Etiquetas

EL CLAN TEODORO-PALACIOS

SEGUNDA PARTE

EL CLAN TEODORO-PALACIOS

TERCERA PARTE

EL CLAN TEODORO-PALACIOS

CUARTA PARTE

jueves, 15 de noviembre de 2018

EL CLAN TEODORO-PALACIOS Capítulo 143






















CAPÍTULO 143

DISTANCIAS QUE NO SON TALES


T
ras el ruido del disparo que detuvo sus pasos, Blas escuchó gritar a Marcos que él también era un asesino, y a Arturo Corona ordenarle que soltara el arma.
Y a pesar de que lo que más deseaba era salir de la casa, regresó al salón, altamente desconcertado.
En cuanto entró vio un espectáculo dantesco.
Marcos sujetaba un revólver con manos temblonas, y los dos soldados le apuntaban con las metralletas.
            —¡Obedece y suelta el arma! —repitió Arturo Corona, furioso—¡Tírala o estás muerto!
            —¡No disparen! —exclamó Blas de inmediato— Es un muchacho, solo tiene un año más que Nico.
            —¡Disparen! —gritó Matías Hernández— Ha fallado el tiro, pero ha intentado matarme. ¡Quiere matarme!
            —¿Cómo puedes pedir que disparen a tu hijo? —le increpó Blas sin entender absolutamente nada— Y, ¿por qué quiere matarte tu hijo, Matías?
            —Porque él ha matado a mi madre y a Cruz —respondió Marcos sin soltar el revólver.
            —¡Cruz ha matado a tu hermano! —chilló Matías, frenético.
            —Porque Luis iba a golpearla como todos los días, pero esta vez ella se defendió. Y usted la ha matado y a mi madre también. ¡Usted merece morir!
            —¡Disparen! ¡Me va a matar! —volvió a gritar el patriarca de la familia Hernández.
            —No lo hagas, Marcos —le pidió Blas.
            —¿Por qué no? Mi padre y mi hermano les pegaban a diario, y al final están muertas.
            —¡Tu hermano también está muerto! —aulló el señor Hernández—¡Tenía que vengarle!

Blas recordó los semblantes serios, asustados, tristes, de ambas mujeres. Y se maldijo por no haberse dado cuenta de lo que estaba sucediendo en la casa pequeña del jardín, y en su propia casa. Se maldijo por estar ciego, por no ver, por no saber.
            —Marcos, yo acabo de matar a dos hombres pero podré vivir con eso —le dijo al chiquillo mientras iba acercándose—. Si tú matas a tu padre, ¿estás seguro de poder vivir con eso? Yo creo que no. Dame el arma, por favor.

El muchacho bajó la cabeza, y le entregó el revólver.
            —¡Deben detenerle! —exclamó Matías Hernández— ¡Ha intentado matarme! ¡Quiero que se pudra en la cárcel!

Y estas fueron las últimas palabras que pronunció.
Blas se dio la vuelta, con el revólver en la mano, apuntó y disparó. Y él no falló.
            —Quédate con mi madre, Marcos —dijo al muchacho como si nada hubiera pasado. A continuación, miró a Arturo Corona—Solucione esto, excelencia. Yo me voy a ver a Nico.
                                                                                           ∎∎∎

Matilde Jiménez no esperaba a Jaime Palacios y a Helena. Su inesperada llegada la sobresaltó. Sus semblantes graves, el agotamiento que se reflejaba en la cara de Helena. ¿Era agresividad o impotencia lo que se reflejaba en la mirada de Jaime Palacios?
Matilde se asustó, y pensó lo peor.
            —¡No puede ser! —exclamó— ¡No puede ser!
            —¿Qué es lo que no puede ser? Si no puede ser no será —se impacientó Jaime Palacios.
            —Papá, por favor —le rogó Helena—. No es necesario levantar la voz—. Nico está bien —dijo entendiendo el temor de su amiga.
            —¿Entonces a qué se deben vuestras caras tan serias?
            —¡Se deben a nada! —se irritó de nuevo el señor Palacios— Coged lo que tengáis que coger. ¡Y no tardéis! No me gusta estar en este cuchitril, os espero en la calle.


