Etiquetas

EL CLAN TEODORO-PALACIOS

SEGUNDA PARTE

EL CLAN TEODORO-PALACIOS

TERCERA PARTE

jueves, 13 de marzo de 2014

EL CLAN TEODORO-PALACIOS Capítulo 91















CAPÍTULO 91

INSTITUTO LLAVE DE HONOR



A
 las siete de la mañana siguiente, el señor Teodoro y Nicolás desayunaron en la cocina, apoyados en la isla, sentados en los taburetes de medio respaldo.
Nicolás se había vestido con la ropa que su padre le preparó sobre el galán de su vestidor.
En cuanto terminaron de desayunar, fueron a lavarse los dientes y, posteriormente, se pusieron abrigos de tres cuartos.
Nicolás fue a buscar la mochila al despacho y se la cargó a la espalda. El señor Teodoro portaba un maletín marrón de piel.
La señora Sales entregó a su hijo una bolsa de plástico con los almuerzos y dos botellas de agua.
            No era necesario que te molestaras, mamá dijo el señor Teodoro. Podía haberlo comprado en la cafetería.
Padre e hijo besaron a la mujer. Emilia, desde el porche, y bien abrigada con un batín de lana les siguió con la mirada.
El Mercedes del señor Teodoro salió de la nave; el portón del jardín se deslizó a un lado y el coche desapareció de la vista de la mujer. Segundos después, el portón volvió a su lugar de origen, cerrando el paso.
Eran solo las siete y veinte, pero ya había movimiento por las calles. Personas que caminaban, presurosas, por las aceras. Y en las carreteras circulaban numerosos vehículos.
El señor Teodoro conducía, silencioso, estaba un poco preocupado. Se había puesto el termómetro y a pesar de los antitérmicos que tomaba, la fiebre persistía.
            —Hoy es el primer día para los dos —comentó Nicolás, rompiendo el mutismo—. ¿Estás nervioso?
El señor Teodoro miró un momento a su hijo, y sonrió.
            —Sería más lógico que esa pregunta te la hiciera yo a ti —respondió—. No, no estoy nervioso. No hay motivo para estarlo, Nico. Ya verás que pronto haces nuevos amigos. Y tienes una ventaja: conoces a Nat, a Bibi y a Paddy.
Cuando entremos en el instituto no te separes de mí. Te acompañaré a tu clase y te presentaré a tus nuevos compañeros. Por cierto, vas a ir a segundo D. Yo os daré clases de literatura y de historia.
            —Creía que solo eras el director, que no ibas a dar clases.
            —Únicamente voy a dar clases en tu grupo.
Nicolás disimuló una mueca de fastidio. Al muchacho ya le parecía una catástrofe que su padre fuese el director de su nuevo instituto; la catástrofe pasaba a hecatombe tras enterarse de que también sería su profesor en dos asignaturas.
            —Y si no estás nervioso, ¿por qué estás tan serio y callado? —interrogó el chiquillo al cabo de un rato— ¿Estás enfadado conmigo por lo que pasó ayer?
           —No, no estoy enfadado contigo. Aunque no me parece bien que insultes a policías y te pelees con adultos.
            —¿Preferirías estar en Markalo y dar clases en la universidad? —insistió el muchacho.
            —No, no preferiría estar en Markalo. Quiero estar donde estoy, aquí contigo, ¿de acuerdo?
Llegaron al parking del instituto y el señor Teodoro estacionó el Mercedes bajo una marquesina que lo resguardaba de una posible lluvia o de los rayos del sol. Aún era de noche, pero el amanecer estaba cercano. Nicolás siguió a su padre hasta la entrada principal del gran edificio; la puerta estaba abierta y el señor Teodoro cedió el paso a su hijo.
El vestíbulo era espacioso, al fondo había un mostrador, delante del cual varios adultos conversaban. Debían ser los profesores más madrugadores. Detrás del mostrador, la puerta de conserjería permanecía abierta. A ambos lados del vestíbulo se extendían pasillos con puertas y ventanas. Frente al mostrador, un poco a la izquierda, unas anchas escaleras conducían a plantas superiores.
A la derecha de conserjería, hacia delante, una gran puerta acristalada enlazaba con el patio. Todavía no se veían alumnos corriendo o paseando por la zona.
El señor Teodoro adelantó a Nicolás y se aproximó al grupo de adultos. Se presentó, estrechándoles la mano, amistosamente. Había un total de cinco hombres y todos habían imaginado quién era el señor Teodoro desde que entró por la puerta principal.
Entre los madrugadores se encontraba el señor Ismael Cuesta, el profesor de matemáticas. Nicolás lo reconoció y apartó la mirada, no quería encontrarse con los ojos del hombre. El señor Cuesta también había visto sobradamente al muchacho y se preguntaba qué sabría el señor Teodoro de lo acontecido el día anterior en la calle del Pintor Negro. Pensó que lo más conveniente era “dar la cara”.
            —Conocí a su hijo ayer por la mañana —manifestó—; no fue un encuentro afortunado. Espero que en lo sucesivo nos llevemos mejor.
El señor Teodoro miró al hombre y asintió.
            —Estoy seguro de que así será —declaró—, siempre que a usted no le dé por tirar al suelo a mujeres y a niñas.
            —Fue un accidente, tropecé —dijo, secamente, el señor Cuesta.
Nicolás oyó perfectamente lo dicho por el profesor de matemáticas. Sin embargo, el chiquillo se mantuvo callado. No quería que su padre tuviera problemas con nadie su primer día en “Llave de Honor”.
Los demás profesores dieron, magistralmente, un giro a la conversación al notar el ambiente tenso.
A las ocho comenzó a oírse revuelo procedente del patio. Sin duda, los alumnos estaban llegando.
            —¿Puedo ir al patio a buscar a Nat y a Bibi? —pidió permiso Nicolás a su padre.
            —¡No vas a ningún sitio! —respondió este, tajante — Hoy es tu primer día y quiero acompañarte a tu clase. No te muevas de mi lado.
Nicolás asintió, resignado. Pero muy poco después se dejó llevar por sus terribles y poco meditados impulsos, y empujó al señor Teodoro, provocando que su padre empujara a tres profesores, entre los que se encontraba Ismael Cuesta.
            —¡A ver si te calmas! —gritó el muchacho a su todavía sorprendido padre— ¡Estás demasiado nervioso, tómate tila! ¡Estoy seguro de que si hay algún otro chico nuevo, su padre no lo va a acompañar a clase!
El semblante del señor Teodoro se ennegreció como boca de lobo, agarró al crío por un brazo y se lo llevó aparte de los atónitos profesores. A Nicolás se le pasó la súbita rebeldía y se sintió acoquinado tras recibir un brusco zarandeo y un cachete.
            —¡No empieces con tus numeritos, Nico! —le riñó el señor Teodoro, enojado— ¿Quieres quedarte sin recreo?
