Etiquetas

EL CLAN TEODORO-PALACIOS

SEGUNDA PARTE

EL CLAN TEODORO-PALACIOS

TERCERA PARTE

jueves, 5 de marzo de 2015

EL CLAN TEODORO-PALACIOS Capítulo 110






























CAPÍTULO 110

EL “ARTE” DE LA HIPOCRESÍA Y LA MENTIRA



E
l hombre de la cicatriz en el pómulo derecho subió a un coche patrulla donde un policía se hallaba al volante. Era uno de los agentes, el de menor estatura, que había detenido y golpeado a Benito Sierra hasta provocarle la muerte. Condujo el auto con destino a la discoteca “Paraíso” y, allí, el hombre de la cicatriz descendió del coche, entregando al policía unos billetes que extrajo de la bolsa que le había dado Lucas.
            Aquí tiene diez mil dívares. Lo convenido por su ayuda y la de su hijo.
El portero que vigilaba ahora la entrada a la discoteca era el mismo que estaba cuando se celebró el aniversario de Patricia. El hombre de la cicatriz lo saludó con un movimiento leve de cabeza; luego entró en el local y se dirigió a una oficina situada en el mismo pasillo al que fue Nicolás para rescatar a Rocío Sierra. Dentro de la oficina permanecían sentados Álvaro Artiach, Ismael Cuesta y la joven de la verruga en la barbilla.
            ¿Cómo ha ido todo? preguntó el señor Artiach, ávidamente.
           —A las mil maravillas. El chico es un bobalicón y ha vaciado la caja de su padre. Le he dado su parte a nuestro policía y amigo Soriano —el individuo depositó la bolsa de basura sobre una mesa.
            —Entonces ya solo faltan por atar dos cabos —manifestó Álvaro, satisfecho. Dirigió sus malignos ojos azules al señor Cuesta.
El profesor de matemáticas metió una mano en un bolsillo de la chaqueta que llevaba, sacó un revólver y disparó en la sien del hombre de la cicatriz en el pómulo derecho que cayó muerto en el acto. Rocío Sierra no tuvo tiempo de reaccionar, otra bala perforó su sien y su corta vida terminó en aquel instante.
            —Estos cuerpos tienen que desaparecer, y esta mala hija se reunirá con su buen padre —dijo Álvaro, rascando la cabeza de la serpiente que tenía tatuada en el cuello—. Hemos hecho un buen negocio, Isma. A Blas le ha costado un poco cara la patada que me dio —sonrió mirando el dinero—. Y por lo visto, todo lo que me contó la tarde de la fiestecita era cierto, hasta me dijo la combinación de la caja. ¡Qué inútil! ¡Cómo me gustaría encontrar a Helena antes que él! Ya lo creo que me gustaría tener a esa mujer, entonces Blas sería una marioneta en mis manos.
            —¡Déjate de mujeres! Me preocupa Lucas Soriano. ¿No acabará hablando? —barruntó Ismael Cuesta.
            —No creo que ese muchacho débil, delgaducho y poca cosa se atreva a causarnos problemas. De todas formas siempre puedes meterle pánico en el pellejo. Lo tienes muy a mano, es tu alumno. Y recuerda que si ese enclenque y su progenitor están metidos en nuestra fiesta es por la torpeza que cometiste. Nicolás debió ser expulsado él solito.
                                                                                                   ∎∎∎
El señor Teodoro se había dado una reconfortante ducha y terminaba de desayunar. Miró por la ventana un trozo de calle y los grandes charcos que la tormenta nocturna dejó como huella. Ya no llovía. El cielo presentaba un color grisáceo sin rastro de sol. Siendo sábado y las nueve de la mañana, el tránsito de personas y vehículos era escaso. El señor Teodoro empezó a dar vueltas por la habitación sintiéndose agobiado y enjaulado; también la tormenta se encargó de no dejarle dormir y de recordarle aquella playa donde amó a Helena como sabía que nunca amaría a otra mujer.
            —¡Blas, cariño! —exclamó la señora Sales con fastidio— ¿Por qué no te sientas y te estás quieto?
El joven se sentó sobre la cama.
            —Mamá no veo necesario que nos quedemos hasta mañana —manifestó—. Me encuentro bien y ya no estoy atado a una percha con una bolsa de suero. Deberíamos irnos a casa con el niño.
Emilia se mordió el labio inferior en una actitud impaciente que denotaba un absoluto desacuerdo con su hijo. 
Sin embargo, no llegó a dar su opinión porque la puerta se abrió, entrando en la estancia, Álvaro Artiach. La señora Sales se sorprendió gratamente al verlo. El hombre se acercó y le dio un par de besos. La mujer no pudo ver la cabeza de serpiente tatuada; esta se escondía debajo de un jersey de cuello alzado. Álvaro se quitó una cazadora marrón de inmediato; la temperatura en la habitación era muy agradable.
