Etiquetas

EL CLAN TEODORO-PALACIOS

SEGUNDA PARTE

EL CLAN TEODORO-PALACIOS

TERCERA PARTE

jueves, 10 de enero de 2013

EL CLAN TEODORO-PALACIOS Capítulo 45













CAPÍTULO 45

OTRO PLAN


L
a primera persona que se levantó aquella mañana fue Emilia. Salió de su habitación y se sorprendió al ver a su hijo en el salón, mirando la tele, con unas marcadas ojeras subrayando de oscuridad sus ojos y con semblante huraño. Se acercó a él y se inclinó para darle un beso.
          ¿Ya has desayunado? preguntó.
Blas asintió.
          ¿Qué te pasa, cariño? ¿No has dormido bien? Tu mirada está más negra que otras mañanas.
El señor Teodoro contó a su madre lo ocurrido entre Elisa y Nicolás.
          ¿Y dónde estabas tú? se extrañó la señora Sales.
          Salí a dar un paseo.
El joven consideró que no era necesario relatarle a la mujer el asunto de la carta para el difunto Jeremías.
          —No son horas de dar paseos, Blas. No me gusta nada que por la noche salgas a la montaña, mientras todos estamos en la cama tranquilamente —le recriminó Emilia, seguidamente añadió con total seguridad. Elisa está enamorada de ti. Ayer me explicó que te notaba muy distante. Tiene la menstruación. En ocasiones las mujeres en ese estado sufren cambios de humor bruscos. Seguramente está celosa de Nico, estás muy pendiente de él y no le prestas atención a ella. Eso será todo.
          ¡Vaya tontería! exclamó Blas, molesto No tenía por qué tratar mal a Nico. Ahora, el niño, no quiere vivir con ella. Debería cogeros, a ti y al chiquillo, y marcharnos de aquí.
La señora Sales exhaló un suspiro.
          No le hagas tanto caso al crío, no creo que haya sido para tanto. Elisa lo quiere sin duda —declaró. Al chiquillo se le pasará el enfado. En cuanto piense que vivir sin Elisa implica no vivir con Nat, recapacitará y cambiará de idea.
Natalia, Bibiana y Patricia entraron en el salón. La primera preguntó, de inmediato, por Nicolás.
          Está durmiendo respondió Blas. Y no quiero que lo molestéis, no ha pasado buena noche. Ya se levantará cuando se canse de dormir.
Las niñas y la señora Sales se fueron a la cocina.
Poco después, llegó Sandra.
Blas decidió ir a la habitación de Elisa, en vista de que la joven no daba señales de vida. Llamó a la puerta con los nudillos y, posteriormente, entró.
Elisa se hallaba en el vestidor, un cuarto anexo a su dormitorio. Estaba terminando de vestirse.
          ¿Qué pasó anoche? le preguntó Blas sin ningún rodeo.
          Nat y Bibi estaban en la habitación de Nico contestó Elisa con tranquilidad. Armaban mucho jaleo y eran casi las cuatro. No me gustó cómo me habló Nico y lo encerré en su habitación como castigo. Tú no estabas y el niño se pone muy complicado cuando tú no estás. Lo sabes de sobra.
          Podías haberme llamado por teléfono, siempre llevo el móvil replicó el señor Teodoro, mirando fríamente cómo la joven estiraba una media en  su pierna. O podías haber avisado a mi madre. No vuelvas a meterte con Nico, Elisa. Hoy quitaré la cerradura de su puerta y los barrotes de su ventana.
El señor Teodoro se marchó sin esperar respuesta. Elisa se sentó en un taburete, malhumorada.
          “Condenado crío”, pensó. “Un día vas a tener un hijo mío, Blas Teodoro, eso te lo aseguro. Y Nico dejará de ser el centro de tu universo”.