            —Hola, Blas —el joven se dio la vuelta y vio a Patricia, acompañada por tres niñas. La muchacha pretendía presumir de conocer al nuevo director.
            —Hola, Paddy —saludó el hombre, cortésmente.
Los alumnos fueron invadiendo el vestíbulo y se dirigieron hacia las escaleras, hablando y riendo. ¡Tenían que contarse muchas cosas después de las vacaciones!
            —¡Chicos, un poco de orden! ¡No os empujéis, ni tampoco gritéis! —el que hablaba era el jefe de estudios; un hombre de cuarenta y seis años con una singular nariz aguileña y mirada bizca.
Natalia y Bibiana también saludaron al señor Teodoro y a Nicolás cuando pasaron por su lado. Muchas miradas de muchachas oscilaron de padre a hijo, y viceversa. Las chicas quedaron gratamente impresionadas por el atractivo de los dos.
            —¡Vamos a tu clase! —dijo el señor Teodoro a Nicolás cuando la marabunta de alumnos fue amainando.
El aula de Nicolás se hallaba en la primera planta y tenía tres grandes ventanas que daban al patio. La mesa del profesor estaba situada a la izquierda de la puerta según se entraba. Detrás se veía el encerado que ocupaba toda una pared.
Los pupitres de los alumnos estaban separados y dispuestos en hileras horizontales y verticales. Contando a Nicolás serían quince estudiantes en la clase de segundo D.
El señor Teodoro abrió la puerta y entró en la estancia, seguido de su hijo. Los alumnos aún se estaban sentando.
Dos mujeres permanecían de pie observando a los chiquillos y se fijaron, de inmediato, en los recién llegados. Una de las mujeres era insignificante; la otra, por contra, era espectacular. La mujer “insignificante” se dirigió al señor Teodoro, tendiéndole una mano.
            —Usted debe ser el nuevo director y el niño es su hijo, ¿me equivoco?
El señor Teodoro asintió, estrechando con suavidad la mano de la mujer.
            —Yo soy la tutora de esta clase y también la profesora de religión y de lengua. Me llamo Paula, Paula Morales. Esta chica —agregó, refiriéndose a la mujer “espectacular”—, va a ayudarme a dar mis clases durante un mes. Está haciendo prácticas. Es un refuerzo que me va a venir de maravilla.
El señor Teodoro se acercó a la mujer rubia, alta y esbelta, cuyos bellos ojos azules lo miraban con excesiva frialdad.
            —Me llamo Blas, Blas Teodoro —se presentó, ofreciéndole su mano.
            —Mi nombre es Mikaela —murmuró la joven, permitiendo que el señor Teodoro cogiera su mano pero sin corresponder, en ningún momento, a un apretón sociable.
            —¡Bueno, a ver si os acabáis sentando y guardáis silencio, por favor! —pidió Paula a sus alumnos. La profesora estaba muy nerviosa— Os voy a presentar al señor Blas Teodoro, es el nuevo director del instituto. Y este muchacho es su hijo, Nicolás, y va a ser compañero vuestro.
En la tercera fila, veo una mesa vacía, puedes ocuparla —indicó la mujer al niño.
Nicolás, obediente, se dirigió al pupitre y se sentó en la silla, dejando su mochila en el suelo. Comenzaron a oírse risitas y Nicolás se sintió incómodo. El señor Teodoro se le acercó para darle un bocadillo envuelto con papel de aluminio y una botella de agua.
            —Tu almuerzo, Nico —le dijo en voz baja—. Y no hagas caso de las burlas; es normal, somos novedad. Quítate el abrigo, aquí hace calor. Al final de la clase están las perchas.
El chiquillo guardó el bocadillo y el agua en el cajón del pupitre; seguidamente se levantó, se quitó el abrigo y fue a colgarlo a una percha. Acto seguido, regresó a su mesa.
            —Me voy a mi despacho —comunicó el señor Teodoro a la señora Paula—. Si soy necesario para alguna cosa, allí estaré.
El joven miró a Mikaela para despedirse de ella, pero esta miraba en otra dirección y el señor Teodoro salió del aula sin decirle nada. Las risitas y los cuchicheos continuaban en la clase.
            —Si alguien tiene algún chiste que contar que lo cuente —declaró Mikaela—. De lo contrario, mejor os calláis. ¿Acaso queréis un examen sorpresa? Y por supuesto no será de religión, sino de lengua.
Las risitas y los cuchicheos cesaron y todos los alumnos se fijaron en la nueva profesora. Estaban acostumbrados a tomarle el pelo a la buena de Paula y, por lo visto, la ayudante tenía muy “malas pulgas”.
Nicolás miró al compañero, sentado a su izquierda. Era un chiquillo rubio, delgado y de cara alargada. Su aspecto era alicaído. Por el contrario, el compañero sentado a su derecha tenía aspecto de ser un verdadero pícaro. Su cabello rojizo y sus abundantes pecas le daban un aire desenfadado y travieso.
            —Sacad vuestro cuaderno de religión y arrancad una hoja —ordenó la señora Paula—. Quiero que hagáis una redacción sobre vuestra madre. Mínimo de veinte líneas; quien tenga la desgracia de no tener madre, que intente recordar algo de ella y si le resulta imposible, que explique cómo le gustaría que fuese su madre.
            —¡Vaya rollazo! —exclamó el muchacho pelirrojo— ¡Mi madre es una pesada como todas las madres!
            —Leo, compórtate —le pidió su tutora con calma.
Mikaela observaba atentamente a Nicolás y, por la expresión de su rostro, dedujo que al chaval no le había hecho gracia el tema de la redacción. La joven se paseaba por el aula sin quitarle ojo. El niño había arrancado la hoja del cuaderno y la miraba, consternado, sin empezar a escribir.
            —Tu viejo nos va a dar clase de literatura y de historia —le susurró Leo—. A ver si te lo montas bien y nos consigues las preguntas de los exámenes. Tendrás muchas amistades si lo haces. ¿Es tu viejo un hueso duro o blando de roer?
            —Ya lo conocerás y te enterarás —contestó Nicolás de mal talante.
            —Menos hablar y más escribir —dijo Mikaela que se había parado justo en medio de los jovencitos.
Nicolás comenzó a escribir de mala gana. Dos líneas bastaron para que diera por finalizada su redacción.
            —Paula ha dicho que quiere un mínimo de veinte líneas —le dijo su compañero pelirrojo, tras echar una ojeada a su folio.
            —No pienso escribir absolutamente nada más —aseguró Nicolás con determinación.
Al cabo de un rato y, viendo que el niño no escribía ni una palabra más, Mikaela le recogió la hoja, preguntándole antes si había concluido. La respuesta fue afirmativa y la mujer se alejó unos pasos. De espaldas a Nicolás, leyó lo que el muchacho había escrito.