            —¡Álvaro, cuánto tiempo sin verte! —exclamó Emilia, contenta— ¿Se puede saber qué has hecho con tu pelo?
            —Aunque no lo pueda creer tenía grandes entradas, me quedaba calvo y decidí raparme.
El señor Artiach colgó su cazadora en una percha y depositó un maletín de color negro sobre la cama, estrechando, efusivamente, la mano del señor Teodoro.
            —¿Cómo estás?
            —Muy bien, gracias. Ha sido una apendicitis, supongo que te lo ha contado Ismael, tu apreciado socio.
Álvaro Artiach asintió, y su semblante adoptó un gesto grave.
            —Me temo que no soy portador de buenas noticias, Blas —dijo, mirando a su amigo con pesar—. Se trata de tu hijo.
Al señor Teodoro le cambió el color de la cara y el miedo asomó a sus ojos. La señora Sales se levantó de su silla, muy agitada.
            —Tranquilos —se apresuró a decir el señor Artiach—; el chiquillo está bien, con muy buena salud, no le ha pasado nada. ¿Cuándo viste a tu hijo por última vez?
            —Ayer por la tarde.
            —¿A qué viene esa pregunta, qué ocurre? —indagó la señora Sales, angustiada— Habla de una vez, Álvaro, nos estás asustando.
            —¿El chico no te dijo que lo habían expulsado del instituto?
El señor Teodoro, desconcertado, dijo que no moviendo la cabeza.
            —Pues lo expulsaron el jueves por atacar a Ismael. Tengo entendido que fue un ataque brutal, que casi lo ahoga —informó el señor Artiach.
            —Bueno, seguro que no será para tanto —dijo la señora Sales, queriendo quitarle importancia al asunto.
El señor Teodoro se frotó la frente; se sentía consternado y furioso.
            —Ojalá eso fuera todo, pero hay más.
El señor Artiach abrió el maletín y extrajo un ordenador portátil. Lo puso en marcha y tanto el señor Teodoro como la señora Sales vieron a Nicolás entrando en un pasillo, poniéndose el pasamontañas en la cabeza, entrando en la habitación de Rocío y sacando a la chica a la fuerza. Nuevamente en el pasillo, el niño se quitaba el pasamontañas.
            —¿Qué significa esto? —preguntó el señor Teodoro, perplejo.
            —Tu hijo entró ayer por la noche en mi discoteca y raptó a una de mis camareras. La cámara de seguridad lo grabó todo.
            —¿Qué estupideces estás diciendo, Álvaro? —se escandalizó la señora Sales— Conozco muy bien a mi nieto; él no haría algo así, es solo un crío.
            —A veces los padres son los últimos en darse cuenta de cómo son, en realidad, sus hijos —declaró el señor Artiach—. Yo me atengo a la grabación y a que mi empleada ha desaparecido. No he ido a la policía por la amistad que me une a ti, Blas. He preferido hablar primero contigo.
El señor Teodoro miró, otra vez, la grabación.
            —Tiene que haber una explicación a todo esto —manifestó con plena seguridad—. Mi hijo es incapaz de raptar a nadie.
            —Pues entonces esperemos que Nicolás nos dé esa explicación —habló el señor Artiach, cerrando el ordenador y guardándolo en el maletín.
El señor Teodoro se vistió en unos minutos, y tuvo que firmar el alta voluntaria puesto que la intención del médico de guardia era dársela al día siguiente. La señora Sales, muy conmocionada, le reprochó a su hijo haber llevado a Nicolás a la discoteca. También censuró al señor Artiach por tener como negocio una sala de fiestas.
Madre e hijo discutieron viva y acaloradamente hasta que, ambos, optaron por no dirigirse la palabra.
            —Debéis calmaros —medió el señor Artiach que conducía su automóvil hacia la casa del señor Teodoro—. Ninguno de los dos sois culpables de lo ocurrido. ¡Y no sabéis cuánto lamento daros este disgusto! Tú eres como un hermano para mí, Blas. Y usted, Emilia, como una madre.
El señor Teodoro casi no escuchaba al que él creía su amigo. Abstraído, recordaba las pasadas Navidades en Luna cuando el policía del pueblo, Tobías, encontró a Nicolás en el cementerio intentando desenterrar una tumba. Aquella acción del niño también era descabellada; no obstante, tenía una explicación. El señor Teodoro se estremeció no pudiendo imaginar a qué podía obedecer la conducta de Nicolás. De lo único que estaba convencido era de que su hijo era incapaz de raptar a nadie.
Llegaron a la avenida Presidencial, y el señor Artiach aparcó el coche delante del portón de hierro. Entraron en el jardín por la puerta pequeña de al lado. El señor Matías Hernández fue el primero en verles y el primero en sorprenderse.
            —¡No los esperaba hoy! —exclamó, confuso— Me alegro de que esté en casa, señor. Espero que esté bien recuperado.