Y salió de la casa cerrando la puerta de un soberano portazo.

            —Pero, ¿qué ocurre? —preguntó Matilde sin entender.
            —Ocurre que nos vamos. Debí hacerte caso, debí escucharte, y no ir al instituto esta mañana. Quizás no debí venir a Aránzazu —respondió Helena, y su amiga siguió sin entender.
            —Pero si Nico está bien, ¿qué es lo que ocurre?
            —Álvaro Artiach está muerto, y Elisa está muerta por mi culpa.
            —¿Cómo que Elisa está muerta y cómo que por tu culpa? ¿Qué disparates estás diciendo, Helena?
            —No son disparates, es la verdad. Blas ha matado a Álvaro, y yo he matado a Elisa.
            —Helena, te conozco bien. ¡Es imposible que hayas matado a Elisa!
            —¡Te digo que Elisa está muerta por mi culpa! Te pareces a mi padre. Tú, como él, crees que nada puede ser culpa mía.                                                    
                                                
                                                                                              ∎∎∎


Nicolás estaba muy despierto y muy espabilado. Recibió a su padre con una enorme y bonita sonrisa. A Blas le pareció una sonrisa preciosa, porque los ojos de su hijo también sonreían y brillaban como dos diamantes.
            —¡Hola, papá!
Blas también sonrió.
            —Hola, Nico. ¿Sabías que eres un campeón?
            —No quería marcharme, y no me he ido —dijo el chiquillo, orgulloso de sí mismo.
            —¿Puedo abrazarte?
            —Claro que puedes.
El señor Teodoro se fundió con el joven Nicolás en un cálido y suave abrazo. Suave, aún tenía miedo de causarle algún daño. Y mientras abrazaba a su hijo y sentía su abrazo, deseó olvidar todo lo que había ocurrido en el salón de su casa, todo lo que había ocurrido ese día. Todo no, el beso de Helena no lo olvidaría jamás por mucho que se lo propusiera. Hay cosas imposibles, y esa era una de ellas.

Fue Nicolás quien le hizo recordar lo que deseaba olvidar en cuanto dejaron de abrazarse.
            —¿Por qué Lucas me hizo esto? —le preguntó— ¿Te lo ha dicho? Quiero hablar con él, quiero que me lo explique.

Blas guardó silencio sin saber qué contestar.
¿Cómo decirle a su hijo que Lucas estaba muerto? Que Elisa estaba muerta, también Álvaro, el señor Cuesta, Matías, Luis, Prudencia, Cruz. Y que él y solo él había matado a tres hombres hacía un rato, apenas un rato.
            —¿Qué te pasa, papá? ¿Por qué no me contestas?
            —No estoy seguro de que te convenga hablar de eso ahora.
            —¡Quiero saber por qué Lucas ha querido matarme! —exclamó Nicolás con ímpetu. Y Blas enseguida se dio cuenta de que su hijo era el mismo de siempre. ¡Nico estaba vivo y muy vivo!
            —Lucas no sabía lo que hacía. No lo culpes, Nico. Lucas no era consciente de lo que hacía, él no quería matarte.
            —No entiendo lo que me dices.
            —Te lo explicaré bien en otro momento, ¿de acuerdo?

Nicolás, aunque extrañado, asintió.
            —¿Dónde está mi madre? ¿Por qué no ha venido contigo?

Blas no esperaba una pregunta tan directa relacionada con Helena. Le costó un poco reaccionar, y contestar.
            —Supongo que no tardará mucho en venir. Pero también supongo que tendré que salir de la habitación cuando ella entre.
            —¿Por qué? ¿Habéis discutido?
            —Ya sabes que tu madre es una lunática.

