Etiquetas

EL CLAN TEODORO-PALACIOS

SEGUNDA PARTE

EL CLAN TEODORO-PALACIOS

TERCERA PARTE

viernes, 21 de diciembre de 2012

EL CLAN TEODORO-PALACIOS Capítulo 42












CAPÍTULO 42

EN EL CEMENTERIO


L
as manecillas del reloj marcaron la una de la madrugada y Nicolás salió de su habitación. Bajó las escaleras con mucha precaución, procurando no hacer ni el menor ruido. Su corazón palpitó, aumentando la intensidad, cuando pasó junto a la puerta de su tutor.
En el garaje cogió una pala y una linterna, y salió al exterior. Hacía una noche inhóspita, muchísimo frío y el cielo completamente oscuro, sin luna y sin estrellas.
Caminó con paso muy rápido, el silencio y la quietud eran absolutos en la sierra. Había luz en el salón de la casa de Estela, también vio luz en casa del señor Francisco cuando llegó a la zona de la piscina. Bajó hacia la pista de tenis y continuó por la carretera acercándose a una orilla. No creía que subiera o bajara ningún coche, pero era mejor prevenir. Por el momento no necesitaba usar su linterna porque las farolas estaban encendidas.
El muchacho descendía velozmente, sólo escuchaba sus propias pisadas, su respiración agitada y los latidos de su corazón. Deseaba con todas sus fuerzas que aquella noche pasara pronto, que llegara la mañana siguiente y que esta pesadilla hubiese acabado.
Al final de la carretera, girando a la derecha, un camino asfaltado conducía al cementerio de Luna. El pueblo quedaba a su izquierda y en aquel recorrido se terminó el alumbrado de las farolas. Nicolás encendió su linterna.
El caprichoso azar quiso que una mujer que se hallaba desvelada, y mirando por una ventana desde el interior de su alcoba, viera moverse una luz hacia el cementerio. Le pareció un hecho extraño y decidió llamar a Tobías y avisarle del incidente.
Nicolás se encontró frente al negruzco portón de hierro, metió en la cerradura la llave que Estela le había dado, y la puerta se abrió chirriando escandalosamente. El niño se sobresaltó ya que el sonido fue agudo y desagradable. Temió que el pueblo entero lo hubiese escuchado. Dejó la puerta entreabierta y anduvo unos pasos sobre un suelo empedrado hasta llegar a una enorme estatua blanca. Se trataba de un Ángel de la Guarda que custodiaba el alma de cada persona enterrada en el Campo Santo.
Nicolás miró la cara del ángel y tragó saliva, intimidado, puesto que le pareció que el ángel lo observaba fijamente y con enojo. Tuvo unas ganas increíbles de echar a correr. 
          “Cálmate”, se dijo a sí mismo, “sólo es una estatua”.
El muchacho rodeó la figura y dirigió el haz de luz de su linterna hacia delante. Vio una hilera de cipreses alargados, de tronco recto, copa cónica y hojas perennes.
Continuó caminando por un pasillo formado por grandes y desiguales piedras. Después de recorrer unos metros y, a ambos lados, se levantaban unos muros con nichos de hasta dos alturas.
El niño caminaba despacio, con sigilo, la vista puesta al frente, no se atrevía a mirar a los costados. Sin querer, sus ojos vieron una concavidad abierta en una pared. Se sobrecogió de terror. Ese hueco vacío parecía gritarle que esperaba a alguien.
Aceleró el paso, juraría que había oído unos susurros detrás de él, pero no fue capaz de volver la cabeza.
Llegó hasta una fuente, el agua que salía de los grifos formaba una cruz. Desde allí, se encaminó a la derecha. Había un terreno con tumbas en el suelo. Enseguida descubrió la sepultura de Jeremías. No tenía lápida y, alrededor del montículo de tierra, había numerosas coronas de flores.