            —¿Puedo saber por qué no se me ha informado de que mi hijo fue expulsado del instituto? ¿Puedo saber por qué mi hijo salió ayer por la noche? —inquirió el señor Teodoro, muy enojado.
            —No sé nada de ninguna expulsión —respondió el señor Hernández, algo intimidado—. Creí que habían puesto una bomba en el instituto, eso es lo que me dijo el señorito Nicolás. No quise atosigarle con preocupaciones. El señorito le ordenó a Cruz que le abriera la puerta anoche y mi nuera no pudo negarse. Permítame que tenga el atrevimiento de decirle que pienso que es usted quien debiera educar mejor a su hijo. Un hijo mío no saldría de noche, en contra de mi voluntad, por mucho que yo estuviese ausente —el señor Hernández se fue envalentonando—. Un hijo mío no osaría desobedecerme aprovechando que está con los criados. Tampoco sería expulsado de un instituto y contaría embustes.
            —Enhorabuena, Matías. Te felicito por tener unos hijos tan bien educados —declaró el señor Teodoro, enfadado—. En otro momento ya me explicarás el truco de cómo lo consigues. ¿Dónde está Nico ahora?
            —Hace un rato que se ha levantado y está desayunando en la cocina con sus amigos. Mi mujer y mi nuera los están atendiendo.
            —¿Salió ayer con sus amigos? —preguntó el señor Teodoro.
            —Sí, señor.
            —¿Volvieron muy tarde?
            —No, señor. Estuvieron fuera poco más de una hora.
            —¿Notaste algo raro cuando volvieron?
            —Vinieron empapados, eso es todo.
            —¡Dios mío! —exclamó la señora Sales, compungida— ¡Pero si anoche llovía a mares! ¿Cómo se les ocurrió a estos niños salir en una noche tan mala? ¡Mi niño! Espero que no vuelva a tener fiebre —añadió, mirando preocupada a su hijo.
En aquel momento, Marcos, el hijo menor del señor Hernández, se acercó al señor Teodoro para darle la bienvenida y transmitirle lo mucho que se alegraba de volverlo a ver. Y, desde luego, su alegría era muy sincera. Después del saludo, el señor Teodoro dirigió sus pasos hacia la casa, seguido por su madre, su "amigo" Álvaro, y el señor Hernández.
Los niños desayunaban unos churros riquísimos que había frito Prudencia con abundante aceite de oliva. Cruz preparó un espeso chocolate caliente y los churros se bañaban en las tazas antes de llegar a la boca de los chiquillos. A todos les había costado dormir y ninguno había pasado muy buena noche. Nicolás, en la habitación de su padre, compartió cama con Natalia y Bibiana. Leopoldo y Lucas se habían acostado en la cama de Nicolás pero, antes, el pelirrojo avisó al rubio de que tuviese mucho cuidado de acercarse a él.
           —¡Ni siquiera me roces o te parto la boca! ¡Te lo aseguro! —lo amenazó, feroz.
Lo cierto es que podían haber ocupado habitaciones diferentes, mas ninguno de los chavales parecía deseoso de dormir en solitario. De todos modos, la cama de Nicolás era inmensa y el “temido roce” no se produjo.
Prudencia y Cruz esbozaron una tímida sonrisa en cuanto vieron entrar en la cocina al señor Teodoro. ¡Por fin había regresado!  Su corta ausencia les había parecido eterna.
            —Nos alegramos muchísimo de que esté de nuevo en casa, señor —dijo la esposa del señor Hernández—. ¿Desea tomar algo?
            —No, muchas gracias. He desayunado en el hospital.
Los niños, desde la estancia anexa a la cocina, oyeron las voces de los adultos. A Nicolás se le iluminó la cara, dio un brinco y corrió al encuentro de su padre con quien tropezó bajo el vano en forma de arco que separaba la cocina de aquella dependencia.
            —¡PAPÁ! ¡Creía que no vendrías hasta mañana! —exclamó el muchacho, abrazándole, feliz. El señor Teodoro correspondió a su abrazo y le dio un beso en su despeinado cabello. A continuación, el chiquillo besó a su abuela y, segundos después vio al señor Artiach. El rostro del crío se ensombreció por completo.
Natalia y Bibiana también abrazaron y besaron al señor Teodoro y a la señora Sales. Leopoldo y Lucas no se movieron de sus sillas sintiéndose un tanto cohibidos.
            —Terminad de desayunar —dijo el señor Teodoro en un tono que a todos les sonó bastante severo—. Luego vamos a tener una conversación en el despacho.
            —Voy a prepararte una tila —decidió la señora Sales yendo hacia la cocina—. Estás demasiado tenso.
Los niños se miraron, alarmados, tras oír las palabras de la mujer. ¿Por qué estaba el señor Teodoro tenso y de qué quería hablar en el despacho? ¿Y qué hacía allí Álvaro Artiach?