Nicolás replicó de inmediato.
            —Yo vi el beso que os disteis. ¡Ella te quiere! ¡Y también me quiere a mí! ¡Mikaela me quería y ella era Mikaela! ¡Se disfrazó para poder vernos!
            —Por supuesto que te quiere. Es tu madre, Nico.
            —Y es muy lista, y tú muy tonto. ¿Cómo no supiste que Mikaela era ella?
            —Mikaela me atraía mucho, y me recordaba mucho, muchísimo, a tu madre. Pero pensé que todo se debía a mis ganas de verla. Pensé que me había vuelto un poco loco.
            —¡Seremos felices los tres juntos! —exclamó Nicolás, entusiasmado— ¡No la vamos a tener que raptar! ¡Y será divertido vivir con ella!

Blas se sentó en un sillón cercano a la cama. Estaba agotado, sobre todo agotado mentalmente.
Nicolás no paraba de hablar y hacía planes, ilusionado.
Él comenzó a mirar la puerta que no se abría, y a mirar su reloj. ¿Por qué Helena tardaba tanto?
Tal vez no quería verle, seguramente le echaba la culpa de que un amigo suyo hubiera querido abusar de ella, y matarla.

Se revolvió, inquieto, en el mullido sillón. ¿Acaso era Nicolás culpable de aquello? No, no podía volver a dejar al niño. Esta vez no se lo perdonaría nunca.
            —¿No me estás escuchando, papá?

En efecto, no le estaba escuchando.
            —Perdona, ¿qué me decías? —se excusó.
            —Te preguntaba por Nat. ¿Tampoco viene a verme?

Blas exhaló un hondo suspiro. ¡Natalia! Se había olvidado de ella. ¿Cuándo se enteraría de la muerte de Elisa, quién se lo diría, cómo se lo tomaría
            —Hoy solo podemos verte tu madre y yo —le dijo a Nicolás.
            —Vale —se conformó el chiquillo—. ¿Sabes lo que pensé cuando os vi besaros a mi madre y a ti? —añadió sorprendiendo a su padre—Lo recuerdo muy bien. No sé por qué lo pensé, pero pensé que el amor es perder muchas batallas y ganar una guerra.
            —¿Eso pensaste?

Nicolás asintió sonriendo. Los hoyuelos de Helena aparecieron en sus mejillas.
Y Blas temió que estaba perdiendo otra batalla. ¿O era la guerra lo que ya perdía?                                                  

                                                                                    ∎∎∎


Jaime Palacios conducía a gran velocidad. Sin embargo, Helena tenía la impresión de no avanzar, de que permanecía en el mismo lugar. En una carretera con una recta interminable.
Las autopistas eran así, monótonas. No habría un mirador donde detenerse, no pasarían por ningún pueblo con encanto, no verían algún castillo o un paisaje espectacular.
Carretera de recta interminable.
Le hubiera gustado viajar sin rumbo. Pero no, se alejaba de Aránzazu y volvía a Markalo. Ese viaje iba a ser un recorrido duro. Se alejaba de Blas.
En su maleta llevaba el libro que le regaló, y su foto. Pero en su maleta ya no llevaba su vestido azul con flores blancas. Tampoco podría volver a leer la dedicatoria que Blas escribió en la primera página del libro, podría recordarla, eso sí, estaba grabada en su mente.

¿Sería feliz Paddy en el valle? La niña no había dudado en marcharse de Aránzazu. No quería volver con su madre.

Antes de partir, le pidió a Matilde que llamara a Berta para que le propusiera a Ofelia trabajar en un orfanato.
¿Sería feliz Ofelia cuidando y dando cariño a niños sin padres?
Quizás, en cada uno de esos niños, hallara un poco a Lucas.

¿Entendería Blas que se marchara de nuevo? ¿Lo entendería Nico?
Existía la probabilidad de fallar, de estar equivocándose con su decisión, y el vértigo de acertar.

