Etiquetas

EL CLAN TEODORO-PALACIOS

SEGUNDA PARTE

EL CLAN TEODORO-PALACIOS

TERCERA PARTE

jueves, 23 de enero de 2014

EL CLAN TEODORO-PALACIOS Capítulo 84

























CAPÍTULO 84

LA FAMILIA HERNÁNDEZ


B
las Teodoro y Emilia Sales habían dejado de conversar con Matías y Luis, y terminaban de entrar en casa. Estaban colgando sus abrigos en el perchero del vestíbulo cuando apareció Nicolás con semblante huraño.
            ¡No pongáis vuestros abrigos ahí! les chilló¡Esas perchas son para los invitados, no para vosotros!
Madre e hijo intercambiaron una mirada perpleja.
            ¿Se puede saber qué te pasa, a qué vienen esos gritos? interrogó el señor Teodoro, confuso.
            Marcos me ha dicho que no puedo dejar mi cazadora ahí, pues vosotros tampoco. En esta casa hace mucho calor, estoy agobiado. ¡Y no me gusta que la puerta de mi habitación esté dentro de la tuya! ¡Eres un idiota!
El señor Teodoro suspiró, lanzando a su hijo una mirada llameante.
            No vuelvas a insultarme, mocoso le contestó, enfadado. Y entérate de que cuelgo mi abrigo donde me parece mejor. Lo del calor lo puedo solucionar bajando la temperatura de la calefacción. Respecto a la puerta de tu habitación, seguirá dentro de la mía hasta que te conviertas en una persona más sensata. Quiero dormir en paz por las noches. ¿Te ha quedado todo claro?
Nicolás cedió y asintió, temiendo recibir un cachete.
            ¿Por qué no vais al cuarto de los juegos? propuso la señora Sales Blas y yo tenemos que ir a la cocina a hablar con tu madre y con tu cuñada agregó, dirigiéndose a Marcos.
Los dos chiquillos se encaminaron al citado cuarto, y el señor Teodoro y su madre giraron a la derecha y abrieron la primera puerta, blanca y acristalada, ubicada en la parte izquierda del nuevo pasillo.
Entraron en la cocina; esta era una estancia muy amplia y gozaba de mucha luz natural que se podría advertir por la mañana, gracias a la instalación de un gran ventanal en una de las paredes. En el centro se hallaba una isla sobre un suelo de acero, más resistente a las manchas y a la humedad que el  resto, que era de parqué. Encima de la isla se encontraba la encimera y, sobre ella, una campana extractora enorme. Una de las partes inferiores de la isla se había dejado libre de cajones para instalar unos taburetes con medio respaldo, lugar idóneo para desayunos rápidos.
El mármol verde esmeralda de las paredes contrastaba con la madera de los muebles, lacada del mismo tono pero bastante más oscura. Una puerta daba acceso a una galería donde estaban la lavadora, una secadora, un cubo de basura y utensilios de limpieza. A través de los cristales de esta galería  se podía contemplar un trozo del jardín. La galería también contaba con un cuarto de aseo y una puerta que abría paso a una terraza cubierta, donde tender la ropa, ideal para un día lluvioso. En la terraza, otra puerta, comunicaba con un cuarto de planchar.
Dentro de la cocina, un hueco con forma de arco conducía a otra estancia donde reposaba una mesa redonda de madera, con tres sillas a su alrededor. Las sillas tapizadas con una tela de anchas rayas blancas y negras, hacían juego con un suelo de mármol ennegrecido y unas paredes y techo blanquísimos.
Tres lámparas de pie, de cristal circular y pantalla de seda gris perla, iluminaban la sala por la noche. Otras tres sillas se hallaban muy cerca de una pared. Una de las paredes estaba abierta a la cocina y una barra realizaba el servicio de pasaplatos.
Dos mujeres, ataviadas con baberos y delantales, trajinaban en la cocina. El señor Teodoro las saludó, amablemente, y ambas mujeres le hicieron una reverencia. El joven las miró con disgusto y desaprobación.
            No volváis a hacer eso les pidió con firmeza. No quiero que nadie se incline delante de mí. Lo único que puedo tolerar es que me habléis de usted, aunque me agradaría que me tuteaseis. Ahora, podéis iros a vuestra casa, por favor.
            No hemos terminado de preparar la cena murmuró la mujer más mayor.
            Yo terminaré de prepararla aseguró el señor Teodoro. Es sábado y noche de Reyes, no voy a permitir que continuéis trabajando. Únicamente vais a trabajar de lunes a viernes; sábados y festivos los tendréis libres.
Las  mujeres asintieron y salieron de la cocina.