Págs. 871-879

Esta semana dejo en el lateral del blog una canción de Juan Pardo... "Sin ti"

Próxima publicación... jueves, 19 de marzo                                 

64 comentarios:

  1. ¡¡¡¡Mela, cariño,estoy dibujando a Helena y Blas en la playa!!!! Ay ya está Blas en casa, no sé si se dará cuenta de la clase de amigo que tiene. ¡¡¡Ay, Álvaro quiere tener a Helena!!! ¡¡¡Vaya con el amiguito de Blas!!! Si es que no te puedes fiar de nadie. A lo mejor Ismael averigua que Mikaela es Helena. ¡¡¡Ay Helena!!! A ver si la raptan y la llevan a la discoteca. ¡¡¡Ay y las ganas que tengo de que publiques que Blas descubre a Helena!!!
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julia... Me parece muy bien que dibujes esa escena porque, para Blas y Helena, es un recuerdo imborrable
      Sí, Blas ya está en casa... pero no te puedo decir si se dará cuenta del amigo que tiene o que no tiene
      Es cierto que a Álvaro le encantaría encontrar a Helena, pero es muy difícil que Ismael Cuesta averigüe que Mikaela es Helena
      jajaja... Ya sé que tienes ganas... y es muy posible que un día veas ese capítulo publicado ;-)
      Besitos

      Eliminar
    2. Mela, cariño, la canción es preciosa!!!! Mi madre te manda cariños, está muy contenta de que Blas esté en casa. Mis amigas también te mandan cariños. Ay qué gracia!!! Mira a ver si me puedes decir en qué capítulo Blas descubre que Mikaela es Helena, eso no es desvelar nada bonita mía.
      Besitos.

      Eliminar
    3. Pues les das un beso de mi parte a tu madre, y a tus amigas
      A mí también me gusta la canción ;-)
      Hay un capítulo que se titula "La revelación"... en ese capítulo, Blas sabrá quién es Mikaela... y absolutamente nada más puedo decir
      Besitos

      Eliminar
    4. Mela, cariño, me has dicho el título pero no el número. Dime el número y no te pregunto nada más. Mis amigas y mi madre quieren saberlo.
      Besitos, bonita.

      Eliminar
    5. Vale, Julia
      "La revelación" es el capítulo 118... faltan ocho capítulos... y no digo absolutamente nada más
      Besitos

      Eliminar
  2. Uy pobre Nicolas la que se le va armar , pero yo creo que cuando le explique a su padre este le va entender. Te mando un beso y adoro esta novela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola JP... Yo creo que dialogando la gente se puede entender... y mucho más un padre y un hijo que se quieren muchísimo
      A mí también me gusta tu novela... y por eso espero que ya te hayas tranquilizado y sigas publicándola en tu blog
      También te mando un beso

      Eliminar
  3. ostrassssssssss la que se va a montar en un rato en el despacho, jejeje van a temblar hasta los muros de la casa.
    Realmente estos tipos son malos de narices, fijate el amigo Alvaro, la que le está haciendo al pobre Blas, claro que como todo las mentiras tienen las patas muy cortas y una vez que Nico explique lo que pasó, Blas creo que recapacitará las cosas y terminará creyendo al chaval, aunque tendrán que pasar unos días y mas cosas jejeej
    Buen capitulo que ya me deja intrigado querida.
    unos besotesssssssss y me alegro que te gustase la canción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola SC... Bueno, si tiemblan hasta los muros, la cosa va a ser muy seria... jajaja
      Sí, Álvaro Artiach e Ismael Cuesta son muy malos... son unos asesinos
      Por supuesto que Blas creerá lo que le diga Nico... pero lo malo es que Nico no sabe que los responsables de lo que ha ocurrido son Álvaro e Ismael
      De todos modos, aunque lo supiera, Nico no se lo iba a decir porque no quiere un enfrentamiento entre su padre y esos hombres
      Me alegra que te haya gustado y que te quedes intrigado ;-)
      Sí, me gustó la letra y cuando conseguí escucharla me encantó... y el poema fue genial
      Unos besotes!!

