Etiquetas

EL CLAN TEODORO-PALACIOS

SEGUNDA PARTE

EL CLAN TEODORO-PALACIOS

TERCERA PARTE

jueves, 27 de diciembre de 2012

EL CLAN TEODORO-PALACIOS Capítulo 43






















CAPÍTULO 43

LA CARTA


B
las había pasado un mal día; su mal día empezó teniendo que recoger escombros en el pueblo, continuó no pudiendo encontrar a Salvador Márquez una vez se enteró de "toda la verdad", y por último tuvo que ir al pozo de las águilas a buscar a Nicolás, a Natalia y a Bibiana. Y por si esto fuera poco, se vio obligado a enterrar una caja de zapatos.
Pese a la siesta de la tarde, el joven se había quedado dormido poco después de meterse en la cama. Lo que menos podía sospechar era que aún le esperaba una noche agitada.
Nicolás le rozó un hombro con mano temblorosa. El roce fue tan imperceptible que su tutor siguió durmiendo. El niño se mordió el labio inferior, muy inquieto. Volvió a rozarle el hombro, Blas continuó sin enterarse. Estaba durmiendo realmente a gusto.
El crío sintió unos fuertes deseos de salir corriendo. Por tercera vez, tocó el hombro del durmiente, y como queriéndose cumplir que a la tercera va la vencida, en esta ocasión, el joven abrió los ojos. Se levantó de inmediato al ver a Nicolás.
El muchacho retrocedió, con miedo, muy arrepentido de haberle despertado.
          ¿Qué ocurre, Nico? preguntó Blas, en gran medida sorprendido ¿Te encuentras mal?¿Qué haces vestido?
        —El señor Tobías… el señor Tobías… está… está abajo… en el salón. Quiere… quiere hablar… hablar contigocontestó el niño con muchas pausas.
Blas percibió que el chiquillo estaba aterrado.
          ¿Qué te pasa, Nico? interrogó, preocupado.
El niño bajó la cabeza y no contestó. Blas supo, por la actitud del chiquillo, que algo no iba bien.
          Es raro que Tobías quiera hablar conmigo a estas horas comentó, mirando su reloj. No he oído el timbre. Deberías haberme avisado, y no vestirte y bajar tú a abrir. Que sea la última vez que abres la puerta a nadie a estas horas. Ve a tu habitación, ponte el pijama y metete en la cama. Y duérmete.
Nicolás continuó con la cabeza agachada, sin moverse. Blas se acercó a él y le levantó la cara, cogiéndole por la barbilla. Los ojos del niño estaban llorosos y su cuerpo temblaba.
          ¿Qué te pasa, Nico? —volvió a preguntar el señor Teodoro alarmándose.
          Después de hablar con el señor Tobías… me vas… me vas a pegar respondió el muchacho, asustado y compungido.
El señor Teodoro soltó, suavemente, la barbilla del niño.
          ¿Hay algo que quieras contarme antes de que hable con Tobías? indagó con serenidad, aunque interiormente ya estaba muy revolucionado.
Nicolás se negó con un movimiento de cabeza.
          Sube a tu habitación y acuéstate, Nico le ordenó su tutor. Voy a lavarme la cara para espabilarme un poco. Estoy medio dormido. ¡Nico, vete a la cama!  dijo el joven, impaciente, viendo que el niño continuaba sin dar un paso.
Nicolás obedeció, y salió del cuarto dejando a su tutor gravemente desasosegado.
El chiquillo subió las escaleras, precipitadamente, y nada más entrar en su habitación, llamó a Estela para explicarle que todo había salido mal, que el señor Tobías le había pillado y que iba a hablar con Blas.
La mujer reaccionó con sangre fría y serenó al niño, refiriéndole lo que tenían que decir.
Tras escucharla, el niño se calmó un poco, se puso el pijama y se introdujo en la cama, tapándose con la sábana y el edredón hasta el cuello. A pesar de sentirse más reconfortado, estuvo muy a punto de taparse la cabeza.