La señora más mayor tenía cuarenta y ocho años aunque, por su aspecto, parecía que tuviera cincuenta largos. Era algo más alta que la señora Sales, y muy delgada. Sufría de poco atractivo por causa de su pelo corto, pobre y canoso. Era la esposa del señor Matías y la madre de Luis y Marcos.
La mujer más joven era su nuera ya que estaba casada con Luis. Tenía veinte años, algo más alta que su suegra y menos delgada. Era mulata y su cabello rizado, por naturaleza, estaba forzosamente alisado y recogido en una corta coleta.
El señor Teodoro suspiró, aliviado, cuando se quedó a solas con su madre.
            Espero que se acostumbren a nosotros y nos traten con más familiaridad. No me gusta que estén tan distantes y se comporten de un modo tan servil.
            Es su forma de ser dijo Emilia, ya se irán dando cuenta de que no mordemos. Lo importante es que son trabajadoras y buenas personas. No se parecen en nada a Sandra, no se meterán con Nico y evitaremos problemas.
El señor Teodoro examinó la comida que las mujeres estaban preparando.
            ¡Por Dios bendito! exclamó con desazón Me pregunto qué es lo que les faltaba por hacer. De primer plato tenemos verdura en menestra; de segundo, rollitos de lenguado con espárragos trigueros y de postre, crema de kiwis. ¿Cómo voy a conseguir que Nico se coma esto?
            Poniéndote serio le contestó su madre. La verdura y el pescado son alimentos muy recomendables para un niño.
            ¿Y me puedes explicar cuánto tiempo voy a tardar en escribir el millón de frases que el niño me pidió? interrogó el señor Teodoro, desesperado— Aunque escribiera mil frases diarias, cosa que no voy a poder hacer, tendría trescientas sesenta y cinco mil en un año. Voy a tardar años en escribir esas dichosas frases.
La señora Sales sonrió a su hijo, con cariño.
            —A veces eres más inocente que el propio Nico. No será imprescindible que escribas ninguna frase; simplemente deberás canjearle cien mil frases por cada castigo que tú le levantes. Con diez castigos ya tendrás las frases resueltas.
El señor Teodoro sonrió de oreja a oreja.
            —Esa es una gran idea, no se me había ocurrido. Gracias, mamá.
                                                                              ∎∎∎
A Nicolás le gustó mucho el cuarto de los juegos; era una habitación muy alegre con variado colorido. Una moqueta de un azul intenso vestía el suelo; las paredes estaban forradas con una lona gruesa y blanda. Una pared, de color azul, otra amarilla, otra verde y otra roja. El techo, inmaculadamente blanco. Un gran ventanal mostraba una parte de jardín. Cuatro enormes estanterías de madera, pintadas con diferentes tonos, estaban repletas de libros de aventuras, juegos de mesa y puzzles. Una gran pantalla sobresalía de un mueble color caoba; la pantalla serviría para que Nicolás viera la tele o jugara con alguno de sus numerosos videojuegos. En un rincón había una mesa redonda, de tablón amarillo y sillas a su alrededor, tapizadas con piel del mismo tono. Seis butacas, de diferentes colores, y seis puffs estaban distribuidos a lo ancho y largo de la habitación. Gigantescos cojines, rellenos de plumas, estaban repartidos sobre la moqueta. Un radiador, instalado en la parte inferior de una de las paredes, calentaba el lugar.
Nicolás y Marcos se dedicaron a escudriñar los juegos y libros de las estanterías. Súbitamente, Nicolás tuvo una idea que le pareció genial.
            ¿Te molestaría mañana acompañarme a visitar a Nat y a Bibi? preguntó a Marcos Son amigas mías. Hasta hace muy poco creía que Nat era mi prima. Mi padre no me dejará salir solo pero, si tú me acompañas, seguro que me deja. A las diez estaremos desayunando, ¿te vendrá bien venir a esa hora?
            —Sí, claro respondió Marcos, conforme.
                                                                                   ∎∎∎
El señor Teodoro bajó la temperatura de la calefacción de toda la casa porque, realmente, el calor era excesivo ya que había radiadores en cada estancia y pasillo.
Tras esto llamó por teléfono al señor Matías para preguntarle si podía invitar a cenar a su hijo. El joven pensó que, tal vez, Nicolás no armase mucho jaleo cuando viera la cena que le esperaba si Marcos estaba presente.