      Eliminar
  4. hola Mela el galleta artiach me a puesto nerrvioso, que se arrime a Helena sisi que se arrime ese se traga su apellido y la serpiente que lleva al cuello que se arrime a Helena sisi y se traga el apellido y la serpiente, Blas le ace tragar apellido y serpiente,
    saludos mios,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carlos... Yo creo que tú te pones nervioso en todos los capítulos... alguna vez he recomendado tomar tila antes de leerlos
      Pues ya veremos si Álvaro se acerca a Helena qué es lo que ocurre
      Saludos

      Eliminar
    2. hola Mela el artiach es que me pone nervioso,nono me pongo nervioso siempre me pone caliente el galleta que quiere arrimarse a Helena,nono tomo tila,
      saludos mios,

      Eliminar
    3. Deberías intentar entender que Helena es un personaje de esta novela, y es natural que se relacione con otros personajes
      Saludos

      Eliminar
  5. Sin ti con el mundo alrededor pediría por favor que alguien me arrancase el alma, A qué has puesto esta canción por esta frase??? No lo niegues que te conozco y a mí no me engañas :)))))))))))))))))))))))))))))) Y por qué no publicas la medalla de plata que di como premio???? Te comento el capítulo en otro rato.

    Besos!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Merck... No voy a negar ni a afirmar nada, solo diré que esa frase es romántica
      jajaja... Si te hace ilusión, seguramente lo haré en el próximo capítulo
      Pues hasta otro rato ;-)
      Besos!!!

      Eliminar
    2. Vamos a ver, vamos a ver como está este asunto. Rocío y el de la cicatriz muertos pero no enterrados. Y los verdaderos criminales están sueltos y uno de ellos está en la cocina de Blas y la señora Sales preparando tilia. Pero por qué no se toma la tila ella??? Blas tiene que tomar café para estar muy despejado. Y cuánto dinero le han robado a Blas??? Este dato es muy importante.

      Buenas noches, hasta mañana!!!

      Eliminar
    3. Bueno, los mataron por la noche... quizás, por la mañana, los cuerpos ya han desaparecido
      Pues sí, podría tomar tila la señora Sales
      Pues no sé por qué ese dato es tan importante... le han robado mucho dinero y ya está
      Buenas noches, hasta mañana!!

      Eliminar
  6. No conocía tu blog pero voy a empezar a leerlo desde el principio! Amo la lectura!

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fashion Lover... Pues me parece estupendo que ames la lectura, eres muy bienvenida para leer los capítulos que desees
      Besos!

      Eliminar
  7. Buenos dias Mela ya me he puesto al dia con los capítulos cada dia está mas interesante.
    Seguro que padre e hijo dialogarán y quedará aclarado todo.
    Besos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Rosamary... Me alegra mucho que te hayas puesto al día, y verte por aquí
      Dialogar, dialogarán... ya veremos si queda aclarado todo ;-)
      Besos!!

      Eliminar
  8. Hola Mela...
    Sí, hasta la hipocresía y la mentira pueden ser arte si un@ es un maestr@ en ello. Claro que es un arte muy menor y bastante repugnante. La escena de la oficina es brutal. Me recordó, salvando todas las diferencias, a Capone golpeando la cabeza de uno de sus esbirros, con absoluta frialdad, en Los intocables de Elliot Ness. Precisamente por eso, por lo inesperado y lo frío. O en Ghost ship cuando el cable partió por la mitad a los viajeros que bailaban felizmente, nada más comenzar la película. Es algo que no se espera y que impacta, como me ha pasado cuando han disparado a esos dos.
    Artiach parece que no ha quedado satisfecho, qué cerdo encubierto, cuánta maldad esconde. Espero que Blas abra los ojos cuanto antes, o lo que se le viene encima le va a hacer mucha pupa.
    Excelente capítulo.
    Unos besos verdaderos, sin hipocresía...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nena... Yo creo que la hipocresía y la mentira son artes repugnantes, sí... por esa razón he puesto la palabra arte entre comillas
      No digo que, a veces, no sea necesaria alguna mentira... pero lo que hace Álvaro Artiach es una gran barbaridad
      Sí, la escena de la oficina es brutal... pero es que Álvaro e Ismael son dos asesinos
      Estás muy en lo cierto... Álvaro Artiach esconde mucha maldad... Ismael Cuesta también
      Sí, comprendo que desees que Blas abra los ojos... pero no te puedo decir si esto va a suceder, te chinchas un poco ;-)
      ¿Seguro que te ha gustado? ¿No estarás siendo hipócrita?... jajaja
      Sí, unos besos verdaderos ;-)

      Eliminar
    2. Mela, la has cagado con tus puyitas finales, ¿quieres alterarme o qué?
      Esos besos verdaderos tuyos, me mosquean, me resultas sospechosa.