El coche corría y corría tragándose kilómetros de la larga carretera. Los devoraba.
Ya debían estar bastante lejos de Aránzazu.
Y si cada minuto que pasaba se alejaba más, ¿por qué sentía a Blas más y más cerca?
Tal vez las distancias no eran tales.                                             
                                                                                              ∎∎∎

De madrugada, la puerta de la habitación se abrió. Pero Blas no vio ni escuchó nada. El cansancio le había vencido, y se había dormido. Nicolás también dormía.
Una luz tenue iluminaba la estancia.
La señora Sales, sigilosamente, fue hasta la cama donde descansaba Nicolás, y le dio un suave beso en la frente.
            —Eres mi nieto, Nico —balbuceó entre lagrimas—. Estoy segura de que lo eres. Soy tu abuela, yo soy tu abuela.

Y se quedó allí, contemplando al chiquillo como si en años no lo hubiera visto, esperando a que pasaran las horas y Blas despertara.
¡Tenía tanto que hablar con él!


Págs. 1157-1165

Próxima publicación... un jueves de diciembre

Hoy dejo una canción de Sweet California... "Vuelvo a ser la rara"


                                          

32 comentarios:

  1. Helena se ha ido!!!!! Por quéeeeeeeeeeee???? No lo entiendo!!!! Espero una explicación razonable si no es pedir muuuuchooooo!!!!

    Besazooooo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Merck... No es preciso entenderlo todo... a veces, incluso puede ser más beneficioso no entender
      No sé si mi explicación te va a parecer razonable... supongo que no
      Besazo

      Eliminar
    2. Noooooo, no me lo ha parecido!!!! Nadaaaaa razonable!!!! Respeta a tus lectores y contesta por qué se ha ido!!!!! No es normal que se haya ido, la actitud de Helena es rara!!!!

      Eliminar
    3. Bueno, ya imaginaba que mi explicación no te iba a parecer razonable
      Vamos a tener cuidado con lo que decimos... yo respeto a los lectores
      Yo creo que ella ha dicho por qué se va... y no voy a añadir nada más
      A ti te parece que su actitud es rara, y a mí me parece muy normal

      Eliminar
    4. Creo del verbo creer que este capi se podía titular "Blas el justiciero"

      Eliminar
    5. Es posible, pero me gusta más como lo he titulado yo

      Eliminar
  2. HOLA MELA,HELENA QUERIA IR AL VALLE Y SE VA,A ARANZAZU NO TENIA QUE HABER IDO,LA AUTOPISTA ES ABURRIDA VIAJAS MAS RAPIDO Y TE VAS MAS DEPRISA,HELENA PUEDE VER CASTILLOS CUANDO ESTE EN MARKALO O EN EL VALLE,HELENA NO ES RARA,BLAS ES RARO,LA CANCION NO ME GUSTA,
    SALUDOS MIOS,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carlos... Pues sí, Helena quería irse... y se ha ido
      Pues si no te gusta la canción... a mí me encanta, y ya está
      Saludos

      Eliminar
    2. HOLA MELA,HELENA SE HA IDO Y PUNTO FINAL,BLAS HA DICHO QUE NO LA PERDONA SI SE VA Y HELENA SE HA IDO,BLAS TENGA PALABRA Y CUMPLA LO DICHO,
      SALUDOS MIOS,

      Eliminar
    3. Es verdad que Helena se ha ido, pero no se ha publicado el punto final de esta novela
      Y Blas no ha dicho absolutamente nada... lo ha pensado

      Eliminar
  3. Uy que pena que Helena no luche por lo que quiere, Esperó ver como continua. Te mando un beso .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, JP... Pues no sé qué decirte... sí, es posible que no luche por lo que quiere
      De todos modos, sí puedo decirte que cuando alguien no lucha por lo que quiere... seguramente es porque no sabe cómo hacerlo
      También te mando un beso