El señor Matías no puso ningún obstáculo pero, cuando colgó el teléfono, se frotó la barbilla, pensativo.
            Ha convidado a cenar a Marcos comunicó a su hijo Luis, a su esposa Prudencia y a su nuera Cruz. Este hombre no sabe dónde está la línea que nos separa y no distingue a unos de otros.
            El señor Teodoro no es como los demás ricos declaró Cruz, la chica mulata. Él es educado y amable; también parece muy sencillo.
            ¡Nadie ha pedido tu opinión! gritó Luis, con furia ¡Vete a la cocina a preparar la cena! ¡Y usted, madre, vaya también! ¡Padre y yo estamos hambrientos!
Ambas mujeres se retiraron en el acto.
            Creo que el señor Teodoro nos va a traer problemas opinó Matías Hernández, y a mí no me gusta el desorden ni el desacato.
            Tranquilo, padre. Nosotros trazaremos la línea gruesa que nos separa y se la enseñaremos al señor Teodoro. Tendrá que resignarse y aprender a no cruzarla.
            No será tan fácil, hijo. Él es nuestro patrón, nuestro amo, nuestro señor. Él es quien nos proporciona techo y alimentos; es quien nos paga y nos paga muy bien. Él es quien manda.
            Pero no puede mandar dentro de nuestra casa replicó Luis. Aquí manda usted, luego yo, y luego Marcos. Las mujeres no cuentan y don Blas tendrá que respetar nuestras costumbres. Vivimos en Kavana.
                                                                                       ∎∎∎
El señor Teodoro acertó invitando a cenar al hijo menor del señor Matías. Nicolás miró perplejo la comida servida sobre la mesa pero, viendo que Marcos comenzó a comer sin decir nada, él decidió no protestar tampoco.
Después de cenar y ayudar a recoger la mesa, los chavales regresaron al cuarto de los juegos.
Una vez la cocina estuvo impecable, la señora Sales se retiró a su habitación y el señor Teodoro se reunió con los chicos, que estaban entretenidos con un enorme puzzle, enfrascados en la tarea de conseguir encajar sus piezas.
El hombre puso la tele en marcha y se sentó en una butaca, reposando las piernas en un puf. Buscó un canal que le interesara y, finalmente se quedó viendo un documental sobre islas perdidas en medio de un océano. Al cabo de un rato apagó la tele y se levantó de la butaca, ahíto de oír quejas y resoplidos de su hijo, debido a las dificultades que tenían él y Marcos para construir el puzzle.
El señor Teodoro se sentó al lado de Nicolás y, con paciencia, les ayudó a formar la figura de un barco pirata.
A la una de la madrugada Marcos se marchó a su casa, que era la otra vivienda más pequeña, que Nicolás vio cuando entraron con el Mercedes en el jardín.
El señor Matías no se había acostado, aguardando la llegada de su hijo.
            ¿Cómo ha ido todo? le preguntó.
            Muy bien respondió el muchacho. El señor Teodoro es muy buena persona; nos ha ayudado a construir un barco grandísimo. El señorito Nicolás me ha pedido que mañana, a las diez, esté en su casa. Quiere salir conmigo por Aránzazu.
            Entonces ponte el despertador, no vayas a dormirte le impuso su padre con apremio. De todos modos, avisaré a tu madre de que te despierte a las ocho y media.
            Mientras cenábamos el amo me ha pedido que le llame Blas y que le tutee, y a la señora Sales que la llame Emilia y que la tutee también. Al señorito Nicolás debo tutearlo y llamarlo Nico explicó Marcos, escandalizando al señor Hernández.
            Si te lo ha pedido, es una orden, y debes obedecer declaró, rascándose la barbilla. Pero esta situación no me gusta en absoluto. No es bueno, no es de ley mezclar el agua con el aceite. Esta misma noche hemos tenido problemas aquí. Tu hermano ha pillado a la descocada de su mujer diciéndole a tu madre lo muy elegante y guapo que es el señor Teodoro. Cruz se ha ganado una concienzuda limpieza de boca con jabón y no ha cenado. El ayuno la ayudará a purificarse.
Vete a dormir, Marcos.
            Sí, padre, buenas noches... Si me permite un consejo le diré que es mejor que el amo no sepa cómo tratamos, nosotros, a las hembras. Estoy seguro de que no lo aprobaría, él trata con mucha corrección a su madre. Claro que la señora Sales es una dama pero, aún así, no creo que le gustara nuestra conducta.
El señor Matías asintió, en silencio, mirando por una ventana en dirección a la casa grande.