                                                                                      ῳῳῳ
Natalia y Bibiana se fueron a casa de Estela una vez terminaron de desayunar.
Patricia seguía sin llevarse bien con sus amigas y prefirió quedarse ayudando a Sandra y, de paso, estaría cerca de Blas. Elisa desayunó y después salió a la terraza a proseguir con el lienzo que estaba pintando.
                                                                                      ῳῳῳ
Nicolás se despertó y dio un brinco cuando vio, en el despertador, que eran las doce del mediodía. Fue a su habitación, se duchó y se vistió precipitadamente.
Bajó, presuroso, al salón. Allí estaba Blas, sentado en un sofá, leyendo un libro. Elevó la vista del mismo y miró al muchacho.
          Me he dormido dijo el chiquillo, intranquilo. Lo siento.
          No pasa nada declaró su tutor, necesitabas descansar.
El hombre se levantó de su asiento.
         ¿Qué te parece si después de desayunar me ayudas a quitar la cerradura y los barrotes de tu habitación? propuso amistosamente.
          ¡No, no puede ser! se negó Nicolás, casi gritando.
          —¿Por qué no?
          —¡Tengo que ayudar a Estela! —esta vez el muchacho sí gritó.
Blas asintió.
          Está bien consintió, algo decepcionado. Lo haré yo. Ve a desayunar, pero procura no levantarme la voz agregó, muy serio.
          Perdón murmuró el chiquillo, temiendo que su tutor no le dejara salir. Y tenía que salir de villa de Luna como fuera. Se le había ocurrido una idea, una fantástica idea. Prendería una hoguera y quemaría el cadáver de Salvador Márquez. La hoguera debía ser bastante grande y estar alejada de las viviendas. 
          Después de comer, te curaré la espalda dijo Blas, abandonando el salón.
Nicolás se dirigió a la cocina y Emilia le preparó un cuenco con cereales y leche con cacao.
          A ver si haces las paces con Elisa le pidió la señora. Y no vuelvas a decirle a Blas que no quieres vivir con ella. ¿Acaso no quieres vivir con Nat?
          Sí quiero vivir con Nat contestó el muchacho rápidamente. Pero no creo que vuelva a hablarle a Elisa. Anoche me trató muy mal, me odia tanto como mi padre.
La señora Sales propinó un cachete al chiquillo.
          ¡No digas tonterías, Nico! exclamó, disgustada Elisa siempre ha sido muy cariñosa contigo.
          ¡Es una hipócrita! replicó el muchacho con rebeldía Tiene dos caras. Hoy me quedaré a comer en casa de Estela —anunció a continuación. 
Emilia miró, sorprendida, al niño.
          ¿Se lo has dicho a Blas? interrogó.
          ¡No! chilló el crío ¡Te lo estoy diciendo a ti!
          —Pues yo no te doy permiso, jovencito —denegó la mujer—. O sea, que ya puedes ir a hablar con mi hijo.
          —¡No voy a decirle nada a Blas! —aseguró el chiquillo mientras se levantaba de la silla.
          —Vuelve a sentarte y termina de desayunar —le ordenó Emilia.
          —¡No quiero comer más! —se resistió el niño, marchándose de la cocina.
La señora Sales recogió el cuenco de la mesa y suspiró, preocupada.
          “¿Cómo reaccionará cuando conozca toda la verdad el día de Reyes?, se preguntó, angustiada.
                                                                                ῳῳῳ
Nicolás salió a una velocidad vertiginosa de villa de Luna, como si temiera que alguien lo detuviera. Llegó, acalorado y excitado, a casa de Estela.