      Eliminar
    3. jajaja... Tú estás alterada siempre... por la mañana, por la tarde, y por la noche
      No, mis besos han sido verdaderos... la sospechosa eres tú

      Eliminar
  9. Lo primero que se me ha ocurrido al leer lo del Sr. Artiach y el Sr. Cuesta, ha sido ¡que cabr....! pero no lo pongo, lo pienso :) Desde luego, esa gente es mucho peor de lo que parecía, ya sabía que eran malas personas, pero tanto... y la Sra. Sales tan contenta de ver a Artiach...
    Yo creo que Blas no se va a creer todas la patrañas que le cuente su "amigo" y aunque sea un poquito creerá a Nico, no?
    Un capítulo muy "negro" hoy, de los que a mi me gustan :)
    Besos Mela!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Laura... me parece que sé lo que piensas ;-)
      Son tan malos, que son asesinos
      La señora Sales lo recuerda como amigo de su hijo, y hacía muchos años que no lo veía... es lógico que se ponga contenta
      Blas va a creer a Nico... pero es que Nico cree que los culpables son Benito Sierra y Rocío
      Me alegra que haya sido de los que te gustan ;-)
      Besos!

      Eliminar
  10. Hola Mela, ha sido impresionante el fin de Rocío y del hombre de la cicatriz. Blas tiene un amigo que es un enemigo muy peligroso, por eso precisamente por creerlo su amigo. Y a pesar de los pesares cuando se encuentra con su hijo lo abraza y se preocupa de que termine de desayunar. Blas es un padrazo.
    Por cierto, creo que Benito era inocente. Alvaro ha dicho que esta mala hija se va a reunir con su buen padre.
    Un título que le va como anillo al dedo a este capítulo. Enhorabuena hada escribiente. Las canciones que eliges siempre me gustan.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan... Sí, comprendo que haya sido impresionante... también inesperado
      La verdad es que Blas piensa que Álvaro es su amigo, sí... y esto es una ventaja para Álvaro
      Sí, yo también creo que Blas es un padrazo
      Pues crees bien... Benito era inocente
      Muchas gracias, y me alegra que te gusten las canciones
      Un beso

      Eliminar
  11. Hola Mela, yo pienso como Laura, un capítulo muy de novela negra, a mí también me encanta !!!! En este capítulo se han desencadenado muchas nuevas situaciones. La verdad es que de lo que tengo ganas es de ver que pasa con Helena y Blas.
    Besos y feliz finde !!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lidia... Yo creo que en la vida hay momentos negros y es lógico que se reflejen en una novela
      Me alegra que te encante ;-)
      jajaja... Creo que no eres la única en querer saber qué pasará con esta pareja... lo sabrás
      Besos y feliz finde!!!

      Eliminar
  12. ¡¡He llegado a la estación de Mela!! ¿Cómo pones que no ofendan a las personas que comentan? ¿Y a la autora qué? A la autora menos que a nadie, vamos!! Está muy bien escrito el capítulo y tranquila que no voy a ofender a nadie, aunque casi seguro que tú te ofendes nada más me leas. Saludos a Merck que seguro que también se ofende en cuanto me vea.

    Besos.

    Pilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pilar... Pues sí, has llegado y algo sorprendida estoy
      Bueno, a veces la gente se altera y no me gusta que nadie se meta con otro lector
      No, no me he ofendido nada más leerte... Merck, no lo sé
      Por supuesto te doy la bienvenida
      Besos

      Eliminar
    2. Pero Pilar sabe, es consciente de que estamos en alta mar, cerca del triángulo de las Bermudas y que este barco lo diriges tú??? Sabe Pilar dónde se mete??? Y cómo ha llegado hasta aquí, ha venido a nado??? :)))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))

      Eliminar
    3. Muchas preguntas haces, Merck... No tengo respuestas

      Eliminar
  13. Hola, Mela. El asesinato del tío de la cicatriz y de Rocío Sierra. ha sido un tiro a bocajarro, una ejecución en toda regla. Me ha parecido un golpe de efecto impactante, todavía estoy impresionada. Y la trampa de el profe Ismael Alvaro Artiach es perfecta en su complejidad. Menudo cabronazo, Alvaro codeándose con la familia como si tal cosa. Disculpa por la palabra malsonante, he intentado pensar en algún sinónimo pero ninguno reflejaba mi rabia y consternación como este. Es un plan bien estructurado, tienen pillados a los chiquillos pero bien. Veo difícil la escapatoria. Solo espero que Blas confie en Nico y se ponga de su parte... Y encima ahora la chica ¡está muerta! Todas las pruebas le apuntan y juegan en su contra...
    Este capítulo rebosa calidad y buenas maneras. La perversidad está en el aire, casi imagino sus caras... Fabuloso, Mela. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mere... El asesinato de estas dos personas ha sido algo inesperado y brusco... comprendo que te haya impresionado... además el título del capítulo no avisaba de que esto iba a suceder
      Álvaro es un maestro de la hipocresía y la mentira... y un hombre muy peligroso porque es muy malvado
      jajaja... No son necesarias las disculpas... La palabra que has elegido expresa muy bien la rabia y la consternación que has sentido
      Escapar de la maldad de estos dos hombres va a ser complicado, tienes mucha razón
      Blas quiere a Nico, confiará en él y se pondrá de su parte... sabe como es Nico, sabe que es un buen chico
      Muchas gracias, Mere, por tu fabuloso comentario ;-)
      Un beso

      Eliminar
    2. Sabiendo que Blas confiará en Nico... Uuuf, ya estoy más tranquila :) Un besito.