Págs. 661-669

Este jueves, dejo en el lateral del blog una canción de Rosana... "Aquel corazón"

59 comentarios:

  1. hola Mela,ese matias ese luis ese marcos no le llaman a Helena hembra porque si le llaman hembra helena coge un martillo y les mete un martillazo, no a ella no la llaman hembra,esos 3 son unos machos y Blas los descabeza y me alegro,de la cancion no quiero saber ni decir,
    saludos mios,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carlos... ni Matías, ni Luis ni Marcos han nombrado a Helena
      Saludos

      Eliminar
  2. Uy cada vez más interesante . Cada vez me gusta conocer a Nicolas, te mando un beso y te me cuidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Citu... me alegra que te parezca más interesante y que te guste conocer a Nico
      Yo también te mando un beso y te me cuidas ;-)

      Eliminar
  3. Madre mía, cómo están por ahí de bordesssssssss, jejeje.
    Dales una tilita Mela.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dany... me parece que al único que le gusta tomar tila es a Blas
      Saludos

      Eliminar
  4. Hola Mela cariño!!! Cómo estás? La canción es estupenda como siempre y el capítulo no digamos!! Ay que familia ésta, en todas las familias se cuecen habas. Tienes que decirme en que capítulo se encuentran Blas y Helena porque será la portada del libro, dibujé a Blas solo y de ninguna manera puede ser, tiene que estar Helena también.
    Besitos bonita!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julia... me alegra que te haya gustado la canción y el capítulo
      En todas las familias o... ¿en todas partes? ;-)
      Sé que te interesa bastante el encuentro entre Blas y Helena... pero no es mi intención adelantar nada de esta segunda parte
      Tranquila, encontrarse se encontrarán y podrás dibujar lo que quieras
      Besos

      Eliminar
    2. Mela bonita, no puedo entender que te cuesta decirme en que capítulo se encuentran, eso no es adelantar nada, parece que hay que sacarte las cosas con sacacorchos.
      Besitos.

      Eliminar
    3. Julia, no es necesario sacar nada con ningún sacacorchos
      Solo te diré que están en sábado, noche de Reyes... Blas y Helena se ven el lunes
      Espero que estés satisfecha con esta respuesta
      Besos

      Eliminar
    4. aAy, bonita!!! estoy satisfecha porque falta poco para el encuentro tan esperado. Mis amigas se van a tener que callar, dicen que no quieres publicar ese encuentro. ¡Ay que gracia!
      Besitos y feliz finde.

      Eliminar
    5. Pues me alegra que estés satisfecha
      Besos y feliz finde

      Eliminar
  5. Bueno... la parte masculina de esa familia es gentuza, poco más que añadir; nada peor que serviles fuera de casa y lobos dentro de ella. A ver si en una de las inclinaciones se parten por la mitad. Pena me dan sus mujeres. Agua y aceite... a él lo mezclaba yo con salfumán. Matías imbecilías.
    Ya empiezo a irritarme.
    La canción es muy chula, me suena y no me suena... no sé.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nena... sí, ya noto que te has empezado a irritar ;-)
      Comprendo que te irrites, pero me he reído mucho imaginando que se partían por la mitad... y con "Matías imbecilías"
      La canción es muy bonita... si no lo sabes, es que no la conocías
      Besos, hembra... jajaja

