EL CLAN TEODORO-PALACIOS

CUARTA PARTE

miércoles, 12 de agosto de 2020

EL CLAN TEODORO-PALACIOS Capítulo 154







CAPÍTULO 154

ESE AMOR QUE ES TEMPESTAD


H
elena no pensó, no imaginó que, con su tercer beso, iba a provocar que Blas abriera sus ojos. Mucho menos pensó o imaginó que, su tercer beso, iba a despertar a ese amor que es tempestad, a ese amor que hace crecer a las olas del mar.
            —Acabas de besarme —susurró Blas.

Helena se alarmó tras escuchar estas inesperadas palabras que confirmaban una clara acusación. Su inmediata reacción fue alejarse, con tanta rapidez y brusquedad, que muy pocos centímetros la salvaron de caer de la ancha cama al suelo.
            —¿Acostumbras aprovechar que un hombre al que odias duerme para darle un beso?
            —Debes haber sufrido una pesadilla. Debes tranquilizarte; solo ha sido eso, una pesadilla —respondió Helena con cierto alivio. Por lo menos, Blas no era consciente de que le había besado tres veces.

Blas se carcajeó con discreción. No quería despertar a nadie, quería estar a solas con Helena.
Con su risa, aunque moderada, solo logró sobresaltar todavía más a la culpable de haberle dado tres besos.
            —No sé de qué te ríes. No creo haberte contado un chiste, no me gustan los chistes. Creo que lo más aconsejable será que salgas de esta habitación. Estás sufriendo alucinaciones —. La voz de Helena adolecía de firmeza, casi no podía hablar. Incluso así, se esforzó por reconducir la situación embarazosa en la que se hallaba.

Con tanta rapidez y brusquedad como ella se había alejado, se acercó Blas, y uno de los brazos del hombre más peligroso del mundo, rodeó su cintura.
Helena se sintió atrapada, acorralada, sin fuerzas para escapar o resistirse.
            —¿Qué estás haciendo, Blas?
            —¡Qué bien suena mi nombre cuando tú lo pronuncias! ¿Cuándo dejarás de mentir, Helena? No he soñado. Me has besado. ¿No vas a admitirlo?


Helena no estaba dispuesta ni preparada para reconocer esa verdad. Era incapaz de contestar. Silencio. Temblaba. Su corazón latía alocado. El aliento de Blas ya quemaba su piel. La tempestad aumentaba su intensidad, las olas crecían. Demasiados años separados un hombre y una mujer que habían nacido para quererse.
Blas la besó; la llama se encendió y llegaron las olas de fuego, el deseo, el anhelo, las ganas de quererse...
Se detuvo el tiempo, una lujuria de sentimientos se alzó, el cielo se hizo visible en sus ojos. Las tristezas reían, las sonrisas lloraban. Dejaron de ser dueños de sus actos y se transformaron en esclavos de ellos.
Ya era inútil luchar contra lo inevitable...


                                                                                ∎∎∎

Matilde se despertó de sopetón. Hacía rato que la luz de la mañana iluminaba su habitación. Bibiana todavía dormía y, por la expresión de su rostro, debía estar soñando algo hermoso.
Habían estado hablando por la noche y, muchas de las cosas que le contó la pequeña, la afligieron sobremanera. Por la conversación que mantuvieron, fue muy sencillo que Matilde dedujera que la pobre chiquilla tenía una mala madre.
Era imposible que con esta madre y su padrastro, Bibiana supiera lo que era el calor de un hogar, de una familia...
Amadeo Ortiz y su esposa únicamente se interesaban por ellos mismos y, en todo caso, por los tres hijos varones, fruto de su relación. Bibiana sobraba en sus vidas. Quizás también sobraba en la nueva vida de su padre biológico ya que, desde que se separó de su madre, nada volvió a saber de él. Desapareció sin más, sin ninguna explicación.
Matilde salió al pasillo con sigilo para no interrumpir el descanso de la niña.
Se dirigió a la habitación de Helena y, también con sigilo, abrió la puerta.
La sorpresa que le aguardaba al mirar la cama fue indescriptible. Incluso le costó creer que lo que veía, por fuerza, era cierto. Helena no estaba en la cama; en su lugar estaba Blas, dormido y abrazado a una almohada. Y, por la expresión de su rostro, también parecía soñar con algo hermoso. Muy hermoso.
Matilde lo observó, en silencio, sin entender absolutamente nada, sin dar crédito...
Tras unos instantes de duda, salió de la habitación en busca de Helena.
Bajó la escalera, en la sala de estar no había nadie. Fue a la cocina. La puerta estaba abierta. Fuera, en el porche, sentada en uno de los peldaños de la escalinata, vio a Helena. 
            —¿Qué haces aquí?