Minutos después, entró Natalia, habiéndole parecido oír ruidos en el cuarto de su primo.
          —¡Vete, Nat! —le dijo Nicolás, vehemente— El señor Tobías me ha cogido en el cementerio y, ahora, debe estar hablando con Blas. Es mejor que él no te encuentre aquí cuando suba.
          —¡Ay, Nico! —exclamó Natalia, angustiada— ¿Qué vamos a hacer? ¡No hay manera de que algo salga bien! ¡No puedes imaginarte lo preocupada que estaba por ti!
          —He llamado a Estela y tiene una idea —respondió el chiquillo—. Ya hablaremos en otro momento. Vete, Nat.
                                                                                    ῳῳῳ
Después de lavarse y secarse la cara, Blas bajó las escaleras y entró en el salón como un ciclón. El señor Tobías le esperaba de pie. Le tendió la mano, el señor Teodoro se la estrechó de mal agrado. Cogió una botella de vino tinto y dos copas del mueble bar. Le indicó al policía que fueran a la cocina, no quería despertar a su madre. El señor Tobías vertió vino hasta llenar la mitad de su copa y saboreó un trago.
          —Buena cosecha —comentó.
Blas llenó totalmente su copa, y se mojó los labios. Depositó la copa sobre la mesa y se cruzó de brazos. El señor Tobías se había sentado, Blas prefirió permanecer de pie.
          —¿Qué es lo que te ocurre, Tobías? —indagó ásperamente— Ve al grano. ¿Qué le has dicho a Nico? Me ha parecido que el niño estaba a punto de sufrir un ataque de pánico. No me gusta verlo tan asustado.
          —Y me vas a echar la culpa a mí...¿No te ha contado nada? —interpeló el agente.
          —No —contestó Blas con antipatía. No le había gustado ver a Nicolás en aquel estado y era cierto que creía a Tobías, el responsable.
El policía bebió de nuevo, carraspeó y narró a Blas lo acontecido. El semblante del joven palideció, y meneó la cabeza de un lado a otro negando una y otra vez.
          —No puede ser, no puede ser —acabó diciendo—. ¿Por qué iba Nico a hacer algo así? ¿Qué explicación te ha dado?
          —No me ha dado ninguna —declaró el señor Tobías—. Sólo me ha pedido, bueno, más bien me ha suplicado que no te contara nada. Hasta me ha propuesto hablar con tu madre. Era mi obligación traer al muchacho a casa y hablar contigo. Lo siento de veras, Blas. Seguro que a ti te dará alguna explicación.
El señor Teodoro se sujetó la cabeza con ambas manos, pensando que le iba a estallar. A continuación, cogió su copa de vino y apuró el contenido.
          —Esto no tiene ningún sentido —declaró, dejando la copa vacía sobre la mesa de cristal—. ¿Qué explicación va a darme para justificar semejante atrocidad?
El joven se sentó, abatido, sin ánimos y sin fuerzas.
          —Los chiquillos, a veces, cometen disparates. No te lo tomes tan a pecho, Blas —aconsejó el señor Tobías.
          —Nico ha estado siempre en el internado o conmigo   —manifestó el señor Teodoro—. Algún fin de semana le he permitido ir a una finca que tienen en el campo, los padres de un amigo suyo. Conozco muy bien a los padres de su amigo y los niños no han salido de la finca.
Nico no haría algo así, es muy inocente. Es tan solo un crío. Tiene que haber un motivo y va a decírmelo o le voy a dar tal paliza que no se vuelve a sentar en su vida.
Pero el señor Teodoro continuó en la silla, no parecía tener mucha prisa por subir a interrogar al chaval. Temía que el niño se negara a hablar porque, en el fondo, no quería ponerle un dedo encima. 