Mi madre me dejó cuando yo tenía tres años. No me acuerdo de ella y no quiero imaginarme cómo me gustaría que fuese porque me da igual.
La joven profesora levantó la vista hacia el frente; la señora Paula Morales la estaba observando y le dio miedo el estado de ánimo que se reflejaba en su mirada.  
Mikaela salió de la clase con paso firme y Paula la siguió al pasillo.
            Nadie dijo que esto fuese a ser fácil dijo en cuanto tuvo la puerta del aula cerrada; debes calmarte si no quieres ser descubierta. Te advierto que no has sido nada amable con Blas.
            —¿Y por qué iba a serlo si lo odio con todas mis fuerzas? manifestó Mikaela, evitando mirarla. He sentido náuseas cuando he estrechado su mano. Nico está muy guapo y muy alto añadió, con dulzura.
            Blas también es muy guapo resaltó Paula.
        Me voy a la cafetería a tomarme un buen café, me irá bien —decidió Mikaela, ignorando el comentario hecho por la señora Morales.
          —Matilde me llamó anoche, estaba muy preocupada. Me dijo que te habían cambiado la cara pero no te habían cambiado el carácter, creo que tenía razón. Tu comportamiento te delatará, Helena.
          —Matilde se preocupa demasiado por mí. ¡Y no vuelvas a llamarme Helena, aquí soy Mikaela! Te pago muy bien para que no cometas errores. De todos modos, si estás tan asustada, ve al médico y pídele una baja, no te necesito.
Mientras las mujeres hablaban en el pasillo, los alumnos de segundo D se revolucionaron por completo. Ismael Cuesta estaba impartiendo clases de matemáticas en el aula contigua y salió al pasillo, airado.
            ¿Se puede saber qué narices pasa? gritó, furioso ¿Qué hace usted parloteando, Paula? ¿Es que no oye el escándalo que están formando esos condenados críos?
            Sí, por supuesto, discúlpeme señor Cuesta Paula Morales habló precipitadamente y sofocada. Enseguida entro en clase.
            ¡Dígales a esos inútiles que tienen clase conmigo a última hora y que les aguarda un examen! chilló el profesor con violencia.
La señora Morales se precipitó al interior del aula y le costó un gran esfuerzo serenar el ánimo alborotado de los muchachos. Al físico de la mujer le faltaba belleza y a su carácter, personalidad.
            ¿Y usted no es la profesora de prácticas que ayuda a Paula? indagó el señor Cuesta, emprendiendo a continuación a Mikaela ¿Por qué no entra en el aula con ella?
            Simplemente porque no me da la gana respondió la joven, sin levantar la voz, dejando en ascuas al hombre. A su físico le sobraba belleza y a su carácter, personalidad. Y váyase al infierno de donde no debería haberse escapado. ¿O prefiere lanzarse a un volcán en erupción? Mientras lo decide, yo me voy a la cafetería a tomarme un café negro y muy cargado.
La mujer se dio la vuelta y se alejó con absoluta tranquilidad. El señor Ismael Cuesta abrió la boca y volvió a cerrarla porque no supo qué decir. Estaba muy acostumbrado a ser temido y la actitud de la profesora en prácticas lo dejó desconcertado.
            “Esto no se va a quedar así”,  se dijo, muy confuso y alterado. “De ninguna manera, esto se va a quedar así”.