Helena no oyó llegar a su amiga y su pregunta la sobresaltó un poco. Se dio la vuelta y sonrió. Una sonrisa radiante, pensó Matilde.
            —Simplemente estoy contemplando el cielo, las nubes, el sol, las cimas de aquellas montañas lejanas. Estoy mirando lo bonito que está el valle —respondió sin dejar su sonrisa resplandeciente mientras se levantaba del travesaño.
            —Sí, todo eso está muy bien, pero tú estás aquí y Blas está en tu cuarto, en tu cama —dijo Matilde, confusa.
            —¿Has estado en mi habitación? ¿Qué hace Blas? ¿Te ha visto?
            —No ha podido verme. Está dormido, abrazado a tu almohada —contestó Matilde, más confusa.
            —¿Abrazado a mi almohada? ¿Estás segura? — La ilusión afloró en el semblante de Helena.
            —Claro que estoy segura, pero no entiendo nada. ¿Puedes decirme qué ha pasado?
            —No debería decirte nada, no debería hablarte por no venir anoche a mi habitación. Sin embargo, voy a decírtelo, necesito decírtelo... Hemos dormido juntos y ha sido maravilloso. ¿No te parece que el agua del río está cantando?
            —Sí, es posible que esté cantando —respondió Matilde, anonadada. Después añadió—. Y es posible que Blas y tú no solo hayáis dormido. Habéis hecho algo más, ¿verdad?

El rubor asomó a las mejillas de Helena, delatándola.
            —Sí, hicimos algo más —confesó con timidez—. No pude evitarlo, fue más fuerte que yo. Blas es más fuerte que yo. Él me amó y yo le amé. Te aseguro que fue inevitable. Me sentí tan mujer, tan femenina... Estuve en el cielo. Fue como aquella noche de tormenta en la playa. No pude evitarlo, no pude.
¿Te gusta el vestido que me he puesto? ¿Crees que le gustará a él?

Matilde observó el vestido de tirantes anchos con un lazo que cerraba un escote cuadrado por encima del pecho. Lunares grandes, de color verde, amarillo, naranja y lila, destacaban en el fondo blanco. Por detrás, el escote tenía forma de uve y dejaba al descubierto parte de su espalda. Y falda de vuelo. A Helena le encantaban las faldas de vuelo.
            —Estás muy guapa. Mucho —le dijo Matilde con absoluta sinceridad—. ¡Y qué bien te sienta la diadema que te has puesto en el pelo!
            —También me he maquillado un poco los ojos y me he pintado algo los labios. ¿Se nota demasiado? ¿Es exagerado?
            —Helena, estás guapísima. Cálmate.
            —No puedo calmarme. Estoy muy nerviosa. Ni siquiera sé cómo debo comportarme cuando vuelva a verle. Soy tan feliz que tengo miedo. Nadie puede ser tan feliz. Creo que debería esconderme, pero ¿dónde? Tal vez debería huir a la aldea.
            —Helena, tranquilízate y no tomes café hoy. Eso es lo que debes hacer. Entra conmigo en la cocina. Hace frío, te vas a congelar con ese vestido. Prepararemos unas torrijas para desayunar.
            —Prométeme que no te separarás de mí ni un segundo. Promete que, en todo momento, estarás a mi lado, que serás mi sombra y mi escudo.
            —Está bien, te lo prometo. ¿Te quieres tranquilizar? Ahora tengo que subir a asearme. Empieza tú a cortar rebanadas de pan.
            —¡No! —se negó Helena con ímpetu— Te acompañaré, no pienso quedarme sola.
            —No puedo entender que anoche hicieras el amor con Blas y hoy estés muerta de miedo. No lo entiendo —se exasperó Matilde.
            —Pues estoy muerta de miedo y de vergüenza. Y me da igual si no lo entiendes, no es preciso que lo entiendas.
            —Vamos, ven conmigo —dijo Matilde suspirando.                                                 
                                                                                             ∎∎∎

Nicolás se desperezó y miró la hora en el reloj.
            —¡Ya son las nueve y media! —exclamó y despertó a Marcos— Voy a ver si mi madre se ha levantado.

El chiquillo entró en la habitación donde le aguardaba la misma sorpresa que a Matilde. Blas continuaba dormido, abrazado a la almohada de Helena.
            —Papá... —dijo el muchacho. Su padre no le oyó.