De repente oyeron voces que procedían del exterior. Blas abrió la puerta de la cocina y salió a la terraza, seguido de Tobías. Se encontraron con el señor Francisco que llevaba su escopeta, y con la señora Estela que traía una carta en la mano. El frío intenso cortaba la respiración.
          —¿Qué es lo que está pasando? —preguntó Francisco Torres, alborotado— He visto pasar el coche de Tobías y no es normal que venga de visita a estas horas —. El hombre miraba a Blas—. Tengo esposa y dos hijos. Si estamos en peligro, debo saberlo. Me he encontrado a esta mujer alocada de camino hacia aquí —señaló a Estela.
          —¡Serénate, Francisco! —exclamó Tobías— Aquí no está pasando nada. Simplemente he encontrado a Nicolás andando por el pueblo. Salió sin autorización de Blas y lo he traído a casa.
El policía creyó conveniente no contarle la verdad al alterado hombre.
          —¡Maldito crío del demonio! —profirió Francisco, enojado— ¡Ese chaval nos va a volver locos a todos! Deberías hablar con su padre y que se ocupe él de su hijo —añadió, mirando a Blas—. Te evitarías muchos quebraderos de cabeza. Tal vez eres demasiado joven para conducir al muchacho.
El señor Teodoro se puso rojo de ira.
          —¡Yo me ocupo del niño! —dijo, furioso— ¡Bruno no tiene nada que ver con Nico! 
El señor Francisco no replicó.
          “Claro”, pensó Estela con rabia. “Hasta que se lo entregues a su verdadero padre. Ya te arreglaré yo a ti, Blas Teodoro, cuando llegue el momento”.
          —Entonces... el chiquillo deambulaba por el pueblo y no ha hecho lo que yo le he mandado —intervino la señora Miranda.
Los tres hombres la miraron atentamente.
          —¿Y qué es lo que usted le ha mandado? —indagó el señor Francisco Torres con cierta guasa desdeñosa.
          —Le di una llave para que fuese al cementerio. No pude ir al entierro de Jeremías y quería enterrar esta carta de despedida junto a su ataúd. El niño tenía que quitar un poco de tierra de encima de la caja, se le olvidó llevarse la carta —relató la señora ante el asombro de sus oyentes.
          —¡Válgame el Cielo! —exclamó Francisco, estupefacto— ¿Habéis oído lo mismo que yo? ¡Esto es alucinante!
Blas pensó que, si Estela fuese un hombre y más joven, la cogería del cuello en aquel instante.
          —¿Y por qué no me lo ha pedido a mi? —preguntó, muy enfadado— Yo lo hubiese hecho, Estela. ¿Por qué le pide esa clase de cosas al niño? ¡Lo ha enviado a un cementerio de noche y solo!
El señor Tobías se fijó en los moretones que la mujer tenía en su rostro.
          —¿Qué le ha pasado en la cara, Estela? —interrogó.
          —Mi ex yerno me golpeó. Pero, no te preocupes, Tobías. Salvador Márquez se ha ido y no volverá.
          —Debería denunciarlo.
          —¿Cuántas mujeres denuncian y luego mueren? ¿Cuántas, Tobías?
          —Algunas, pero no querrá compararnos con ciertos países europeos. En Kavana, castigamos a los maltratadores. Estaré alerta por si regresa. Más le vale a ese tipejo que no le vea merodeando por Luna.
          —Ahora mismo la llevaré al cementerio y enterraré esa carta en la sepultura de Jeremías —decidió Blas—. Pero, por favor, Estela, no vuelva a pedirle al niño algo semejante.
          —Procura que nadie se dé cuenta de que la tierra ha sido removida —habló el señor Tobías—. ¡Bueno! Aquí ya no tenemos nada que hacer. ¿Nos vamos, Francisco?
          —¡Por supuesto que sí! —afirmó el aludido— En mala hora me he levantado a beber agua y he visto pasar tu coche. ¡Esto es de locos! Primero una caja de zapatos y después, una carta. ¡De locos! 