Págs. 713-723

Esta semana dejo en el lateral del blog una canción de Malú... "A prueba de ti" 


Y este jueves voy a citaros un maravilloso libro "Más allá del viento", escrito por J.P. Alexander
Os voy a dejar un enlace para que podáis conocer la sinopsis de la novela, su booktrailer y dónde podéis obtenerlo
El enlace es este... Más Allá Del Viento... Autora, J.P. Alexander 

También os dejo este enlace... Raquel Campos, aquí encontraréis una estupenda reseña sobre esta novela

Y a ti, J.P. Alexander, te felicito por este paso valiente que has dado al permitir que tu novela sea publicada
Espero que caiga en buenas manos y te proporcione muchas alegrías
Un beso y un abrazo muy fuerte  


                                   
                           

66 comentarios:

  1. Que MIkaela- Helena de clases a Nico no va a traer nada bueno para nadie, ni siquiera para ella me temo...

    Besos

    Raquel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Raquel... es posible que tengas razón, ya lo comprobaremos
      Besos

      Eliminar
  2. Muchas gracias por poner publicidad sobre mi libro y la reseña de Raquel te cuento que ya me siento mejor y te mando un abrazo. ahora hablando de tu capitulo me pareció muy bueno Helena parece que va hacer de las suyas y que Nicolas no va ser un alumno modelo. Lo de jaste muy interesante y veré lo que pasa en el próximo capitulo. Te me cuidas mucho y buena noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola J.P... muchas gracias a ti por confiarme algo tan preciado como tu libro... la reseña de Raquel me encantó
      Me alegra mucho que estés mejor, es una excelente noticia... también te mando un abrazo
      Ya veremos lo que hace Helena... Nicolás, un alumno modelo, no creo ;-)
      He pasado buena noche, gracias
      Tú también cuídate mucho

      Eliminar
  3. JOJOJOJOJOJOJO HOLA MELA ME A GUSTAO QUE HELENA DIGA AL DE MATEMATICAS QUE SE VAYA AL INFIERNO Y AL VOLCAN QUE SE VAYA AL FUEGO,Y ESTA CHICA ES HELENA PALACIOS,MIKAELA NO,ES HELENA,EL MATEMATICO DICE QUE ESTO NO SE QUEDA ASI Y SE VA AL FUEGO SI SE ARRIMA A HELENA,PAULA METE LA PATA QUE AQUI AY METEPATAS Y BLAS RECONOCE A HELENA, SISI LA RECONOCE Y EL MATEMATICO QUE NO SE ARRIME A HELENA QUE SALE PAGADO Y QUEMADO,
    SALUDOS MIOS,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carlos... pues me alegra que te haya gustado lo que le ha dicho Helena al señor Ismael Cuesta
      Creo que está muy claro que Mikaela es Helena
      Ya veremos si Paula mete la pata... y si Blas reconoce a Helena
      Saludos

      Eliminar
    2. hola Mela que Nico le diga a Helena que no vaya a la discoteca que Benito no se lo puede decir que vaya a la discoteca Paula y Helena no lleva nada en la boca,Helena no se pone nada en la boca eh,nononolleba nada en la boca y Blas la conoce y no lo dice para no discutir porque no se aclaran pero Blas la conoce a kilometros,de la cancion no cometo eh,
      saludos mios

      Eliminar
    3. Bueno, ya veremos si lleva o no lleva algo en la boca... creo que dientes sí lleva
      Me parece muy bien que no comentes nada sobre la canción
      Saludos

      Eliminar
    4. hola Mela Helena tiene dientes y labios preciosos pero no tiene algodones y pendientes en la boca y ah dicho que es de armas tomar sisi he leido que lo a dicho,eso es verdad sis,lo a dicho otra lectora y eso es verdad,me voy a dormir que no quiero saber de algodon y pendiente,buenas noches,
      saludos mios,

      Eliminar
    5. Me parece que ya es suficiente... soy yo quien ya no quiere saber nada más sobre la boca de Helena
      Buenos días

      Eliminar
  4. Vaya, vaya, por fin aparecio Helena. Pues con el caracter que se gasta que se vayan preparando padre e hijo y el profesor de mates jajaja este se la va a llevar gorda, seguro.
    Bueno parece que Nico estuvo más comedido que de costumbre, a ver cuanto le dura jeje
    Un buen capitulo querida.
    Besotessssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola SC... pues sí, por fin, apareció ;-)
      No creo que Nico tenga que prepararse mucho... y el profesor de mates tal vez merezca llevarse algo gordo
      Bueno, el empujón que le ha dado a su padre no ha sido muy comedido ;-)
      Muchas gracias
      Besotes