Nicolás se acercó y lo zarandeó. Por supuesto, Blas dejó de dormir de inmediato.
            —Buenos días, Nico.
            —¿Dónde está mi madre? ¿Qué haces aquí?
            —Tranquilo, no me la he comido. Tu madre ha debido madrugar —contestó Blas sonriendo. Y su sonrisa también era radiante.
            —¿Quieres decir que habéis dormido juntos? — Nicolás no podía creerlo.
            —Sí, Nico, eso quiero decir.
            —¡Cuánto me alegro, papá!
            —Yo también, Nico. Soy el hombre más feliz de la tierra, qué digo tierra, del universo. Tu madre es una diosa. He estado en el cielo.
            —¿Le has dado el vestido?
            —Todavía no.
            —¿Y a qué esperas? —preguntó el muchacho, ansioso— ¡Tienes que dárselo ya!
            —Tienes razón —Blas se levantó de la cama—. Esta misma mañana se lo daré.


Antes de salir de la habitación, Blas le deseó a Nicolás que un día fuese tan feliz como lo era él.
Por un instante, sin quererlo, Nicolás pensó en Natalia. Unos densos nubarrones negros oscurecieron su ánimo.
            —Eso no pasará. Yo nunca querré a una mujer como quieres tú a mi madre. Yo no soy como tú —manifestó el chiquillo, tajante.

Su padre lo miró, sorprendido.
            —Por supuesto que amarás a una mujer. Estoy seguro de que tu historia de amor será extraordinaria. Hijo, tú eres el descendiente de un gran amor.
Tu madre y yo nos amamos por primera vez en una playa, mar adentro. Era una noche de tormenta.
Y tras besos, caricias, dulzura, ternura, pasión... empezaste a existir tú. Eres el hijo de un amor grande. Nunca olvides eso. Eres el hijo de un amor que sigue vivo, muy vivo. Eres el descendiente de un amor inmortal.
            —Aún podéis tener otro descendiente —replicó Nicolás.
            —No, Nico.
            —¿Por qué no?
            —Yo no puedo tener más hijos.
            —¿Por qué?
            —Porque cuando me enteré de que eras mi hijo, tomé una decisión. Tú serías el único. Me hice una vasectomía.
            —¿Y si mi madre quiere tener más hijos?

Blas sonrió.
            —Tu madre no quería tener hijos. Decía que no quería traer a nadie a este mundo raro. Sin embargo, te trajo a ti.
Pero estoy seguro, porque la conozco muy bien, que después de nacer tú, pondría un remedio para no tener más.
No vas a tener hermanos. Siempre serás tú el único descendiente de nuestro amor inmortal. El hijo de Helena Palacios y de Blas Teodoro.

Nicolás abrazó a su padre con fuerza, muy fuerte.
            —¡Me alegro de haber nacido! —exclamó— Y me alegra que seáis mis padres. Estoy orgulloso de los dos y os quiero a los dos. No puedo imaginar unos padres mejores que vosotros.
            —Yo también me alegro de que hayas nacido, Nico. Me alegra haberte conocido y también estoy muy orgulloso de ti. Y te quiero muchísimo. Y tu madre te quiere hasta el infinito y más, mucho más —dijo Blas correspondiendo al abrazo de su hijo—. Perdónanos a los dos por no haber estado juntos durante doce largos años.                                                 
                                                                                      ∎∎∎

En aquel mismo momento, lejos del valle, en Aránzazu; Emilia Sales deambulaba por la casa, muy nerviosa. No entendía por qué Blas no había regresado todavía. Tampoco entendía por qué no contestaba a sus llamadas.
Esperaría hasta las doce del mediodía y, si a esa hora, no tenía noticias de Blas, llamaría a Arturo Corona.
Un pálpito la sacudía sin tregua. Un presentimiento de que algo no iba bien, de que algo iba muy mal.

Págs. 1256-1264

Hoy vuelvo a dejar una canción de Río Roma... "Por eso te amo"



Queridos lectores de El Clan Teodoro-Palacios, hoy os quiero desear que estéis pasando un buen verano, y que lo sigáis pasando, a pesar de los pesares... que sé que son muchos
Mela
                                                                

24 comentarios:

  1. Si yo soy Matilde le pido a Helena más detalles del acontecimiento!!!! Por quéeeeeeeee no es cotilla Matilde??? Como yoooo soy cotilla te exijo que me des más detalles de lo que ha ocurrido entre Blas y Helena en la cama!!!! Necesito saberlo!!!!

    Besoteeeeeeessssss!!!!