El señor Tobías y el señor Francisco se marcharon; el segundo hablando por los codos y gesticulando de un modo exagerado. 
Estela entró en la cocina de villa de Luna y se sentó en una silla, derrotada y desmoralizada. ¿Cómo iban a deshacerse del cuerpo de Salvador?
La mujer rompió a llorar, desconsolada. Blas vio un sobre blanco en la mesa, en una de las caras se leía: “Para Jeremías, de Estela”. El joven acarició el cabello canoso de la señora Miranda.
          —Cálmese, Estela —le dijo dulcemente—, me parte el corazón verla tan apenada. Ahora mismo iremos al cementerio. Déjeme subir un momento a ver a Nico, estaba muy asustado y muy nervioso. Si no subo a decirle algo, no dormirá en toda la noche y ya pasan de las tres y media.
          —No seas muy severo con él, Blas —le pidió la mujer—. Todo ha sido culpa mía.
El señor Teodoro entregó un pañuelo a la señora Miranda para que secara sus lágrimas.
          —Si quiere tomar algo, coja lo que quiera —la invitó—. Bajaré enseguida.
Blas salió de la cocina y se dirigió a las escaleras para subir a la habitación de Nicolás.
Cuando entró, encendió la luz. El niño seguía acostado y solo asomaba la cabeza por debajo de sábana y edredón. Por supuesto, estaba despierto y miró a su tutor con cara de miedo.
El joven contempló al muchacho y, durante unos segundos, no dijo nada.
          —No me pegues, Blas —murmuró el chiquillo, inquieto—. Te lo explicaré todo.
          —Un poco tarde para explicarme nada —replicó su tutor en voz baja—. Ya me han dado muchas explicaciones entre Tobías y Estela. ¿Cómo tengo que decirte que no quiero que me ocultes nada? ¿Cómo te hago entender que, si tienes algún problema, la persona que más te va a ayudar soy yo?
Nicolás se mantuvo en silencio, comprendiendo que Estela ya había hablado con Blas, como le dijo por teléfono. ¿Se habría creído su tutor lo de la carta?
          —Has salido esta noche sin mi permiso —continuó hablando el joven—. ¿Te bajo a tu habitación? Allí tienes cerradura en la puerta y barrotes en la ventana. ¿Te encierro allí?
El señor Teodoro había adoptado aquellas medidas cuando, hacía tres años, el muchacho se dedicó a salir por la noche. En cuanto se enteró de las escapadas nocturnas del niño, contrató a dos albañiles que  eliminaron la puerta que accedía al rellano y habilitaron otra que comunicaba con su propio cuarto. Instalaron cerradura en la puerta y barrotes en la ventana.
          —No volveré a salir por la noche —le aseguró el crío—. No podía contarte lo de la carta de Estela porque ese era su secreto. Yo no puedo contarte los secretos de los demás. Eso es chivarse y yo no soy un chivato.
          —Muy bien —aceptó Blas de mal talante—. Pues que sepas que estás castigado para el resto de las vacaciones.
          —Estela necesita que la ayude en su casa. Tiene mucho trabajo —protestó Nicolás. Le urgía salir para hacer desaparecer el cadáver de Salvador.
Blas le propinó un ligero cachete.
          —Está bien —accedió, no muy convencido—, irás únicamente a casa de Estela. No vas a ir a ningún otro sitio. Y te vas a librar de una azotaina  porque tengo que llevar a Estela a enterrar la carta para Jeremías. ¡Duérmete!
El señor Teodoro apagó la luz y se fue de la habitación.
Nicolás suspiró, muy aliviado. Su tutor se lo había creído todo y, él mismo, se iba a encargar de dar sepultura a la carta.
           “Si un día se entera de la verdad, me mata”, pensó el crío.