El chiquillo se acercó, dejó la linterna en el suelo de manera que lo iluminara, también dejó la pala y empezó a retirar las coronas con mucha prisa. De pronto, notó que una de las coronas se movía avanzando a su encuentro. Retrocedió, espantado, tropezó con el borde de una tumba cercana y cayó sobre ella.
Nicolás pensó, aterrorizado, que Jeremías debía estar furioso y quería salir de debajo de la tierra. No tardó mucho en darse cuenta de que no se trataba del difunto, sino de un gato negro que maulló y se alejó corriendo, espantado.
El muchacho se levantó respirando con dificultad. Nunca había estado en un sitio tan siniestro. Y el susto había sido morrocotudo.
Una vez hubo apartado todas las flores, recogió la pala e inició la excavación.  Pese a no estar cansado no paraba de jadear, y es que estaba muy amedrentado y deseaba terminar su trabajo lo antes posible.
          “Todo es culpa de Blas”, pensó. “Ya tenía la fosa en el pozo de las águilas y él ha tenido que estropear mi plan”.
                                                                                  ῳῳῳ
Tobías, el policía del pueblo, soltero, pacifico, de cincuenta y dos años, recibió una llamada de la señora Herminia Peldaño. ¡Cuántas burlas había tenido que soportar por su singular apellido"Herminia, no permitas nunca que te pisen el peldaño y, menos, si está recién fregado...jajaja". La mujer le dijo que había visto una luz dirigiéndose hacia el cementerio.
El señor Tobías fue al lugar indicado a echar un vistazo. Bajó de su coche cuando llegó al portón de hierro. Le sorprendió ver que la puerta estaba abierta. Luna era un pueblo pequeño y todos sus habitantes tenían llave, pero no era normal que alguien estuviese allí a aquellas horas. Eran las dos de la madrugada, sin duda ese hecho  era insólito.
Encendió una linterna e hizo el mismo recorrido que Nicolás, cuando llegó a la fuente de la cruz, oyó unos ruidos que provenían de la parte derecha. Se dirigió en esa dirección, vio a un chico que estaba quitando la tierra que cubría el ataúd de Jeremías. El policía se quedó anonadado. ¿Qué significaba aquello? Enfocó, con su luz, la cabeza del chico.
Nicolás sintió la luz en su nuca y se dio la vuelta, sobresaltadísimo. La luminosidad le deslumbró y no le permitió reconocer a la persona o fantasma que le enfocaba.
El señor Tobías sí reconoció al chaval.
          ¡Nicolás! ¿Qué diablos estás haciendo? le gritó, bajando el haz de  luz.
Entonces, el niño, también reconoció al policía. Casi hubiese preferido que se tratase de un fantasma. Creyó que iba a desmayarse y notó que las rodillas le temblaban. ¿Qué iba a pasar ahora? ¿Cómo iba a explicar sus actos?
          Yo…, yo… balbuceó.
          ¡Vuelve a poner la tierra en su sitio, GAMBERRO! le ordenó el hombre, encolerizado.
Nicolás no se lo hizo repetir y comenzó a rellenar la fosa con la tierra que había extraído. Tenía la mente en blanco, no podía pensar en nada, estaba demasiado nervioso
Terminó por depositar las coronas de flores en su lugar, bajo la vigilante mirada del policía.
          ¡Vamos! ¡Salgamos de aquí! ordenó Tobías con dureza.
Nicolás recogió la linterna y la pala del suelo, y siguió al hombre que caminaba deprisa. Salieron del cementerio y el adulto cerró la puerta, que volvió a chirriar.
          Sube al coche dijo el policía secamente.
          ¿A dónde va a llevarme? preguntó el niño, atemorizado.
