy valiente
      Muchas gracias... Espero que en enero puedas comenzar a disfrutar de la tercera parte
      Besos

      Eliminar
  11. Querida Mela, ya estoy aquí. Al principio, el destino flaquea en pos del amor y nos ofreces una tregua. Blas apuesta por amar, se destapa y ya no hay vuelta atrás. Me encanta lo fuerte y seguro que parece, es la ilusión que le da alas. El amor no desquicia si no que despierta, sobretodo a personas tan vitales como Blas que se crecen cuando el corazón les guía. Helena repite la frase para ganar tiempo... me resulta tan real, eso mismo hace mi marido. Curiosidad más fuerte que el miedo... También tiene mucho sentido.
    Sastre empatiza con la pareja, sabe de emociones y sentimientos. Helena me encanta, escucha y no da crédito. Cauta, desconfiada, deseando ceder pero se resiste... Una reacción muy lograda, va mucho con su temperamento.
    ¡Doce años! Pobre Blas, qué perseverante. Eso es un amor macerado durante media vida. Pero ella mantiene las distancias hasta que Blas le roza la mejilla... No conozco un acto más cómplice y más tierno. Y la lágrima que delata a la postre a Helena y la desarma... Entrañable. Definitivamente, Mela, tú también sabes de amor, tanto o más que el Sr. Sastre.
    Ay, el vestido... las mujeres damos demasiada importancia a los pequeños detalles. ¿Celosa? Diría que un pelín aunque se niegue a reconocerlo. Genial que Blas acepte el odio ligado al amor, no son incompatibles.
    El tira y afloja de Palacios y Corona, apoyando a sus respectivos hijos... Está conseguidísimo.
    Y cuando todo parece aclararse, Helena abre su alma y nos promete sonrisas, cuando el amor estalla a la vista de todos, Cuesta da la orden y apuñalan a Nico, la ira se desencadena y Helena recibe un disparo... Una cadena de horror, el destino se ríe de todos nosotros. El contraste, devastador. Un desenlace que roba la respiración... Y es que el amor va unido a la pérdida... Doloroso y esperanzador, brillante golpe de efecto. Deseo, de corazón, que todo vaya a mejor. Porque como dijo Sonny Kapoor, "Al final todo saldrá bien, y si no sale bien es que aún no es el final" y ese Continuara tan alentador me permite soñar quizás con un mañana... Magnífico, Mela, tremenda concatenación de secuencias perfectamente ensambladas ricas en intensidad y angustia. supiste jugar con los bandazos del azar caprichoso... En efecto, así es la vida. Me hiciste vibrar de desesperación, quedarme sin habla a la espera de un milagro. Gracias, amiga mía, por un final tan conmovedor y a la vez, absolutamente exquisito. Un abrazo.




    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, querida Mere... Iba a acostarme, pero el móvil me ha avisado de tu comentario... la cama puede esperar
      Sí, Blas es un hombre fuerte y seguro... y tienes razón, le guía su corazón... y el corazón nunca engaña ni se equivoca
      Pedir que te repitan lo que has escuchado es un truco para ganar tiempo cuando estás muy nerviosa
      Pues tu marido seguro que entendería a Helena
      Sí, Eduardo Cardo, al final asoma un poco la cabeza porque su curiosidad comienza a ganarle terreno a su miedo
      Hipólito Sastre es un hombre de una gran sensibilidad, y sabe apreciar y valorar lo bello
      Helena tiene miedo, ya está muy claro que no odia a Blas... pero no se siente preparada, y la única puerta que cree poder abrir para escapar es mentir
      Sí, doce años... y los que hagan falta... o se ama o no se ama
      Sí, sentir el roce de sus dedos en la mejilla ya es demasiado... ya llega la tempestad
      La lágrima de Blas la desarma por completo, sí... Nadie que ame a una persona puede soportar ver triste a esta persona, o verla llorar
      Bueno, el amor no es una asignatura que aprendas a dominar en ninguna universidad... pero sé muy bien lo que se siente cuando estás enamorada
      A Helena le dolió mucho creer que Blas había olvidado el vestido... los pequeños detalles son muy grandes... en ellos están todas las verdades
      Bueno, quizás un pelín... pero solo un pelín... Los celos no son el problema de Helena
      Lo que ocurre es que Blas sabe, está seguro, de que Helena no le odia
      Bueno, cada padre defiende a su hijo como es natural
      El amor estalla y llega el beso
      Sí, Nico es apuñalado por Lucas
      Suena un disparo... caen dos cuerpos, no es seguro que Helena haya recibido el disparo... Blas cree que sí, pero no es seguro... Helena se estaba mareando, ha podido desmayarse
      Sí, el final ha sido horroroso... y, sí, el destino, muchas veces, se ríe de nosotros
      Pues me encanta lo que dijo Sonny Kapoor, voy a anotar esta frase... y espero que sea muy cierta
      Muchas gracias a ti, es todo un placer que leas mi novela
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
    2. Un alivio saber que Helena puede haberse desmayado por la intensidad de la escena vivida. Gracias por aclarármelo. Me había quedado tan preocupada... Y te diste cuenta. Qué corazón más grande, Mela, rebosas empatía.