Págs. 325-334


El siguiente capítulo saldrá el próximo jueves, 3 de enero.
Con todas mis fuerzas, y en este momento tengo muchas, os deseo lo mejor para el pronto naciente 2013.
Y deseo también que sigáis disfrutando con El Clan Teodoro-Palacios.
Un besazo!! 

51 comentarios:

  1. No me queda otra que admitirte que esperaba la salida del capítulo como agua de mayo. Y no es muy normal esperar ese agua en Navidad jajaja
    Me ha gustado mucho; Blas es un lujo de personaje, me gusta mucho cómo es, que quede claro.
    La caja de zapatos, la carta, viene el tercer plan. ¿Se cumplirá que a la tercera va la vencida?
    Un abrazo, Mela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amigo, me llena de satisfacción que estuvieras esperando, qué mala soy!!
      Queda muy claro que te gusta la forma de ser de Blas.
      Es muy posible que el tercer plan salga bien, pero solo posible... ¿Quién sabe? ¡Vuelvo a decir que soy mala! jajaja
      Un abrazo!!

      Eliminar
  2. Bueno, otra excusa más para el saco de las excusas.
    No sé cómo Blas permite que Nico vuelva a casa de Estela, cuando ésta no para de "mandarle hacer las cosas más extrañas, descabelladas e inapropiadas".

    Blas quiere que Nico no le mienta, que le confíe sus problemas, es lógico, pero debería darse cuenta de que su carácter y actitud no es el más apropiado para que un crío como Nicolás se atreva a hacerle confidencias.

    El sr Francisco parece "un hombre a una escopeta pegado", jajaja.

    Un nuevo capítulo decepcionante para los planes de Nico y Estela; interesante para el lector.

    Hasta el próximo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nena, van dos excusas en el saco. Excusas un poco extrañas, pero excusas al fin y al cabo.
      Sí, te doy la razón, parece raro que Blas le permita volver a casa de Estela. Pero. desde luego, él no puede imaginarse que hay un cadáver de por medio. Él piensa que con la carta a Jeremías se ha acabado el "hacer cosas raras". Por otra parte aprecia mucho a Estela y le da pena lo que les ha pasado con Salvador.
      Ah, sí!! El señor Francisco nos ha salido escopetero jajaja
      Me alegra que te haya parecido interesante.
      Hasta el próximo!!

      Eliminar
    2. No he contestado a tu segundo párrafo, se me ha pasado.
      Blas es un hombre recto pero también es muy entrañable. Yo creo que Nico también debería fijarse en quién entierra la caja de zapatos y quién va a enterrar la carta. Pocos tendríamos la paciencia de hacer lo que está haciendo Blas.
      Yo creo que el único culpable de que no existan confidencias entre ellos es Nico.

      Eliminar
  3. Biennnnnnnnnnnnn!!! Por una vez a Nico no le ha caído lo que casi todos temíamos, pero cielos, con Estela! menos mal que tiene imaginación la mujer y también que Blas se la ha creído que sino... Ayy !! el que es insoportable es Francisco, es el típico "viejo del visillo" jajajajajaja de todos los pueblos.

    ME ENCANTA!!!! Pero al fiambre hay que conseguir enterrarlo ya de ya, sino mal vamos.

    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola FG, veo que estabas sufriendo por Nico, de esta se ha librado.
      Sí, Estela podría dedicarse a la escritura. Blas se lo cree porque no puede imaginarse la verdad. ¡Ay, el señor Francisco, no te metas con él que nos apuntará con su escopeta! jajaja
      Me alegra mucho que te encante. El dichoso fiambre, veremos a ver si al fin lo sacan del congelador.
      Besitos!!

      Eliminar
  4. Pues sí que voy a seguir disfrutando con tu libro porque me encanta. ¡A ver si Estela se anima a confiar en Blas! Me pregunto cuál será el siguiente plan porque no sé si va a colar otra excusa.
    ¡Feliz 2013, Mela! Hasta el 44!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Oskar, me alegra que pienses en seguir disfrutando. No sé si Estela se animará a confiar en Blas.
      Tendrán que tener cuidado en un próximo plan, desde luego.
      ¡Feliz 2013! ¡Hasta el 44!