      Eliminar
  4. Mela bonita mía, qué hombre Blas!!! Ha disparado a Matías. Ay Blas cómo está!!! Ay mi madre dice que es un asesino que no tiene que estar con Helena!!! Ay qué gracia!!! A mi me parece muy bien que lo haya matado, el muy cerdo quería que dispararan a Marcos . Encima se hacía la víctima el asesino ese. Ay Helena, yo tampoco entiendo que se haya ido. Ay mis amigas quieren verlos juntos!!! Me voy al gimnasio, ya te diré más cositas. La canción me encanta. Ay qué gracia de canción!!!
    Muchos besitos cariño mío!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Julia... Es muy cierto que Blas ha disparado a Matías... pero no puedo estar de acuerdo con tu madre
      Vamos a ver, sé que mucha gente juzgaría y condenaría a Blas basándose en leyes... pero yo no
      Siempre he pensado que la justicia debe estar muy por encima de leyes porque, por desgracia, las leyes son bastante injustas muchas veces
      Sí, parece que no se está entendiendo que Helena haya decidido marcharse... ya veremos si más adelante se entiende más, aunque lo dudo bastante
      Me alegra que te encante
      Besitos

      Eliminar
    2. Mela cariño mío, el capítulo ha gustado mucho, un éxito!!!!! Pero están criticando a Blas por tomarse la justicia por su mano y a Helena por marcharse!!!! Mi madre está encantada con Nico!!!
      Besitos!!!!

      Eliminar
    3. Me alegra que tu madre esté encantada, y entiendo que esté contenta por la recuperación de Nico
      También me alegra que haya gustado el capítulo
      Respecto a las críticas hacia Blas o hacia Helena... pues no voy a decir nada... Creo que cada lector es libre de opinar lo que quiera
      Besitos

      Eliminar
  5. Impactada con Blas impartiendo justicia, Matías un hdp hasta el final, aunque sigo pensando que este tipo de gentuza merece sufrir un poco, o un mucho más.
    No, no puedo comprender la huida de Helena, madre se es o no se es. "Se alejaba de Blas". Se alejaba de su hijo que ha estado en el hospital luchando por vivir. Lamentarse de algo que ya no se puede evitar, echarse la culpa cuando no se tiene, es autocompadecerse. Tiene razón, probablemente no debió volver a Aránzazu. Me da pena Nico. Creo que las distancias son muy grandes cuando el motivo de que existan es incompresible.
    La señora Sales quiere hablar... me alegro, estoy muy interesada en sus palabras.
    Esperando el siguiente capítulo, a ver si se arregla el entuerto. Me ha encantado la canción. Mucho.
    Bsssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Nena... La verdad es que no es la forma más correcta de impartir justicia, pero ha sido inevitable
      Sí, ya estoy viendo que cuesta entender que Helena haya tomado esa decisión
      A ver, Helena es madre... y quiere a Nico... Se está alejando de Blas, aunque creo que está muy claro que también lo quiere, posiblemente sea la persona que ella más quiere... Pero se aleja de Blas
      Si Blas no estuviera... ella jamás dejaría a Nico
      Yo creo que una persona se compadece de sí misma cuando se siente víctima... Helena se siente culpable, esté equivocada o esté acertada
      De todos modos, si una persona se siente víctima, puede tener sus razones... pero no es el caso de Helena
      Bueno, en este capítulo se ha dicho que las distancias no son tales,,, porque a medida que Helena se va alejando más de Aránzazu, siente a Blas más cerca
      Veremos qué nos dice la señora Sales o, mejor dicho, qué le dice a Blas
      Me alegra que te haya gustado... es muy bonita, sí
      Besos

      Eliminar
  6. A qué espera Blas para raptar a Helena?
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ignacio... Es posible que esa pregunta también se la haga Nico algún día
      Beso

      Eliminar
  7. Querida Mela, querida hermanita, madre mía cómo está esto!!
    Espero que Blas no le haya cogido gusto a matar, Matías era un hombre de lo más despreciable pero Blas se debía haber contenido y dejar que se pudra en la cárcel.
    "El amor es perder muchas batallas y ganar una guerra", qué frase con contenido! Nico es superlisto y será así. Blas y Helena ganarán la guerra después de perder todas las batallas.
    Estoy segura de que Helena quiere a su hijo pero tiene un problema con Blas que no sabe resolver. No es un problema de matemáticas:))
    Las distancias no son tales cuando tienes constantemente a alguien en tu pensamiento.
    La canción es muy buena, el capítulo una maravilla.

    Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, querida Pilar... No, a Blas no le gusta matar... pero, ante tanta maldad, no ha podido contenerse, y ha disparado
      Es difícil ganar una guerra tras perder muchas o todas las batallas... pero desde luego no es imposible... solo difícil
      No, no es un problema de matemáticas
      Pues sí, creo que tú has entendido muy bien porque las distancias no son tales
      Me alegra que te haya gustado la canción, y el capítulo
      Besos

      Eliminar
  8. !Yay! pero que desgraciado de Matias, para rematar queria acabar con su propio hijo. Que bueno que Blas lo silenció para siempre!
    La pobre Helena con tanto melodrama familiar, ya no sabe ni que pensar. Y Blas, como contestar la pregunta a Nico, han muertos muchos, sera catastrofico para el saber lo que ha pasado. Nico guarda la esperanza de ver a sus padres juntos, y que gusto saber que está recuperado y avispado. Ay, no quería que Helena se fuera, ya casi todo estaba por aclararse, debió esperar un poquito más. La escena de la señora Sales es muy tierna, claro que es su nieto, al fin lo a aceptado, sin duda alguna! emocionante capitulo. Me quedo en espera de la próxima, quiero saber que pasara con Helena!!
    Un abrazo y feliz domingo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Yessy... Pues sí, en este mundo de mortales, Matías no volverá a hablar
      Yo creo que lo que más sobrecogerá a Nico es enterarse de la muerte de Lucas, de Elisa, de Prudencia y de Cruz
      Sí, Nico está muy recuperado... y desea ver juntos a sus padres porque sabe que se quieren
      No eres la única, la mayoría de lectores no quería que Helena se fuera... y lo entiendo
      Yo, como lectora, tampoco lo hubiera querido
      No, Yessy... no está tan claro que Nico sea nieto de Emilia Sales... Tienes que recordar que Emilia Sales no es la madre biológica de Blas
      Sin embargo, es muy cierto que ella le ha dicho a Nico que está segura de que es su nieto
      Por supuesto que sabrás todo lo que sucede con Helena
      Todavía puedo decirte... Feliz domingo
      Un abrazo

      Eliminar
  9. La culpa de todo lo que pasa la tiene el padre de Helena por decirle que nadie hubiera muerto si ella no va a la casa.Ella cree que tiene la culpa y se va sin ver a su hijo,la culpa la tiene Jaime Palacios.A Nicolas le dolera y a Blas pero Blas la seguira queriendo porque la quiere de verdad.Me ha gustado mucho,es una novela muy buena.Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ramón... Es cierto que Jaime Palacios le dijo eso a Helena... pero Helena ya había tomado esta decisión antes de que su padre le dijera algo
      Helena decidió irse al valle cuando estaba en el jardín esperando a que su padre saliera de la casa de Blas
      Sí, es muy lógico que a Nico y a Blas les duela que se haya ido... y muy posible que Blas la siga queriendo
      Me alegra que te haya gustado
      Besos