    ResponderEliminar
  2. Pero tú no eres Matilde, y yo no atiendo a cotillas exigentes
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Helena está muy nerviosa, que le haga caso a Matilde y no tome café.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, está muy nerviosa como es lógico... le conviene no tomar café

      Eliminar
  4. Doce años separados, juntos en una cama. Inevitable!
    ¿Será inevitable que Helena pierda el miedo a ser feliz?
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ha sido algo que ya era absurdo intentar evitar
      Helena piensa que nadie puede ser tan feliz y, sí, tiene miedo... pero no puedo decirte si superará ese miedo
      Beso

      Eliminar
  5. ¡Hola Mela! !Qué regalo nos has dado a tus fans! Espectacular capítulo. Muy deseado, lo sabes.
    Comenzaré a comentarte y disculpa si no guardo el orden, el capítulo me ha emocionado demasiado.
    La historia de Bibiana es triste. Sus padres han sido egoístas y pensaron en ellos mismos. Extraño, pero ocurre con algunos y su instinto no suele brillar.
    Blas y Helena, al fin unidos nuevamente porque creo que sus corazones nunca se han separado. Tu escritura sobre la escena, impecable, sutil, dejando entrever lo sucesido y a la vez invitándonos a imaginar esa escena tan esperada. Las descripciones, que decirte... Desde las emociones de Helena y Blas hasta el vestido de ella.
    Debo decir, ¡gracias Matilde por no interrumpir" se lo agradezco como lectora fiel y amante de tus letras.
    Que maravilla, hermosa escena, hermoso tercer beso.
    Yo me alegro como Nico. Bella frase " Siempre serás el único descendiente de nuestro amor inmortal" Inolvidable frase para una inolvidable novela.
    Por último, mientras Emilia Sales deambula por la casa yo sonrío, perdón no lo puedo evitar.
    Te felicito, como siempre genia total de las letras. Gracias por compartir tu talento.
    El video hermoso, una canción muy romántica que da el cierre perfecto.
    Un beso grande querida escritora y feliz semana para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Lou!
      Tú me has dado otro regalo con tu bello comentario
      Entiendo que los lectores desearan este capítulo... Te confieso que yo también y, por esta razón, lo escribí
      Me alegra que te haya emocionado, y ya puedes saber que te estoy contestando sin dejar de sonreír
      Es cierto que la historia de Bibiana es triste, pero ahora está con Blas, Helena, Matilde y Nico... Está con personas buenas y nobles, ya no está con esos horribles padres... Tal vez, Bibi, va a ser muy feliz
      Pues crees bien... Blas y Helena han estado separados físicamente, pero se han amado todos los días... y es que nacieron para eso
      Me alegra que hayas podido imaginar a ese amor que es tempestad... hice todo lo que pude, y no sé narrarlo de otro modo
      El vestido de tirantes fue sencillo describirlo... aún lo tengo yo ;-)
      Matilde sonríe y te manda un fortísimo abrazo
      ¡Es tan bonito lo que me dices! También serán inolvidables tus comentarios
      Creo que no deberías pedirle perdón a Emilia Sales... no merece que lo hagas
      Me alegra mucho que te haya gustado el vídeo... bueno, me alegra mucho todo lo que me has dicho... y me siento muy orgullosa de que una escritora de tu valía lea mi novela
      Gracias, muchas gracias
      Te mando un beso gigante, y un abrazo de osa

      Eliminar
    2. Merecido cada una de mis palabras. Un besazo.

      Eliminar
    3. Gracias, querida Lou, muchas gracias
      Un besazo

      Eliminar
  6. Linda canción, y sobre todo un capítulo genial me alegro que Blas y Helena estén juntos ojoal sigan a si por ellos y su hijo. veamos que pasa en el siguiente capítulo te mando un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, JP! ¡Hola, Citu!
      Me alegra que te haya gustado la canción... pero debes saber que linda eres tú, muy linda
      Blas, Helena y Nico te agradecen que te alegres y que les desees felicidad... y están muy contentos de que leas su historia... y yo también
      Bueno, pues sí, tendremos que ver qué pasa... yo ya lo sé ;-)
      Yo te mando un beso gigante y muchísimo cariño