El señor Tobías lo miró, severo.
          —Deberías pasar la noche encerrado en comisaría, pero voy a llevarte a tu casa respondió, tajante.
          No es necesario replicó Nicolás, inocente, puedo ir andando.
          ¡Tú no vas a ir andando a ninguna parte! le gritó el hombre ¡Voy a llevarte a casa y voy a hablar con Blas! ¿Tienes idea de lo que estabas haciendo, pedazo de gamberro? ¿Cómo te atreves a profanar el descanso de un pobre hombre que prácticamente acaba de morir? ¿Sabes cuánta gente está llorando su muerte? ¡Sube al coche!
Nicolás subió al coche patrulla con el corazón encogido, creyendo ser el peor de los delincuentes. El señor Tobías puso el motor en marcha y maniobró para dar la vuelta.
          Por favor, no le cuente nada a Blas. Se lo suplico rogó el chiquillo, desesperado. Haré lo que usted me diga. Por favor, no hable con Blas.
El hombre notó que el niño estaba tiritando y que le castañeteaban los dientes. No podía tener frío, la calefacción estaba encendida, debía estar muerto de miedo.
          Lo siento, Nicolás declaró el policía. Voy a hablar con Blas. Y no lo siento por ti, sino por él. Sé de sobra que voy a darle un gran disgusto y él es un buen hombre, ¿sabes? Pero, tú necesitas un escarmiento y él se encargará de dártelo. ¡Espera a que se entere de la barbaridad que estabas cometiendo!
          Blas va a matarme manifestó el muchacho, asustado.
          ¡Ah, no te preocupes por eso! exclamó Tobías, quitándole importancia al asunto Si Blas te mata, prometo que te llevaré muchas flores y no permitiré que ningún gamberro hurgue en tu tumba.
Nicolás comprendió que no iba a conseguir que el hombre desistiera de su empeño de hablar con su tutor. Recordó que Estela le había dicho que la llamara si algo salía mal, pero le era imposible llamarla teniendo al señor Tobías a su lado. La desesperación del muchacho iba en aumento a medida que se acercaban a villa de Luna.
No tardaron en llegar y ambos bajaron del coche. El chiquillo levantó la puerta del garaje que había dejado bajada, pero sin cerrar, para poder entrar a su regreso. Depositó la linterna y la pala en un rincón y pasaron al pasillo. Nicolás deslizó la puerta corrediza del salón y encendió la luz.
          Aquí mismo está la habitación de Emilia dijo al policía. Si quiere, puedo despertarla y hable con ella.
El señor Tobías se negó con un movimiento, rotundo, de cabeza.
          De ninguna manera profirió. No quiero hablar con la madre de Blas. Quiero hablar con Blas. ¡Venga, Nicolás, ve a llamarlo!
Ese había sido el último intento del chaval para evitar que el policía hablara con su tutor. Intento fallido.
El niño asintió, sumiso, y salió del salón. Ascendió las escaleras que conducían a la primera planta, lentamente. No quería ni imaginar cómo se iba a poner Blas cuando se enterase de lo sucedido.
          “Me mata”, pensó el chiquillo. “Me mata, seguro”.
Llegó al dormitorio de su tutor, abrió la puerta con prudencia. La luz del rellano le guió hasta la cama; el señor Teodoro estaba profundamente dormido. Su respiración era acompasada y no roncaba. Nicolás encendió la luz de la mesilla y vio, sobre ella, un marco con una fotografía suya.
          “Tiene una foto mía, igual que en la mesa de su despacho”, pensó el crío, extrañado.
Observó al joven, parecía muy sereno mientras dormía, pero estaba convencido de que se iba a poner como una fiera en cuanto lo despertara.