      Eliminar
    3. Lo cierto es que Blas ha creído que alguien ha disparado a Helena... él no ha visto caer a nadie más
      Pero cabe la posibilidad de que esté equivocado, y que Helena se haya desmayado
      Si el próximo capítulo fuese a salir pronto... quizás no hubiese dicho nada... pero, como va a tardar, he creído conveniente que entendáis que son dos cuerpos los que han caído
      Tú me miras con muy buenos ojos... conozco a quienes te dirían que soy un demonio

      Eliminar
  12. ¡Hola Mela! Brillante capítulo y ahora habrá que esperar. Que decirte, que te admiro como escritora. Me has hecho estar en la escena misma miles de veces. Gracias por compartir tu don y te deseo toda la felicidad en este nuevo año que comienza. Un beso grande

    ResponderEliminar
  13. Hola, Lou... Me alegra que te lo parezca
    Pues sí, hay que esperar hasta enero... diciembre es un mes complicado
    Pues muchas gracias... y es justo que sepas que yo también te admiro mucho
    Bueno, espero que hayas estado miles de veces en la escena del beso... el final ha sido espantoso
    Gracias a ti por leer mi novela
    La felicidad y yo estamos muy reñidas... pero gracias
    Yo también te deseo felicidad para el año que viene... y lo que queda de este... que aún quedan días
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  14. Te aprecio mucho querida amiga, sé que te irá de maravilla, aunque la vida tenga sinsabores. Saldrás adelante siempre, es mi deseo querida escritora. Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también te aprecio, Lou
      Muchas gracias por tus cariñosas palabras
      Leer tu novela ya me ayuda bastante... sí, viajo hasta KirKenes y me encanta
      Y espero que me des la buena noticia de que el brazo de tu madre vuelve a estar bien
      Besotes

      Eliminar
  15. Interesante capítulo y preciosa canción.
    Un abrazo inmenso Mela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pilar... Muchas gracias por tu visita
      Me alegra que te hayan gustado
      Otro abrazo inmenso para ti

      Eliminar
  16. !Que capitulo! romance y tragedia en ese evento.
    Y no es para menos, doce años esperando. Poco le pide, solo un beso de amor! Está celosa Helenita y no lo quiere aceptar, y bueno también hay que mantener la cordura enfrente de ellos.

    Ay, dio mio, que beso! al fin cedieron, al fin hicieron las paces. Y los padres como es lógica defendiendo a cada uno sus cachorros.
    Me he llevado un susto, primero Lucas apuñala a Nico y despues se escucha un disparo y están ya dos cuerpos en el piso! No! por favor no puede haber una desgracia entre ellos, después de tanta lucha para poder los tres estar juntos. Se me encogio el corazon. =0(
    Adoro la cancion, es hermosa. Y aqui esta mi brindis contigo por tu novela!
    Besos