      Eliminar
  6. Pues vaya diferencia de una casa a la otra, y encima con lo propenso que es Nico a meterse en líos ya me veo venir que todo se va a complicar bastante. Me gusta y mucho, ahora por el momento a esperar al siguiente capítulo.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola FG... puedo asegurarte que en esta segunda parte todo se complica mucho
      Me alegra que te guste
      El próximo jueves tendrás otro capítulo
      Besos

      Eliminar
  7. Se está poniendo la cosa muy interesante, pero.. de donde han salido esta pandilla de eslavones perdidos? me refiero a los hombres de la familia de los sirvientes, parecen salidos de la cuevas de Altamira, solo les falta llevar a sus "hembras" cogidas por los pelos :) Me ha dejado pensativa la última frase de Marcos a su padre... umm, no se, no se.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Laura... me alegra que te parezca interesante
      jajaja... "Las hembras cogidas por los pelos"
      Oye, que esto es muy serio y me estáis haciendo reír
      Ya irás sabiendo ;-)
      Besos

      Eliminar
  8. Madre mía, cuánto machismo por aquí. Parece que esta familia se ha mudado a un poblado de amish.
    Tienen una casa enorme y lujosa, con lo último en decoración, mobiliario de cocina, juegos, tecnología... Pero a las mujeres las siguen tratando como si fueran un felpudo. Interesante... Se merecen un aplauso, pero con su cara en medio.

    .Estelle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Estelle... no sé por qué imaginé que tú también te ibas a irritar
      "Un aplauso con su cara en medio"... jajaja
      Bueno, por mucho que me ría, también creo que se lo merecen
      Besos

      Eliminar
    2. Me cuesta creer que no haya nadie que no se irrite...
      Me encanta lo del aplauso xD siempre que la ocasión lo merece lo digo.

      .Estelle.

      Eliminar
    3. Yo creo que todas las mujeres nos irritamos ante tal conducta pero, por desgracia, no creo que se irriten todos los hombres
      Si fuera así, no existiría ninguna mujer maltratada... y existen
      En la tele se ve algún caso demasiado a menudo
      A mí también me ha gustado lo del aplauso... lo diré cuando la ocasión lo merezca ;-)

      Eliminar
  9. Hola Mela, si que esta interesante si, vaya giro esta tomando esta segunda parte. Y los cuidadores de la casa uff a ver como acaba esto!!!! Como siempre he pasado un rato estupendo, ahora a esperarme hasta el próximo jueves.
    Un beso Mela.

    ResponderEliminar
  10. Ah si, se me olvidaba, tanta descripción de la cocina parecía una sala de baile, no falta de nada, !!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lidia... me alegra que te parezca interesante
      Los cuidadores de la casa son un poco extraños... pero Luis lo ha dicho claro... viven en Kavana
      Me alegra que lo hayas pasado bien... y, sí, hasta el próximo jueves
      Una sala de baile un poco atípica ;-)
      Un beso

      Eliminar
  11. Hola Mela!!! Te dije que no me gustó cómo le habló Matías a Blas y Marcos a Cruz en el capi anterior. Seguro que acaban todos en el acantilado haciéndole compañía a Salvador Márquez, jejeje

    Un besazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Merck... es cierto, me lo dijiste... pero nadie va a hacerle compañía a Salvador en el acantilado
      Un besazo

      Eliminar
    2. ¡¡Mela!! ¡¡Noticia de última hora!! Alguien me ha dicho que te diga que tu novela va a ser más larga que un día sin pan y que tú no tienes ni idea de lo que es eso. ¿Qué vas a contestas? :))))

      Eliminar
    3. Ya estás con tus tonterías... no voy a contestar nada... y tampoco me interesa quién te lo haya dicho

      Eliminar
  12. Ahora resulta que Blas tiene a un nido de maltratadores en su propia casa, en cuanto se de cuenta va a haber problemas, Blas es un hombre de bien y no podrá consentir que algo así esté ocurriendo allí mismo. Mucho de usted, mucho señorito y mucha pamplina y luego mira lo que hacen en su propia casa, aggg es que me pongo mala...,
    .
    Besos

    Raquel
    .