      Eliminar
  5. Vaya panda de embusteros, ahora una carta!!!
    Me ha encantado, casi podía ver a Nico temblando lleno de porquería por el paseo nocturno y la cara de mi querido Teodoro.
    No se me ha escapado tampoco la frase sobre Bruno.
    Besos, muchos, y feliz año Nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Silvia, la verdad es que aquí hay muchos embustes. Me alegra mucho que te haya encantado y me gusta que imagines a los personajes. Compruebo que te sigue gustando Blas Teodoro jajajaja
      Está claro que Bruno Rey no es el padre de Nico.
      Yo también te mando muchos besos y te deseo un muy feliz 2013!!

      Eliminar
  6. jajjaajajaj Mela, el Sr. Francisco es que me hace reír un montón !!!!! La abuelita Estela tiene una imaginación y unas salidas que se las trae!!!!! Y hay algo que en todo el libro siempre me da que pensar. ¿Por qué Nico siempre tiene tanto miedo a una paliza por parte de Blas? Le da alguna colleja y castigos pero no sé, no lo acabo de ver claro. Bueno, ya me espero a los Reyes que me traigan el próximo capítulo jejejejjeje
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lidia, coincido contigo, el señor Francisco me encanta. Me gustan los personajes esperpénticos y me río un montón con él.
      Estela tiene que sacar de paseo al ingenio si quiere salir bien parada.
      Nico es un exagerado, ya le dijo Blas una vez que tenía mucho miedo y muy poca vergüenza.
      El niño mucho teme pero va a la suya. Blas con el niño es "mucho ruido y pocas nueces". Algún cachete le da, castigos que no siempre se cumplen y según Nico, palmadas en el trasero. Ya te digo yo que si le da o le ha dado alguna azotaina(eso se acabará viendo) nunca las palmadas que le ha propinado son fuertes.
      Algo antes de los Reyes tendrás el próximo capítulo.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Pero bueno se enredando el asunto,claro eso de mandar al chico a semejante misión es de locos ,ese Don Francisco parece que tiene un sexto sentido olerse las cosas.Como sea seguimos sin resolver el asunto que nos ocupa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Delavega, tienes razón, las cosas se enredan y enviar al niño no fue una idea brillante. El señor Francisco es de los pocos que pueden estar en misa y repicando.
      jajaja ¡Lo has dicho muy bien! Sigue sin resolverse el asunto que nos ocupa. Veremos si son capaces de resolverlo.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  8. Mela, se ha confirmado que voy a pasar el fin de año en París. ¿Quieres que te consiga lectores franceses? Me voy mañana, volveré el día 2. Desde París pienso mandarte mucha energía positiva para el 2013.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amigo, me alegro por ti y espero que lo pases muy bien. ¿Lectores franceses? Si no entienden el castellano, difícilmente podrán leer el libro, el traductor deja mucho que desear. Eso de mandarme energía positiva siempre va bien, te lo agradeceré. ¡Muy feliz 2013!

      Eliminar
    2. Ha sido sensacional pasar la Nochevieja en la ciudad de las luces, cené y bailé muy cerca de los Campos Elíseos. No me acosté tan tarde como tú, mañana llegaré a Madrid. Es donde vivo, no te lo había dicho ¿Verdad? Soy madridista.
      He recogido mucha energía positiva en París y la comparto contigo.
      Un abrazo, Mela.

      Eliminar
    3. Hola, ¿no querrás darme envidia? Tranquilo, no soy envidiosa. Suena muy bien lo que me cuentas, me alegro por ti.
      Sí, me acosté casi a las 7.
      No sabía que vivías en Madrid ni que fueras madridista. Me parece que has leído mi perfil... me gusta el fútbol pero no voy a hablar de fútbol ni de política jajaja
      Gracias por compartir esa energía positiva parisiense.
      ¡Que tengas buen viaje!