      Eliminar
  10. ¡Hola Mela! Ante todo disculpas por el retraso en la lectura y comentario. Casi no me he sentado en el ordenador. Espero que tú estés bien y me alegro de tener capi nuevo.
    Voy al comentario:
    Me pareció muy emotivo el reencuentro de Blas y Nico. El diálogo entre padre e hijo excelente. Imaginé lo difícil para Blas dar explicaciones a tantas preguntas de Nico. Pero son normales dado el tiempo que estuvo inconsciente. Pero no dudo que Blas es muy inteligente y sabrá contarle todo los detalles a su debido tiempo.
    En cuanto a la escena del disparo, creo que fue un acto de ira ante tanta maldad. Y a veces cuando esperamos la justicia legal nos quedamos defraudados. Así que no lo veo tan descabellado que haya reaccionado así.
    Nico desea ver a sus padres juntos y mucho más después de ese beso que ha visto. Es natural. Veremos si tarde o temprano se darán las cosas.
    En cuanto a la partida de Helena, cierto que uno espera ver resuelto todo sin embargo si en cada capítulo sería así, nos quedaríamos sin conflictos y sin argumentos. Lo digo como escritora. Así que como lector toca esperar.
    Después de todo es una salida que ha buscado Helena sintiéndose culpable. Han acontecido hechos muy fuertes para que vea todo claro como el agua.
    La charla de la señora Sales me intriga y anhelo saber sobre ello.
    Te felicito por el capi. Contiene emociones múltiples y lo has hecho muy tangible. Te deseo una feliz semana y te envío un besazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Lou... No hay ningún motivo para que te disculpes, de verdad que no
      Estoy bien, gracias... Quizás un poco estresada, pero bien... Creo que también necesito irme a un valle ;-)
      Sí, Nico pregunta mucho y Blas no sabe cómo contarle todo lo sucedido... pero tendrá que hacerlo en algún momento
      Es que Blas siente las muertes de Prudencia y de Cruz... siente no haberse dado cuenta, no haberlo podido evitar... Finalmente, no puede contenerse y le dispara a Matías
      Sí, Nico sabe que Blas y Helena se quieren... y hasta le parece que sería divertido que estén juntos
      Helena se tenía que ir... si no se marcha, hubiera tenido que cambiar lo que queda de historia... Además que yo veo muy lógico que se haya ido
      Lo que ha dicho la señora Sales es muy importante... te intriga algo importante ;.)
      Muchas gracias, Lou... También te deseo una muy feliz semana
      Besazo enorme

      Eliminar
  11. Hola Mela! Olvidé comentarte el video. Me gustó mucho la letra, no la conocía. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, otra vez!
      Olvidar comentar esta preciosa canción sí que merece disculpas... es broma ;-)
      Me alegra que te haya gustado... y gracias a ti
      Besos

      Eliminar
  12. Hola Mela, te dije que Helena me encantaba, sigo igual. Quizá ese sentimiento de culpa es una excusa para alejarse de Blas. "Hay cosas imposibles", no creo que Blas pueda olvidarse de la lunática:)
    "Para llenar mi vida de sonrisas y también de dolor. Para mostrarme toda su grandeza, para eso te hizo Dios." Como verás también en mi mente se ha grabado la dedicatoria:)
    Nico tiene razón, Helena es muy lista y a Ofelia le hará bien trabajar en un orfanato.
    Es posible que Emilia sea madre de Helena? El final del capítulo y otros detalles me lo hacen pensar.
    Enhorabuena por este bellísimo capítulo. La canción, ma-ra-vi-llo-sa.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Juan... Bueno, pues Helena está muy contenta de que te siga encantando
      No, Helena cree que es culpable... aunque entiendo que puedas pensar que busca una excusa, y eso me hace pensar a mí que vas conociendo a Helena
      Es muy difícil olvidar a alguien que has querido... y, sobre todo, que sigues queriendo
      Pues sí, veo que recuerdas muy bien la dedicatoria que Blas le escribió... Helena la rompió, pero también la recuerda... otra cosa imposible de olvidar
      Creo que sí... Ofelia podrá dar amor y cuidar de esos niños sin padres... y estoy convencida de que lo hará muy bien
      Entiendo que el final del capítulo, y otros detalles, te hayan hecho pensar que Emilia puede ser la madre de Helena... lamento no poder decirte nada más
      Muchas gracias
      Un beso

      Eliminar

Puedes dejarme un comentario sin ofender a otras personas que comentan... Gracias

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License. Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.