Págs. 317-323

El siguiente capítulo saldrá el próximo jueves, día 27. Un beso a todos mis lectores y, especialmente, a mis querid@s comentaristas.
Pasad unos felices días navideños.
                                                                                 

58 comentarios:

  1. Está visto que Salvador se va a quedar en el congelador, porque todos los planes y "buenas ideas" se van al traste con tanto vigía que tiene Luna.
    ¡Ay Señor, pobre chico! ¡Qué mala sueeeeeerte!
    Un capítulo muy interesante y un marco "encantador".

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nena, pues desde luego por el momento parece que sí... que se nos queda en el congelador. A lo mejor deciden que ahí es donde mejor va a estar.
      La verdad es que Nico lo ha pasado muy mal en este capítulo.
      Me alegra que te haya parecido interesante. Te parece un marco "encantador", me alegra haber acertado.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  2. Hola Mela: Ay, pobre de Nico!!! Coincido con Nena, puede ser que haya tantas personas que o están despiertas, o pasan justo o... lo que fuere!!! =/ Estoy con taquicardia!
    En serio esto es peor que una película de terror ;)
    Que tierno Blas con una foto de Nico en la mesa de noche! Creo que va arder troya y de esta Nico termina muy pero muy mal.. Espero que alguien lo pueda salvar porque veo negro el horizonte para, como lo llaman por tus pagos el chaval...
    Bueno mi Linda escritora de suspenso (la próxima Agatha C.) Te dejo un besote y será hasta el 27/12 =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Herminia Peldaño no tenía sueño y ver una luz avanzar hacia el cementerio... ¡ha tenido que llamar a Tobías! ¿Y si se trataba de un gamberro de los que se mofaban de su apellido? No me creo que estés con taquicardia. Y Agatha C. se va a enfadar si me comparas con ella.
      Blas tiene una foto del niño en su mesita y también en la mesa de su despacho. Crees que va a arder Troya y ves muy negro el horizonte para Nico... La verdad es que la cosa no pinta muy bien.
      Yo también te dejo un besote y te espero el 27/12.

      Eliminar
  3. Saca la tierra, mete la tierra... está visto que ¡no hay forma de contentar a todos a un tiempo! Menos mal que Tobiás parece un peazo pan y no la toma con el chico. Saldremos de esta ¿no? Por otra parte el que Blas tenga una foto del niño en su habitación... un pequeño detalle que dice mucho :) Hasta pronto, Mela. Disfruta estos días, un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mere, ¡vaya que sí, pobre Nico! Cuando ya parece que tiene la faena hecha llega alguien y ¡ale! a deshacer la faena. Sí, Tobías es buena persona y por otra parte conoce mucho a Blas. De alguna forma saldremos de esta, no perdamos la esperanza jajaja Sí, Blas tiene una foto del crío en su mesita de noche y también en la mesa de su despacho. Aciertas Mere, pequeños detalles que dicen mucho. Es que yo creo que son los pequeños detalles los que hablan demasiado y acaban por delatarnos para bien o para mal. Hasta pronto, guapa, y disfruta tú también de estos hermosos días.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Hola Mela, decía yo que estaba interesante, ha sido un capítulo muy emocionante. Lo de la corona moviéndose y el chiquillo que cae en una tumba, muy bueno.
    No me gustan los cementerios y de noche menos. He comprendido el miedo de Nico y sigue quedándose interesante.
    Te deseo una muy feliz Navidad!! Hasta el 43 guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Oskar, me alegra que te haya parecido interesante. Lo de la corona moviéndose me sucede a mí y ¡ME ENTIERRAN! La verdad es que tampoco me convencen los cementerios y a solas y de noche ¡ME MUERO!
      Nico, en el fondo, estaba espantado.
      Yo también te deseo una muy feliz Navidad. Hasta el 43!!

      Eliminar
  5. Ay señor!!!!!! Mira que antes he visto que habías colocado el capítulo y como tenía que salir ya me he quedado con las ganas.... Y ahora en cuanto he vuelto me he puesto a leerlo, yo no entro en el cementerio a esas horas y sola ni loca (jajajajaja iba a decir ni muerta y hummmm así ya no sé) pero mira que Nico últimamente va a hacer unos bíceps de escándalo tanto cavar primero y volver a tapar después... Ahora sí que a Blas le va a dar algo, si es que este chico no para. Pero esta vez yo creo que Estela y su hija no debieran haberle propuesto todo esto.. Veremos.

    Besitos y Feliz Navidaddddddddddddddddd!! que ahora ya sí que la tenemos a la vuelta de la esquina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola FG, ¿te habías quedado con las ganas? ¡Me alegro! jajaja Coincido contigo, yo tampoco entraría a esas horas y sola, ni loca. Tienes razón con los bíceps de Nico, jajaja Ya son dos veces las que ha cavado y luego tapado. Se dice que a la tercera va la vencida, ya veremos. El pobre Blas está durmiendo muy tranquilo...
      Estoy contigo, Nico no para, y Estela y Gabriela se han pasado unos pueblos.
      Las fiestas ya están ahí y yo con un dolor de garganta tremendo. Esperemos que de aquí al lunes la cosa mejore.
      Sea como sea, Feliz Navidadddddddddddddddd!! Besitos!!