    Raquel
    .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Raquel... pues la verdad es que sí tiene a unos hombres poco recomendables trabajando para él
      Conoces muy bien a Blas ;-) Tienes razón... si se da cuenta, no lo consentirá
      Besos

      Eliminar
  13. Menuda casa en la que han caído. Bas no creo que tolere según que cosas en cuanto las vea. Y a ver qué dice Marcos de las niñas al ver el carácter que gastan
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Silvia... la verdad es que van a tener más de un problema en esta casa
      Blas es un hombre muy respetuoso con las mujeres... esto ya se vio en la primera parte... es normal que pienses que no va a tolerar semejante comportamiento
      No creo que Marcos y Natalia se lleven muy bien ;-)
      Besos

      Eliminar
  14. Hola Mela, vaya con la familia Hernández. Espero que esta vez Blas se entere de todo a tiempo, también estoy irritado aunque no sea mujer. Vivir en Aránzazu (Kavana) preveo que no será fácil. Un capítulo maravilloso y una cancion maravillosa.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan... la familia Hernández no es una familia muy recomendable ;-)
      Ya veremos de qué se entera Blas... y estoy convencida de que te has irritado
      Tienes razón, no será fácil
      Me alegra que te haya gustado el capítulo y la canción
      Otro beso para ti

      Eliminar
  15. Me ha encantado el trato familiar y distendido de Blas al personal de servicio. Lo del perchero, me dejó helada y la pared de mármol me asustó un poco. Pero la lámpara con mampara de seda gris y el alegre cuarto de juegos me cautivó. Me alegra comprobar que Nico tiene ganas de bromear y se encuentra bastante cómodo en su nuevo entorno, es un chico valiente. Ojalá se hagan pronto con aquella gente y con la casa... Con la humanidad innata y ese don de gentes de Blas... presumo que sí :)
    Brillante puesta en escena, Mela. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mere... Blas es correcto y sencillo
      ¿Te asustó la pared?... jajaja
      Me parece que te encantaría jugar en ese cuarto ;-)
      Nico está encantado de la vida... está con su padre y no ha vuelto al internado
      Muchas gracias
      Un beso

      Eliminar
  16. Caramba que prepotencia masculina ,este capitulo es de lo mas aleccionador ,muy bueno te luciste .Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fidel... la verdad es que sí que son prepotentes
      Me alegra que te lo parezca
      Muchas gracias
      Saludos

      Eliminar
  17. Vengo del Blog de nuestra Amiga en común Aglaia Callia (claudia-elmundoalrededor) y me ha encantado Tu Mágico Espacio; por lo cual, si no te importa, me hago seguidor de Tu Rincón.
    Te invito a que pases por mi blog: poesiayvivencias.blogspot.com.es.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pedro... sí, conozco a esta chica... una muy buena escritora
      Me ha gustado lo que has dicho sobre mi espacio... "Mágico" ;-)
      Me parece estupendo que me sigas... y te doy las gracias por invitarme a tu blog... eres muy amable
      Abrazos

      Eliminar
  18. Yo creo que me he perdido algo... debe ser la medicación que me tiene trastornada, pero por qué se inclinan ante él? Vale que estén a su servicio, pero es por eso? Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tamara... pues sí... es porque están a su servicio... en Kavana existen ciertas costumbres
      De todos modos, Blas, no quiere que lo hagan
      No creo que la medicación te esté trastornando... jajaja
      Un besazo

      Eliminar
  19. ¡Hombres! ¿por que será? que al leerte me salta esa frase a la cabeza!!
    Muy buena entrega Mela..
    Yo estoy a la espera de que pasa con Nico .. desde tu último comentario jaja
    Besitos y buen finde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Coté... bueno, creo que los hombres también exclaman... ¡Mujeres! ;-)
      Yo creo que los hombres son de una forma... y, nosotras, de otra forma
      Por esta razón, nos complementamos
      Por supuesto los hombres de la familia Hernández me caen muy mal
      Besos y feliz finde

      Eliminar
  20. Felicidades querida Mela...me encantan las descripciones sobre mobiliario, distribución, decoración y demás...
    Feliz domingo, besotes Pilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pilar... pues si te encantan esas descripciones, te lo habrás pasado bien en este capítulo ;-)
      He pasado un feliz domingo, gracias
      Espero que tú también lo hayas pasado bien... creo que a las diez de esta noche van a poner una película en Antena 3 que estará muy bien.... lo digo por lo que han enseñado... se titula "La casa del lago"
      Besotes