      Eliminar

  7. Hola, Mela
    ¡Ay que emoción! Bravo por Helena, Al fin accedió al cariño de Blas!!
    Que observativa es Matilda, 😀intuyo rápidamente ese esplendor que la delató. Está muerta de vergüenza, pobre Helena, espero pronto lo supere. Y Nico también lo supo, y que sorpresa, saber que su padre no va a tener más hijos. Me encantó lo que le dijo Blas a su hijo sobre el amor, es precioso.
    Emilia Sales ni se imagina la mega sorpresa que le espera. Pienso que quizá hasta le de un infarto.
    ¡Qué hermoso capítulo y canción!
    Un abrazo y feliz tarde.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Yessy!
      Al fin no ha podido evitarlo ;-)
      Bueno, es que Helena estaba de muy buen humor, su sonrisa radiante... hasta le parecía que el agua del río cantaba... Es normal que Matilde intuyera lo que había sucedido
      Bueno, es bastante lógico que sienta vergüenza... ha hecho el amor con el hombre que ama y no tiene muy claro cómo comportarse cuando vuelva a verlo
      Nico también se ha enterado y se ha alegrado mucho... Pues sí, Nico no tendrá hermanos
      Y a mí me encantó escribir lo que Blas le dijo a su hijo
      Emilia teme que algo va mal... pero, tienes razón, no se imagina cuánto mal va ;-)
      ¡Gracias, Yessy! Me alegra que hayas disfrutado del capítulo y de la canción
      ¡Fuerte, muy fuerte abrazo!

      Eliminar
  8. HOLA MELA,JAIME PALACIOS QUE SE ENTERE QUE BLAS HA VIOLADO A HELENA,ELLA HA DICHO QUE BLAS ES MAS FUERTE Y NO HA PODIDO EVITARLO,HELENA QUERIA EVITAR Y BLAS ES MAS FUERTE,MATILDE QUE LE DIGA A JAIME PALACIOS QUE BLAS HA VIOLADO A SU HIJA,NO COMENTO CANCIONES,
    SALUDOS MIOS,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carlos... Jaime Palacios jamás se enterará de algo así, porque eso no ha sucedido
      Saludos

      Eliminar
  9. Me ha gustado mucho este capitulo.Unos hacen el amor y otros tienen sexo.Helena y Blas han hecho el amor y me ha gustado como lo has contado.Ellos se quieren con locura y es verdad que su amor tiene que ser inmortal.Es una historia de amor que me gusta mucho pero Emilia Sales quiere enredarlo todo.Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ramón... Me alegra que te haya gustado
      Pues sí, es muy probable que su amor sea inmortal
      Eso parece... ya veremos qué sucede con Emilia
      Gracias por tu comentario
      Besos

      Eliminar
  10. Mela, cariño mío, qué emoción, ay qué capítulo!!! Tenía que pasar, qué bien lo has narrado pero me ha sabido a poco. Están muy ilusionados los dos, Helena está muy nerviosa, ay qué gracia!!! Dibujaré a Helena con el vestido de lunares!!! Ay Blas, me vuelve loca, qué hombre!!! No sé qué pasará cuando se enteren Emilia y Arturo Corona de que Blas está con Helena. Ay cómo se pondrá Helena cuando Blas le regale el vestido, ahí tiene que estar la foto que se hizo con Gabriela. Ay Helena, qué gracia de mujer!!! La canción me encanta, qué romántica!!! Mi madre te manda cariños.
    Besitos bonita mía!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Julia!
      Sí, supongo que es algo que tenía que pasar y, por lo tanto, ha pasado
      Narré esa escena lo mejor que pude, y creo que se entiende bien... no vi necesario añadir nada más
      Sí, los dos están ilusionados y nerviosos... No creas que Blas no está nervioso
      Seguro que será un dibujo precioso
      No te puedo decir si Emilia y Arturo se enterarán de que Blas está en el valle... Tampoco puedo decirte qué ocurrirá con el vestido que Blas quiere regalar a Helena
      Me alegra que te guste la canción
      Muchos besos para tu madre y para ti

      Eliminar
  11. También me siento feliz leyendo esta historia con final feliz.
    Este es un interesante trabajo de relato.

    Saludos desde Indonesia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Himawan... me alegra que te sientas feliz y agradezco tu visita
      Saludos desde España

      Eliminar
  12. Ni tú, ni los personajes de tu novela podréis imaginar cuánto me ha gustado este capítulo.
    Helena ha despertado a Blas y a ese amor que es tempestad y qué bien lo has descrito!! Me has emocionado!! Por fin Helena ha dejado de luchar contra lo inevitable, pero creo que tiene que luchar mucho más y seguir escuchando cómo canta el agua del río:))

    Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pilar... Tal vez tú tampoco puedas imaginar cuánto me gustó escribir este capítulo
      Bueno, te diré que Helena despertó a Blas... pero jamás a ese amor que es tempestad... Ese amor que es tempestad tiene muchos sueños, pero nunca se duerme
      Muchas Felicidades en el día de tu santo... Te quiero

      Eliminar

Puedes dejarme un comentario sin ofender a otras personas que comentan... Gracias

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License. Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.