      Eliminar
    4. Tengo la impresión que ni en fútbol ni en política íbamos a ponernos de acuerdo.
      No me gustaría Blas Teodoro como presidente del gobierno, es demasiado honesto.
      Pasa una buena noche.

      Eliminar
    5. Buenos días. está claro que no íbamos a estar de acuerdo. Pero no nos vamos a enfadar, procuraremos no tocar ciertos temas.
      Pasa un buen día.

      Eliminar
    6. Querida Mela ya estoy en Madrid. Hoy en día no existen distancias. No vuelvo a la rutina hasta el día 9.
      ¡Falta por venir el Roscón! ¿Buen plan para esa noche?
      Un beso.

      Eliminar
    7. Hola querido amigo, tengo un catarro del 14 y acabo de tomar sobredosis de medicación. ¡O acabo con él o acaba conmigo! Estoy así desde que empezaron las fiestas.
      Me alegra que estés de vuelta, no sé por qué te siento más cerca. ¡Todavía te quedan días para disfrutar! ¡Afortunado tú!
      Mi marido tiene turno de tarde, en cuanto llegue celebraremos el Roscón. ¡A ver si me sale la figurita! Tal vez haga una pequeña trampa o gran trampa, según se mire jajaja

      Eliminar
  9. Aunque todavía no he llegado a este capítulo, quiero entrar aquí para desearte un año 2013 llego de felicidad, y que sigas deleitándonos con este libro.
    Perdona el retraso en contestar pero es que estuve de vacaciones.

    Besos

    Raquel

    http://raqueljimenezbisuteria.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que hayas pasado unos felices días, yo también te deseo un 2013 repleto de momentos felices y que nos sigas deleitando con tus maravillosas joyas acompañadas de muy interesantes leyendas.
      Muchos besos, Raquel!!

      Eliminar
  10. Hola Mela, muy buen dia!
    espero que todos tus deseos se hayan hecho realidad,
    y si no fue así,
    juntalos con los del próximo año, sin dudas que en este se realizarán! =)

    Te deseo un excelente 2013,
    salud, amor y dinero!
    mucha prosperidad.
    besos y abrazos

    apurate a terminar tus tareas
    pues el tiempo corre!

    $$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$
    $$___________________________________$$
    $$___________________________________$$
    _$$_________________________________$$
    _$$_________________________________$$
    __$$_______________________________$$
    __$$______________________________$$
    ___$$$__________________________$$$
    ____$$$$_$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$_$$$$
    ______$$$$_$$$$$$$$$$$$$$$$_$$$$
    ________$$$$_$$$$$$$$$$$$_$$$$
    __________$$$$$_$$$$$$$_$$$$
    _____________$$$$_$$$_$$$
    _______________$$$_$_$$
    ________________$$$_$$
    _________________$$_$$
    _________________$$_$
    _________________$$_$$
    _______________$$$_$_$$$
    ____________$$$$$__$__$$$$$
    _________$$$$$_____$_____$$$$
    _______$$$$________$_______$$$$$
    ______$$$__________$__________$$$$
    ____$$$____________$____________$$$
    ___$$$_____________$______________$$
    __$$$______________$_______________$$
    __$$_______________$________________$$
    _$$________________$________________$$
    _$$_______________$$$________________$$
    _$$_$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$_$$
    _$$_$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$_$$
    _$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ariel, también te deseo mucha felicidad y paz para el año que viene.
      Por supuesto que se cumplan tus sueños!!! Me ha encantado la copa.
      Feliz 2013!!!

      Eliminar
  11. He cogido la novela un poco avanzada ya. Tendré que ir poniéndome al día...
    Feliz 2013, Mela!!!
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen, encantada de verte por la estación. Hay más lectores por el camino y para mí será un placer acompañarte por el trayecto.
      ¡Muy feliz 2013!
      Besos!!