      Eliminar
  5. Mela, cariño, que de ganas tenía de que se vieran Blas y Helena!!!! Se han dado la mano y Blas no se ha enterado de que la tenía delante. ¡¡¡Ay que hombre este!!! Helena le ha hablado y no le ha conocido la voz y como es posible?? Tendrás que explicarlo, bonita. No puede ser que lleve algodones en la boca. ¡Ay que gracia! Me gusta mucho Helena. ¡Ay que mujer esta!! Mi madre dice que Nico se parece a Helena y Blas sigue con fiebre. ¡Ay el profesor de matemáticas! ¿Qué se habrá creído? Ese es un patán jajajaj, hay muchos de su especie. ¡Qué cañera la canción de Malú! Tengo que decirte muchas cosas bonita. Me parece muy bien que nos comentes sobre el libro de otra escritora, ahora pasaré a mirarlo. Luego te cuento.
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julia... pues ya se han visto, se han dado la mano y han hablado algo
      Desde luego que Helena no lleva algodones en la boca... ya entenderás por qué no puede reconocer su voz
      Bueno, pues tu madre coincide con Blas, él también dice que Nico se parece a Helena
      Ya veremos qué sucede con la fiebre de Blas
      Sí, al profesor de matemáticas, se le puede llamar patán
      Sí, es cañera ;-)
      Me alegra que pases a mirar "Más allá del viento"... es una buena novela
      Besos

      Eliminar
    2. Mela, cariño ¿qué pasa? Son las diez de la noche y no has publicado. ¡Ay, bonita! estás conectada a internet porque te hemos visto comentar en otros blogs y contestar a tu hermana. A ver qué pasa, bonita.
      Besitos.

      Eliminar
    3. Hola Julia... tienes razón, hace muchas horas que debería haber publicado... pero todavía es jueves... publico la entrada enseguida
      Besos

      Eliminar
  6. jajaja, si que esta muy nervioso si, hasta me puso nerviosa a mi, que estresss jejejejeje. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tamara... pues si Blas te ha puesto nerviosa, ya sabes la solución... un buen tazón de tila ;-)
      Un besazo

      Eliminar
    2. La segunda solución que continúes la historia me gusta más ajjaja, que mira que vine a por mi dósis y no hay, joooooo. Un besazo.

      Eliminar
    3. Es que es martes y no hay dosis hasta el jueves ;-)
      Un besazo

      Eliminar
  7. Hola Mela,
    Cuándo estabas describiendo a Mikaela ya me estaba imaginando que era Helena. Ya sé que se puede cambiar mucho el aspecto exterior, pero tanto como para que Blas no la reconozca? Debe de ser la fiebre que lo tiene un poco embotado.
    El profesor Cuesta parece que nos va a dar guerra este curso no?
    Como siempre, un capitulo muy interesante :)
    Besos Mela!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Laura... jajaja... a ti es complicado engañarte ;-)
      Es muy buena tu pregunta y la comprendo muy bien... a Helena la han transformado los mejores profesionales, en esa materia, del país
      No la han transformado los de "Tu cara me suena" ;-) y, eso, que en este programa hacen cambios increíbles
      También es cierto que Blas la ha visto un momento... él ha visto a una mujer rubia de ojos azules... Helena es morena y de ojos negros... voces diferentes, por supuesto
      Es imposible que Blas piense que Mikaela es Helena, por lo menos, por el momento... no es por la fiebre ;-)
      El profesor Cuesta va a dar demasiada guerra
      Me alegra que te lo haya parecido
      Besos!

      Eliminar
  8. Ah, voy al ver el blog que nos dices.. pero debo de tener algún problema con blogger porque no me deja seguir blogs , lo seguiré intentando :)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece estupendo que lo hagas... Blogger hace cosas muy raras pero, seguro, que lo acabas consiguiendo... o esperas unos días
      Besos!

      Eliminar
  9. Vaya que giro inesperado con lo de la clase de matemáticas en que ira a parar esto ,desde luego que no le ha hecho ninguna gracia al profesor ,vamos a ver .Mikaela ,Helena ,que lío .Gaticariños para Ginger.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fidel... me parece que la única que sabe a dónde va a ir a parar esto, soy yo ;-)
      No, al profesor de matemáticas no le ha hecho gracia la profesora en prácticas... Mikaela o Helena, da igual, es la misma persona... no te líes ;-) Aunque, desde luego, en el instituto van a creer que es Mikaela
      Gaticariños para Merlina ;-)

      Eliminar
  10. Hola Mela, estoy segura de que J.P.Alexander va a tener éxito con su novela Más allá del viento. Me gusta el título y la portada, luego miraré de qué va.

    ¡Pobre jefe de estudios! Nariz aguileña y mirada bizca, jajajaja. Puede hacer buena pareja con Paula :))))))
    ¡¡¡¡Te he pillado, Mela!!!! Esta historia va a a terminar bien. La canción de Malú, cañera a tope. Volveré con un comentario sesudo.