      Eliminar
  6. Te he leído esta mañana y ahora he vuelto a releer. Extraordinario capítulo; Nico tenía mucha prisa y mucho miedo. Has descrito de maravilla el cementerio y su ambiente, me ha hecho gracia el toque de humor con Herminia Peldaño. Los susurros que el chiquillo imagina a su espalda, la corona de flores moviéndose, el ángel de la guarda que lo mira severo...
    Me ha chocado que prefiriera ver a un fantasma antes que al policía. Y ahora está muerto de miedo porque tiene que despertar a Blas. Te confieso que esos detalles de las fotos me están mosqueando, pero sigo apostando que Palacios es el padre del niño.
    Un abrazo, Mela, y cuida esa garganta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amigo, a mí también me gusta leerte y volver a leerte. Gracias por los elogios, creo que me lees con muy buenos ojos.
      Lo de Herminia Peldaño es un poco para destensar. Nico está deseando hacer la faena y marcharse con viento fresco. Es que cuando tienes miedo oyes susurros y peores cosas. El gato que movía la corona estaba tan asustado como el niño.
      ¡Si le llega a salir un fantasma... lo hubiésemos visto correr! ¡Ay, Blas, con lo tranquilo que está durmiendo!
      Cuando salga Palacios lo sabremos. Un abrazo!!

      Eliminar
    2. La garganta está mejor, me he tomado un ibuprofeno y lo voy notando. Gracias.

      Eliminar
  7. Hola Mela, tu relato inquietante, un placer.
    que tengas un buen fin de semana.
    ¡Feliz Navidad!.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ricardo, encantada de conocerte. También te deseo un buen fin de semana pre navideño. ¡Feliz Navidad!
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. hala!! HAla!!! foto!!!
    Me ha encantado Mela, esperoq ue a estes bien.
    Un beso enorme y disfruta las fiestas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapísima, me alegra leerte. Pues sí, Blas tiene una foto del chiquillo en su mesilla. También la tiene en su mesa del despacho.
      Me alegro que te haya encantado. Solo estoy algo constipada, pero los medicamentos me aplastan. Es que mi cuerpo tiene la manía de detectar fiestas y siente alergia.
      Mira, no me ha tocado la lotería y lo he celebrado poniendo el árbol y el Belén. jajaja Ya era hora de ponerlo, este año me he dormido en los laureles.
      Te mando también un beso enorme y te deseo una feliz Noche Buena y una Feliz Navidad.

      Eliminar
  9. Hola Mela. Me paso de nuevo por aquí para desearte muy felices fiestas, Yo no soy mucho de navidades, más bien voy al ritmo que me marcan, pero no me cuesta ningún trabajo desear ventura y felicidad sea la fecha que sea, y sobre todo si se trata de saludar a mis amigos blogueros. Un besito y seguiré visitándote en 2013.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Koncha, eres muy amable. Yo también te deseo ventura y felicidad.
      No sé, no sé... tengo que reconocer que empiezo a mirar las navidades de un modo un poco raro. Fíjate que, hasta hoy, no había puesto el árbol ni el Belén.
      Estaré encantada cada vez que vengas en 2013 y cuenta con mis visitas porque me gusta tu blog y me gustas tú.
      Un abrazo muy fuerte!!

      Eliminar
  10. Hola Mela, deseo que mañana pases una Noche muy Buena y pasado una Navidad perfecta.
    Te lo digo hoy porque supongo que mañana andarás atareada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amigo, muchas gracias. Te deseo exactamente lo mismo.
      Sí, mañana estaré un poco atareada. Las últimas compras, pasar un poco más de rato en la cocina... En fin, lo típico.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  11. Me ha encantado este capítulo. Ya veremos como continúa.

    ¡Feliz Navidad!

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Kayena, me ha alegrado leerte y enterarme de que te ha gustado el capítulo. Muchas gracias. Por supuesto, Feliz Navidad, de parte de mis personajes y mía.
      Sé muy feliz durante estos días y siempre.
      Otro beso para ti.