      Eliminar
    3. ¡Bien por Blas! No hay mejor muestra de lealtad y cariño que creer en alguien por encima de todo :D

      Eliminar
    4. Pues puedes estar totalmente tranquila porque Blas confiará en Nico ;-)
      Y estoy muy de acuerdo contigo, cuando quieres a alguien lo crees por encima de todo
      ¡Bien por Blas!... jajaja
      Un besito

      Eliminar
  14. Pufff como se complica la cosa. Más le vale a Helena que no la descubra quien no debe y a Nico mantener el pico cerrado cuando entre en el despacho.
    Vale, lo de Helena me ha dejado muerta, que lo sepas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Silvia... Sí, la verdad es que está todo un poco complicado... o bastante ;-)
      Es muy difícil que Álvaro Artiach o Ismael Cuesta descubran que Mikaela es Helena... pero te aseguro que a Helena le sería indiferente que estos dos asesinos lo supieran... ahora, que lo sepa Blas, ya es otro tema
      De acuerdo, me he enterado... jajaja
      Besos

      Eliminar
    2. Por cierto, si Nico mantiene el pico cerrado... creo que el que se va a quedar muerto será Blas ;-)

      Eliminar
    3. Jajajaja tienes razón con lo de Nico :-)

      Eliminar
    4. jajaja... Es que imagina que Nico se queda callado y se niega a contarle algo a Blas... creo que Blas se desesperaría demasiado
      Y he vuelto a leer tu primer comentario, y me parece que tú te has quedado muerta con lo de Rocío... porque con Helena, en este capítulo, no ha pasado nada grave ;-)

      Eliminar
  15. Vaya tela, ahora sí que se ha liado gorda... Este capítulo ha sido crucial para comprender muchas cosas. Cada nuevo capítulo me gusta y me sorprende más :)
    Desde luego, la hipocresía y la mentira es todo un arte, un arte que da miedo.

    .Estelle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Estelle... Pues la verdad es que sí que se ha liado una gorda ;-)
      Me alegra mucho que este capítulo sirva para que se comprendan muchas cosas... y está muy bien que cada capítulo nuevo te guste y te sorprenda más... lo celebro
      Si los que usan la hipocresía y la mentira son asesinos como Álvaro e Ismael... tienes mucha razón en decir que da miedo
      Luego hay otras personas que pueden tener actitudes hipócritas o mentir... pero la sociedad, generalmente, creo que es la responsable de esto
      Besos

      Eliminar
    2. Celébralo que merece la pena. Fiesta loca xD
      Estoy de acuerdo contigo en eso. Una buena educación previene de utilizar la mentira y la hipocresía para fines tan desafortunados. Y la falta de valores y ética también influye.

      .Estelle.

      Eliminar
    3. Pues mira, esta mañana a a las 12, han comenzado las fiestas en la ciudad donde vivo... hasta el día 15
      Algo celebraré y algo de fiesta, loca o cuerda, habrá ;-)

      Eliminar
  16. ¡Hola Mela! Aaaay pobre Nicooo. Me gustaría ayudarlo pero no puedo, sólo soy lector jajaja. Me he metido en tus personajes querida amiga, son tan queribles. Tengo temor que Blas no le crea a Nico, para colmo lo han grabado. ¿Qué explicación puede dar el chico? Sólo tú sabes. Esperare con paciencia.
    Rocío ha sido asesinada... vaya. Cuántos hechos trascendentales. Un capítulo con mucha energía. Y a Helena, ¿La encontrará Blas antes? Me muerdo las uñas querida escritora. Gracias por compartir esta historia apasionante. Un beso enorme y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Lou!
      Eso también me ha ocurrido a mí con alguna novela o película ;-)
      Los personajes que tú creas también son fáciles de querer
      Creo que a Nico le conviene contarle a Blas lo que realmente ha pasado
      Rocío estaba relacionada con gente muy poco recomendable... y, sí, la han asesinado
      jajaja... Mucha gente se muerde las uñas cuando se pone nerviosa
      Bueno, te puedo decir que es complicado que Álvaro o Ismael descubran que Mikaela es Helena
      Gracias a ti por leerla y comentar... es un placer tener lectores como tú
      Un beso enorme y feliz domingo