    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Merck... pues espero que tengas razón y así sea
      A mí también me gusta el título y la portada... el tema de la novela lo conozco y está muy bien
      No sé si el jefe de estudios y Paula serán pareja... cualquier cosa podría pasar
      Pues no sé por qué dices eso... no estés tan segura de que esta historia acabe bien
      Sí, ya me han dicho que es cañera
      Miedo me da tu comentario sesudo ;-)
      Besos

      Eliminar
    2. ¡¡¡Mela, esta noche casi no duermo!!! ¡¡¡Tengo una gran idea!!! Si Blas reconoce a Helena que Helena diga que de ninguna manera es Helena, que es Mikaela, la doble de Helena, jajajajaja. Éste no es mi comentario sesudo y ya te diré porqué estoy segura de que esta historia terminará bien.

      Eliminar
    3. jajaja... Te voy a mandar a freír espárragos, Merck

      Eliminar
    4. Eso lo haces a diario, no es novedad, jajajajajaja
      A la pobre Paula se lo van a hacer pasar muy mal entre Blas y Helena, debería hacer lo que le ha dicho Helena y pedir una baja al médico.
      En este capítulo Blas y Helena se dan la mano y has puesto una imagen de Rhett y Scarlett, nunca te gustó que Lo que el viento se llevó acabase mal, por este detalle pienso que tu historia acabara bien. Éste tampoco es mi comentario sesudo.

      Eliminar
    5. Pues ya veremos si pide una baja
      Merck, no es lo mismo leer que escribir
      Cuando leo me gusta que una historia acabe bien... cuando escribo, puedo decidir que una historia acabe mal
      Sí, entiendo que este tampoco es tu comentario sesudo ;-)

      Eliminar
    6. ¡Muy bien, Mela! ¡Tú lo has querido! ¿Te acuerdas cuánto me reía cuando me leíste el resumen de la primera parte. te acuerdas que te enfadabas porque decías que no te escuchaba y que hacía tonterías con el móvil? ¿A que sí te acuerdas? ¡¡¡¡Ay, Mela!!! Te grabé, tengo un vídeo tuyo leyendo el resumen. ¿Te imaginas que abro un blog y pongo ese vídeo? Es lo que haré si esta historia acaba mal, esto se puede llamar chantaje. ¡¡¡¡Estás en mis manos, Mela!!!! Mejor dicho ¡¡¡¡estás en mi móvil!!!! :)))))))))))))

      Eliminar
    7. Y tú estás expulsada de la Estación hasta el próximo capítulo
      Y tendrás que enseñarme ese vídeo, no me lo creo

      Eliminar
    8. Dónde está el capítulo 92, Mela??? ¡¡¡¡No me digas que estamos en el triángulo de las Bermudas y ha desaparecido!!!! Contigo voy de sobresalto en sobresalto!!!
      Ahí va mi comentario sesudo: Blas no puede reconocer la voz de Helena porque Helena es ventrílocua.

      Eliminar
    9. Tal vez ha desaparecido, sí
      Está bien tu comentario sesudo, pero me temo que Helena no tiene esa habilidad
      Besos

      Eliminar
  11. Hola Mela
    No pienses que no me acuerdo de ti y de tu novela, de hecho llevo dos entregas sin leerte, suelo comentar en casi todos los blogs, pero en los que son de lectura larga no puedo, no me concentro y no me gustar decir o comentar algo que no leo o leo por encima
    de hecho te dejé un premio en mi blog pero por no leerte ni me atreví a venir a avisarte
    disculpa, en serio, me da coraje pero no me concentro en la lectura
    Te dejo un beso
    Feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María... puedes estar muy tranquila, no he pensado nada
      Entiendo lo que me dices pero, la verdad, es que estoy un poco agobiada... solo un poco ;-)
      Quiero decir que únicamente comento a personas que me comentan, creo que eso es lógico cuando ya estás un poco cansada
      Esta novela es muy larga y soy consciente de que seremos muy poc@s l@s que lleguemos al final por un motivo o por otro
      Mujer, por avisarme de un premio no creo que ni en el peor de mis días te hubiese mordido... o, a lo mejor, sí ;-)
      Nada que disculpar... te devolveré la visita en Cuentos... veo que es el último que has actualizado
      Recojo el beso y te dejo otro
      Feliz semana

      Eliminar
  12. Hola Mela, si me dices que Más allá del viento es una novela maravillosa la leeré. Felicito sinceramente a J P Alexander por ese paso valiente según tú :)
    Cuando termines de publicar el Clan en tu blog tenemos una charla pendiente.
    No comprendo porqué motivo Paula y Matilde tienen tanto miedo de que Blas descubra a Helena. Algún misterio hay detrás de tanto miedo que no me explico. Un capítulo sensacional.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan... pues sí, es una novela maravillosa
      Gracias por tu felicitación a J.P.
      Bueno, a mí me parece un paso valiente, sí
      Ya veremos qué charla pendiente es esa... falta tiempo para que se produzca ;-)
      Es normal que no comprendas la causa del miedo de Paula y Matilde... algún día lo entenderás
      Muchas gracias
      Un beso

      Eliminar
  13. Hola Mela, esta segunda parte es un no parar de sucesos y de personajes, así que no doy abasto jajajajjajaaj A esperar el próximo jueves que la cosa promete.
    Me gusta muchísimo Malú.
    Un beso. !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lidia... si te mareas con los personajes, apuntas en una hoja los nombres... por ejemplo, Ismael Cuesta, profesor de matemáticas... y así, sucesivamente... pronto no tendrás problema
      Lo sé, cuando elegí la canción de Malú, me acordé de ti ;-)
      Un beso!!!