Las mujeres y las niñas estaban en el salón, y Hércules recibió, muy contento, al recién llegado.
          —Tengo una idea estupenda para resolver, por fin, nuestro problema —anunció el chaval, optimista, intentando que el perro no lo derribara—. Esta noche volveré a salir. Encenderé una hoguera y quemaré el cuerpo de Salvador.
          —¡Tú estás loco! —le insultó Natalia, despectiva— Alguien vería el fuego. ¿Y qué excusa iba a tener que inventar Estela? Además, tú eres muy capaz de incendiar la montaña.
          —¿Se te ocurre algo mejor? — preguntó su primo, airado.
            Nat tiene razón intervino Estela, evitando que los niños iniciaran una discusión, no podemos intentar nada nuevo en la urbanización. Vamos a terminar levantando sospechas.
Nicolás resopló, contrariado.
          Lo mejor es deshacernos del cuerpo y del coche a la vez declaró la señora Miranda. He pensado en el acantilado Encantado, allí arrojaríamos a Salvador y al coche. Pero no sé conducir y no conozco a nadie que me vaya a hacer un favor semejante.
          Gabriela sí sabe conducir manifestó Bibiana.
          asintió Estela, pero si nos vamos en el coche de Salvador, ¿cómo regresamos? No podemos llamar a un taxi ni a nadie. No nos pueden ver por el acantilado o estamos descubiertas.
          Lo mejor sería hablar con Blas propuso Bibiana. Yo creo que él nos ayudaría.
          Yo pienso lo mismo dijo Gabriela, apoyando la propuesta de la niña.
Nicolás se alteró de inmediato.
          ¡No sabéis lo que decís! gritó, fuera de sí ¡No conocéis a Blas! Ha enterrado una caja de zapatos y una carta, pero no tirará a Salvador y a su coche por un acantilado. ¡Nos va a matar a todos! Por lo menos a mí me mata seguro.
De todos modos, el problema está solucionado añadió, sonriendo. Yo sé conducir, yo puedo llevar el coche de Salvador hasta el acantilado.
Las dos mujeres y las dos niñas lo miraron, incrédulas.
          ¿Qué estás diciendo, Nico? ¿Cómo dices que sabes conducir? preguntó Estela, escéptica.
          —Blas me ha dejado pasar algún fin de semana en una finca muy extensa de un compañero mío del internado explicó el muchacho. Mi amigo se llama Miguel. Su padre nos enseñó a conducir a los dos. Soy un excelente conductor. Por supuesto, Blas no lo sabe.
Estela y Gabriela intercambiaron una mirada preocupada y dubitativa. Hércules ladró, como si aprobara lo dicho por Nicolás.
          Podemos salir esta noche, a la una planeó el muchacho. Meteré el cadáver en tu coche, Gabriela. Estela, que vaya contigo. Yo os seguiré, tengo que ir solo porque si me detiene la policía, os meteríais en un lio por permitir que conduzca. Soy menor de edad y no tengo carnet. En cuanto lleguemos al acantilado, lanzaré al mar a Salvador y a su coche. Y luego volvemos a casa, en el coche de Gabriela. ¡Es el mejor de los planes, es genial! 
          No corras tanto, Nico lo frenó la señora Miranda. Primero, vas a tener que demostrarme que sabes conducir.
El chiquillo frunció el ceño, impaciente.
          ¡Te digo que sé conducir! exclamó, vehemente.
          Y yo te digo que, primero, vas a tener que demostrármelo — se obstinó Estela.
          —¿Cuándo y dónde te lo demuestro? —indagó Nicolás, crispado.
          —En la pista de tenis —respondió la mujer con firmeza.