      Eliminar
  17. La canción muy bonita Mela. Tienes un buen gusto musical. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste... esta canción me parece preciosa
      Me gustan las canciones románticas que tengan una letra que diga algo que te llegue dentro
      Bueno, a veces escucho otro tipo de música... pero mis preferidas son las baladas
      Y me gusta buscar canciones para acompañar a los capítulos
      Un besazo

      Eliminar
  18. Este capitulo es muy intenso y muy fuerte la escena en la oficina, y ahora quieren cargarle el muerto a Nico, no creo que Blas les deje salirse con la suya, aunque pinta muy feo.
    Muchas gracias por poner mi sorteo en tu blog...
    Besos
    Raquel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Raquel... Álvaro Artiach e Ismael Cuesta son dos asesinos sin ningún tipo de conciencia... si tuvieran solo un poco, esa escena en la oficina no se hubiera producido
      Sí, pinta feo... pero Blas sabe que Nico no ha raptado a nadie, conoce a su hijo, sabe muy bien que eso no es posible
      Es un sorteo estupendo y con inmejorables oportunidades para que la gente conozca tu buen gusto y estilo... gracias a ti por organizarlo
      Besos

      Eliminar
  19. Hola, Mela.
    Me he perdido algunos capitulos, pero despacio los leere. Este es un capitulo intenso y lleno de suspenso. Menos mal dos asesinos ya pasaron a la historia. Pero me ha dejado muy intrigada
    esa prueba de que Nicolas rapto a la chica. Tampoco creo que el chico sea culpable. Que amigo! =)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Yessy... Me alegra mucho verte de nuevo por aquí
      Lo he estado mirando, y el último capítulo que leíste fue el 104... te lo digo por si te sirve de orientación
      No te preocupes demasiado, si algo no entiendes, me lo preguntas
      Pues sí, el hombre de la cicatriz y Rocío han pasado a la historia
      Pues lo que crees es muy cierto... porque Nico no es culpable
      Teniendo amigos como Álvaro Artiach no se necesitan enemigos
      Un abrazo

      Eliminar
  20. Jolines, encima lo acusan de secuestro, espero sinceramente que todo se solucione porque lo que le faltaba al pobre Blas, ponerse malo ahora por los nervios o algo. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, es el colmo que acusen de secuestro a Nico
      jajaja... Bueno, Blas suele ser de carácter nervioso pero no creo que enferme de nervios
      Un besazo

      Eliminar
  21. Hola Mela!!!

    Mira que a mí los profes de mates siempre me han caído mal, eh? pero ahora me caen peor, jajajaja es broma, lo cierto es que siempre nos ha dado mala espina este profesor, sin embargo ha resultado ser todavía mucho peor de lo que seguramente habíamos imaginado.

    Desde luego que teniendo amigos así quién quiere enemigos, menudo elemento está hecho este Alvaro Artiach. Más que una tila va a necesitar muchas cuando se entere de lo sucedido, siempre y cuando Nico lo cuente claro. Esperaré al siguiente, no quiero adelantarme más de la cuenta, jajajaja que siempre me pasa.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola FG!!!
      jajaja... Eso es porque las matemáticas no te han debido gustar mucho
      Ismael Cuesta es un hombre malo... la maldad, desgraciadamente, existe
      Pues sí, con amigos como el abominable Álvaro Artiach no se necesitan enemigos
      jajaja... La verdad es que Blas va a necesitar beber bastante tila
      A mí me parece que es inevitable pensar o imaginar qué puede suceder en un siguiente capítulo ;-)
      Besitos

      Eliminar
  22. Uy, uy, uy, me dejas en ascuas de nuevo y ahora sí que me tengo que ir de aquí!
    Qué cruel, mentiroso e hipócrita es Alvaro Artiach y sus compinches también. Al seguir teniendo la grabación del supuesto secuestro de Rocío era "lógico" (para alguien de esa calaña) volver a usarlo...pero espero que Blas siga su intuición respecto a su hijo, de que todo tiene su explicación por más difícil que se presente el panorama.
    Que pases un feliz fin de semana, besos!!
    Se me olvidó decirte antes que la canción de la Oreja de Van Gogh me gusta mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja... Ya nos veremos en otro rato
      Has definido a Álvaro Artiach perfectamente
      Sí, Blas conoce muy bien a Nico... sabe que es imposible que Nico haya raptado a una chica
      Muchas gracias... yo también te deseo feliz finde
      Vale ;-) Es una canción preciosa, sí
      ¡Besos!

      Eliminar

Puedes dejarme un comentario sin ofender a otras personas que comentan... Gracias

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License. Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.