      Eliminar
  21. Vaaya capitulo, me ha encantado como has relatado las estancias de la casa parecia que estaba dentro de ellas, jeje Bueno los que me parecen impresentables son esos dos machotes que quieren dejar por los suelos a las mujeres espero que el amo les de una buena lección.
    Me gusto el capitulo querida.
    unos besotessssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola SC... pues me parece estupendo que te hayas sentido dentro de las estancias
      Sí, yo también pienso que son unos impresentables
      En Aránzazu vamos a tener momentos muy duros y personas bastante impresentables
      Ya veremos qué puede hacer Blas
      Me alegra que te haya gustado
      Unos besotes

      Eliminar
  22. ¡Hola Mela! Me encanta la canción, Rosana es muy buena intérprete. Te felicito por la elección. En cuanto al capìtulo me he divertido y he disfrutado. No creas que no me ha dado rabia el trato a las señoras por supuesto pero me temo que la cosas quizás cambien con el tiempo. La relación de Nico y Blas ha sido buena al menos no se han agarrado. De cualquier forma es divertido cuando se tironean los carácteres entre los dos. La señora Sales una ídola, es muy paciente y tiene buenas ideas aconsejando a Blas. Que decirte , un deleite leerte como siempre. Un beso enorme y gracias por compartir tu obra tan bella e intensa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lou... sí, es una canción preciosa
      Estoy segura de que no te ha gustado el trato a las señoras
      No, no se han agarrado ;-)
      Es cierto, la señora Sales sabe aconsejar a Blas
      Muchas gracias a ti por este bello comentario ;-)
      Un beso enorme

      Eliminar
  23. Leí el capitulo y me gustó, pero no puedo decir nada más, tendría que leer los 83 previos.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Humberto... me alegra que te haya gustado el capítulo presente
      Pues tienes algo de tarea para decir algo más ;-)
      Un abrazo

      Eliminar
  24. Hola Mela, increíble capítulo, los habitantes de Kavana son muy extraños, predigo que Luis ayudará a Helena de Troya en un futuro pero Cruz advertirá al señor Teodoro...

    Bueno, perdón por no pasarme por aquí por un tiempo, pero ya estoy de vuelta (para bien o para mal)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nuño... los habitantes de Kavana son extraños, sí... pero tus predicciones también lo son ;-)
      Estás más que perdonado porque me caes bien... y me alegra que estés de vuelta (para bien o para mal) ;-)

      Eliminar
  25. ¡¡Hola preciosa!!

    Ya leo que aquí tampoco serán fáciles las cosas y a más de uno le daba yo un buen ....
    Me encanta leerte, pero ya lo sabes ;) ;) ;) ;)
    Besos

    ResponderEliminar
  26. Hola Susana... te puedo asegurar que las cosas no serán fáciles en Aránzazu
    Un buen... ¿qué? ;-)
    Me alegra que te encante
    Besos

    ResponderEliminar
  27. Hola Mela! Me gustan las descripciones que haces de la casa pero lo que me ha impresionado en este capítulo es la actitud de los cuidadores. Queriendo mantener las distancias parece que se consideran los dueños, por no hablar de la actitud machista y prepotente con sus propias mujeres...ya me están cayendo mal.
    Sólo una duda ¿esa es la residencia habitual de Blas y su madre?
    Un beso y ¡¡¡disfruta mucho de tus vacaciones!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola María!
      jajaja... Entiendo muy bien que los hombres de la familia Hernández no te caigan bien
      A partir de ahora será su vivienda habitual... antes no... antes Blas vivía en Markalo, la capital de Kavana
      Nico estaba en un internado en Markalo también... los fines de semana y festivos los pasaba con Blas
      Emilia Sales vivía con Elisa y Natalia en Aránzazu... pero en casa de Elisa... y en épocas de vacaciones se reunían todos en Luna, en la urbanización que ha salido en la primera parte
      No creo que sean unas vacaciones fáciles... pero te doy las gracias... y te deseo que las tuyas sean geniales
      Un beso

      Eliminar

Puedes dejarme un comentario sin ofender a otras personas que comentan... Gracias

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License. Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.