      Eliminar
  14. Día de estreno en el Instituto, y yo creo que tanto Blas como Nico están nerviosos aunque el primero como adulto imagino que intenta quitar un poco de leña al fuego. El hecho de esa fiebre persistente parece que no lo deja estar tranquilo tampoco. No sé si a mí me gustaría que mi padre fuera director y al mismo tiempo mi profesor en el instituto donde yo tuviera que estudiar... Se me hace un poco complicado imaginarlo, no sé si ha de ser algo fácil de llevar.

    No me cae demasiado bien ese profesor de matemáticas... jajajajaja (suele pasar, siempre son los que caen mal, pobres!!) Perdona la broma, pero refiriéndome al personaje, no sé, me da que va a traer problemas, que igual no es así ya veremos.

    UIS!!!!!! Me ha dado en la nariz que Mikaela sería Helena Palacios y he pensado que no, que no podía ser, pero luego he visto que sí, que ha de ser ella y me gusta esa forma de camuflarse para acercarse hasta ellos... Además menudo carácter que tiene. Ahora me quedo intrigada por saber si Blas sospechará algo o no pero, tocará esperar.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola FG... Tienes razón, los dos están nerviosos
      La fiebre le preocupa a Blas... porque él sabe que algo no va bien
      No creo que sea fácil de llevar que tu padre sea el director y profesor del instituto donde estudias... a mí, desde luego, no me hubiese gustado... espero que nuestros padres no lean este comentario ;-)
      Menos mal que me has indicado que era una broma, no entendía nada ;-)
      No tengo nada que perdonar, me gustan las bromas inofensivas ;-)
      Es posible que aciertes y traiga muchos problemas
      Pues sí... tu olfato no te ha engañado... Mikaela es Helena Palacios
      O sea, que te gusta como se ha camuflado... jajaja
      Tiene carácter fuerte... pero todavía no la conocemos bien
      Tendremos que esperar un poquito para ver si Blas sospecha o no
      Me parece, FG, que tú has venido hoy a por un sobresaliente... pues vale, lo tienes ;-)
      No, de verdad, siempre tus comentarios están bien... soy yo la que no siempre está a la altura... todos los lectores deben tener la libertad de comentar lo que quieran o como quieran... siempre que no ofendan a nadie
      Besos!

      Eliminar
  15. Día de tensiones, Mela.
    Normal, cambios y movimientos por todas partes a los que estar atentos.
    Me ha dejado preocupada esa amenaza en la mente con la que terminas, habrá que estar atentos. Me parece, en general, que a muchas mujeres de allí les queda un camino que recorrer.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Silvia... la verdad es que sí ha sido un día de tensiones ;-)
      Tu preocupación tiene razón de ser... Ismael Cuesta es un hombre grosero y violento... y le ha molestado bastante cómo le ha hablado Helena
      A la gran mayoría de mujeres de Kavana... y también a bastantes hombres les queda camino por recorrer... lo iremos viendo
      Besos

      Eliminar
  16. Bien... tengo que decir que Blas me crispa, no lo puedo evitar; quisiera que dejara respirar un poco a Nico en las cuestiones triviales del día a día. Tarea harto difícil, ya lo sé, ese hombre no sabe controlarse. Y Nico tiene unos arranques repentinos más propios de un crío de diez años maleducado, que de la edad que tiene, será herencia paterna. Sí, también sé que es inmaduro, eso es evidente.
    Y por fin el esperado encuentro de Helena-Mikaela y Blas... Y también con Nico. Ya que B Teodoro no ha sido capaz de reconocerla, supongo que será porque verdaderamente han hecho un buen trabajo con su aspecto... pero la voz es la voz y si no lleva bolas de algodón en la boca ¿qué es? ¿Un piercing gigante en el paladar? Espero que esto lo aclares... al amor de tu vida no se le da esquinazo así como así y a Teodoro le han toreado.
    Veo claro que van a tener problemas con Cuesta, además de cochino es prepotente.

    No menciono la fiebre, pero debería ir al médico, son demasiados días ya... ¡anda, la he mencionado!

    Iré a visitar el blog de JP A, Le deseo mucha suerte y éxitos en su nueva andadura. El título de su novela es precioso.
    También la canción de Malú.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nena... tú estás crispada a menudo... jajaja
      Bueno, Blas, ha querido acompañarlo a clase por ser su primer día
      Tampoco creas que Nico es tan inmaduro... lo que ocurre es que, a veces, pues sí, tiene arranques poco meditados
      Sí... Helena ha visto a Blas y a Nico... pero ellos han visto a Mikaela ;-)
      Blas no ha podido reconocerla porque, por supuesto, han hecho un buen trabajo con su aspecto... ya lo verás
      jajaja... Otra vez con el algodón... y, ahora, se te ha ocurrido el piercing... ya se aclarará en su momento, no tengas tanta prisa
      jajaja... Pues Helena le ha dado esquinazo y le ha toreado
      Sí, con Ismael Cuesta van a tener problemas muy graves
      No pasa nada porque menciones la fiebre... y, tienes mucha razón, debería ir al médico
      Me parece estupendo que visites su blog... sí, estoy segura de que se lo deseas y te lo agradezco en su nombre
      Es verdad, es precioso
      Sí, es bonita la canción de Malú
      Un beso