      Eliminar
  12. Lo sabia lo sabia si algo puede salir mal seguro que va a salir mal .Casi me pierdo el capitulo por estar haciendo las hallacas de Navidad.Que bárbaro que plan tan precario siendo un pueblo tan pequeño.Otra vez Felices Fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Delavega, pues estabas en lo cierto. El plan ha salido muy mal. Veremos si son capaces de hacer desaparecer el cadáver.
      Todos andamos liados con los preparativos de la Navidad. Te deseo unas muy Felices Fiestas.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  13. Tenia que pasar es que este chico no pega una ni con cola todo le sale mal y encima ahora la que se va a formar ,no le arriendo la ganancia.Este delavega haciendo hallacas hahahahaha,yo las compro ya hechas ,eso tiene mucho trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fidel, es muy cierto que parece que a Nico todo le sale muy mal. Veremos en adelante...
      Me acabo de enterar que la hallaca es un plato tradicional, especialmente en Navidad. Hmmmmm, que lo comáis muy a gusto y, sobre todo, muy felices.
      Feliz Nochebuena, Feliz Navidad!!

      Eliminar
  14. Hola, Mela, aún tengo de tarea ponerme al día con tu historia, espero hacerlo en los días de descanso.

    Quería pasar a desearte una muy feliz Navidad, espero que pases un hermoso día en compañía de tus seres queridos, que recibas mucho amor y bendiciones.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  15. Hola Aglaia, tómate el tiempo que precises. Si me vas dejando comentarios te responderé y te iré acompañando por el camino.
    Quiero aprovechar para felicitarte por el libro que has escrito "En busca de un hogar", que creo va a ser un éxito. En cuanto pueda me hago con él.
    Yo también te deseo una Feliz Nochebuena y una Feliz Navidad.
    Otro besote para ti.

    ResponderEliminar
  16. Aix , la última jejejejeje Ya te digo Mela, Nicolás el pupas jajajajajaj Yo no sé por donde va a salir esto!!!!! Empiezo a pensar que el fiambre no está muerto y que no está en el congelador!!!!! Bueno como eres una caja de sorpresas, me espero ald ía 27.
    Felices Navidades Mela, un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lidia, me alegra leerte. jajajaja ¡Ay,qué gracia me has hecho! O sea que piensas que el fiambre no está muerto y tampoco en el congelador. Veremos, veremos... ¡Nada, que te has encargado de ponerle el sobrenombre al niño! jeje
      No debería estar con el ordenador, ya estoy con los preparativos de esta noche. ¡Ay, estos días deberían ser fiestas en ayunas!
      Muy feliz Noche, y Feliz Navidad!!
      Un beso!!!

      Eliminar
  17. Respuestas
    1. Thanks, your blog is nice and lovely also.
      Merry Christmas!!

      Eliminar
  18. Hola Mela, aunque no tenga mucho tiempo para escribirte comentarios quiero que sepas que te leo y que me encanta lo que escribes. Estoy enganchada a tus historias. Consigues atraparme. Quería que supieras que, aunque casi siempre en silencio, estoy disfrutando de tus escritos y espero seguir haciéndolo. ¡¡¡Que tengas un feliz año 2013!!! Muchas gracias por tu compañía en mi blog recién nacido. Gracias mil. Un enorme abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María, encantada de verte por aquí. Me alegra que te guste esta historia y que la vayas leyendo. Ir a tu blog es un placer porque me encanta cómo escribes.
      ¡Muy feliz 2013!

      Eliminar
  19. Algún día podré ponerme con tu historia. De momento, espero que me perdones... Paso a desearte una Feliz Navidad y una feliz vida, sea el tiempo que sea.
    ¡Un besazo, Mela!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Román, me encantará que llegue ese día. ¡Claro que te perdono! Todos tenemos demasiadas cosas que hacer. Creo que lo mejor es una Feliz Vida sea el tiempo que sea y eso es lo que te deseo.
      ¡Otro besazo para ti!