Págs. 343-349                                                                                 

78 comentarios:

  1. ¡Ay, a Nico se le están aflojando las tuercas a toda prisa! Está muy exaltado. Quemar el cadáver en esa urbanización de espías ¡qué locura! Pero lo de conducir hasta el acantilado ¡uuuuffffff! Una cosa es dar unas vueltas en una finca y otra creer que conducir de noche, a saber por qué carreteras, va a ser pan comido. Esto tampoco me huele bien.
    Y Elisa se ha convertido en la niña del exorcista... en cualquier momento girará la cabeza 360º

    Un abrazo, Mela, a ver qué sacas de la chistera a continuación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nena, Nico ha perdido el norte y sus razonamientos dejan mucho que desear. Solo piensa en deshacerse del cadáver como sea.
      Elisa... la niña del exorcista jajaja ¡Te has pasado!
      Un abrazo!!

      Eliminar
  2. jajjaajaj Mela, Nico está de los nervios, pobrecito!!!!! yo voy loca por saber como acaba el fiambre, me lo imagino volando por los aires en pleno acantilado, aix yo que sé, porque mira que nos haces sufrir eh?????? Elisa la veo un poquito borde eh? jajajjaja A ver, a ver que tu simpre me sorprendes.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lidia, me alegra verte reír. Tienes mucha razón, Nico está de los nervios. Lo malo es que no solo él está de los nervios. Tal vez el destino del fiambre sea el acantilado. Elisa está muy celosa y los celos son malos.
      Un beso!!

      Eliminar
  3. Hola Mela, le tenía yo miedo al tercer plan... vaya barbaridad. Me parece que esta gente no se deshacen del fiambre. Lo de la hoguera es descabellado, pero que Nico conduzca hasta el acantilado es más descabellado. Me pregunto qué tienen en la cabeza Estela y Gabriela.
    Mantienes mi interés constantemente, me lo paso en grande leyendo tu libro.
    Hasta el 46

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Oskar, me alegra mantener tu interés y que te lo pases en grande. Estoy contigo en que si encender una hoguera es descabellado, más todavía es que Nico lleve un coche hasta el acantilado. Yo creo que Estela y Gabriela no piensan en las posibles consecuencias de sus actos.
      Hasta el 46!!

      Eliminar
  4. ¡¡Hola guapa!!
    Solo quería pasarme rápidamente, para decirte que tienes un galardón esperándote en mi blog. Me paso en otro ratito.
    http://deseolibros.blogspot.com.es/
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Susana, muchas gracias. En cuanto pueda paso por tu blog.
      Besitos!!

      Eliminar
  5. Sabes? me está empezando a poner de lo más nerviosa el pequeño Nicolas...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Silvia, jajajaja Me río porque me parece que sí que te está poniendo de lo más nerviosa.
      Nico es muy inmaduro y hace muy poco caso de lo que Blas le dice, el niño va a su aire. Veremos qué pasa...
      Besos!!

      Eliminar
  6. Siempre nos dejas con la miel en los labios... Esperamos el próximo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pablo, me alegra mucho volver a verte por aquí. Es mi misión dejaros con la miel en los labios jeje Me alegrará volverte a ver.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  7. Cielos!!!! Si ya hasta ahora las ideas habían sido descabelladas, solo faltaba lo del coche... Aunque comparado con la hoguera... Veremos qué nos has guardado para el próximo capítulo.

    Quien está resultando decepcionante con su actitud es Elisa, creo que en ese sentido Nico tiene razón y algo hipócrita (o mucho) sí que es.

    Me encantaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!! Y ya me tienes nuevamente esperando al próximo capítulo.

    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola FG, me parece que vamos de mal a peor jajaja Todas las ideas que tienen son bastante descabelladas, lo del acantilado podría funcionar pero conducir el coche Nico... en fin. Comprendo que te decepcione Elisa, los celos son malos, aunque a veces muy inevitables. Hasta el próximo capítulo, guapa.
      Besitos!!

      Eliminar
  8. Mela, si Estela consiente que Nico conduzca un coche habrá cruzado la línea que la enemistará definitivamente con Blas. Esta señora va a poner la vida del niño en peligro y Blas no se lo va a perdonar. Espero que a Nico no le ocurra algo irremediable.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amigo, entiendo lo que dices porque parece muy temerario que Nico conduzca el coche. Veremos qué ocurre.
      Un abrazo!!

      Eliminar
    2. Hola Mela, no le puede ocurrir nada a Nico porque a mi madre le da algo. Está loquita con el chiquillo y le echa toda la culpa a Blas por no enterarse de nada. ¡A ver qué culpa tiene Blas! Según mi madre, vive en la inopia.
      Un beso, Mela.