    P.S: Mela la página principal de mi blog solo para relatos es este:
    https://yessykan.blogspot.com/ pasa que separe los relatos y poemas.
    Cuando tu tiempo lo permitiese me gustaría que visites este link. El de poemas no es tan necesario. Me gustaria tu opinion y critica en mis relatos. Gracias mil por tu atencion.
    Un beso y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Yessy... Pues sí, en ese salón de actos ha habido de todo
      No creas que le pide poco... no es fácil dar un beso de amor cuando se ama de verdad... ya sé que puede parecer una contradicción... pero es una realidad
      La escena del beso me encantó escribirla... mucho, mucho
      Sí, los padres suelen defender a sus hijos
      Te parece que Helena está celosa... bueno, es posible que no le gustara ver a Blas cogido de la mano de Soraya... pero lo que realmente le dolió fue que Blas no reconociera el vestido... él sí lo había reconocido, pero le hizo creer que no
      Lo cierto es que la segunda parte acaba muy mal... y no me gustó escribirla... ya veremos qué ocurre en la tercera parte
      Sí, es una canción hermosa... Me alegra que te guste
      Pues brindo contigo con mucho gusto
      Besos

      De acuerdo, Yessy... No sabía que los habías separado
      Por supuesto que pasaré en cuanto pueda... pero no dejaré de leer tus poemas... Me encantan
      Gracias mil a ti
      Un beso, y feliz domingo

      Eliminar
  17. Hola, mela
    Como estas? Vengo a saludarte y decirte que te he nominado para un premio. Cuanto tengas tiempo puedes pasar a recogerlo. Que tengas un buen comienzo de semana.
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Yessy... Estoy bien, gracias
      Y muchas gracias por tu saludo... y, por supuesto, por el premio
      Pasaré a recogerlo
      Beso

      Eliminar
  18. Siento el retraso pero no pude venir antes aunque ansiaba leerte. Primero que nada espero que estés bien.

    Ahora madre mía que intenso, que emocionante el encuentro, ese beso que ufff me ha encantado la atmósfera que has creado antes y durante... y luego ese desenlace tan inesperado con Nicolas y lo dejas justo en lo más interesante. De verdad te juro que aún estoy que no quepo en mí. Ha sido un capitulo maravilloso.

    Lo bueno del retraso es que puedo leer dos seguidos.
    Un beso grandote y mis felicitaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mariola... No te preocupes, lo importante es que ya puedas estar por aquí
      Estoy bien, muchas gracias... Yo también espero que tú estés bien
      Me alegra mucho que te haya gustado el capítulo... la parte del beso me encantó escribirla... el final no, la verdad
      Un beso grandote, y muchas gracias

      Eliminar
  19. Más interesante imposible, está ¡de infarto! agridulce y con una montaña rusa de emociones que da vértigo...como el esperado beso que has descrito de una forma tan, tan bella y luego ese final trágico que me ha puesto el corazón en un puño!
    Te felicito por llevar la novela manteniendo todo el interés desde el primer capítulo hasta ahora (que ya me despido por hoy) de una forma tan magistral!! ¿ya se acaba la 2ª parte? bueno, me queda el consuelo de que hay una 3ª y habrá una 4ª.
    Y ahora unas dudas...¿entonces Helena sabe que Blas es hijo del dictador? ¿y Blas sabe quién es su padre? si han caído dos cuerpos, el de Helena y otro más...quien estaba en esa línea de fuego ¿sería alguno de los otros niños? voy a por una tila...
    Muchos besos, hasta otro día!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantó describir lo que sentían mientras se besaban... y es que un beso de amor no es un beso cualquiera ;-)
      Lo cierto es que esta segunda parte acaba muy mal... te aseguro que no me gustó escribirlo
      Sí, la segunda parte ha llegado a su fin... Ya hay cuatro capítulos publicados de la tercera parte... Sí, la cuarta parte será la última
      Sí, Helena sabe que Blas es hijo de Arturo Corona
      Blas piensa que su padre es el hombre que lo crió y que murió cuando él tenía diez años... ignora que su verdadero padre es Arturo Corona
      No te puedo decir quien ha caído, además de Helena
      No es mala idea tomar una tila ;-)
      Bueno, hoy me toca a mí agradecerte que leas mi novela, y que la comentes
      Ha sido un placer acompañarte en este segundo recorrido... y brindo contigo con una copa de champán
      Muchas gracias... y muchos besos

      Eliminar

Puedes dejarme un comentario sin ofender a otras personas que comentan... Gracias

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License. Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.