      Eliminar
  17. Los preliminares del primer día de clase son fabulosos. Pobre Blas, con fiebre y un día intenso por delante. Nico ha puesto en evidencia a su padre delante de todos, eso ha estado fatal. Menos mal que Blas se ganará igualmente el respeto de los demás profes, poco a poco. Don Ismael, un cardo. Y vengativo, por cierto. También la ha cogido con Mikaela, que ¡cuenta con el apoyo de Paula! Está muy tensa, meterá la pata como no se calme.
    Bravo, Mela. Un capítulo espléndido. Era como estar por los pasillos, palpando el ambiente, de un grupo a otro. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mere... la verdad es que la fiebre va a ser un problema
      Bueno, yo creo que Blas está acostumbrado a que Nico lo ponga en evidencia ;-)
      Sin duda se ganará el respeto de los demás profes... porque él es un hombre respetuoso
      Sí, Ismael es vengativo... me cuesta ponerle el "Don"... y, por supuesto, ya le tiene una manía feroz a Mikaela
      Paula está tensa y muy asustada... una persona así, puede meter la pata
      Me alegra que te haya gustado
      Un beso

      Eliminar
    2. Suerte con el próximo capítulo, ansiosit@s nos tienes :) Bss

      Eliminar
    3. Muchas gracias por tu deseo... el jueves tendrás el próximo capítulo ;-)
      Besos

      Eliminar
  18. ¡Ajá! Acerté :D Helena pulula por el instituto haciéndose pasar por otra persona. Por una vez he dado en el clavo jaja.
    Me ha gustado mucho este capítulo. Veremos qué pasa a partir de ahora...

    .Estelle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Estelle... antes de contestarte, he ido a leer tu comentario de la semana pasada ;-)
      Pues sí... acertaste, yo creo que has acertado más de una vez ;-)
      Pero todavía no está claro si has acertado que sea Helena quien lleve el vestido azul ;-)
      Me alegra que te haya gustado... veremos qué pasa
      Besos

      Eliminar
  19. Hola Mela veo que vuelve Helena que se vayan preparando el hijo y el padre es de armas tomar. Está muy interesante . Besos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosamary... bueno, por ahora, ni Blas ni Nico se han dado cuenta de lo muy cerca que está Helena
      Veremos lo que sucede
      Me alegra que lo encuentres interesante
      Besos!!

      Eliminar
  20. "Quiero estar donde esto, aquí contigo"
    Mal que bien se va estrechando la relación, y mucho me temo que les va a hacer más falta de lo que piensan
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Silvia... sí, eso se lo dice Blas a Nico
      Desde que Nico se enteró de que Blas es su padre, ha ganado mucha confianza y mucha felicidad
      Es posible que tengas mucha razón en lo que dices
      Besos

      Eliminar
  21. ¡Hola Mela! Un placer volver por aquí a leerte. Vaya es duro el primer día de clase siendo nuevo imagino que peor si tu padre es el director y además enseñará una asignatura. ¡Pobre Nico! Lo de Helena me ha dejado boquiabierta, siempre nos sorprendes. Me encantó. Pienso en todos los encuentros que habrá antes de que se sepa quien es. Maravilloso sencillamente maravilloso capítulo. Felicitaciones. Un beso grande querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lou... Un placer recibirte ;-)
      La verdad es que el primer día de clase no es fácil... y, sí, si tu padre es el director y va a dar alguna clase en tu grupo, menos
      jajaja... Bueno, por el momento, Helena le lleva ventaja a Blas... ella puede verle sin que él sea consciente
      Me alegra que te haya gustado... muchas gracias
      Otro beso grande para ti, querida amiga ;-)

      Eliminar
  22. Increíble capítulo, a ver que pasa en el siguiente. Espero que Helena tenga un lado bueno, que no sea siempre tan maquiavélica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La actitud de Helena se puede considerar maquiavélica, pero eso no implica que sea mala persona
      Tal vez tenga lados buenos y razones que desconocemos ;-)

      Eliminar
  23. A mi tampoco me gustaría que mi padre diera clases en mi grupo la verdad, pero yo que soy profe el día que tenga hijos pues les tocará soportarme si les llevo al mismo colegio. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, siempre pueden ir a una clase diferente a la tuya
      Un besazo

      Eliminar
  24. Me sorprendes una vez más, Mela! y es que no me esperaba a Helena en el instituto como profesora en prácticas, claro que Blas sí que se ha quedado estupefacto con la respuesta de ésta (aunque no la haya reconocido, claro!!)
    Y que lo primero de todo sea escribir una redacción sobre las madres, hace pensar que lo tiene todo muy calculado, pero en el fondo me ha dado un poco de pena su reacción ¿qué pensaba que iba a escribir Nico, si ha estado sin verla tantos años...? no me extraña su rabia.

    Bueno, me voy corriendo ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja... Siempre es bueno sorprender a los lectores
      Blas no la ha reconocido, está bien disfrazada... pero quien se ha quedado estupefacto y furioso ha sido Ismael Cuesta, el profesor de matemáticas
      Blas y Mikaela simplemente se han dado la mano
      Sí, lo que ha escrito Nico es muy normal... y esa redacción ha sido pedida adrede... Helena quería saber lo que piensa Nico de ella
      ¡Un beso!

      Eliminar

Puedes dejarme un comentario sin ofender a otras personas que comentan... Gracias

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License. Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.