      Eliminar
    3. Holala Julia, jajajaja Veo que tu madre está muy enfadada con Blas. Es muy difícil que Blas pueda sospechar o imaginar lo que está pasando. Él cree que las explicaciones que le ha dado Estela, aunque extravagantes, son ciertas. Blas se ha creído lo de la caja de zapatos y lo de la carta.
      Tu madre no quiere que le ocurra algo malo a Nico, desgraciadamente tengo muy claro que no voy a poder contentar a todos los lectores. Esto no quiere decir que la vaya a pasar algo malo a Nico.
      Contaré esta historia tal cual es y tened en cuenta que muchas veces la autora también lo pasa mal.
      Un beso!!

      Eliminar
    4. Me parece que entre mi hermana y mi madre te van a marear. Ve a tu aire, Mela, y lo que tenga que ser que sea.
      Un abrazo.

      Eliminar
    5. No te preocupes, amigo, no voy a marearme. jaja No voy a cambiarle ni una coma a la historia porque no sabría contarla de otra forma.
      Un abrazo!!

      Eliminar
    6. Me gustaba Elisa para Blas pero va a ser que no, ¿verdad? Bueno, está Gabriela y si no, solito está requetebién.

      Eliminar
    7. jajajaja No puedo decir si Blas acabará con alguien o acabará solo pero me ha hecho mucha gracia tu razonamiento.
      Besos

      Eliminar
    8. Ya es lunes, Mela, y tengo ganas de que llegue el jueves. Mi madre y yo ya estamos hechas a la idea, que pase lo que tenga que pasar. ¡Nos encanta tu historia, la de ratos agradables que pasamos! En las librerías no hay libros como el tuyo, créeme. Un beso, guapa.
      Ayer estuvimos esquiando mi hermano y yo, lo pasamos genial.

      Eliminar
    9. La semana pasa muy rápida, ya lo verás. De repente será jueves. Gracias por tus amables palabras.
      Me alegra que lo pasarais genial, esquiar me parece un deporte difícil. Muy complicado para mí. jajaja
      Besos

      Eliminar
    10. No es amabilidad, es la verdad. Yo al pan lo llamo pan y al vino, vino. Soy muy clara. Esquiar no es tan difícil, hay que practicar como en todo.
      Mi hermano te manda saludos, no tardará en subir a su casa. El está arriba y nosotras abajo. Sin vecinos molestos, es lo mejor.
      Hasta otro ratito, guapa.

      Eliminar
    11. Ya es miércoles, Mela, estoy esperando a las amigas y nos vamos al gimnasio. ¡Hay que estar en forma!
      Me gustó cuando leí que Blas es un excelente corredor.
      Un besito, guapa

      Eliminar
    12. Hola Julia, sí, es miércoles. Estoy muy de acuerdo en que hay que estar en forma y si haces deporte con amigas, más divertido.
      A Blas le encanta correr, sí. No te canses mucho en el gimnasio.
      Besos

      Eliminar
    13. Todo se arregla con la sauna y un masaje. Te quedas nueva.

      Eliminar
    14. Sí, debes quedarte muy nueva y relajada. A lo mejor a Blas le funcionaba mejor este método que las tilas.

      Eliminar
    15. ¡Qué graciosa! Sería un placer compartir sauna con Blas jajaja

      Eliminar
    16. Seguramente a él también le gustaría compartirla contigo.

      Eliminar
    17. Mi hermana te está acaparando, Mela, y me llamaba la atención. ¡Qué cara tiene!
      Soy Anónimo, me ha parecido oportuno que sepas mi nombre. Entro menos porque ya entra bastante Julia, y vas a calificarnos de "hermanos pesados" con sobrada razón. Mañana es jueves, estamos deseando leer el siguiente capítulo.
      Un abrazo, Mela