      Eliminar
  12. Pobre chaval que responsabilidad y ademas se lleva todos los regaños ,el problema latente y sin resolverse esto esta Candeeelaaaaaaa pura.Feliz Año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fidel, tienes mucha razón. Demasiada responsabilidad para un chaval. Estela y Gabriela están desesperadas y la desesperación no es buena consejera. Y el problema sigue sin resolverse...
      ¿Qué tal la Noche vieja? Espero que la estés disfrutando. En mi caso ya se acabó aunque sigo con la tele en marcha y no me acostaré hasta el amanecer.
      Te deseo muy feliz Año, que el 2013 te llene de satisfacciones y alegrías.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  13. Lo de la carta es un detalle precioso, yo lo hice en su momento con una foto. Pero encargárselo al niño, pobrecito... ese crío es demasiado bueno y encima luego, por voluntarioso, van y se le tuercen las cosas. Muy real y muy bonito, Mela. Feliz Año, de corazón. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mere!! En primer lugar decirte que me alegra muchísimo verte de nuevo por la estación. Me ha llamado la atención lo de la foto, sí que es un gran detalle.
      Feliz Año, de corazón.

      Eliminar
  14. ¡Una carta!
    Pero si ya solo se mandan correos electronicos....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kikas, tú eres un chico muy moderno. A mí me gustan las cartas, siempre me han gustado.
      Un beso, aunque no te lo mereces.

      Eliminar
  15. ¿Que no me lo merezco?
    ¿¿¿Que no me lo merezcooooo????
    ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, por soliviantarte de este modo, te lo voy a repetir.
      ¡¡¡NO TE LO MERECES!!! ¿Qué te ha parecido?

      Eliminar
  16. Respuestas
    1. Bueno, pues te ibas con un beso merecido o no merecido. ¿Qué más da?

      Eliminar
  17. Cuando parece que por fin la ha cagado, se vuelve a librar XD es el mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podríamos decir que Nico tiene más vidas o salidas que un gato ;-)

      Eliminar
    2. Y bien que hace. El castigo es lo que tiene, que al tratarse de continuas prohibiciones, se hace más tentador :)

      Eliminar
    3. Sí, es muy posible que tengas razón. No sé por qué nos atrae lo prohibido... ;-)

      Eliminar
  18. Estela tiene salidas para todo y lo de la carta...no sé...en Kavana será normal hacer eso... o es que Blas se cree todo...por lo menos Nico se ha librado esta vez a la primera, cada vez nos mantienes con mas intriga,que se te habrá ocurrido ahora para Salvador...jeje , porque estoy segura que todavía nos queda Salvador para rato ¿verdad?
    Besos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos que deshacernos de Salvador como sea... ;-)
      Besos!!!

      Eliminar
  19. Me mata de risa cada vez que leo que Nico piensa que si Blas se entera de las cosas lo va matar! si ya se enteró de varias y no lo mató que no se da cuenta este pequeño que Blas lo ama?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que Nico no se da cuenta, él tiene ideas fijas y no atiende a razones.
      Besos

      Eliminar
  20. Hola Mela!
    ¿Qué será lo próximo que tenga que hacer Nico? ¿O luego Blas? le estoy dando vueltas, pero no sé...
    El ingenio de Estela fué muy oportuno!
    Hasta ahora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola María!
      Pronto te enterarás de lo próximo que tiene que hacer Nico... o Blas ;-)
      Sí, Estela ha tenido ingenio
      Hasta ahora ;-)

      Eliminar
  21. Sólo un suspiro y se descubre el pastel.
    Muy astuta Estela.
    Esto se pone cada vez mejor.

    Capitulo genial Mela.

    dejo besos a horas intempestivas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cielo... Seguimos teniendo un problema muy gordo... el cadáver de Salvador
      Me alegra que te haya gustado
      Los besos son siempre bien recibidos ;-)

      Eliminar

Puedes dejarme un comentario sin ofender a otras personas que comentan... Gracias

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License. Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.