      Eliminar
  20. Pobre niño... Aunque al final no me ha quedado muy claro el tipo de historia que es(fantastica, real, social, historica?). Seguiremos pendientes del chiquitin ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Narrador, me ha sorprendido tu comentario, la verdad. Y he intentado encontrar un blog tuyo para seguirte pero no es accesible.
      Tampoco me ha quedado claro si te has leído el libro desde el principio o te has leído el último capítulo publicado.
      Te diré que la historia es social que se convertirá en fantástica (dependiendo de lectores) Al ser social va a tener muchos toques reales.
      No sé si me he explicado o te he liado más. Para cualquier duda, aquí me tienes.
      Muy feliz 2013!! Un abrazo!!

      Eliminar
    2. Ya he descubierto cuál es tu blog, fue un despiste mio. Un abrazo!!

      Eliminar
  21. Hum....... ¿Qué día es hoy?..... jajajajajaja a ver si el cava se te subió a la cabecha.... (es broma) pero quería saludarte.

    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja ¡Qué simpática eres! Bebí un poco de vino tinto, muy buena cosecha, y sidra. No me emborraché... jajaja
      FG, te agradezco mucho tu saludo, me has hecho sonreír e ilusionarme. Hazlo de vez en cuando, me ha gustado. jejeje ¿A quién no le gusta un dulce?
      Un besazo, simpática!!!

      Eliminar
  22. Fijo que la foto de la mesilla es para inspirarse en los siguientes tormentos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaba contando, todavía no he llegado al millón.
      Alguien me ha dicho que no soy una dama, alguien que se parece a ti.
      Me has descontado, volveré a empezar, si respondo ahora podría ser una no dama.

      Eliminar
  23. Respuestas
    1. Tengo que contestar un comentario en el capítulo 48 y te acabo de colar.
      Me has vuelto a descontar, la foto en la mesilla no es para lo que imaginas. Es que tienes la mente retorcida y, por ello, también has pensado que no soy una dama.
      Ya se me está pasando el enfado, todavía queda un poco.

      Eliminar
  24. Jajajajajjaja qué bueno lo del peldaño!!
    Nicolás es la persona con más mala suerte que conozco hasta ahora XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja Yo también me reí mucho con Herminia Peldaño.
      ¡Pobre Nico! Lo han pillado...

      Eliminar
    2. Hombre, se supone que lo has inventado tú xD como para no reírse.

      Eliminar
  25. ¡¡Hola Mela!!
    Se está poniendo muy interesante, queda claro que el pobre Nico está gafado y que le espera una buena...
    Personajes nuevos..que bien.
    Besos y Feliz Semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Susana, me alegra que lo veas interesante.
      Nico, un poquito gafado, puede ser... jaja
      También te deseo una gran semana.
      Besos!!!

      Eliminar
  26. Siempre pasa asi,alguien te verá aunque te ocupes de ocultarlo todo! pobre Nico la que l espera! sigo creyendo que Estela ya deberia hablar con Blas es una injusticia que haga tanto a daño a este muchacho,hasta donde aguantará Nico,y Blas,pobre Blas no puede ni dormir tranquilo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Hada Isol, creo que tienes razón... pero Estela parece empeñada en no contarle nada a Blas. Veremos qué ocurre...
      Besos

      Eliminar
  27. Estaba con el corazón en un puño! como lo cuentas tan real parecía que estaba allí :(
    Lástima que ahora me voy, pero mañana sigo.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María... Desde luego que este fue un capítulo duro para Nico
      Que te lo pases muy bien... Hasta mañana
      Un beso!

      Eliminar
  28. Mira que tiene mala suerte Nico. Esa vecina entrometida se cargó el plan
    ahora todo esta en su contra y no sé por donde irán los tiros.

    La intriga nunca decae y eso genial, enhorabuena Mela.

    Dejo besos a la luz de esa linterna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cielo... Debe ser cosa del destino, y el destino no ha querido que Salvador Márquez se quede en ese cementerio
      De todos modos, es cierto que hay muchas vecinas entrometidas ;-)
      Te deseo un feliz lunes
      Recojo tus besos y te dejo unos cuantos ;-)

      Eliminar

Puedes dejarme un comentario sin ofender a otras personas que comentan... Gracias

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License. Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.