      Eliminar
    18. Pues mira me da una gran alegría conocer tu nombre, a veces un pequeño detalle te hace mucho bien. Gracias Juan.
      Tú y tu hermana me hacéis pasar ratos muy agradables, no te preocupes por nada.
      Espero que os guste el capítulo de mañana.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  9. Huy que barbaridad la verdad que no se le ocurren sino ideas descabelladas ,¿una hoguera ?esto pinta de mal en peor,y lo del coche noes mala idea pero que entorno hay en el acantilado para desaparecer el vehiculo con su macabra carga.No se esto se complica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fidel, aquí tenemos ideas muy descabelladas, ¿verdad? jajaja Tienes mucha razón cuando dieces que esto pinta mal. Veremos qué ocurre.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  10. Rayos que idea con lo que cuesta quemar un fiambre,y lo del coche cuidado si no terminan en el fondo del barranco el conductor junto con el cuerpo congelado.Y ahora que digo congelado con una hoguera cuanto tardaria solo en descongelarse .Hay que repensar el asunto esto no tiene buena pinta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Delavega, me encanta cómo razonas el asunto, les haces falta para dirigir la operación. jajaja
      Yo creo que antes llegaría la policía que el fiambre se quemaría. Y lo del coche tienes sobrada razón, el conductor no es el apropiado y puede acabar muy mal la cosa. Veremos qué ocurre porque Estela y Nico parecen dispuestos a lo que sea con tal de hacer desaparecer el cadáver.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  11. Hola Mela: No puedo creer lo que Estela va a dejar hacer a Nico!!! Ya sé que primero va a probarlo como conductor pero...Estan locos X/
    Otro caso es Elisa...Tan ciega de celos esta que se cree la madrastra villana??? (lo digo porque Blas al ser el tutor de Nico es una especie de papá y ella ahora se cree que se va a casar con él y darle un hijo solo para desplazar al chico???) No tiene sentimientos o que?? Como piensa en tener un hijo solo para obligar a Blas que le dé atención...Ya me enoje! X(
    Bueno Mela tendré que esperar al próximo capi...
    Te dejo muchos besitos =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, estoy completamente de acuerdo contigo. Aunque Estela pruebe a Nico como conductor, no debería fiarse y dejar que un chiquillo lleve el coche.
      Lo has dicho muy bien: Elisa está ciega de celos. Y los celos nos convierten en sus esclavos y nos vuelven perversos. Ella pretende tener un hijo con Blas y desplazzar a Nico. Una madrastra villana, ¡sí señor! Veremos si lo consigue... ¡Me encanta que te hayas enojado! jejeje
      Aquí te dejo muchos besitos también.

      Eliminar
  12. Hola Mela :)
    Te agradezco mucho que te pases por mis 3 blogs y que siempre me dejes tu sincera opinión. Yo también me pasaré por aquí a partir de ahora ;)
    No he leído ningún capítulo todavía de esta historia (lo haré, lo prometo), pero me ha gustado ver mi nombre en uno de los personajes :) Me llamo Estela realmente.
    Ah y lo siento pero no sé cómo se quita la verificación de las palabras para dejar comentarios :S
    ¡Te sigo!

    .Estelle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Estelle!! Encantada de que hayas venido a la estación. Ojalá te guste esta historia y me vayas dando tu opinión. Es verdad, uno de mis personajes se llama Estela. ¡No lo había pensado! jaja Me encanta el nombre. Te acompañaré por el recorrido siempre que tú quieras.
      Me gustan mucho tus tres blogs, el de "La ley de Estelle" me atrae muchísimo. No te preocupes por la verificación de palabras, tendré paciencia.
      Gracias por venir, guapísima!!

      Eliminar
    2. Me llego por el capítulo 4, no te preocupes que yo te voy comentando ;)
      Y en verdad no suelo contestar a los comentarios que me dejan porque antes lo hacía, hace tiempo, pero notaba que nadie volvía para responder y bueno... me sentía como si hablara a la nada XD así que dejé de hacerlo, pero yo siempre me paso por entradas antiguas de los blogs así que podemos charlar por el tuyo ;)

      .Estelle.

      Eliminar
    3. Me parece estupendo lo que me dices y así lo haremos.
      Me hace ilusión que hayas empezado a leer esta historia.
      ¡Feliz sábado noche y feliz domingo!

      Eliminar
  13. Mela , como no pusiste referencia de tu blog, no pude entrar antes y ahora y por casualidad , si he entrado! Me quedo en el tuyo , que me parece genial , me encanta la lectura y al mio te llevo ! besos y feliz año nuevo !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantada de que hayas venido a la estación. Si te encanta leer, a ver si hay suerte y esta historia te gusta. ¡Feliz Año Nuevo!
      Besos

      Eliminar
  14. Actuar al margen de la ley cuando no se tienen tablas, es como dar palos de ciego. Esto va de mal en peor y no les veo capaces de salir de este enredo. ¿Lo de deshacerse del coche funcionará? Lo dudo. Mela, échales un mano que si no les veo de cabeza y sin frenos... Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja Ya quieres que les eche una mano, eh!!
      Estos se me caen todos por el acantilado jajaja!!
      ¡Qué gran verdad has dicho! "Actuar al margen de la ley cuando no se tienen tablas es como dar palos de ciego".
      Veremos si les echamos un cable...
      Besos

      Eliminar
  15. Hola!! Acabamos de encontrar tu blog y te seguimos desde ahora! :D Ojalá que también te guste el nuestro!! Un abrazo fuerte y feliz año! :)

    http://melodiasporescrito.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!! Muy encantada de conoceros, me alegra vuestra visita y que os haya gustado la Estación. Estáis en vuestra casa. Por supuesto que voy a pasar por vuestro blog.
      ¡Muy feliz Año! Y un abrazo muy fuerte!!

      Eliminar
  16. Respuestas
    1. Hola!! Muy contenta estoy de que te guste. Encantada de que entres en la Estación. Estás en tu casa.
      Besos

      Eliminar
  17. Gracias por seguirme :) Muy lindo tu blogs :) Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Natii, gracias a ti por venir a la Estación. Pasaré a verte.
      Besos

      Eliminar
  18. Querida amiga bloguera: Gracias a que hoy he descubierto tu seguimiento a mi blog, paso a visitarte para agradecértelo.
    La verdad es que no conocía el tuyo, es más, creo que no hemos coincidido haciendo comentarios a amigos comunes pero, lo más importante, es que debido a esas casualidades que este mundo mágico nos proporciona, en este momento te estoy escribiendo.
    Después de leer esta entrada, he de reconocer que casi no la entiendo, compruebo que llego tarde, me he perdido cantidad de capítulos de tu larga novela, no creo pueda ponerme al día para seguirte, pero por lo menos, desde ahora, me tendrás como una buena amiga.
    Te dejo un fuerte abrazo con mis cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Kasioles, me alegra tenerte como a una buena amiga bloguera y que hayas venido a la Estación.
      Mi blog aquí está y mi novela también, si te puedes ir poniendo al día, de maravilla. Y si no puedes, qué le vamos a hacer. Nos veremos cuando podamos visitarnos o comentando por este mundo mágico como tú lo has llamado. Me gusta eso del Mundo Mágico.
      Yo también te envío un gran abrazo y mi cariño.

      Eliminar
  19. Muy buenas noches Mela (que nombre tan peculiar, sinceramente...)
    Tienes una página muy especial e interesante, te felicito por tu gran entrega. Espero que sigas creciendo y que nunca abandones este espacio tan personal, recuerda que un blog es como un hijo recién nacido, crece y evoluciona con el paso del tiempo hasta convertirse en una persona de éxito y respetable, pero para ello hay que saber cuidarlo todos los días.
    Te sigo, así que seguiré visitándote siempre que tenga un tiempo libre para ver las restantes entradas y las nuevas que subas. Te deseo mucha suerte y espero que pronto subas un nuevo post para disfrutar de él.

    Si me lo permites, me gustaría invitarte a mi blog DIARIO DE UNA CHICA POSITIVA. Lo he dedicado a escribir literatura personal (relatos, cartas, reflexiones), además, podrás compartir tu blog con todos nosotros en la sección "Aquí tu web": http://insolitadimension.blogspot.com.es/

    Un gran abrazo desde Málaga y gracias por compartir un trocito de ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Melodie, el nombre de Mela sale de juntar las iniciales de mi nombre y apellidos. Es muy bonito lo que dices sobre un blog, te aseguro que pienso cuidar del mío. Estoy publicando mi novela y ella me importa mucho.
      Estaré encantada de recibirte siempre que te venga bien venir.
      Recojo tu invitación e iré a conocer tu blog.
      ¡De Málaga! Pues el Málaga está jugando en este momento con el BarÇa un partido de la Copa del Rey. Es que me gusta el fútbol jaja
      Un gran abrazo, guapa!!

      Eliminar
  20. Venga, vamos a conducir a la pista de tenis....
    ¿El coche es de pedales?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja Estaba pensando en ti. Acabo de contestar un comentario en el 48 e iba a ir a tu blog.
      Oye, el coche no es de pedales pero un coche normal puede entrar en la pista, por lo menos en la pista de esta urbanización sí.

      Eliminar
  21. Haztelo mirar, Mela...y ten cuidado con lo que piensas y confiesas, no vayan a hablar mal de ti por la calle...
    ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como soy muy obtusa no voy a contestar a tu comentario porque iba a decir tal barbaridad que tendría que arrepentirme después seguro.

      Eliminar
  22. Respuestas
    1. ¡Pobre Nico! No me vale la comparación, es que Farruquito no me gusta nada.

      Eliminar
    2. Ni a mí tampoco, pero tienen mucho peligro los dos.

      Eliminar
    3. jajajaja Nico es que es muy inmaduro y Estela está actuando muy mal.

      Eliminar
  23. uff.. ¿se acabaron los buenos momentos?....
    Me da a mí, que Blas no está tan interesado por Elisa, como lo está ella por él.
    Y Nico ¿porqué grita ahora a Blas? para una vez que le defiende....
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, posiblemente, Elisa esté más interesada.
      Nico está muy nervioso con el problema que tienen todavía entre manos y, cuando estamos alterados, es muy sencillo perder los papeles.
      Besos

      Eliminar
  24. Mmmmmmmmmmmmmmm que emoción saber esa verdad junto con Nico! y sobre el nuevo plan,cada vez es peor todo! y si le sucede algo a Nico????????????? que locura! ojalá Salvador resucitara y se fuera solo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja... Me ha hecho mucha gracia lo que me has dicho de Salvador

      Eliminar
  25. Lo que tendría que probar Estela es si la camisa de fuerza le está bien!! jaja y luego un trozo de roscón para cada uno ٩(͡๏̯͡๏)۶ ¡Ay, ya no sé ni lo que me digo...la noche me confunde!
    Me está gustando mucho la historia, enhorabuena por todo lo que llevas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja... Espero que pases muy Feliz Noche y que los Reyes Magos te traigan muchos regalos
      ¡Feliz Roscón!
      Casi seguro que tú has preparado uno muy sabroso ;-)

      Eliminar
    2. Hola! sí hice uno, pero no lo puse en el blog... nos lo comimos enseguida! Gracias.

      Eliminar
    3. Ya imaginé que era imposible que no hicieras uno ;-)

      Eliminar
  26. Un nuevo plan que a mí no me convence
    pero allá ellos, una hoguera era lo mejor.

    Pero bueno puede resultar, si no pasa la policía
    y se trunca todo nuevamente.

    Veremos como sigue Mela, un placer como siempre
    a ver si ahora puedo leer con más asiduidad.

    Dejo besos dentro de un coche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cielo... Me alegra verte por la estación
      jajaja... Pues siento que no estés junto a ellos para aconsejarles
      Ya veremos que sucede con el nuevo plan ;-)
      De acuerdo... yo también dejo besos en ese coche ;-)

      Eliminar

Puedes dejarme un comentario sin ofender a otras personas que comentan... Gracias

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License. Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.